miércoles, 8 de febrero de 2012

PRIMERA PLANA (1974)

PRÓLOGO. De un tiempo a esta parte, y por temas personales que aquí no tocan que diría aquél y que me dejan sin todo el tiempo que quisiera, estoy participando menos en la comunidad bloggera (especial o básicamente en tema "comments", si, y en sitio propio u ajeno). Pero ojo, que el gran guzzero os vigila... Sigo leyendo -y releyendo, que hay cada posteo por ahí que te quedas tuerto- al personal a la que puedo, esperando que el gripazo de alguno ya esté más que superado, agradeciendo los ánimos de otros (en dirección a esos "temas personales" antes mentados), etc. Sigo metiendo entradas también, eso si, aunque a un ritmo algo menos persistente (que también hay quien diría que esto ya es más normal). En fin, como por otro lado todo esto suena a excusa barata que tira de culo y no soy tan ególatra de esperar que nadie espere (valga la reguzznancia) explicación o disculpa alguna por no comentar/re-comentar (sea en esta casa o en la suya), aclaro que el rollo va más que nada para limpiarme la conciencia (la poca que me pueda quedar). Eso si, a alguno (un ex-blog del mes en IGWT, nada menos) se la guardo por meterse con mi amada "Witness for the prosecution", por la gloria de Mr. Young. Pero tampoco mucho claro. Por Iggy y los "estuches" (entre otras), y eso.



INTRO. La elección hoy es fácil. Hace once años a día presente del óbito del gran Mr. Lemmon y, anda-mira-tú, me ha dado por acordarme de esta fantástica y tan cachonda recreación de la teatral y archiconocida "Primera plana". Guionizada para la ocasión por el propio Wilder en comándita con el fiel I.A.L. Diamond, con Jack y Walter, y que (también es verdad) nos la sabemos y no pocos de memoria... Pero, ojo y más claro aún, por algo será.


SINOPSIS. Chicago 1929. Ewan Williams, convicto del asesinato de un policía, espera en la cárcel el momento de su ejecución. Mientras tanto, en la sala de prensa del Tribunal Supremo, un grupo de periodistas espera el indulto o la confirmación de la sentencia. Hiddy Johnson, el cronista de sucesos del Chicago Examiner, que tendría que cubrir la información, está a punto de contraer matrimonio y abandonar su trabajo; pero Walter Burns, el maquiavélico director del periódico, empeñado en retenerlo, tratará de impedir su boda por todos los medios.



A FAVOR. Dejando al margen de momento el habitual nivelazo de sus dos actores principales (que ya es dejar), lo primero y que más destacaría de éste film es su contagiosa agilidad narrativa. Wilder te plantea el argumento a toda mecha, a veces parece hasta flirtear con el vodevil clásico de puertas que se abren/cierran sin respiro que medie, sin perder el tono cómico casi en ningún momento (todo un qué habida cuenta del tema que, en gran parte, presenta). Y cuando lo hace es ex profeso, claro, para tornar comedia en sátira y para cargar con no poca bilis contra todo bicho viviente el puñetero (aunque pillan algunos otros carácteres -políticos, psiquiatras o policías- no cuesta imaginar que algún periodista de sucesos tirase el carnet a la papelera más cercana al salir del cine). De nota todos los secundarios también. Entre la horda periodística recuerdo ahora a bote pronto al mismísimo Charles Durning, o a una jovencísima Sarandon o, y mejor aún, a una expeditiva Carol Burnett que protagoniza una de las secuencias más hirientes y cargadas de mala leche que jamás filmara el maestro -que poco eso no sería, precisamente-. Por lo demás solo queda disfrutar lo indecible de Lemmon y Matthau o sorprenderse de la ascendencia que tiene ésta "Primera plana" sobre obras posteriores tan apetecibles como "El gran salto" coeniano, tras cuyo igualmente intachable ritmo (sobre todo en la primera mitad) se esconden no pocas visitas al film de hoy me temo.



EN CONTRA. No es algo puramente "en contra" pero al trabajar sobre una obra (ajena y más que contrastada) que tantas aristas y posibilidades integra, Wilder y Diamond parecen dos demonios a los que han dejado una navaja multiusos de las más caras. Y, obvio, no se contentarán con utilizar solo lo que les haga falta... Pero sigamos en la "conclusión".



CONCLUSIÓN. Aquí hay toda la gradación multicolor de la comedia. De la más negra a la romántica. Y aunque no es algo 100% nuevo en el opus de Wilder (ya con "apartamentos" e "Irmas", por ejs, quedó bastante claro que este hombre no se conformaba con "comedias familiares al uso") si es cierto que es en esta donde el asunto se dispara en más direcciones distintas a la vez. Lo que, y volvemos a la primera frase del apartado "en contra" (y la lógica contradicción a desprender), a mi me parece sencillamente fantástico. Me gusta esa idea de que alguien que se acerque por vez primera intentando ver una recreación teatral en clave de denuncia se encuentre con una comedia, por momentos al menos, alocada y que, al mismo tiempo, alguien que se acerque a ver una sencilla comedia de sobremesa acabe alucinado por los incontables dardos empapados de mala uva aquí ubicados. Al final, en cualquier caso, "Primera plana" (la de Wilder) te deja agotado y con la barriga bien llena (de cine y del bueno). Altamente recomendable en las re-visitas y, ni qué decir, obligatoria de (cosa poco probable) no haberse videado todavía.



GUZZTÓMETRO: 10/10 (Le iba a poner un 9 pero la empecé a recordar y... es que es cojonuda, leñe. Ah, y recuerdo que es una revisión de una famosa obra teatral no un remake de estar por casa más. Y aunque, nadie se confunda, la "Luna nueva" de Hawks tampoco sea precisamente manca).

8 comentarios:

  1. Ya sabes soy ultra fan de Lemmon y Wilder!Por no hablar de Mathau!Grande como la vida misma!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Aunque soy absolutamente ignorante en el frondoso arte del cine conozco esta película y me encanta , es la COMEDIA perfecta tal como entiendo ésta ; grandes actores + gran guión + gran dirección = un placer concentrado en poco más de una hora.
    Saludos !

    ResponderEliminar
  3. Para mi es una obra maestra llena de ritmo y talento desplegado en guión, dirección e interpretación. No le veo nada criticable y, junto a un cadaver a los postres, O Killing By Death, son dos de las comedias, incluso diria películas de mi vida. Un placer que haya gente por estos lares con tantisimo buen gusto.
    Es usted algo grande, si señor.

    ResponderEliminar
  4. Espero que la reprimenda no sea muy gorda, Guzz. Si te sirve de consuelo, la he visto dos veces, en la tele y en el cine, así que es opinión sólida. O quizá me odies más.

    Saludos cordiales, querido testigo.

    ResponderEliminar
  5. Uno de esos guiones indestructibles, no hay director que lo joda, y alguno lo ha intentado, hay alguna versión floja, pero sin conseguirlo, Wilder o Hawks la preparan gorda con este material escrito claro.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Gran pelicula Guzz. Unica en su genero.

    Aunque a gusto personal la mejor colaboracion de Mattau con Lemmon (Wilder included) es En Bandeja de Plata.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. La última pelicula que vimos en familia en mi casa una vez que la echaron por nochebuena. Y eso teniendo en cuenta que a mis familiares no les gusta el cine y que, evidentemente, se lo pasaron pipa viendola, creo que quiere decir mucho más de lo que podamos hablar de guiones de hierro y otras gafapastadas por el estilo.

    ResponderEliminar
  8. La pelicula es una locura,es realmente buena,en su direccion y en sus interpretaciones,es sin duda de las mejores comedias de Wilder,y ya es decir bastante,
    porque tiene joyas.
    Para mi Lemmon,que lo considero de los 10 mejores actores de la historia y Mathau,son la mejor pareja de cine.Su perfecta sincronia en pantalla y su nivel alto de la comedia sobre todo
    en esta,"La extraña pareja" y en
    "Bandeja de plata" son buenisimas.

    Saludos

    ResponderEliminar