martes, 10 de julio de 2012

CON LA MUERTE EN LOS TALONES (1959)

INTRO. Ya iba tocando otra de Sir Alfredo. Y seguramente espoleado por la ahora penúltima entrada me han venido especiales ganas de seguir "aventureando" con la que, a mí entender, es su referencia más claramente avezada al asunto. Por supuesto que la tan célebre "North by northwest" de hoy no vendría siendo "Las minas del Rey Salomon" con Granger y demás (de tantísimos ejemplos posibles) pero si creo poder afirmar que estamos ante el film del maestro británico donde la sensación de movimiento y acción es más palpable y no durante secuencias determinadas sino durante todo el puro metraje. El tren, el hotel, el maizal,  la ONU, el bosque, el monte Rushmore... La fiesta, vaya. A qué mas si, por inmensa suerte, se la sabe de memoria hasta el gato y así seguirá. Por supuesto no puedo evitar, antes de seguir, caer en la trampa de jugar (una vez más) al "pues mi favorita de Hitchcock és..."... Que como ya he comentado en alguna ocasión yo soy de duchas, ventanas y novias rubias/morenas resucitadas. A partir de ahí viene un grupo firme de films ("La sombra de una duda", "Los pájaros", "Rebeca", "Encadenados" y alguna más) que me completarían ese (tan cansino por lo recurrente e innecesario de las malditas listitas, si se analiza un mínimo -más en casos como este-) hipotético top-10 al que, desde luego y ahí quería llegar, siempre me lo montaré para encontrarle hueco a la mítica "Con la muerte en los talones".

SINOPSIS. Debido a un malentendido, a Roger O. Thornhill, un ejecutivo del mundo de la publicidad, unos espías lo confunden con un agente del gobierno llamado George Kaplan. Secuestrado por tres individuos y llevado a una mansión en la que es interrogado, consigue huir antes de que lo maten. Cuando al día siguiente regresa a la casa acompañado de la policía, no hay rastro de las personas que había descrito.

A FAVOR. Dos horas y cuarto sin tregua que medie con un ya curtido Mr. Grant (cincuenta y seis años al estreno de este film) en danza, un compendio de secundarios muy interesante con el enorme señor Mason (firme todo el mundo !)  en cabeza, la música del gran Hermann, la elección de entornos definitiva para lo que sería un film de espionaje, rematando con el prodigio de montaje que siempre me parecerá este film -brutal estructura lograda donde cada secuencia parece tener los segundos contados al milímetro- y todo ello bajo la batuta del mago (del suspense o no) inglés. Imparable. Se puede continuar mentando a esa guapa (y "esquirola" -aunque arrepentida/coaccionada-) Eva Marie Saint como la chica del folletín y a un joven Landau ejerciendo de esbirro malvado, lo icónico que indebatiblemente és para la historia del medio/arte la secuencia de los maizales y la avioneta o la misma resolución en el Rushmore, o hasta jugar a buscar (faltaría) al maestro, disfrazado de anciana para la ocasión, en el tren, pero sería regodearse en lo evidente ya que, básicamente, estamos ante una "masterpiece" del santo copón bendito y con todas las de la ley. Pocas películas con metraje similar parecen durar el suspiro que dura "Con la muerte en los talones" y a qué más vueltas.


EN CONTRA. Nada. Por poner algo, la eterna discusión con mi querida señora madre (a la que en buena medida debo mi querencia por el "mundillo cinero" desde bien enano): "Pero, por qué coño coge el cuchillo... hay que ser imbécil", "Maaadre, que es porque lo demanda la historia y lo mismo es un McGuffin de esos que...", "Collonades !"  (mi madre es una señora de los pies a la cabeza, ni qué decir, pero cuando se cabrea tiene aún hoy, a sus setenta y alguno, un pronto tirando a malo...). Cabe entenderla -y respetar a alguien que, amén de cinera de pro, vio esto de estreno en la época-, hasta ese momento el film le parece un "ballet perfecto" y eso siempre le corta el rollo...

CONCLUSIÓN. Si, si, un tópicazo, está más vista que el tebeo, lo que se quiera... Pero lo dicho, "masterpiece" total. Y qué enorme Cary llevando el peso durante esas dos horazas de paso... Algún día pondré una encuesta (recordando ahora demás referencias de Hitchcock y yendo más lejos) "Grant/Stewart"... Me pica la curiosidad de lo que opina el personal en base a sus preferencias aún asumiendo lo gratuito del tema... En cualquier caso "los talones" son de revisión periódica obligada (si se llevan diez veces pues a por la undécima y punto)  y el enganche definitivo hacia el "happy end" total con bodorrio y todo, desde la Marie Saint a punto de caer del famoso y más que mentado monte mientras Grant la sujeta, sigue emocionando pasado el medio siglo como si tal cosa. Los grandes maestros ya lo tienen estas cosas, que hasta un "happy end" de lo más azucarado que en otros lugares te molestan por lo cursi/convencional, te parezca (bajo su magistral visión) la cosa más de puta madre y sin nada a cuestionar(se) en remanente. Se siguen haciendo cortos esos 135'... Y con eso ya está todo dicho.

GUZZTÓMETRO: 10/10

9 comentarios:

  1. Oiga usted, de final azucarado, nada de nada, si acaso azúcar moreno = más fálico-sexual difícil de encontrar.

    Ale, una "cari" de Cary y su traje:

    http://www.blakeloosli.com/artwork/artwork_pages/North_by_Northwest.htm

    Un saludo de Mc Guffin

    ResponderEliminar
  2. Se agotan los vocablos con Hitchcock. Esta película que nos traes se sitúa en el momento de apoteosis técnico y creativo del genio, junto a "Vértigo" y "Los pájaros", una trilogía insuperable, repito, insuperable. El humor en "Con la muerte", el amor en "Vértigo", la angustia existencial y la ansiedad en "Los pájaros"; da igual: un artista que explota sus capacidades hasta la última gota y que hace cine, no guiones o teatro.

    Un abrazo, Guzz, que me la pones dura (con tanta buena película; no, no tiene tu mujer que preocuparse, ja ja ja).

    ResponderEliminar
  3. Cary Grant, caballero, ha tocado usted una de mis debilidades clásicas. Adoro a Alfredo, prácticamente todo lo que ha hecho.

    ResponderEliminar
  4. No paran de pasar cosas en todos los minutos que dura, peliculon con un Grant inconmensurable, como casi siempre, esa encuesta que propones me parece poco menos que imposible de contestar...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. La foto de Kaplan corriendo delante de la avioneta es un icono de la memoria cinematográfica, por lo menos de la mía, junto a por ejemplo KingKong en el Empire State y Gene Kelly bailando bajo la lluvia. De la peli poco que comentar, como dicen por ahí arriba ya no quedan más nombres ni adjetivos...

    Saludos
    Roy

    ResponderEliminar
  6. Quizás podría situarla en lo más alto de mis preferencias de Sir Alfredo. Amo profundamente este film. Grande Cary Grant y grande tu madre, muy grande. Abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Bueno, mi confesado amor por este film llega al punto como conoces de llevarlo como enseña de mi blog. Tiene sus contras, evidentemente, y seguro que no le falta razón a tu madre, pero el conjunto es tan maravilloso que prima lo bueno, hasta el punto de que se ve una y otra vez con el mismo placer.

    Un saludo y felicitaciones por este blog, que desconocía.

    ResponderEliminar
  8. -Qué tiene el cine que nos encanta?, tan "sólo" son imágenes en movimiento.
    -Pon "Con la muerte en las talones" y lo comprobarás: MAGIA

    ResponderEliminar
  9. Ca. Enorme caracterizacion maestro ! (lo de fálico-sexual tampoco tiene desperdicio, no).

    Gonzalo. Jaja, de ese priapismo participamos todos con estos "talones", creo yo. Y esos años de Hitch son de toque varitero, ni que decir.

    Alex. Y menudo personaje era Cary, después se calmó pero me gusta esa costumbre de cuando era una joven estrella y exigía siempre pegarse una toña en algún momento del film (que, aunque no lo parezca por su flema y tal, este señor provenía del circo).

    Addison. "Vértigo" es la palabra que para mí mejor define "Con la muerte en los talones". Ya lo dices, no hay tregua que valga.

    Roy Bean. Icónica con todas las letras. Hace tiempo que tengo en mente realizar una encuesta con "la imagen" definitiva de la historia cinera del personal y esa, no creo equivocarme, iba a pujar fuerte.

    Johnny. Desde que tiene nieta mi madre pasa de mi cosa seria... Estoy algo celoso y picajoso (a los treinta largos !) pero se lo transmitiré igual... Y en cuanto a tu devoción sobre este film no me sorprende para nada... El buen gusto woodyjaggeriano es un valor más que seguro de la blogosfera.

    Father Caprio. Menudo és su espacio master ("Con el cine en los talones", archirecomendable, visítenlo por la gloria de todo !) y si, desde luego, es tal el nivel de acierto en todos los frentes de este film que el que vaya mi querida señora madre a fijarse en esto es motivo de discusión de sobremesa eterna en diversas reuniones familiares...

    Cooper. Se despliega esta película con una naturalidad y frescura que no sé si es cosa de magia o no pero, coincidimos gran "Guzzer del mes", joder si lo parece...

    Abrazo guzzero x 8 !

    ResponderEliminar