jueves, 2 de febrero de 2012

CICLO Mr. ALLEN: 9. "RECUERDOS" (1980)

INTRO. Tras años y paños de debatir/conversar/discutir sobre la obra "woodyalleniana" con personas de este mundo (y personas que ni que sea parcialmente aprecian los logros del cineasta) creo que puedo afirmar que, generalizando (después ya jugaremos al "pues a mi..." el rato que queramos), existen cuatro referencias de muy marcado consenso: "Annie Hall", "Manhattan", "Hanna y sus hermanas" y "Delitos y faltas". Y ni es eso un top personal ni son necesariamente las más buenas por real decreto. Solo son las cuatro que más me he encontrado siempre en los ránkings personales del personal. Después, o paralelamente si se prefiere, estan las debilidades de cada uno/a (sean dos o diez) que se suman, o anteponen según casos, al cuarteto sugerido. Y ahora si... "Pues a mí", particularmente (y aunque también hay otras que me gustan y no poco precisamente), me sucede que hay tres pelis que equiparo, en mayor o menor grado, con las antes destacadas para acabar de configurar mis siete magníficos de entre los filmes de Allen: "Días de radio", "Sombras y niebla" y, muy especialmente, el de hoy "Stardust memories" /"Recuerdos". Que, de hecho, es junto a "Manhattan" mi referencia favorita del famoso prota de este ciclo-sección.


SINOPSIS. Sandy Bates, director de cine especializado en comedias, asiste a una revisión de su obra en un hotel de la costa. Mientras a su alrededor todo el mundo quiere conocerlo y colmarlo de halagos, Bates se refugia en su interior para repasar los instantes más significativos de su vida sentimental y encontrar un sentido a su vida dentro de un mundo que cada vez le resulta más extraño e inhóspito.



A FAVOR. Obviando la (como siempre) tremenda banda sonora y la (nuevamente) tan acertada fotografía en b/n, tenemos a un Allen más autobiográfico que nunca, al menos hasta ese momento (y sin “al menos” seguramente también), que se sirve además de una curiosa estructura en lo narrativo para ofrecer lo que, en definitiva, no deja de ser una nueva comedia “made in” por sus partes. Aparece brevemente su fiel (por aquellos años) Tony Roberts y se envuelve de tres actrices, con aportaciones parejas en metraje, destacando a una más guapa que nunca Charlotte Rampling. El resto es la interacción celebridad-fans y palmeros varios (donde encontramos lo más risible del asunto) y algún pasaje de pura maestría woodyalleniana… El encuentro con los marcianos y toda la secuencia exterior nocturna, de hecho y casi al final, con la “Midnight serenade” de Miller de fondo (con los globos y demás) es definitiva. En fin, mi “film ninguneado” (siempre a mi entender) predilecto de este señor.



EN CONTRA. Algo muy parecido a lo que ocurre con “Interiores” y Bergman pasa con ésta “Recuerdos” y Fellini (y con 8 ½ más concretamente)… Tanto jugar los críticos, profesionales o no, a limitarla a eso y solo eso, ha acabado por desprestigiarla de manera más bien repugnante. Si empezamos a cargarnos cosas por influencias (evidentes o no)… Más cuando, de cualquier forma, la obra en cuestión se defiende y sostiene por si sola como es el caso. Las sentencias negativas by the face que he podido leer en el filmaffinity de los dos enteraos de costumbre (el de El Mundo –tu si que eres “detestable” Boyero- y el del País), que cada vez me están dando más rabia (por cierto), no hace sino reafirmarme: “Recuerdos” es cojonuda.



CONCLUSIÓN. Tenemos a un Allen multipremiado (y chorreando prestigio) por los últimos tres films. Sabiendo todo cristo de lo paranoico y nervioso de su personalidad no es difícil imaginar que mientras tanto reconocimiento y halago a cualquier otro le hubiera hecho imposible pasar por el arco de cualquier puerta, Woody Allen encontrará (no se dude) la manera de sentirse incómodo, agobiado por la situación... De ese estado anímico nace "Recuerdos". Un esperpento sobre la celebridad cinematográfica cuyo mareante modo de existencia, en la visión del realizador, queda más que retratado aquí. De lo demás, la curiosa elección narrativa o si se homenajea a este o el otro (por ejs.), se puede hablar lo que se quiera pero, en cualquier caso, "Stardust memories", se considere "masterpiece" o pura "paja mental", contiene alguna de las escenas puntuales más memorables que este hombre haya realizado nunca. Extraordinaria con todas las letras, o en IGWT al menos.


GUZZTÓMETRO: 10/10



4 comentarios:

  1. Si no es mi favorita, poco le falta.

    Masterpice sin duda.

    ResponderEliminar
  2. Coincido con Mr Meeple, de lo mejor de Mr. Allen.

    ResponderEliminar
  3. Era de esperar que Allen hiciese, con lo hipocondriaco y neurótico que es, su propio 8 y medio. A mi esta peli me encanta, y su final siempre me emociona, a pesar de que tal vez sea de las más discutidas del director.

    ResponderEliminar
  4. Lo de debatir/conversar/discutir sobre la obra alleniana parece que es intrínseco a los defensores de su genio creador. Sinceramente, creo recordar que es de las pocas que no he visto. Mala marcha llevo. Saludos.

    ResponderEliminar