domingo, 27 de mayo de 2012

EL BAZAR DE LAS SORPRESAS (1940)

INTRO. Mira que curioso. Al ver hace algunos meses la más que recomendable "Brigada 21" (1951), me vino a la cabeza este tan famoso título de Lubitsch por la teatral propuesta y puesta en escena... Y no es que se parezcan argumentalmente en nada. Pero es que en nada de nada... La peli de hoy transcurre en un establecimiento comercial en Hungría y la anteriormente mencionada de Wyler en una comisaria de NY. El punto de unión se encuentra (o que yo encuentro al menos) en que ambas explican una rutina de una serie de personajes y en un contexto ambiental como bastante limitado (cabe precisar,eso si, que en "Brigada 21" todo acontece en el mismo día). Pues, explicado ello, me encuentro ahora al buscar información por los sitios de la prota principal de "The shop around the corner", Margaret Sullavan, con que resulta que dicha señora estuvo casada con el propio William Wyler (y también con Henry Fonda, ya puestos). Que, por cierto, busqué esa información al extrañarme que una protagonista de un film tan famoso no me sonara ni de lejos... Por lo visto la Sullavan fue una estrella de considerable renombre en el cine de los 30's y, muy especialmente, en la tablas teatreras que, ay, tuvo una considerable colección de problemas de salud durante no poco tiempo y hasta su fallecimiento en un hotel, en 1960 y a base de ensalada de barbitúricos.


SINOPSIS. Alfred Kralik es el tímido jefe de vendedores de Matuschek y Compañía, una tienda de Budapest. Todas las mañanas, los empleados esperan juntos la llegada de su jefe, Hugo Matuschek. A pesar de su timidez, Alfred responde al anuncio de un periódico y mantiene un romance por carta. Su jefe decide contratar a una tal Klara Novak en contra de la opinión de Alfred. En el trabajo, Alfred discute constantemente con ella, sin sospechar que es su corresponsal secreta.

A FAVOR. Aunque el maestro Lubitsch tiene otras varias comedias románticas famosas (ahí está la Garbo con su "Ninotchka" por ejemplo rápido) nunca llegó al nivel, según lo veo, de la inmortal "Ser o no ser" (una de las cinco-diez mejores comedias jamás rodadas -y eso siendo prudente y sudando, un mucho, de lo grandilocuente que pueda sonar-). A partir de ahí creo que con "El bazar de las sorpresas" estamos ante su mejor segunda propuesta (o empatando con "El diablo dijo no", que es la mayor duda razonable que yo al menos conozco). Stewart y la anteriormente mencionada Sullavan adquieren los roles protagonistas con nota pero, ojo, que es de esos films donde el término secundarios no hace justícia alguna... Fantásticos todos. Y que nadie se equivoque con la ligereza de la sinopsis. Lubitsch es un grande y su apuesta (habitual) por cimentar la historia sobre diálogos y personajes, pasando olímpicamente de excesos de producción o posibilidades técnicas, es en gran medida, su carta predilecta. Así, el dinamismo argumental de este film logra lo que parece hoy definitivamente olvidado: dar profundidad a una comedia romántica sin amuermar al personal que se acerque al producto y no comulge con el sub-género. Que no asuste pues el término "romántico"... No hay nada aquí de las mierdas actuales con la tontal-bote la Bullock, el MacCoghney ese y demás estrellas chusmeras de hoy día. "El bazar..." funciona aún a día presente, pasados setenta años, por respetar a sus personajes e historia, huyendo de la ñoñeria gratuita con cuatro gags submentales que se entiende desde no hace pocos años como "comedia romántica". Ah, y brutal concreción de síntesis en metraje, que se me pasaba (hora y media que dura y parece la mitad de tiempo... no lo hacia mal del todo, no, el Sr. Lubitsch).

EN CONTRA. Pues mira, al pelo que viene. El remake vomitivo y mal disimulado con Hanks y la Ryan de finales los 90 (la de "tienes un emilio", si) que sorprende... Sorprende que nadie acabara en la cárcel por ello... Y ejemplo perfecto de la acepción y respeto al género bien o mal entendido que antes refería. Sobre el film del posteo en si, nada a añadir. Si no se quiere ver por repulsa total hacia el sub-género al que pertenece en su derecho se está, faltaría. Pero (al loro), a mí los westerns por defecto me la pelan y recuerdo el 11/10 que le encasqueté a los "The searchers" fordianos sin meditar un segundo... Y es que cuando una cosa está realmente bien hecha se atraviesan preceptos y prejuicios a niveles insospechados previamente...

 CONCLUSIÓN. Hermoso y amable film del gran maestro ruso-alemán-yanqui embutido en sus años de mayor consenso crítica/público que cristalizará, definitivamente, dos años después en la inmortal  peli con Benny y la Lombard. Y, se reitera, si alguien resulta ser muy machote/a se aguanta y se la mira... que el ejemplo de agilidad visual que propone salpica hasta muchos lustros después a poco que se preste algo de atención.

GUZZTÓMETRO: 9/10

4 comentarios:

  1. Leyéndote, Guzz, me doy cuenta de lo increíblemente ignorante que soy en materia de cine antiguo. Espero que este verano me pueda poner a ver películas. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Tengo auténtica debilidad por esta cinta, es genial, de la del emilio ni hablo, paso...
    Es que eso del "Toque Lubitsch" por algo será ¿no?
    Saludos...

    ResponderEliminar
  3. Cine romántico y entrañable, una película que resulta amable sin caer en la ñoñería, una obra consagrada al universo afectivo y que tiene empaque, huyendo de tópicos y de sensiblerías, con un sentido del humor muy acentuado y determinado por la enorme personalidad de su director. En definitiva, cine del que ya no se hace, con el distintivo de calidad de Ernst Lubitsch; una joya para quienes estamos convencidos de que, en determinadas manifestaciones artísticas, cualquier tiempo pasado SÍ que fue mejor. Enhorabuena por la reseña, excelente recomendación, seguro que a más de uno le sorprende. Un abrazo, compañero.

    ResponderEliminar
  4. Alex. Por mi experiencia en las visitas a tú AxP ya te digo que te olvides de lo de "ignorante" para ayer. Piensa, además, que soy como década y media más pureta y también me siento desbordado por tantas décadas de peliculazos (no se puede ver todo ! -o no todo a la vez-), pero (caray) mientras haya voluntad a disfrutar descubriendo y re-descubriendo filmacos lo que, por otro lado, es toda una suerte según lo veo.

    Addison. Recuerdo alguna comentada pretérita donde ya mentabas tu querencia por este bazar (me imagino que es, al menos, un 10/10 en el "Addisonametro"). Y lo del "Toque" no lo podía sintetizar mejor... Hasta que punto será importante la influencia de este realizador para que se acuñe y recuerde una expresión tal hasta día presente...

    Binguero. Pues si señor, coincidimos de pleno: "en determinadas manifestaciones artísticas, cualquier tiempo pasado SÍ que fue mejor". Ya tenía razón Manrique ya... Además nunca he entendido ese concepto de moda/prisa en algunos ámbitos... O el rock y el cine mayormente, que es lo que más me gusta y atrae. Ambos medios son bebés si los ponemos en contexto de evolución artística, ¿por qué limitarnos a los actual/reciente?. Después pasan los años y para mí, por ejemplo burricalvo, el mejor cine es de los 40-50's y la mejor música rock de los 60's-70's y te sientes estafado por el tiempo perdido sin ver y escuchar (en este caso -y perdón por ponerme como ej, que es lo peor más allá de lo tarugo, además, que pueda llegar a ser-) según qué...

    Abrazo guzzero x3 !!!

    ResponderEliminar