viernes, 18 de mayo de 2012

DOCE HOMBRES SIN PIEDAD (1957)

INTRO. Ya he expresado en alguna ocasión mi admiración por buena parte de la obra del Sr. Lumet. Será igual por esa cera que tanto gustaba de darle -y es que se le daba muy bien- a, entre otros, erráticos sistemas judiciales o perniciosos entramados de los medios. Pocos cineastas pueden presumir, por otro lado, de arrancar una carrera al nivel que lo hiciera, con el film de cabecera de hoy, nuestro principal prota del posteo. Y es que, más de medio siglo después, la total vigencia de "12 Angry Men" sigue intacta se mire como se quiera y además, por más remakes y telefilmes de la misma o mil y un filmes que se acerquen a lo que es la deliberación de un jurado de cerca o lejos -y  que hayan o se inventen-, mantiene su cualidad de único e insuperable. Vaya, que por si alguien se me despista, me gusta un poco esta peliculita...

SINOPSIS. Tras escuchar todos los testimonios y valorar las pruebas presentadas, un jurado popular compuesto por doce hombres tiene que decidir, por unanimidad, si absuelve o condena a muerte a un joven acusado de haber matado a su padre. Al principio, once están completamente convencidos de su culpabilidad y se inclinan por la condena, pero el que discrepa empieza a plantear dudas razonables...

A FAVOR. La alianza del escritor de la obra teatral que también guioniza el film (Reginald Rose) con el realismo on screen (adusto y honesto como el solo -casi puedes oler el sudor de alguno de los personajes y sentir el bochorno por la calor con ellos en esa sala donde sucede toda la acción-) de Lumet da la impresión de ser una de esas cosas que pasan coincidiendo con cada paso del Halley o poco menos...  Tremendos los doce actores hasta el punto que no hay porque destacar especialmente a ese (impecable) Sr. Fonda por temas de celebridad y tal. Bestial, a su vez, el ritmo narrativo en crecimiento continuo hasta completar esa poco más de hora y media que sumado a lo mentado de los intérpretes nos ofrece una curva de desarrollo en los distintos roles absolutamente impagable (prácticamente inédita en un largometraje de duración más o menos estándar, diría yo, al alcanzarse la consabida y "friolerística" docena de caracteres).  Y, para terminar, comprobar una y otra vez (cada vez que la veo, vaya -que perdí la cuenta ni me acuerdo ya-) que aunque el texto de Rose se ajusta cual guante a los gustos que regirán en buena parte la carrera de Sidney Lumet, esta historia merece verse como algo más allá... Como algo más allá de lo de "drama judicial" o "crítica al sistema jurídico" (etc). Y es que no me sorprende que sea moneda corriente en seminarios de psicología o couchings de esos de dirección de grupos y demás. Todo un tratado del comportamiento humano por defecto y sobretodo para con sus congéneres que aún hoy, pasadas cinco décadas, sigue preocupando por lo cruelmente creíble que nos resulta a todos/as. Imprescindible.

EN CONTRA. Que los jurados populares yanquis no los compongan veinticuatro miembros y esta virguería de film, por extensión, dure el doble de su metraje.

CONCLUSIÓN. Existen varios tipos de cine aún dentro del de más alto nivel (al menos según lo ve el menda). Está el cine de grandes exteriores e imposibles panorámicas, el de objetivos cerrados y ángulos retorcidos, el de primeros planos que lo dicen todo sin hablar, el cine que es celoso de los movimientos de cámara por bandera, el que se hace su pout pourri particular -la mayoría- y, entre alguno que otro más, el que lo sacrifica todo en pos de exprimir el comportamiento humano de los roles que se integran... Sobre este último tipo poca cosa hay o se me ocurre que le tosa al sensacional estreno de Mr. Lumet. Acabe lo de "a favor" con un pomposo "imprescindible", si... Y, con todo, a medida que voy recordando la peli de las narices, hasta eso ya me va pareciendo poco...

GUZZTÓMETRO: 11/10

3 comentarios:

  1. Peliculón, tanto como para un 11/10 no sé, pero peliculón. Y es que Fonda era un actor gigantesco.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Peliculón donde los haya, una de mis pelis favoritas, totalmente de acuerdo en lo que expones tanto de Lumet como de esta obra maestra. Esto es CINE con mayúsculas. Cuando alguna vez la he recomendado y me han preguntado de que va, al explicarlo la gente cuando oye que la peli esta rodada en una sola habitación con doce hombres deliberando en un caso de parricidio, exclama el típico no se,no se!!! Pero cuando algún atrevido la ve, se rinde ante semejante obra y a ti te da las gracias, como yo a ti Guzz por recordarla. Un 11 y me parece poco....Esta noche la vuelvo a ver,joder que si, que ya hace un par de años que no lo hago.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Addison. Para mi es peli fetiche total desde el año el altramuz y, si, para mí también Fonda es cosa fina... hasta me parece pelín infravalorado según como. Mire ud que le digo.

    TwoHeads... En relación a tú comentario y por lo que toca a impresiones sobre este film(aco) solo puedo añadir que: ¿pueden ser "threeheads"?.

    Abrazo guzzero !

    ResponderEliminar