jueves, 10 de mayo de 2012

ARSÉNICO POR COMPASIÓN (1944)

INTRO. La retahíla de comedias románticas (más lo segundo que lo primero en verdad) de Capra es como bastante extensa. Si además contamos que firmó esa "Qué bello es vivir" que es a las Navidades lo que "La túnica sagrada" a la Semana Santa pues ya "pa qué"... Y "pa qué" en el sentido de ubicar para los restos y de manera inmediata a Capra en el cine de temática familiar. Ese cine del humor blanco imperial y falto de toda mala uva (y aún sin negar obvias calidades que puede resultar de necios en casos como el presente) que a algunos/as enternece, a otros/as resbala y que a los/las de más allá ni lo uno ni lo otro. Con todo, y dejando para la ocasión el resto de la obra de este inmigrante siciliano, la peli de hoy resulta tan popular como extraña en sus procederes habituales (maxime por la negrura de humor envolvente -que tampoco es tanta pero ahí queda-) y, por otro lado, es de calle  (como ocurría con los "centauros" y Ford en la anterior entrada cinera) el film que más me agrada con diferencia en la carrera del cineasta que hoy nos ocupa. Finalmente, antes de meterme ya al tema, me ha sorprendido comprobar que Frank Capra murió en el 91, cuando me constaba que dejó de hacer cine hace largos años (la última referencia es "Un gángster para un milagro" de justo tres décadas antes, habiendo pasado ya los sesenta de edad)... ¿Se jubiló?, ¿los envió -a los estudios- a hacer gárgaras?, ¿su estilo de corte clásico no encajaba con las "liberaciones" sixties y le dieron boleto?, ¿se fue a por tabaco?... Nunca lo sabré... o al menos hasta que me haga con la biografía de turno. Y siguiendo sobre "Arsenic and old lace" y tal, ¿por qué trabajó en tan pocos films despues de éste la guapísima Priscilla Lane?... Cuanto misterio garrafero y ni siquiera he empezado con el film de marras, si...

SINOPSIS. Un crítico teatral que acaba de casarse decide visitar a sus ancianas tías antes de marcharse de luna de miel. Durante la visita descubrirá que las encantadoras viejecitas tienen una manera muy peculiar de practicar la caridad.

A FAVOR. Lo de este film es puro teatro (se guioniza para la gran pantalla directamente desde la obra del tal señor  Joseph Kesselring) y su agilidad narrativa es, a mí entender, su principal y mayor activo durante sus prácticamente dos horas de metraje (y aún a pesar de algo que después veremos "en contra" que a alguno/a pueda hacer pensar erróneamente lo contrario). Entrañables las dos viejecillas encarnadas por las actrices Josephine Hull y Jean Adair, y preciosa la ya mentada Lane como "la chica" del folletín que pretende "pescar" a ese Grant que (obvio) hace de maestro de ceremonias con la soltura y eficacia que conviene esperar. Y de entre el resto del elenco de seundarios, todos impecables, se debe mentar al pérfido Raymond Massey convenientemente caracterizado para la ocasión y a un Peter Lorre que (oh) también hace de malo (y que bueno era este hombre, la madre que lo parió... -de hecho hay un código secreto nunca escrito para todos los amantes del cine "noirense" y uno de sus edictos insaltables de siempre es ponerse de pie ipso facto al oir "Peter Lorre"... que si no te echan-). La soundtrack la firma el gigantesco Max Steiner (maestro de maestros que también hiciera lo propio en el anterior film tratado en el blog, mira tú y a modo ejemplo rápido de entre choporrocientos posibles) y la puesta en escena, volvemos al tema "teatrero", es tan intencionadamente austera como brillante (¿por qué tocar lo que evidentemente funciona?, si señor). Ágil y divertida, inmune al carbono 14 (al menos en mi opinión) y una fantástica entradilla para su compa de promo, la inalcanzable y aún superior "Ser o no ser" de Lubitsch, en lo que sería una doble sesión de comedia (y de cualquier tiempo) de difícil superar.

EN CONTRA. Los mendrugos/as de turno que la tildan de "desfasada" en algunos foros incapaces como son de entender que "el cuando" es muy importante, primordial a veces, a la hora de valorar un film si en verdad se es seguidor del medio y su historia (que es la mierda de siempre pero a su vez, y siempre también, consigue molestarme en algún momento). Y luego está el "asunto Grant"... a algunos/as no les gusta en exceso el mentado actor en roles esencialmente cómicos por parecerles demasiado "apayasado"... Mala suerte. Entiéndase que "los estudios" aprovecharon el atractivo del famoso actor para potenciar su elegante flema británica en no pocos films pero, por otro lado, Cary era en verdad un artista surgido del circo al que le gustaba también la comedia más física y cuando se le daba manga ancha (lo que sucedió bastante a partir de cierto momento al ser una de las estrellas más notorias durante no poco tiempo) el tipo lo aprovechaba... Por lo visto Grant siempre buscaba (cuando no imponía) algún que otro momento donde se pegaba una chufa amigo como era de caidas y tropezones. Esto, por lo visto también, le trajo algún problema (relativo, entiéndase que a ver quién le tosía a éste) como el que tuvo con cierto compatriota director de pájaros, ventanas y demás. Pero, al final, el putas casi siempre que quiso -procediese o no- logró salirse con la suya hasta que, al convertirse en ya un galán maduro más reposado y al uso, se le pasó la manía.
Dicho eso solo queda (de una maldita vez) centrarme en lo único que yo, particularmente, le encuentro más flojete al asunto... Es un film que va de menos a más a un ritmo creciente, desde luego, pero de tan creciente se llega a un punto concreto de semi-caos hacia el final que tampoco veo porque disimular ya que ni mancha ni lacra el brillante todo aquí logrado pero, claro, un caos sin Groucho no se sostiene al 100% por puta madre que sea y esto, "Arsénico por compasión", llega a un punto de centrifugado que, después, la resolución pudiera parecer un poco, solo un poco (que conste), precipitado. Ojo, que tampoco se espere nadie un despiporre pythoniano (que también tendría lo suyo) ya que el guión -recuerdo- es de cemento armado y acude al rescate, en cualquier escena y ahí donde más se le necesite.

CONCLUSIÓN. Muy divertida y popular comedia que mezcla con más que mera solvencia "clasicismo" y "negrura" por parte del maestro Capra. No le doy el pleno por algún (muy contado -casi imperceptible la primera vez que se ve, seguramente-) tirón de ritmo sincopado hacia el final. Pero, también -que quede clarinete-, si alguien quiere ver bajar de la excelencia a este tan divertido film haría bien en irse a buscar a otro lado... "Cargueeeen !"

GUZZTÓMETRO: 9/10

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. También me acabas de sorprender con lo de Capra, y con lo de que la tildan de "desfasada". Gran análisis de un peliculón que llevo muchos años sin ver. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Estoy con Niko, un 10/10. Yo adoro a Capra, porque me lo creo, y si te lo crees funciona...
    Gran reseña.
    Y Grant era un actor sublime, punto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Siempre me he dormido en el trozo central, cuando entra el hermano en escena. Eso sí, me despierto para ver el final. Es que no tinc remei.

    ResponderEliminar