viernes, 6 de enero de 2012

PJ20 (2011)

Vaya de entrada, como sabe todo el que me haya tratado un mínimo, que mi idolatración por la Mermelada de la abuelita Pearl está más allá de cualquier duda. Adoro a esta banda y punto, vaya. Con mi tendencia natural, a mirar más hacia pasados que presentes en temas rocanroleros, siempre que alguien menta "grandes bandas de rock" yo pienso en Zeps, Whos y demás. Nunca en cosas posteriores al año 90. Y si, me gustan la de dios cosas surgidas, mayormente, pelín antes de ese 1990 como Replacements, Sonic Youth, Dinosaur Jr o los Pixies (entre algunos otros pocos selectos for me) pero considerarlas al nivel de los monstruos de antaño sugeridos a modo ejemplo (aunque de los más claros, si) me parece un poco lo de las trampas y los solitarios... Sin embargo la existencia de algo como Pearl Jam, que recupera las maneras y tendecias de proceder (aunque sea en lo estrictamente musical, que el impacto y creatividad de según quienes me parece inalcanzable) de esos "mejores tiempos pasados" rocanroleros, y pudiendo ello ser seguido desde el primer single del primer disco y en "real time" (contaba dieciséis-diecisiete añitos cuando "Ten") se me antoja algo poco menos que impagable. También están/estaban, en menor grado en mis querencias pero déjalos ir, los Robinson (y como terceros en discordia, y muy de lejos, los del malogrado Shannon Hoon que bebían de fuentes similares -todos ellos-). Pero, volvamos, los de Vedder son algo especial. Ni qué decir. Y aunque no sean mi banda favorita, aunque un huequecillo en mi chorratop-20 o 30 siempre se lo encontraré, siempre los he considerado la mejor banda de rock -"formato clásico"- que me ha tocado vivir. Y ahora, el año pasado, han cumplido los 20 añitos. Y Crowe les ha hecho un documental. Documental reciente ya visto y comentado en un montón de lugares, si, pero sobre el que igualmente me quería hacer eco aquí.




Y lo primero que quiero comentar de todo es que, como ya sospechaba... El NY Post me roba los comentarios !. "En una película mejor, Crowe podría haber hecho el papel de periodista en lugar del de fan". Eso justamente, antes de leerme hoy la frasecita del tal Kyle Smith, es lo que he opinado en tropecientos blogs cual reseña de "PJ20" he devorado frugalmente (algunos de ellos ubicables en el blogroll y gracias por ello ya puestos). Fuera coñas, lo cierto es que es una opinión bastante consensuada por lo que he podido intuir y leer por parte de muchos "fieles". Y, que conste, no tengo nada especialmente en contra ni a favor de Cameron Crowe (repasando su filmografía lo cierto es que me proyecta bastante indiferencia, tiene alguna cosa que me ha entretenido sin más -y muy puntualmente- pero nada que me haya alimentado el ánimo de verdad, con ganas de repetir, ni de lejos y siendo honesto).  Pero aunque es de cajón que el primer tercio inicial con la génesis de la formación (con el epitafio a Wood, Mother Love Bone y Temple of the Dog inclusive, obviamente -ay, por cierto, Sr. Cornell si hubiera cantado más y berreado menos... porque, cuando ejerce de músico y no de rockstar, mira qué es bueno el cabrón !-) era insaltable. Y hay cosas puntuales a excusar, la trageda de Roskilde el episodio más preclaro a mi entender, y de las que un documental sobre la historia Pearl Jam hasta día presente debe dejar constancia si o si. Pero yendo más allá, al grueso del metraje, creo sinceramente que a Crowe le falta bastantes veces el rigor documentalista que el asunto demandaba. Y, en efecto, esto parece a veces planeado y montado más por un/a grouppie que por un cineasta profesional. Demasiado cebarse en los PJ "personas" y  fenómenos de masas", y poco en lo PJ "músicos" (siempre a mi entender, quede clarinete). Si estos tipos llenan recintos deportivos noche tras noche no és solo porque Ament y Gossard sean/parezcan unos buenos tipos, McCready tenga una enfermedad jodida y a Vedder le mole el surf... Lo hacen por "dissident", "smile", "black" y tropecientas más. Y no me ayuda ese tener que ver en imágenes lo que nos sabemos de memoria (lo de ticketmaster, aunque plausible, ya aburrió en su momento... no me procede tanto pábulo a estas alturas la verdad), y/o el recurrir a tantos extractos de conciertos y apariciones varias en medios (ya sabemos como se las gastan en esas lides, lo que impactaron y lo famosos que son y aunque, claro, haya que sacarse unos buenos cuartos con la soundtrack del asunto, tampoco hay porque abusar...). La cosa se arregla mucho con la mención casi al final de "esas grandes bandas" (volvemos atrás, si) que tanto les influencian (a Vedder le brillan los ojos al hablar de sus grandes superhéroes comandados por Townshend), o anteriormente, con el asunto "Mirror ball" con el maestro Young, cuya influencia siempre he visto como la más clara en el proceder musical de PJ. Eso, claro, era lo que yo  quería como fan y principalmente. Escuchar a los Pearl Jam hablando de música... que inspiró tal tema, quienes creen que debieran ser más valorados según su punto de vista (o al revés), qué discos son los predilectos de cada uno de los miembros (propios y ajenos), etc. Claro que emociona a los seguidores la ya clásica postal de un ingente inabarcable coreando a pleno pulmón "better man" como broche. Pero, no sé (o mejor, "si sé" y eso es lo que me jode), tanto "brindis al sol", tanto "guayismo a mansalva", me acabó por tocar un algo la pera al pensar en lo que podría haber sido con nada... un puntito enjundia, de mala leche incluso, unas mínimas ganas de diseccionar su obra (que no su vida, o no tanto). ¿Recomendable?, pues quizá (seguramente y a pesar de todo), como enciclopedia audiovisual de cosas sabidas y tópicos de a granel, funciona. Pero, ojo, si alguien espera ver un documento donde se raja a los Pearl Jam músicos, y hasta verse sus entrañas, deberá (deberemos) esperar a ver si alguien convence al amigo Martin... Brillante catálogo, justito documento.

7 comentarios:

  1. La película de Pearl Jam es fabulosa, las cosas como son, Cameron Crowe lo borda. Estupenda reseña, colega, ¡UN ABRAZO!

    ResponderEliminar
  2. Hombre, por esa regla tampoco los grupos de los 80' deberían... de hecho debería acotarse a Rolling Stones-The Who-Led Zeppelin y poco más, porque para mí no sé qué tienen Mötley Crüe que sea más importante que Pearl Jam, por poner dos ejemplos de grupo definitorio de cada década. Quitando Guns N'Roses...

    Sobre el documental, estoy con el New York Post y contigo. A mí como "fan" me gustó, pero es muy... hecho por otro fan, y podría haber sido mejor y más profesional por así decirlo. Y como he dicho varias veces... ¡¿Dónde están Mad Season?!

    Dicho esto, me lo compré y lo tengo a buen recaudo. Para fans.

    ResponderEliminar
  3. Pues Guzz, debo decir que estoy bastante de acuerdo en lo que comentas. En su momento ya hablé de la peli en la Mansion y mas o menos expuse lo mismo. Gran documeto a nivle global, mucho amor por la banda, etc...Pero poca enjundia a los PJ musicos. Pasa por encima de las grabaciones de determinados discos (lo de No code y Yield es sangrante) y las propias inquietudes de los musicos tocante a las direccines musicales de cada etapa.

    Me la pillé porque soy fan y creo que la banda esta ahora mejor que nunca. Como bien dices, rock clasico del bueno. Pero a falta de ver la edicion completa, le doy un bien raspado.

    ResponderEliminar
  4. Opino igual. La le peli me gustó como fan acérrimo de PJ que soy, al igual que se nota que lo es Cameron Crowe, pero puestos a hacer un documental por sus 20 años hubiera sido deseable algo más completo y objetivo. Eché de menos algo más de hablar de música, de bandas, influencias, garbaciones de discos y composición de ciertas canciones.. Y algo de crítica también... También me llamó la atención que no hablaran nada de Staley ni de AIC... Como tú dices habrá que esperar a que Martin o alguien como él se fije en ellos para un proyecyo cinematográfico más ambicioso.
    Dicho todo esto... Disfruté viendo PJ20, porque la verdad es que los adoro.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Aunque por educación me callo lo que me parecen a mi Motley Crue (que por mucho que se esfuercen es peor de lo que lleguen a imaginar) veo que en general hay bastante consenso: se pueden poner pegos a la labor de Crowe pero, al fin, los incondicionales de la banda tragamos porque, en definitiva, es pasar un rato ameno con ellos y (según como al menos) con eso puede bastar...
    Gracias muchas por comentar amigos de la compota !

    ResponderEliminar
  6. No, me he expliqué mal, decía lo de Mötley Crüe y demás por esto:

    "Con mi tendencia natural, a mirar más hacia pasados que presentes en temas rocanroleros, siempre que alguien menta "grandes bandas de rock" yo pienso en Zeps, Whos y demás. Nunca en cosas posteriores al año 90"

    Que no entiendo por qué para tanto rockero (De cierta edad) los grupos ochenteros son mitiquísimos y los grupos de los 90' parecen un accidente. Me tranquiliza que no pienses así, sólo era eso.

    ResponderEliminar
  7. No me siento aludido por lo de "cierta edad" que yo estoy hecho un chaval, jeje (recién cumplí solo la tres docenas). Pienso que te entendí bien Mr. Perry, solo que tengo ciertos traumas teenagers con el sleazy en general y los Crue en particular... A finales de los ochenta, en mi hace muy largo tiempo olvidada "etapa jevi", teniamos un colega obsesionado con "estas cosas" y como quedabamos en su casa nos imponía el "Dr. Feelgood" de las narices cuando el resto de muchachos queríamos oir a los Maiden, Anthrax o Metallica, etc... Al final, cuando quería poner el "Hysteria", le decíamos que por ahí no pasabamos "ni de coña" y acababamos cabreados como monos hasta que, por suerte, aparecía Mr. Brownstone al rescate... Saludos guzzeros Aitor !

    ResponderEliminar