jueves, 26 de abril de 2012

PJ HARVEY / "RID OF ME" (1993)

Uno de mis discos favoritos de su década y la razón por la que muchos seguimos "perdonando" a Polly Jean sus ocasionales escarceos ulteriores con la electrónica (contadísimos, eso si, cabe decir en su defensa) o sus "ataques arty" esporádicos que la llenarán la de dios a ella como artista pero...

Yo soy de los muchos que se rinden ante la Harvey más áspera y directa, más eléctrica y concisa. Más punk en definitiva. Y eso, perse, convierte "Rid of me" en la biblia en verso de manera inmediata. Y no es que no tenga otros discos que dejen de parecerme la repanocha ("to bring...", "stories...", "uh huh her" o ese primer "dry"), pero es que el de hoy es una burrada de esas que se dan cada mucho. Demasiado por desgracia.  Indispensable a mi entender. Joder, con lo fan que soy de esa conexión neoyorquina velvet-youth con parada, si se tercia, en la marquee moon, disfruto siempre inefablemente y como un enano con esta rudeza minimalista de las guitarras aquí halladas... Y la producción de Albini, claro. Como mi admiradísima Hynde surfeando embutida en rosa con los de Boston que hace sonar esto por momentos el hacedor de "songs about fucking" (solo falta la turbina de Santiago)... Hasta se atreve nuestra querida PJ a versionear a su manera la mismísima "highway 61...". Y el no-hit imparable "50ft Queenie"... La sección de cuerda escalofriante de "man-size sextet", el acelerón de mi favorita "Yuri-G", la contención de "legs", y qué cojonuda "dry"... y que  todas lo son a su manera, leñe, a qué hacerse trampas en solitarios. Hay pocos elepés de guitarras en los noventa que le tosan a este "rid of me" en cuanto a ingenio y diversidad (sobretodo jugando la baza de la producción tan cruda que se gasta -afilan más la cuchilla y te cortas-). Menos es más frecuentemente, si -y ya al fin-, pero en casos como el artilugio de esta entrada calcular el cuanto de más es francamente jodido tirando a imposible. Irrepetible y punto... y en Polly Jean we trust, claro está.

6 comentarios:

  1. Pues vale, sobre gustos.... Yo soy de aquellos que se la sopla la PJ, no conecto en absoluto con ella ni con su música. Supongo que tengo un problema, pues millones de personas no pueden estar equivocadas o tal vez sí. No hace mucho el planeta pensaba que el sol giraba alrededor de la Tierra o que ésta no era redonda.... Así que cual Aristarco de Samos o un Galileo de tres al cuarto puedo ser yo quién abra los ojos al populacho: esta chica no es pa tanto!

    ResponderEliminar
  2. Hombre, no deja de tener sentido que si Jack Guay te parece un genio no te guste la Harvey. Ya cuadra, ya.

    ResponderEliminar
  3. Pues a mí Pollie Jean me gusta muchísimo y este disco es super sucio y garajero. Personalmente me quedo con el siguiente, To Bring... pero aquí vemos a una PJ más visceral.

    PD: Cómo estaba de joven.

    ResponderEliminar
  4. Yo soy también de los que gustan de la Harvey. Bienvenido de nuevo a la blogosfera y enhorabuena por tu paternidad, Guzz.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Alex. Tu gusto te honra Alex. No como ocurre con algún otro que corre por ahí... En cualquier caso... "de joven". Argh, alguien seis años mayor que yo todavía es joven !

    Archienemigo. Ton ton-tin-ton-ton-tin-ton...

    Gonzalo. Muchas gracias por la ragged glory. Y ojo a la siguiente entrada que me consta también es de tu agrado por lo que recuerdo.

    Abrazo guzzero a todos (hasta al Nicho)

    ResponderEliminar