jueves, 24 de mayo de 2012

CICLO Mr. ALLEN: 11. "ZELIG" (1983)

INTRO. Vuelta a la carga con el ciclo/homenaje a costa del alter del señor Könisberg. En pleno ecuador de sus veinte años de mayor acierto y esplendor encontramos ésta "Zelig". Tenemos a mediados del primer lustro ochentero a un Allen henchido de confianza y que se atreve con todo... y faltaría menos. Desde que en 1973 se estrenara "El dormilón" el tipo se dedica a recolectar merecidas lisonjas y reconocimientos. Ha sido capaz de realizar dos de las mejores comedias de los 70's (y tan dispares entre si) como la chocarrante sci-fi de la última peli mentada o ese Gruschenko ubicado en la Rusia de las guerras napoleónicas. Se acerca a los planos cortos basados en sufridas relaciones humanas a lo Bergman, se da un homenaje en clave caos "felliniano" que le sale de narices y aún le queda tiempo para marcarse una comedia ligera la mar de simpática (en la que demuestra que también sabe filmar naturalezas vivas si se pone) y, especialmente, realizar los dos films por los que, generalizando, más se le admira y respeta de siempre. Todo ello, sigamos sumando, habiendo desarrollado ya del todo el putas una manera de proceder única e intransferible que se dice y que, para el caso, a ver quién la discute... En dicha situación pues y lejos de acomodarse el tio va y decide dar una vuelta rosca más: "Zelig", su falso documental. Su film más arriesgado, el más diferente a los demás y, paradójicamente, el que mejor le define como autor/realizador.
Explico esto, según pareceres propios (claro, y como siempre): partiendo de la base que todos los "grandes directores" tienen su propio estilo me parece lógico pues que todos los distintos amantes del cine y su historia (más allá de edades, razas y gustos personales a matizar) tiendan a esperar ese "algo concreto" en función del artista que toque (su factor diferencial, si se prefiere)... Y, partiendo desde ahí, pregunto: "¿qué es lo que conviene esperar de Woody Allen?". No es un loco de los movimientos de cámara; tampoco un ejemplo de cómo rodar exteriores con grandes despliegues de producción; no es un director especialmente obsesionado tampoco con la puesta en escena ni con encadenar a los intérpretes en la dirección de actores (que, ojo, esas cosas las cuida pero, insisto, tampoco parece ni tiene la fama de desvivirse con ello). Según lo veo lo que conviene esperar de Allen se resume en un concepto: INGENIO. Y más allá de lo cómico u original. El tipo es un profesional que sabe jugar con las cosas arriba sugeridas según le convenga (y ha hecho sus pinitos -y pinazos- puntuales focalizando en algunos aspectos de los mentados y algunos otros ), faltaría, pero esa manera de entender el cine como elemento catalizador de sus ocurrencias creativas en lo argumental y dialéctico por encima de lo técnico (muy por encima de hecho) es marca de fábrica del célebre sionista de Manhattan. Así, finalmente y recolectando todo ello, el planteamiento que ahí dejo (o me dejo a mí mismamente, al menos) és: si bien "Zelig" me parece un film al que notable se le queda corto (como a "Días de radio" y "Sombras y niebla" por mentar las otras dos que también me parecen más claramente ninguneadas) y que a su vez (ídem para las del último paréntesis y haciendo un poco el chorras para hacerme de entender ) meto sin duda en mi top-10 "alleniano" pero nunca en el top-5, ¿cómo es qué no puedo mentar ningún film más "ingenioso" en toda su tan extensa filmografía?... Ese es el gran no-misterio y acierto de "Zelig": siendo un film tan distinto al resto es, a su vez, el más Woody Allen de todos los realizados desde su premisa y efecto motivador inicial... llámenle "ocurrente" si no quieren repetir palabros, pero creo que se entiende bien la cosa.



SINOPSIS. Falso documental sobre Leonard Zelig, el hombre camaleón que asombró a la sociedad norteamericana de la 'era del jazz'. Su historia arranca el día que miente al afirmar que ha leído Moby Dick, sólo para no sentirse excluido. Desde entonces, su necesidad de ser aceptado lo lleva a transformarse físicamente en las personas que lo rodean, convirtiéndose así en un fenómeno mediático, en una celebridad sin esencia. Testigo de algunos de los acontecimientos más importantes de los años treinta, encaja a la perfección en todas partes porque asume las características tanto físicas como psíquicas de las personas con quien está para caerles bien.

A FAVOR. Original y osado como él solo, Woody guioniza y dirige este biodocumental inventado con una firmeza y credibilidad absolutas. Y sin estarse de giros cómicos para más inri. El tipo tenía un buen "chiste" de punto de partida con este gran personaje, Leonard Zelig, y su cambiante condición pero, lejos (muy lejos) de detenerse en la mera exposición y almacenar gags (mucho que ha crecido ya desde "Toma el dinero...", está claro) lo incluye todo en ese contexto/reverso clínico que también caracteriza a este film. Esa profundidad de guión que reparte risas con, al ir adentrándonos en la historia, la inquietud lógica que suscita (a no ser que uno/a sea un poco sociópata y tal) el ver a un paciente que está sufriendo, es la que consigue para "Zelig" esa condición de film único en el opus "alleniano"... "Qué divertido, qué original es este hombre", si (que te puedes partir el páncreas con esto según te pille, que nadie se engañe), pero a la vez... No me extraña que Allen ganara algún que otro premio por su pura y dura actuación (algún día tengo que marcarme una entrada destacando al siempre infravalorado Allen-actor). "Zelig" es, a la postre, un film con varias situaciones cachondas, si, pero a medida que la vamos analizando y re-visionando, vamos descubriendo que tiene bastante más de lo que parece a priori. No la intenten ver/recuperar como si fuera una comedia al uso alguna vez, que será mucho más esclarecedor a cualquier cosa que yo pueda escribir.

EN CONTRA. Precisamente que se vea con ademán de "típica comedia de Allen". "Zelig", a pesar de sus grandes virtudes -cómicas o no-, no será su mejor referencia (para mi no lo és al menos) pero el término "típica", y desde luego, no es acertado por vueltas que se le quiera dar... A no ser que no se quiera ir más allá de la mera exposición que antes escribía y con eso ya funcione a quien proceda, se admite (aunque se pierda quien toque de la misa tres cuartos, a mí humilde entender). Eso y, ya sobre el film en si, que en su exceso de celo por la "forma" (intachable ahí, eso si) no quisiera el neoyorquino horadar más (o aún más) en la parte dramática de tan fantástico personaje ... quizá para no confundir (más) al espectador. Quizá, y es ello una opinión muy personal en cualquier caso, amén de una pequeña astilla que ni ensombrece ni enpequeñece el montante final de unos de los films más extrañamente únicos estrenados en la últimas bastantes décadas.

CONCLUSIÓN. Gran comedia, tremendo (falso)documental y, sobretodo, mejor película. Para algunos pocos es la cúspide de la carrera del director, para otros una apreciable fricada y para los de más allá una referencia poco considerada y que conviene reivindicar... Alguien habrá a quien no le guste/convenza, of course, pero hasta fecha presente cuando he hablado con personas que se han metido entre pecho y espalda toda, o prácticamente toda, la filmo de W.A. nadie le ha metido el dedo en el ojo a "Zelig"... Algo tendrá, digo yo (que la recomiendo y mucho, como si hiciera falta aclararlo).


Y para terminar una curiosidad bombástica: ¿sabían que el Síndrome de Zelig es una patología neurológica admitida que toma su nombre de este film?.

GUZZTÓMETRO: 9/10

8 comentarios:

  1. La intro es mas larga que el analisis.... ains!

    ResponderEliminar
  2. Que hay que buscar un rato para leer el post, y ademas se ve denso en el movil.. has vuelto denso de tu retiro parentil...

    ResponderEliminar
  3. Decía Woody Allen que él nunca llegaría a hacer "Ciudadano Kane". Se equivocaba: "Zelig" es su "Ciudadano Kane", una obra maestra absoluta, uno de los filmes más perfectos de los ochenta, que nada envidia a "Blade Runner", "Nostalgia", "El rayo verde" o "El sur". Nunca fue tan enorme, original y corrosivo Woody Allen.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. A mi también me encanta esta película, aunque no tanto como al amigo Gonzalo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. De lo mejorcito de Woody Allen, sí señor, qué ratos más buenos he pasado yo con esta peli... Para mí, sí que muestra a un genio en uno de los mejores momentos de su carrera, pero hay que tener en cuenta que Allen tiene muchos altibajos y que a lo largo de su carrera hay muchas cúpsides, iguales o superiores a Zelig; eso sí, peliculón más que recomendable. Un abrazo, Guzz.

    ResponderEliminar
  6. Repasando una encuesta que hizo la revista Nickel Odeon en 1997 sobre las mejores películas de la historia del cine, descubro que Lluis Bonet Mojica incluía "Zelig" entre sus diez filmes favoritos de todos los tiempos, junto a obras magnas como "Centauros del desierto", "Con la muerte en los talones" y… "Ciudadano Kane". Cosas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Es una de mis favoritas. Maravillosa en todos los sentidos. Mira cara a cara a "F de fraude" del, nombrado aqui, Wells. Gran post, guzz.

    ResponderEliminar