martes, 22 de mayo de 2012

EL QUIMÉRICO INQUILINO (1976)

INTRO. Tenía esta entrada pendiente. En la última aparición de Polanski en este espacio le cayó una chufa ya que el film a tratar, esa "Un dios salvaje" su última referencia estrenada el pasado año, no me acabo de convencer... Por contra, aprecio y no poco buena parte de la filmografía del realizador (y especialmente el periplo 60's-70's donde el hombre se ganó cielos, infiernos y lo del medio).

A Polanski le juega especialmente en contra (aún sin llegar a los niveles insultantes de algunas cosas que se pueden leer y escuchar sobre Allen) el ser un personaje cuya vida es poco menos que un reality (y de hace la tira)... Todo el "asunto Manson", su "non-gratismo" de quita y pon en yanquilandia, la -eterna- sombra de la pedofilia sobrevolando... Demasiada mierda y gente opinando de gratis desde los medios. Demasiada poca consideración. Y, lo más grave, por cosas que raramente tienen que ver con su trabajo tras la cámara. A no ser que la cosa le salga rana (como en "La novena puerta", por ejemplo), que ahí hasta el último mono se anima a darle de collejas... No parece demasiado justo. Más viendo todo lo que nos ha dado a no pocos amantes del cine. Y es que este señor es muy bueno en lo suyo, si: "Repulsión", "El quimérico inquilino", "Chinatown", "Callejón sin salida", "La semilla del diablo", y alguna que otra más hasta llegar a esa maravilla que es "El pianista" ya en el nuevo milenio. Polanski pertenece a una estirpe ya cada vez más extinta (agónica de hecho) de grandes o muy interesantes realizadores surgidos en los muy últimos cincuenta o durante los sesenta que, alumnos aplicados todos ellos, supieron adaptar el cine de los anteriores maestros a un estilo personal propio y tirando a lo oscuro y crudo. "Sin estilo propio no eres nada" que parece ser la consigna para los Peckinpah, Herzog o Cassavetes, llegando a DePalma, y habiendo pasado antes por nuestro prota de hoy, entre algunos que otros más... y con el telón de fondo (inmenso) del anterior a ellos y sensacional Samuel Fuller. Gente esa, por cierto, que ya hacia "cine de autor" mucho antes de que el concepto se pusiera de moda. Y por supuesto que hay muchos y tremendos realizadores que empezaron en los mismos tiempos más o menos, o que alcanzaran su esplendor cuando estos lo hicieran (y si no de todas si de bastantes nacionalidades). Pero son otros rollos, ojo, porque ya me dirán que tienen que ver unos con otros los Tarkovsky, Pasolini o Godard (por mentar los tres primeros que me han venido y que encajarían en el contexto cronológico). Distinto és, o me lo parece a mí (y sin caer en la baratura del este es más bueno/malo que el otro, que de eso no se trata ahora), con los que señalaba antes... Porque viendo los motivos habituales y estilos personales de cada uno de los que antes refería no puedo evitar ver cierto paralelismo entre ellos, en su manera de hacer cine... directa, desgarrada, retorcida a veces y, sobretodo, sin concesiones y con una falta expresa de alegorías gratuitas y chorradas avezadas a lo políticamente correcto como bastante evidente... Ahi lo dejo, y no me enrollo más, que toca Polanski, uno de los últimos jinetes que nos quedan, y además "Polanski cerrao".




SINOPSIS. Un tímido conserje (Roman Polanski) se muda a una habitación, en la que una chica intentó suicidarse arrojándose por la ventana. A medida que pasa el tiempo, el nuevo inquilino empieza a temer que sus vecinos intenten provocar en él un estado de paranoia que lo induzca también a saltar por la ventana.

A FAVOR. Desconozco cual sería la banda sonora de la "paranoia" como concepto (¿quizá Mr.Bungle, o The Residents?) pero esto quedaría como un documento audiovisual insuperable... Incómoda, absorbente e intachable como ella sola la puñetera de película esta. Dos horas de esquizoide gota malaya con ese mal rollo en crescendo continuo en que el propio Roman se reserva a ese protagonista asediado por vecinos de lo más hijoputesco mientras le vemos caer al abismo del que, al mismo tiempo, es imposible ver salvación que valga. Gran trabajo en la banda sonora además del tal Philippe Sarde que subraya sónicamente el mentado mal rollo con bisturí más que con batuta. Polanski además firma a cuatro manos sobre novela ajena con lo que si quedaba alguna duda de su implicación con este, posiblemente su film más personal y también difícil. ya se puede ir despidiendo. Vemos otras caras conocidas entre los secundarios, por otro lado. Ahi está la Adjani, Melvyn Douglas o la siempre bienvenida Sra. Winters, a la cabeza de un irreprochable grupo de secundarios. La fotografía claustrofóbica hasta el berreo pone la guinda que faltaba y así Polanski acaba por redondear su "thriller psicológico" definitivo y de cojones... y muchos años antes que se oyera dicho concepto, además.

EN CONTRA. Pues que alguna vez, por fuerza, se tiene que detener el ritmo de narración... Que es lento pero, volvemos a lo de la gota, constante como los impuestos el muy cabrón. Y eso, en las muy contadas ocasiones que ocurre se nota en exceso, y a pesar de lo breve, habida cuenta del nivel de atención (total y sin distracción que medie... por favor se lo pido, que esto pierde toda su gracia y razón de ser) que aquí se nos demanda. Bueno, eso y alguna popular versión encubierta autóctona de hace unos años que, para mí, atufa cosa mala...

CONCLUSIÓN. Enfermizo largometraje de un Polanski más críptico que nunca en claro contraste, además, con su inmediatamente anterior y más popular film, "Chinatown". Altamente recomendable, en mi opinión, pero téngase en cuenta (y permítanme insistir) lo apuntado en primer término del apartado "en contra"... que, casi me atrevo a afirmar sin riesgo a error, dos son compañia para poder disfrutar este más que notable canto a la paranoia aquí ofertado.

GUZZTÓMETRO: 9/10

9 comentarios:

  1. Para mi un 10/10. Polanski es una de mis debilidades y este film es sublime!!! uno de mis favoritos.

    ResponderEliminar
  2. Ostras pues no lo he visto, le pongo remedio ya!

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco la he visto aún, tengo que solucionarlo, me gusta Polanski, incluso La Noventa Puerta no me parece tan mala, no digo que sea buena pero...
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  4. Joer, no la he visto, y mira que me mola Polanski, después de leer esto me acaba de entrar un antojo brutal.

    ResponderEliminar
  5. No lo he visto, intentaré solucionarlo, por lo que se refiere al "en contra", me gustan los riesgos. Saludos Guzz.

    ResponderEliminar
  6. Que? que nadie la ha visto? si es una de mis pelis de referencia??? Cuando veáis el disfraz de Roman sabréis porqué. Yo voy así a trabajar cada día...

    No es el mejor. Claro. Pero Polanski es mi director favorito aunque La Novena puerta sea lo más regulero que ha parido madre.

    ResponderEliminar
  7. Pues yo sí que la he visto, y qué decir... tan alucinógena como impresionante y perturbadora. Sobre todo esto último.

    ResponderEliminar
  8. Pues creo que yo tampoco la he visto..y de las recientes me gustan la del brody y la del ewan, pero no la del deep. La ultimisima aun no ha caido. Por lo que comentan el marciano y el guziluz, igual me miro esta antes.

    ResponderEliminar
  9. No la había visto.... Y bueno suscribo el comentario, enfermizo y desquiciado, este es uno de aquellos filmes de los que ya no se hacen (y últimamente no hago más que decir lo mismo, parezco el abuelo cebolleta).

    Saludicos

    ResponderEliminar