martes, 5 de junio de 2012

MATAR O NO MATAR, ÉSTE ES EL PROBLEMA (1973)

INTRO. Algún día alguien va a tener que currarse una enciclopedia (ilustrada o no) sobre  todo el tema este de las licencias del personal a la hora de traducir los títulos (con la punta del cimbrel, en muy ingentes ocasiones) de las películas, y haciendo especial hincapié en aquellos casos más burricalvos que en la historia del medio se nos ha "regalado" (con sus explicaciones y porqués a ser posible), claro... Que, ojo -dígase todo-, tampoco es un asunto nuestro exclusivamente autóctono... En cualquier caso, mientras esperamos ese día apretando las "jaws" (o los "tiburones"), ahora toca una del tan aquí admirado, y siempre bienvenido,  señor Price. Al que, por cierto, no sé si le explicó alguien porque en este país se cambió un título tan cojonudo como "Teatro de sangre" por esto de "Matar o no matar, éste es el problema". Y si alguien es tán cándido/a o comprensivo/a de relativizar y aún excusar el tema, por lo del guiño shakesperiano a colación del argumento, le invito sin más preámbulos a irse al parque a ver que tal crece la hierba...


SINOPSIS. Edward Lionheart (Vincent Price), prestigioso actor de teatro inglés, especializado en los personajes de Shakespeare, sufre un duro revés, cuando el Círculo de Críticos de Londres le deniega un prestigioso galardón. Empujado por la ira y la humillación, planea, meticulosamente, una insólita venganza, que consiste en eliminar, uno por uno, a todos aquellos críticos que despreciaron su talento. Lionheart les irá proporcionando distintas muertes, inspiradas en las que el maestro Shakespeare describió en sus más conocidas obras.

A FAVOR. Pues por supuestísimo el negro humor del que hace gala y ese Price desenvolviéndose a sus anchas con un papel que, como en alguna otra de antes o después, recuerda quizá en exceso al aún superior -para mí- Phoebes pero que en última instancia, entiéndase, nadie puede hacer mejor que él. Los momentos de "ejecución crítica" con esas puestas en escena con los mendigos y tal resultan, desde luego, de lo más cachondo y uno/a comulga fácil con esas muletas argumentales apañadas en tres minutos (que acompañan a las mentadas "ejecuciones" -que es lo que más puntua aquí, nadie se engañe-), como la ramplona investigación criminal (la intentan hacer tan tópica adrede y no les sale) o el momento flashback en que el gran actor es rescatado por los homeless que lo acojen como nuevo rey de ratas. En fin, bastante entretenida y por eso le calzo lo que le calzo en el Guzztómetro (tm), la puntuación que suelo endilgar a esas pelis que no me parecen malas en ningún caso y sí francamente entretenidas/interesantes (según tipo de propuesta) pero que dejo en la antesala, por un u otro motivo, de la recomendación expresa guzzera (de 8 pa'arriba, recuerdo).

EN CONTRA. Y aquí el lastre, ese "un u otro motivo" que acabo de escribir, es un realizador salido para la ocasión del medio televisivo (Douglas Hickox -que además ya por el nombre tiene la desgracia de parecer una imitación de baratillo de Sir Alfredo-) cosa que posiblemente jamás debiera haber  hecho... No se marca apenas el ritmo de menos a más del que estos productos se alimentan en gran medida (esto flota pero no avanza) en sus más plausibles ejemplos y se detiene, además y sin previo aviso, en las zonas más anodinas de la historia en más de una ocasión... Y aún con todo, qué cosas, casi roza la "recomendación expresa guzzera" ya que en ese guión del tal Greville-Bell se dan giros realmente logrados, o (por lo menos) divertidos... Lo qué hubiera hecho el De Palma de esa época con esto !.

CONCLUSIÓN. Amena producción británica que alterna logros y carencias y que, eso si, hará las delicias de los fans del gran Vincent (ni que sea en "esporadical mode") a los que no (nos) importará, o no hasta extremos fatalmente preocupantes, la colección de clichés aquí integrados. Podría haber sido mucho más, si, pero cumple.

GUZZTÓMETRO: 7'5/10

2 comentarios:

  1. No la conozco, pero lo haré, lo de la traducción de traca, es que hay cada una que...
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Pues si Addison. E insisto en lo necesaria de esa "enciclopedia del título traducido a la brava". Abrazo guzzero.

    ResponderEliminar