jueves, 12 de enero de 2012

BRIGADA 21 (1951)

INTRO. Admito sin ambages que en la anterior entrada "ascendí" a "recomendable" un film que, muy posiblemente, debiera quedarse en el escalón inmediatamente anterior (y hasta puede que en el mejor de los casos para algunos/as)... Tampoco cabe disculpa alguna (a mi me gusta, leñe), pero si creo que es importante diferenciar (o ubicar, o "ser consciente de" al menos) aquellos films de los que uno se encapricha por tal o cual particular, de aquellos a los que a uno le parecen incontestables. ¿Por qué el rollo?. Pues porque "And then there were none" y "Detective Story" tienen una puntuación similar en la chocarrada del Guzztómetro (yes) pero, ojo, llegan a ello por caminos distintos: mientras la primera es un largometraje que a mi (para mi, conmigo) me hace gracia por una serie de cuestiones especialmente subjetivas y de la que entiendo mucho/as no tienen porque coincidir necesariamente, la de hoy de cabecera es un film que recomiendo a ciegas, sin asteriscos y para cualquier amante del cine sea en el grado que sea. "Brigada 21"/"Detective Story", quédense con el que más le guste de los títulos pero al fin: peliculón.




SINOPSIS. Adaptación de una obra de Broadway que describe la vida cotidiana en una comisaría de policía de Manhattan. Un temperamental policía (Kirk Douglas) recurre a los métodos más implacables para obtener información de cualquier sospechoso de un crimen.


A FAVOR. La agilidad narrativa sugerida por Wyler (pelín ninguneado cineasta en mi opinión y como ya comenté en algún otro posteo) que se adhiere con sabiduría al, obvio, origen teatral. Eleanor Parker (guapísima)  le aguanta sin problemas el mano a mano a un gran Douglas (atormentado y traumatizado de narices el rol del siempre bienvenido "hijo del trapero" aquí) en todas las escenas. Buenos o geniales, según casos, los papeles secundarios y, por destacar alguno, ahí está la pobre desgraciada (y nominada, cuando ver quien ganaba el Oscar aún servía para algo en cuanto a consideraciones)  Lee Grant que se pasa la jornada en la comisaria por haber mangado un bolso de 6$. Dicho todo ello es preciso señalar que estamos ante uno de esos films (y volvemos a lo obvio de su punto partida)  que se desarrollan casi de forma íntegra en un solo contexto ambiental/decorado. Y me encantan, cuando entiendo que se ha hecho bien como es el caso, este tipo de pelis. En "Brigada 21" el 90% de la acción ofrecida es en la propia y cochambrosa comisaria, con gente que no para de entrar, salir, volver o desaparecer. Eso permite a Wyler centrarse en la dirección de actores con especial enjundia (todo un qué para los que piensen que la cota de fama de este hombre se debe a filmar al Heston montando cuádrigas) y sale más que bien parado. Si señor.


EN CONTRA. Algún discurso que pueda parecer pelín estirado o forzado parido, de cajón que és, para buscar el aplauso (por el arpegio interpretativo y tal) de quien tocase y entre plateas... No problem, que al fin son necesarios para el argumento y si uno/a se toma la molestia de analizarlo un mínimo (fíjense en el título original para acabar de cuadrar el tema...). Pasa que el prodigioso ritmo coral logrado a veces queda un poco interruptus en contraste a estos muy contados "momentos de lucimiento actoral"... Aunque, por otro lado, ¿como si no se podría diferenciar protas y secundarios en ésta  historia y con la estructura propuesta?. Futesas al fin, vaya. Para lo que no hay tanto comprensión, eso si, es por el doblaje en la lengua de Quevedo de algún personaje...


CONCLUSIÓN. Dinámico y hasta adictivo film (mayormente para los amantes de la dirección de actores o las puestas en escena explícitamente "indoor")  con una dupla protagonista que se sale y envuelta por un personal que harían llorar de emoción al mismísimo Altman por las posibilidades corales que se integran. Cuidado, eso si y para terminar, no es un film en absoluto amable (que debe reseñarse también). Su reverso dramático que se apodera del último tercio-cuarto de film y hasta llegar a su resolución, no te alegrará el día en lo anímico precisamente. Aunque, por otro lado (cuidao), si te dejará esa siempre tan agradecida sensación del que acaba de meterse entre pecho y espalda algo de calidad más que considerable... que al final es lo que cuenta o mejor puntua. Muy buena en definitiva.



GUZZTÓMETRO: 8'5/10

3 comentarios:

  1. Buena pelicula del esplendido director aleman William Wyller, injusto ninguneamiento, y magníficas prestaciones del duo protagonista.

    Me apetece revisitarla.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gran pelicula sin duda!Y Genial cartel del Padrino!
    Tienes un Mail, el paquete ha salido!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Addison.Perfectamente "revisitable" me parece dado que, salvo en algún aspecto concreto, la cinta aguanta la mar de bien (de hecho no le he puesto "excelente" porque solo la he visto una vez -y no hace mucho- y procuro siempre tener en cuenta el "como aguantan segundas visitas" los films, cosa muy importante para el menda).

    Tsi. Pues si. Cuarenta años ya desde que Brando se pusiera dos algodones en los carrillos y dejara a todo el mundo en el set absolutamente alucinado... Qué locura de peli/s... Y el "emilio". Greatest !. Ya reenvié misiva por los medios habituales, cambio. Y éste mensaje se autodestruirá en 3...2...1...1...1 ?... Esto me pasa por comprarme los gadgets en "El bazar Oriente", cagonlá !

    Saludos guzzeros a tutiplén !

    ResponderEliminar