miércoles, 4 de enero de 2012

"LET'S GO EAT THE FACTORY" (Guided by Voices, 2012)

Hostias qué alegría más inesperada !. Pues no va Robert Pollard y reflota a los GbyV tras ocho años desde el último elepé de estudio. E insisto en lo del "reflote" porque aquí es, atención, fidedigno. No me fio nunca de las reuniones chirigoteras de macrofestival donde la banda de turno, que de repente vuelven a ser los mejores amigos de la vida durante x semanas ("$$$$", o "ejem" si prefieren), procede con el karaoke, también de turno, de sus hits (con el piloto automático puesto y una  intención/pasión pareja a la de un manojo puerros... sino espárragos). Así pues con el álbum (de ya este 2012) de tan socarrón título los "voces de la mente"/"guiados por voces" vuelven a la carga tras aparcar, ya era hora, su compositor y cantante los diecinueve proyectos paralelos en los que se puede ver envuelto en cualquier momento de la vida.



Y es que para los amantes de, entre otras cosas, la "baja fidelidad" rockera y por mucho que (nos) gusten otras bandas (yo citaba además de, obvio, los protas de hoy, a Pavement, Sebadoh y Superchunk como mis mejores preferencias en estos "lo-fistas" territorios), la banda de Pollard son, claramente, como Mickey para la Disney al sacar la bandera lo-fi. La banda que más y mejor define al género (o "no-género" según acepciones). Una pena según se mire, y como siempre observan algunos ("si Pollard se dejara de tanta militancia lo-fi y produjera sus canciones en estudio Rem no iban a vender ni a sus familias", que llegué a leer hace varios lustros), pero, y según lo veo yo, eso del paréntesis de producirse le quitaría la entidad y personalidad que tiene su entrañable sonido... que será "de lata" (o simillares) en ocasiones, casi siempre de hecho, pero (ojo/caray/joder) al fin las melodías son las que son. Y son cojonudas muy frecuentemente. Como me gusta decir o escribir siempre al abarcar la banda en cuestión: entre los casi incontables discos de estudio de los Guided by Voices está escondido, muy posiblemente, el mejor "hits" de pop-rock  de los últimos veinte años pergeñado por banda alguna... "oh, qué exageración", "menos, menos", "como se ha pasao", etc... Vale, lo que se quiera, pero ahora pónganse (y pónganse en serio), después, de aquí un tiempo, ya si eso hablamos... Os reto, si, amigos/as de la blogosfera (y por la curra además).



Mientras escribo el rollo éste, por cierto, ya me vengo escuchando el disco (magia-potagia-mediafaiar) y me está pareciendo tremendo (la sombra de "bee thousand" y "alien lanes" planea continuamente... y para los seguidores de esta gente ya no hay que decir más).







Y curioso devenir de acontecimientos lo del posteo éste, ya para terminar. Me estaba preparando para poner la entrada de un film como muy recomendable, con un Widmark aún mejor y de finales de los 40 y, para darme banda sonora, no se me ocurre ponerme sino el cojonudo "Jailbreak" que hacía un tiempo ya que no disfrutaba... De alguna manera, ya en medio de "angel of the coast", me ha dado por recordar el año del disco, 1976... Y ahí, sin más, he entrado de lleno en una espiral de estas absurdas que me atacan de vez en cuando y... "mmm, ¿cual sería mi disco favorito de ese año?". La cosa me ha quedado entre la mentada virguería de los de Lynott, mi idolatrado "Shake some action" de los Groovies y, claro, el primer "Ramones"... Para no ser partidista he evitado ponerme ninguna de las tres gemas antes de ponerme a escribir... "Bah, cojo cualquier otra cosa de la caja los cedés (-que seguía necesitando banda sonora-) y a paseo"...  Y por supuesto fue uno de los Voices, "Mag Earwhig !" en concreto, y como por inercia me meto a ver en que anda el bueno/frikazo de Robert (qué es la Pollard !) y... "Hostias qué alegría más inesperada !. Pues no va Robert Pollard y reflota a los GbyV tras ocho años desde el último elepé de estudio"...



2 comentarios:

  1. Ni que lo digas Guzz, yo desde luego no me lo esperaba, y más sabiendo, por los entendidos que no por mi, que Pollard estaba rallando el excelente en solitario. Pues bienvenido sean, sea lo-fi o sea lo que sea. Por cierto, leí en cierta ocasión que los Voices eran el grupo que mejor no-sabía tocar, estaremos atentos ¿no?. Y si es por la pasta pues también bienvenidos que en su época no se comieron ni un torrao, valga pues para amortizar el capital gastado en cuerdas de guitarra rotas hace un década. Grandes noticias. Saludos
    In Guzz I Trust

    ResponderEliminar
  2. Si, me acuerdo que aunque el combativo e irreductible Ruta de antaño se hizo un eco brutal del "Alien lanes", los de Pollard no lo petaron precisamente en nuestras latitudes, aún en sus mejores años... Una pena. Ahora falta por ver si el camándula le da continuidad pero, de momento, el subidón (sea en la fidelidad que sea) a mí ya no me lo quitan. Abrazzo guzzero Chals.

    ResponderEliminar