lunes, 14 de mayo de 2012

EL QUINTETO DE LA MUERTE (1955)

INTRO. La más famosa de las referencias de la Ealing Studios inglesa y, en cualquier caso, mi favorita junto a aquella "Oro en barras" ya vista hace tiempo en el blog y con el señor Guinness también en danza. Y viene al pelo desde el reciente posteo con "Arsénico por compasión", por cierto, siendo como és la siguiente vuelta de tuerca al concepto "comedia negra". Y para dejar ya tranquilica la "intro", basta decir que es por trabajos como éste el porqué Sir Alec es mi tercero en discordia (inmediatamente después de Laughton y Olivier) a la hora de mentar a mis intérpretes favoritos de all the times. Pedazo de monstruo.

SINOPSIS. En una casa aislada y proxima a las vías del tren vive la señora Wilberforce, una venerable anciana que alquila dos habitaciones al misterioso profesor Marcus y a los cuatro componentes de su siniestra banda de música.

A FAVOR. Uno de los films más básicos, de cualquier época, de las llamadas "caper movies" realizado con la solvencia habitual que caracteriza al señor Mckendrick. Quien, con esto de hoy y por cierto, firma una de sus dos referencias más memorables (la otra es la ya aquí tratada también "Chantaje en Broadway", que es la pera limonera). Ejercicio tremendo de síntesis narrativa en el que se pasa de la comedia de situación al uso a un cine negro militante cual carbón, como quien se rasca las napias y en un metraje inferior a la hora y media. Tremendos secundarios, tanto los menos populares -generalizando- Cecil Parker y Danny Green, como los que más (y pensar, videando esto, en qué circunstancias se volverán a encontrar Peter Sellers y Herbert Lom en el futuro...). Y ya solo queda pues lo evidente del aplauso hacia el trabajo de la adorable Kate Johnson como la inolvidable viejecita y constatar, por cojonésima vez, la descomunal bestia escénica que era Guinness con sus incontables registros por montera. Ah, y ojo con esa elección de planos cortos que incrementan su ritmo hacia el final para ir generando cada vez más mal rollo e ir dejando la comedia de lado y alcanzar ese desolador final, sin piedad alguna para nadie. Lo que sumado, finalmente, a los sombríos ambientes sugeridos (tanto la casa de la viejecita como los contados exteriores que aparecen) crean esa sensación de cutrez tan ex profesamente buscada (y encontrada)... Lo de "dickensiano" que dirían en las revistas pijas o de tendencias, si.

EN CONTRA. El brusco cambio ya mencionado de comedia a thriller puede despistar a alguno/a. Eso hace que estemos ante un film que, de no saber quien toque a que se enfrenta, no se disfrute en pleno esplendor hasta un segundo visionado. Al margen de eso (del film en sí), está el innecesario remake coeniano… Qué manda cojones con lo apreciados que son los Coen en esta casa se descolgaran con algo tan (seamos amables) “discreto” a la hora de recrear tan aprovechable guión. De hecho es el punto más bajo de toda su filmografía y solo “Crueldad intolerable” (que ya me parece directamente inexcusable) se me antoja aún más flojeras.

CONCLUSIÓN. Magnífica comedia negra de ajustadísima duración cuyo acertado tono y valentía en la mezcla de géneros la hacen algo (bastante) más que meramente recomendable. Esto es, y contradiciendo la primera frase de “en contra”, lo que de primeras puede desconcertar es lo que, a la postre, convierte a estos “ladykillers” originales en prácticamente algo único (por la fluidez lograda ya que, y esto es quizá lo que más conviene aplaudir a director y guionista –William Rose-, el ritmo no se ve amputado en momento alguno, que fácil no parece de lograr).

GUZZTÓMETRO: 9/10

3 comentarios:

  1. ¡Y "Viento en las velas"! Qué delicioso quinteto, ni el de Miles Davis.

    Un abrazo, cinéfago.

    ResponderEliminar
  2. Pelis como esta Gonzalo son por las que me inventé la chocarrada de lo de 11/10... Son de las que a veces les pongo un 9 y mañana un 10, o viceversa, en función de mi estado anímico. Y como soy consciente de ello de ahí el mentado ardid, para diferenciar a las "intocables". Filmaco estos "Ladykillers",claro, y preciosa esa "Viento en las velas" que mentas para mi también (la tercera en discordia de la filmografía de McKendrick a pesar de esa final que de tan bonito desgarra el cabrito). Abrazo guzzero.

    ResponderEliminar
  3. Peliculón que hace años, y muchos, que no veo, joder que ganas me han entrado de verla asi de repente...
    Saludos.

    ResponderEliminar