martes, 15 de mayo de 2012

LA HISTORIA INTERMINABLE (1984)

INTRO. Buscando hoy por la web alguna peli con motivos ajedrecísticos que se me hubiera escapado encontré un telefilm alemán de 1978, "El jugador de ajedrez", con pinta interesante... Ya me haré con él por vias oficiales u oficiosas (no se dude). Lo que me sorprendió es conocer el nombre del director: Wolfgang Petersen. El del tan conocido film infantil de hoy y de la recomendable "Das boot. El submarino" (que si bien los "films de submarinos" son, o me parecen mejor, un coñazo definitivo y por defecto estariamos, al loro, ante lo de la excepción y la regla). Tras la peli a costa de la obra de Ende el tipo emigra a USA y tras dos o tres referencias de las que pasan el mínimo exigible, y/o poco más, se zambulle en el arte de realizar truños mainstreams de joligú en cadena y hasta hoy. Y tras rajar al director vayamos ya con Fujur, Bastian, el Comepiedras y su tia la calva...

SINOPSIS. Escondido en el desván de su colegio, Bastian devora durante las horas de clase un libro enigmático, ”La historia interminable”, que relata la paulatina destrucción del Reino de Fantasía. Una especie de ”Nada” misteriosa destruye el país y a las criaturas que lo habitan. A medida que avanza en la lectura, Bastian se da cuenta de que la salvación de Fantasía depende de él; de que consiga entrar dentro del libro...

A FAVOR. Pues ver on screen buena parte de la fantasía creada por el germano Michael Ende desde su célebre novela (que bonita es poco). Bien el desarrollo de guión con los tópicos del niño enfermizo y puteado por sus compas del cole que, contrariamente, posee una imaginación desbordante y que se ve recompensado por ello al agenciarse el Libro de marras (via hurto, eso si, que pobre Sr. Koreander) y, especialmente, con las aventuras sitas en Fantasia, con Atreyu, la Nada, el Comerrocas, la Emperatriz Infantil, la Torre de Marfil, Fujur, la vetusta Morla, el caracol de carreras y un largo etc... Porque, básicamente, eso es el motor del film (no hay porqué engañarse, que si hay más cera esta en la páginas no aquí): los distintos decorados y paisajes de este azucarado reino en negruzca crisis y la sensación de aventura que de ellos se extrae (y aún por encima de lo que es la acción en si -mayor sugestión de entorno que carreras y cabriolas por doquier, vaya-). Buen trabajo de los críos actores (hoy en los cuarenta, año arriba/abajo, tanto Bastian, la Emperatriz como el otro... lo que algo de vértigo da quieras que no, por la parte que me tocas al menos) y, en definitiva, un film infalible para niños varios que (así  lo pienso yo) lo seguirán devorando con fruición hasta que las tortugas gigantes crien pelo.

EN CONTRA. Ya de entrada la cola de un millón de horas que tuve que hacer en el cine Niza de Barcelona (justo en frente de la Sagrada Familia, nuestra "obra" más famosa) con nueve añitos recién cumplidos... Por otro lado que no puedo opinar sobre las dos secuelas habidas ya que no las he visto (y en este espacio sobre opiniones ajenas no se da por hecho ni la hora)  aunque, inefablemente, todo el que las ha catado me las ha puesto a caer de un burro y medio (por si a alguien interesa y tal)... Eso si, lo que afirmo sin reservas es que si las comparaciones son siempre odiosas y filtramos eso por el socorrido (ya hasta casposo) mantra "el libro es mejor", aquí la cosa alcanza cotas proverbiales... Al verla de mayor, o cada vez que la veo mejor dicho, me doy cuenta que ahí donde "Willow", "Lady Halcon" o "Dentro del laberinto" (por poner otra igualmente infantil antes que juvenil) no tienen problemas, esta "historia" patina un algo. Es el final. Muy precipitado, es como si se hubieran acabado los cuartos de golpe pasada la hora y media de metraje. Y ello aún ignorando o haciendo la vista gorda con todo el (copioso) contenido del original que no aparece... Por supuesto (me apresuro a aclarar) a los niños/as se la va a traer floja, que en definitiva es lo que cuenta ya que esta peli es en primerísima instancia para ellos, faltaría. Y para ellos va especialmente recomendada.

CONCLUSIÓN. Infalible para la canallada, bonita de mirar para adultos. Y me quedo tan pancho.

EL DATO CABRÓN. Es bastante conocido -el dato- pero, ay, a alguno/a se le puede joder el día con ello de no tenerlo controlado (mil perdones por anticipado)... Aunque también hay quien dice que es fake, todo parece indicar que, efectivamente y como me explicaron hace años, el caballo (Artax) cuando muere en los pantanos de la locura, mientras Atreyu trata de que se mantenga a flote y eso, murió de verdad en el set de rodaje por culpa de la hidraúlica en la plataforma sobre la que se hallaba... Ahí están las redes y los mil espacios de turno para contrastar pero, en cualquier caso, apunta  a que tal cual que sucedió y me disculpo de nuevo... y aclaro que es la lástima y/o lo curioso lo que motiva este apartado en el posteo, que no lo morboso... Que por cierto es bien fácil de diferenciar una cosa de otra en este espacio, por otro lado, va en función de si aparece Carla Gugino o no en el texto.

GUZZTÓMETRO: 8/10

2 comentarios:

  1. Supongo que será cierto lo de la canallada, pero vi gran parte (no toda) hace unos meses, y la verdad, o ella o yo, pero alguien ha envejecido demasiado.

    saludos

    ResponderEliminar
  2. Sospecho que habeís envejecido ambos, pero apuesto a que la peli mas... yo la vi de crío en el cine y no me gustó, pero yo era un fan chalado del libro, mas mayorcito lo volví a intentar con el libro y me horrorizo, con la peli no me atrevo la verdad.
    Saludos.

    ResponderEliminar