jueves, 23 de febrero de 2012

LA MANSIÓN ENCANTADA (1963)

INTRO. Entre que pasado mañana empiezo (otra) mudanza y que mi descendienta puede aterrizar en cualquier momento de las próximas tres semanas es poco probable, tirando a imposible, que la afluencia de entradas en este espacio no se vea muy mermada (o todavía más, según cuentas). Ojo que ello no implica que el blog vaya a desaparecer (más ahora que, desde hace unos meses, he dado con la fórmula que me convence tras tantos intentos que por una razón u otra me acabaron aburriendo), aunque eso si, ruego comprensión ya que la intención es volver como Terminator (o el ajo), pasadas unas lógicas semanas de hacerse uno con el nuevo entorno vital y eso (y si cae, por azares de la life, algún posteo por en medio pues mejor y tan panchos) . Vamos que, por intención, no llega ni "hasta luego" que nos quedamos en un mero "hasta ahora".
He elegigo para la penúltima entrada, que quiero meter otra antes del parón guzzero que hará las veces de mejor -mucho mejor, en verdad- gancho, la británica "The haunting" original de Wise y del primer lustro sesentero. Buen entremés para las (para mí al menos) superiores en época, tono y lugar "The innocents" y "The third secret" (ésta ya vista en la cochambra con anterioridad).




SINOPSIS. Acompañado de un grupo de personas, un científico se instala en una vieja mansión, donde han se han cometido terribles y misteriosos crímenes. Su objetivo es comprobar si siguen produciéndose en el lugar fenómenos extraños. Una de las invitadas es la insegura Eleanor, cuyas habilidades psíquicas le hacen sospechar que de algún modo está conectada con los espíritus que todavía habitan la vieja mansión.


A FAVOR. Pues la mansión en si, a qué nos vamos a engañar. Y esa propuesta de suspense generada a partir de la premisa de lo que se teme, escucha y sospecha es peor que lo que se ve a ciencia cierta, le sumerge a uno como espectador mucho mejor en la trama que contando con el concurso del bicho/psicópata de turno, si se hace bien (conviene apostillar). Y estando o no de acuerdo con ello eso es precisamente a lo que juega esta "The haunting", con sus gritos y susurros por bandera. Correctos sin perder el mundo de vista los intérpretes (me quedo antes con la guapísima Claire Bloom que con la -quizá excesivamente- nerviosa Julie Harris) y, quede claro, conviene dejarse estar uno/a de que estamos ante una obra del director de "West side story" o (argh) "Sonrisas y lágrimas", entre otras... Pocas cosas más alejadas del musical que esta Mansión, en verdad. La cadencia de menos a más también debe resaltarse antes de cambiar de apartado (que nadie desespere si le cuesta entrar al trapo en el film) pero, realmente, me quedo a la postre con el diseño de producción on screen y la fotografía del tal Davis Boulton (esos retorcidos recovecos del lugar son canela en rama) y finalmente, y por encima de cualquier otro aspecto, con el encargado de sonido cuyo curro merece ser objeto de estudio o poco menos.


EN CONTRA. Pasando de largo del conocido remake de hace ya algunos años sobre el que más que correr velos lo que hay que hacer es correr en sentido contrario, a toda velocidad de ser posible, la gran losa (enorme losa) que aquí se encuentra es la supermachacona narración en off del personaje de la Harris, especialmente en el primer tercio-mitad de película. Realmente llegas a exijir que le ocurra algo malo a la tipa... pero malo de cojones.






CONCLUSIÓN. Entretenido film con cierto poso agridulce de "podría haber sido más" por un lado y "le cuesta arrancar pero cuando se pone salda deudas la jodía" por otro. No negaré que a mí me gusta, o es un tipo de cine que me atre (si así se prefiere) pero, cáspitas, es junto aquella "El diablo sobre ruedas" del "tito espilber" el mayor ejemplo que conozco del mal que puede hacer la narración en off a un film si de ella se abusa a lo burro. En "Duel" se abusa todavía más, vale, pero aquí se quedaron a gusto también, y ello hace que la cosa se me queda "ante portes" del "recomendable" (de verdad que acaba jodiendo el guiso tanto pensamiento interior de la protagonista, no son ganas de tocar la moral de gratis por parte del menda). Entretiene y de mala nada, de acuerdo, pero de poder ver solo una (si no hay tiempo para hacerse una doble o triple sesión casera de "pelis de miedo inglesas de los primeros sixties" -que el famoso director es yanqui pero la peli es inglesa-) me quedo antes con "Suspense" o "El tercer secreto", y con holgura en ambos casos.



GUZZTÓMETRO: 7'5/10

2 comentarios:

  1. Mudanza y paternidad? Fuerza y honor Guzz!!!!

    No he visto esta pelicula, aunque parezca increible...

    ResponderEliminar
  2. No hay dolor compañero ! (bueno si, y mucho, que no me pase ná...).

    Y, ni qué decir, la de la "colina" (como mansión) puntua tan por encima de la "encantada" en el Guzztómetro que no acabábamos esta semana. Saludos guzzeros, of course.

    ResponderEliminar