martes, 7 de febrero de 2012

VESTIDA PARA MATAR (1980)

INTRO. Escribía en la entrada sobre "Scarface" de De Palma que el famoso director alcanzaría su cúspide en el primer lustro de los ochenta. Sin embargo (es de recibo y cajón) convendría precisar que, todavía en los 70 y más allá de la archipopular "Carrie", el tipo atesora alguna que otra referencia de "recomendable mínimo" y, de hecho, hay quien ve en ese ramillete (de a mediados de la década mentada) compuesto por "Hermanas", "El fantasma del paraíso", "Fascinación" (tremenda peli) y las desventuras ya sugeridas de la pobre Sissy Spacek al De Palma más insaltable y acertado. Un debate absurdo en cualquier caso, y visto hoy en perspectiva, que se puede simplificar en que durante dos décadas, y con innegables lechuzas (no le faltan saldos ya entonces al tipo a pesar de su siempre incuestionable potencia visual) de por medio, Brian De Palma fue "uno de esos cineastas a tener más que realmente en cuenta". Y eso no seré yo quien se lo discuta a nadie aunque, como también comenté en el anterior posteo, desde "Atrapado por su pasado" (1993) este señor no haya firmado nada que me deje plenamente satisfecho... Sin embargo volvemos a los 80, con las para mi infravaloradas "Impacto" y "Doble cuerpo" (y cuidado incluso con esa posterior "Corazones de hierro" del 89) , con las "masterpieces" de "El precio del poder" y ésta de hoy, obviando claro está su tan celebrada revisión de "Los Intocables de Eliot Ness", la “Dressed to kill” de marras. Casi nada. Y De Palmazo !



SINOPSIS. Kate Miller (Angie Dickinson), una mujer con problemas, acude a la consulta del psiquiatra Robert Elliott (Michael Caine) para recibir consejo profesional. Después tiene un fortuito y emocionante encuentro en un taxi con un desconocido, con quien ya había coincidido en otro lugar.



A FAVOR. Que a Brian de Palma le gustan no pocas de las maneras de proceder de Sir Alfredo es algo como bastante evidente. Aquí, sin ir más lejos (y como en “Doble cuerpo” por ejemplo rápido), se sirve de esa estructura en dos actos claramente diferenciados que raja el film en sendas mitades por lo que a la trama toca. Recurso ese que bien parido, como sin duda es el caso (o como en “Psicosis”, o en “Vertigo”), nos ha dado varias alegrías. “Vestida” empieza con una Angie Dickinson exhibiendo madurez de talento y belleza y termina como un psycho-thriller travestido (y sin ir a la tremebunda –y engañosa- secuencia final que el puñetero de Mr. Brian se sacara de la chistera)… y por en medio, claro, suspense por un tube (la escena del metro o la sangría en el ascensor misma son de antología). Bien Nancy Allen, la que fuera sra de Palma, tomando el relevo de la otra, así como un jovencísimo Keith Gordon, pero claro, mucho mejor aún que los dos juntos un Michael Caine de traca total, y además y por si fuera poco, tenemos al siempre bienvenido Dennis Franz haciendo (cómo no) de poli que investiga el caso. En definitiva, más que recomendable film de un Brian de Palma que, además, se firma el libreto solateras y se queda tan ancho.



EN CONTRA. Que el tipo que se beneficia a la Dickinson tras la secuencia en el museo se va de rositas de todo el entramado de gratis y no sabemos ya más de él… De acuerdo, es un señor film y si (con la coña de los McGuffins) se lo pasamos al maestro no putearemos al realizador de “El fantasma del Paraíso” por tan poca cosa en la que es una de sus “intocables”. Pero dígase todo, qué narices. Y claro, un poco más de metraje para el gran Dennis “Hill street blues” Franz tampoco hubiera matado a nadie.



CONCLUSIÓN. Aunque estamos ante un realizador de los que crea grandes disparidades de opinión (para unos poco tiene que envidiarle a Scorsese y para otros es poco menos que un Hitch de segunda con algo más de tetas y un mucho más de sangre), siempre he pensado que el tipo definió un estilo bastante particular (puedes saber que una peli es suya aunque llegues a la mitad de film y sin muchos problemas) lo que, al menos en mi caso, casi siempre merece un respeto. Centrándonos en el film de hoy añadiría además que si se da pábulo a esa teoría de que todo artista tiene un libro, film, disco, cuadro o lo que toque, donde “todo se junta” (entendiendo por ese “todo” lo más destacable y mejor), y siempre en mi opinión, ésta “Vestida para matar” es la análoga de De Palma al asunto. Y lo es por todo… propuesta visual, narrativa y musical, subrayado todo ello por el elevado plus (y por supuesto) de calidad aquí encontrable. ¿Qué a veces abusa de influencias?. Bueno, con las que tiene tampoco me llevaré las manos a la cabeza, la verdad. Y, sin duda y para terminar, a mi “Dressed to kill” me sigue pareciendo un film de suspense de los de nota alta.



GUZZTÓMETRO: 9/10

6 comentarios:

  1. Hace unos días Carpenter, luego Lynch y hoy De Palma, casi nada Guzz. Para mí con todo lo irregular que es su filmografía (aunque acaso no lo es la de Coppola o la del Scorsese obsesionado con la "estatuilla") su manera de entender el cine (con influencias y "deudas" a maestros pretéritos incluídas) me parece de lo más estimulante. Aunque me quedo con Doble Cuerpo.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  2. Aún conservo lo que pensé cuando la vi de cría : qué miedo de...señora

    Hasta hace unos años, no volví a ver con los mismos ojos a según quién jajajas

    ResponderEliminar
  3. Esta muy bien, aunque prefiero Doble Cuerpo o Carrie dentro de las más fantasticas. Pero mi favorita de DePalma y entre mi top ten particular de todos los tiempos es Atrapado por su pasado. Emocinante. Tragica. Visualmente fascinante. Gran guión. Grandes actores. Lo máximo.
    Mis Hitchcocks favoritos: Naufragos, Vertigo y La Soga

    ResponderEliminar
  4. Hola soy nuevo por aqui y me ha gustado tu blog,espero pasar por aqui a menudo,tienes buen gusto y pasion por el cine.
    A mi tambien me gusta ,si te apetece pasar por mi humilde blog
    seras bienvenido.
    Un saludo

    Ahh! vote en los filmes del maestro del suspense,que junto a Ford son mis favoritos.
    Me es muy dificil pero he votado a : Vertigo,Encadenados.

    ResponderEliminar
  5. No soy demasiado de De Palma. Me parece una versión exagerada y muy afectada del mejor Hitchcock.

    Un saludo, Guzz. Buena entrada.

    ResponderEliminar
  6. De Palma es el típico director cal y arena, pero técnicamente suele rayar a mucha altura, y éste es uno de sus films clásicos por excelencia, seguramente su peli más Hitch. Y bien que le quedó, diantre.

    ResponderEliminar