viernes, 8 de junio de 2012

EL ABOMINABLE HOMBRE DE LAS NIEVES (1957)

INTRO. Hace ya algunos días me espetaba una amiga lo siguiente: "Pero mira que eres raro tú...". No estoy del todo de acuerdo, claro. Lo que no negaré, eso si, es que tengo una serie de obsesiones y/o costumbres algo particulares... De hecho una de ellas es lo  que me hizo acreedor de la anterior afirmación y fue el comentar que tengo la costumbre, desde hace un tiempo considerable, de dormir con auriculares con sonido de tormenta/lluvia  y antifaz (que la luz me fastidia)... No creo yo que haya pa'tanto, la verdad ("¿raro?", quite quite, que eso -lluvias y antifaces- lo hace más gente de lo que parece).  Pero veamos otros guzzest hits (para después reenlazar toda la información en gloriosa colisión): los pulpos (no los calamares ni las sepias) gigantes; el que se me discuta que las cerezas son la mejor fruta que hay; mi ya célebre odio por los putos espárragos;  mi drama con los patos... es el animal que me cae más simpático y a la vez mi carne predilecta -con el obvio trauma que ello conlleva-; los faros y los acantilados... Y entre algunas otras fijaciones, berrinches, manías (y similares), todo lo que envuelve la icónica figura del Yeti. Por supuesto. Así, al igual que me ocurre con aquellas pelis donde aparecen pulpos gigantes, si me entero de alguna referencia fílmica sobre "el abominable..." a por ella que voy, de cabeza y sin casco. Y sin cuestionarme siquiera un ápice la calidad que me pueda encontrar... que mis toñas me he llevado (no les engañaré, no). Aunque hoy, eso si y por lo menos, tenemos a la Hammer de por medio.


SINOPSIS. El científico John Rollason se une al implacable aventurero Tom Friend en la búsqueda del misterioso yeti. Cuando descubren que la criatura posee una gran inteligencia, la diferencia en la personalidad y la motivación de cada uno de los hombres, provoca un enfrentamiento entre ellos.

A FAVOR. La institución de la Hammer Val Guest (el director de los Quatermass  nada menos) firma un entretenido film con evidentes claroscuros a costa del mito del título. El gran Peter Cushing y Forrest Tucker (el otro actor más conocido) asumen a sus protagonistas con credibilidad (tenemos algún buen careo interpretativo por ahí en medio, al loro) y los secundarios no chirrían. Bastante conseguida en líneas generales la tensión de menos a más y mejor giro, desde el guión, sobre el mito Yeti... Spoiler que te crio: lo(s) presentan como una especie de raza que vive al margen de la civilización en vez del huraño y solitario mono de dos metros que te calza un sopapo burrero a lo Bud Spencer a la mínima que se tercia. No es perfecta, tan siquiera una de las mejores referencias de la casa, pero desde luego (y más allá de lo bien medido del metraje, que esa es otra) merece mayor consideración que el "sufi" raspado de crítica que he visto en más de un sitio... Sobre todo si entendemos que ofrece justo lo que vende (¿qué coño espera alguien que se pone a ver un film que se llama así?).

EN CONTRA. Los bajones de tensión que se dan de vez en cuando y alguna cantada de timing bastante jevi metal... Aún entendiendo que este tipo de producciones (de la marca ya mencionada) tienen un encanto especial que logran que muchos nos pasemos según qué por el arco del triunfo en aras del satisfactorio todo resultante, demasiado se tensa ese "encanto" cuando en planos cortos y medios es de noche y al cambiar a los largos, dentro de la misma escena, es de día... Los decorados de forespán hasta que molan y todo, si, pero eso es ya es abusar un poco...

CONCLUSIÓN. Film entretenido de la británica y popular Hammer aunque no pertenezca a las ilustres de la colección y con el gran Cushing en danza... Tema de estilo en definitiva  (y de la Hammer para el caso) que se dice y esto, aunque no me de para la "recomendación expresa", no deja de tenerlo.

GUZZTÓMETRO: 7/10

4 comentarios:

  1. Esta es una de esas peliculas que a mi me mola ver y que merecen el apelativo, por lo general odioso, de "peli", esta si, es una "peli" que mola "mazo". No se si me esplico...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Enorme película. Qué grande es el cine de los años cincuenta, ¡joder!

    ResponderEliminar
  3. Pues yo no la conocía, oiga, y su apasionada defensa me hacen apuntarla.
    Por cierto, lo de los auriculares y la lluvia... ?es cierto¿ :-)


    Saludos
    Roy

    ResponderEliminar
  4. El antifaz es útil, pero la lluvia?? un poco cusack en medianoche.. Estás fatal.. pero ya nos hemos acostumbrado.

    ResponderEliminar