viernes, 24 de febrero de 2012

CIUDADANO KANE (1941)





INTRO. Tratar de hacer una lista de las mejores películas de la historia (sean diez o "1001") siempre és algo parcial, gregario y sitiado de asteriscos y acotaciones por doquier y por aquello tan viejo de "la belleza queda en los ojos de quien contempla". Ahora bien, y más que obvio, el Kane de Welles es una de las que más consenso ha logrado ayer, hoy y siempre.


Acercarse a este film resulta pues algo más que tópico, fácil si se prefiere, y no seré yo quien lo niegue. Pero cuidado al planteamiento que propongo en respuesta a eso: ¿y qué cojones importa ello al fin?... Es una flota entera de cañones como largometraje y esto no deja de ser "un bloj de cine". Odio la horchata y el gelodrox pero, lo de blanco y la botella, desde luego. Además, y para la ocasión, tratándose de un film que tiene una retahíla incombustible de libros, documentales y hasta algún film, del como, cuando y porqué fue gestado, prefiero aquí pasar de puntillas (aunque es como bastante enriquecedor, o tiene su punto al menos, ser conocedor de ello) sobre lo del biopic "semiencubierto" a costa del magnate/mangante Randolph Hearst, la velada (apenas) contribución del gran Mankiewicz a distintos niveles, el salto técnico en la manera de entender y hacer cine que representa para tantísimas gentes celosas de la historia del medio, o entre otras, el fascinante hecho de pensar que un joven de un cuarto de siglo, y prácticamente novato en lides, pueda producir algo con tantos matices a tan distintos niveles (un poco lo de Mozart y sus óperas de adolescencia, seria esto -salvando las distancias si se quiere y con perdón, pero algo de eso hay en mi humilde opinión-). Y prefiero pasar de largo, sigo, porque es perderse en un berenjenal tremendo de información y opiniones de todos los tamaños y colores. Así que, nada, prefiero ponerme las lupas de sol, tratar de evitar que el destello me queme la retina y tratar (o intentarlo) "Ciudadano Kane" como cualquier otro film aquí, en IGWT. Aunque, como ya ha ocurrido en algún otro caso (y siempre para uno que para el caso soy yo), no lo sea.


SINOPSIS. Un importante financiero estadounidense, Charles Foster Kane, dueño de una importante cadena de periódicos, de una red de emisoras, de dos sindicatos y de una inimaginable colección de obras de arte, muere en Xanadú, su fabuloso castillo de estilo oriental. La última palabra que pronuncia antes de expirar, ”Rosebud”, cuyo significado es un enigma, despierta una enorme curiosidad tanto en la prensa como entre la población. Así las cosas, un grupo de periodistas emprende una investigación para desentrañar el misterio.



A FAVOR. Dos de las horas de cine más incontestables (según lo veo) de cualquier tiempo. La música es de Hermann (si, el de Hitch), el montaje de Wise (ver anterior entrada del blog por ejemplo si no se conoce al tipo), la descomunal fotografía de Gregg Toland ("Las uvas de la ira", "La loba", "Los mejores años de nuestra vida" y un largo -larguísimo- etc... casi nadie, para entendernos), co-guionizada con el anteriormente mentado (y monstruoso) Mankiewicz... Y Welles, por supuesto, que co-escribe, interpreta, produce y dirige el folletín (¿sería el maquillador o el script, y entre otros, bajo pseudónimo también?). Poca cosa "todo plegado", vaya.



Se rodea Orson además de un meritorio grupo de actores, destacando por ejemplo a Everett Sloane como Bernstein o William Alland como el periodista obsesionado con el personaje -entre no pocos otros-, dando de comer a parte (faltaría) a su colega de juergas en la vida real Joseph Cotten como el infalible, de igual modo aquí, amigo "Pepito Grillo" de su antológico Charles Foster Kane.



La estructura de narración on screen tampoco está "mal del todo". Se nos explica la historia, en gran medida, en clave de flashback (buenoo, vale, se ha visto antes -ya entonces en 1941, si-). Arranca con un falso documental, con un par (muy original, vale, a otra cosa). Se nos muestra la singladura del personaje desde el punto de vista subjetivo (primera persona) y objetivo (la investigación periodística) sin causar efecto nocivo que valga en el todo de la pulsión narrativa (tampoco está mal, bueno…). Y ahora lo juntamos todo... y ahí es donde se te cae lo tuyo al suelo.

Puede, por qué no, que haya gente contestataria en el sentido de ver el film como una obra demasiado megamelómana, o incluso demasiado valorada "porqué sí". Aquí por supuesto se respetan todos los gustos y disgustos pero, dejándonos de palabros como "tópicos" (que antes escribía), pienso que pocos equilibrios ha dado el cine tan medidos en lo técnico y lo artístico como el aquí alcanzado. No me parece un "tópico" gratuito pues, particularmente y en ningún caso (u aspecto).



Y para terminar, por supuesto, el sempiterno rollo del trineo como símbolo/misterio de la niñez perdida... Bueno, vale, el pan también es de primera calidad (y da un tonillo noir al final del paladar que no és sino otro parabién a añadir a la inacabable lista), pero dejémonos de referencias en otras pelis (o series... o lo que toque), que el embutido del medio el bocata está sacado del rey de todos los porcinos (con perdón al Sr. Hearst) y quedarse con algo concreto, aunque tan brillante, no abandona lo anécdotico en un total que, de tan fuertemente alicatado, todavía sigue inmune al paso del tiempo superadas ya las siete décadas (repito: "siete décadas") de su estreno. Inmortal lo suyo Mr. Welles.



EN CONTRA. Aprovecho para entonar una alegre tonadilla para aquellos que se las dan de cinéfilos o similar y no les gusta este film (y sin acritud alguna que en su derecho están, claro): "Haaaase tiempooo que vengoo al mercaadoooo, peeero la verdaaaaaá es que no seeeé a que vengooo"...



CONCLUSIÓN. Pidiendo perdón (tampoco mucho) al que pueda sentirse ofendido/a por el anterior apartado, solo queda rematar el asunto, por mis partes, en que la percepción que tengo de "Citizane Kane" es análoga a cualquier obra, de cualquier tipo, susceptible de ganarse justamente el manido dicho de lo de "antes y después". Concepto repetido con demasiada alegría en mi opinión, y generalizando tras años y años de leer críticas, artículos y reseñas varias -y también de distinta índole- en tantos medios distintos, pero que cuando al fin, y partiendo del puro pero tan necesario egoísmo, das con algo del tipo "esto si que si, compadre y sin duda que valga", queda enclaustrado e incrustado para los restos en tus máximas querencias personales de forma indeleble. Y a mí al menos, con este pelicularro, no me bajarán del burro jamás y en la reputísima vida. De cabeza a la isla desierta, ni qué decir.



GUZZTÓMETRO: 11/10









14 comentarios:

  1. Rooooosseeeeeguzzzzzzz???????? Je, je. Menudo pelicularro..... Me acuerdo de ir al Verdi en reposición para ver el filme en cuestión. Qué bien se ve todo en pantalla grande!!!

    Nada que añadir, bueno sí, que yo nunca te quemaría el trineo... si antes, claro, rompértelo en la quijotera!

    Pd: que tenga usted un buen traslado, ya sabe que si necesita ayuda aquí estoy... ayuda, se entiende para tomar la primera cervecita cuando ya esté todo colocado.... Saludos archienemigo!

    ResponderEliminar
  2. "Ciudadano Kane", es magia, poesía, belleza y más belleza. Aunque mi favorita de Welles es, a pesar de la amputación sufrida, "El cuarto mandamiento", quizá la película más hermosa jamás rodada.

    He disfrutado mucho la entrada, Guzz.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Obra Maestra sin duda, aunque yo me quedo con Sed de Mal y Campanadas a Media Noche.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Ufff...se me ocurren pocas peliculas con las que podriamos estar debatiendo semanas enteras. Ciudadano Kane es una de ellas. Desde la primera vez que la ví me dejó sin palabras. Tiene

    Si Highway 61 y el Sargento Pimienta lo cambiaron todo en el rock, Ciudadano Kane lo hizo en el cine. Para mi, una obra maestra mayússcula. Un pequeño gran milagro de la narrativa cinematografica. Increible que un tipo de 24 años fuera capaz de parir semejante artefacto.

    Aunque siendo quisquilloso prefiero Sed de Mal en Welles. Estoy con Adison en ese sentido.

    Y por cierto, que pedazo de actor era Joseph Cotten....

    ResponderEliminar
  5. Menuda ficha tiene esta peli, empezando por el jefe.
    Me parece…no, es una obra maestra por la que no pasa el tiempo.
    Yo entiendo a la gente a la que no le pueda gustar, gente aficionada al cine, incluso gente que sabe de cine, críticos y demás.
    Es una obra maestra, sí, eso está claro, pero también lo es cualquier obra de Velazquez o de Gauguin y no a todos le convence. Creo que en esto influye mucho el gusto, lo emocional. De hecho hay pelis que te gustan y no te parecen buenas (cerebralmente hablando) y otras que te disgustan y sabes que son buenas.

    Un saludo, Guzz. Buen post.

    ResponderEliminar
  6. Hace tiempo que no la veo. La repescaré, hace un par de semanas que no me hecho un buen pez al gaznate. Hay películas que siempre serán universales y serán actuales, sea en este o en el milenio que viene. Gran reseña
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. De todas formas, y completando mi gran comentario anterior :-P debo decir que lo emocional es tan importante como lo racional para valorar el arte.

    ResponderEliminar
  8. Sin resultar demasiado pedante y profundo.Solo dire que es una
    pedazooo de peli,referencia del cine y punto.
    Alta categoria cinefila con una maestria sublime,decir lo contrario ... bueno poder se puede,peroooo ....
    Tambien hay gente que les gusta
    Enrique Iglesias cantando ¿no?
    Jajaja.
    Un saludo y enhorabuena por el
    post

    ResponderEliminar
  9. Pobre horchata. Pero vaya, esto es un peliculón de dimensiones ultrahumanas que no sé como puedo comentar sobre ello en unas pocas líneas.

    No sé, es cine clásico en mayúsculas.

    ResponderEliminar
  10. Guzz, compañero, en estas fechas tan dadas a los premios relacionados con el cine, me he acordado de ti y te he querido hacer entrega de un merecido galardón. Pasa a recogerlo, si así lo deseas, por Rainy Day Music. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Enhorabuena. Espero estéis bien. Ahora toca tiempo entre pañales, noches en vela, y mucha ternura y amor. Compensa? si compensa. Saludos y sed felices

    ResponderEliminar
  12. Gran peliculón, clásico entre clásicos, papi. Muchas felicidades y que sean leves los cambios de pañales y las noches sin dormir. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Has sido galardonado desde mi Isla con un Liebster Award por post como este. Pase a recogerlo cuando pueda. Saludos.

    Ya tienes 2 gañán!!!

    ResponderEliminar
  14. Disculpa padre Guzz. He visto esto:
    http://exystence.net/blog/2012/03/05/elvis-costello-the-return-of-the-spectacular-spinning-songbook-2011/#more-38679
    Y he pensado que puede que te guste, una costellada del año pasado que ha pasado bastante desapercibida.
    Saludos

    ResponderEliminar