lunes, 30 de enero de 2012

TWIN PEAKS: FUEGO CAMINA CONMIGO (1993)

INTRO. Si se busca entre las etiquetas sitas en el lateral del blog y en las categorías "Lynch" o "Series Tv", encontrarás sendos posteos (bastante extensos, por cierto) que se marcara el menda hace ya algún tiempo sobre la inolvidable creación de Lynch (y de Frost también, pero mucho menos). Y lo recuerdo no por autopromoción de contenidos por la curra sino porque, obvio, ayuda a enmarcar mejor la entrada de hoy. A partir de ahí solo queda recordar también que, mucho cuidado, soy muy fan de Twin Peaks. Es mi serie favorita de cualquier tiempo y ni tiene visos de dejar de serlo jamás (al contrario en verdad, su leyenda sigue creciendo año tras año y no me asusta, por esta vez, ejercer de categórico u absolutista), ni me admite comparación con absolutamente nada (ni de lejos ni de cerca) en ese medio... Vamos, que si existe algún premio a la objetividad en el mundillo éste de los blogs no creo que me nominen a mí por esto de hoy precisamente.

Ahora, en cualquier caso y en IGWT, toca la famosa precuela (que, curioso -o no tanto proviniendo de quién lo hace-, hay que ver después de la serie por narices o para ir bien con la tan enrevesada trama al menos). Y, vale, no falta (ni faltó) quien afirma que es "oportunista" o "al olorcillo" del hit televisivo pero mira... por poco se lleva Cannes ("listo/a"). Eso si, si no se es fan del asunto (como más fan mejor, como es el caso y para el ídem)  es probable que no te enteres de mucho (ni de la misa un quinto más concretamente -y ruego se repare en quien firma esto, el film, por añadidura...-).



SINOPSIS. Precuela de la famosa serie televisiva. La fuente de los impulsos autodestructivos de Laura Palmer está en los abusos que sufre por parte alguien muy cercano, quien sufre la posesión del diabólico Bob. Cuando Laura se da cuenta que su mejor amiga, Donna Hayward, se encamina a su mismo sendero autodestructivo, tiene un ataque de lucidez que le permite prevenirla.



A FAVOR. Si por alguna razón eres "uno de los nuestros", uno de los que decidió en algún momento arremangarse y zambullirse de lleno en el universo Twin Peaks, todo esto te la traerá al pairo pues seguro que ya has exprimido esta cinta hasta dejarla más seca que el gaznate de Carpanta. Dejando de lado las cachondas aportaciones de colegas varios (por ejemplo, Chris Isaak o Bowie -vaya par de megacracks en lo realmente suyo y forever-), es todo un festín para aquellos que alguna vez se han estrujado el cerebro con cuestiones como: ¿qué cojones es exactamente la "garmobonzia"?, ¿las logias, la blanca y la negra, están en el mismo sitio?, ¿quedan las almas de los muertos atrapadas en la madera?, ¿se desplazan los espíritus por la electricidad?, ¿esto del anillo... de qué coño va?, ¿el enano danzarín es bueno, malo o va improvisando?... Y un largo y muy considerable etcétera donde, cómo no, aquí tampoco encontraremos una solución/respuesta definitiva (eso -de darse- solo se encuentra en el cerebro o subconsciente del propio David Lynch) pero que, ojo al dato, enriquece y ayuda lo indecible a ese tan agradecido (y eterno, por lo visto) concurso de cábalas que nos queda a los fieles para los restos... O al menos "hasta dentro de veinticinco años". Eso si, el final para aquellos que gusten de empalmar los finales de serie y película es completamente desolador para el que posiblemente (y sin adverbios que valgan también, al menos para mí) sea el mejor protagonista de serie televisiva jamás habido (y con cuyo concurso se cuenta a veces en este humilde espacio en los "comments" ya puestos).



EN CONTRA. Que se vea como un mero vehículo para fans... que lo és (de acuerdo), pero también mucho más. Particularmente siempre he visto el universo Twin Peaks más como una gran historia que no como una serie de tv al uso (buena, mala o regular). Hay quien dice (los productores del tema en aquellos años, y por -interesado- ejemplo) que todo gira en la sacrosanta cuestión promocional de "¿Quién mató a Laura Palmer?"... Todo un grano en el culo de Lynch entonces, pero que a la postre -y como el tipo es más putas que las gallinas- consiguió erradicar a su gusto, dando a la historia el mayor e inabarcable diámetro que tan querida nos la hace a un ingente considerable. El problema (de siempre, y de haberlo realmente -mejor pensado-) es que el asunto es tan cojonudo que incluso viendo la historia con la limitada y cercenada visión de "quién mató a..."  también puede funcionar a muchos/as, aunque -y téngase muy clarinete-, es como estar en el mejor restaurante de parrilladas de pescado del mundo y pedir un bistec con papas y huevo frito de segundo... Puede molar también, si, pero no veas lo que te pierdes...



CONCLUSIÓN. Dos horas y algo más de ensanchar u ajustar teorías para los acérrimos del universo de Dale Cooper y cia. Además a Lynch le sobra espacio para colarnos alguna que otra impagable fricada de por medio (gratuita o no -que eso está en los ojos de quien contempla... aunque yo cada vez estoy más convencido que en Twin Peaks hay contenido oculto hasta en la cinta del precinto de los deuvedeses-). Ahora solo queda esperar que se recupere el año menos pensado el arsenal de escenas eliminadas de esta "Fire walk with me" o, puestos a pedir, que se abra un espacio entre dos mundos y algunos de los numerosos bulos que colean por la interné sea cierto y la serie (o lo que sea) vuelva alguna vez... Que por mi ya está bien como está (de cojones, básicamente) pero por si acaso: con Lynch o nada.



GUZZTÓMETRO: ?/10 (para los fans militantes no tiene precio... y no puedo salirme de esa condición para imaginar el grado de alucinación psicotrónica total que pueda recibir alguien que no haya visto la serie antes y se meta esto entre pecho y espalda sin anestesia previa).

6 comentarios:

  1. Mira que estamos en la era del HBO y compañía, y de momento, y aunque me han recomendado infinidad de series, ninguna me ha enganchado como ésta (Y Canción triste de Hill Street), aunque todo hay que decirlo, la segunda temporada se enrebesó aun más. (ahora iré a por esos posts)
    Si señor, para mi un 14 sobre 10. Me encanta. Yo quería ser el chico de la Harley y tirarme a la morena Hotel. Aunque el personaje de Cooper era impresionante. Puf me encanta, no la he visto desde que la hicieron en televisión, pero la recuerdo como si fuera ayer. Me enrollo. Grande Guzz.

    ResponderEliminar
  2. Pues servidor es de los que nunca se engancharon a Twin Peaks. Y mira que lo he intentado en repetidas ocasiones pero nada. No entro en ese mundo onírico y en esa atmósfera. Mira que tiene todo lo necesario para gustarme pero nada....Para gustos colores...Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Cómo!!!??!!? Que vuelve Twin Peaks?...pero si a mí no me han dicho nada!!!! Espero que no me vayan a sustituír por Charlie Sheen!

    Supongo que está de más pero suscribo todo lo dicho en el post sobre todo lo de ver T.P. simplemente por el "quién lo hizo" cuando lo (más)fascinante es el universo y los personajes que pueblan éste. La precuela...una maravilla, oscurísima como el fondo de una mina.

    Saludos Mr. Guzz, que sepa que tiene un pase reservado para visitar el plató cuando comience el rodaje :)

    ResponderEliminar
  4. Después de tantos años (y con la de mecha y horas que le eché al rollo de la Palmer) y no me acuerdo de nada (a excepción del agente Cooper y del shreiff Truman)

    Memoria selectiva, supongo...Qué pereza refrescar la memoria a estas alturas...

    ResponderEliminar
  5. Y qué será que me fijo muy particularmente en tus visiones en contra y siempre estoy de acuerdo, en este caso con lo de "quien mató a Laura Palmer". A destacar también en esta ocasión el guzztómetro lisérgico. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Y a ti Guzzest no te han dicho nada? mira que estuviste bien como enano....

    ResponderEliminar