viernes, 13 de julio de 2012

EL GOLPE (1973)

INTRO. Terminaba el otro día la entrada de "los talones" destacando lo increiblemente rápidas que se pasan esas dos horas y cuarto de metraje... Dándole vueltas a eso, y aunque ya va tocando dar algo más de bola a la (menor en profusión pero también existente) vertiente rockera del espacio, me ha dado por buscar, así a pelo y de memoria, un film que no haya comentado antes en el blog y que goce de esa misma cualidad. Y así he llegado a "El golpe", claro. Y sin duda que Roy Hill (a pesar de su sonado par de famosos logros -y alguna que otra referencia a reivindicar por ahí en medio-) no es Sir Alfred pero, ojo, lo conseguido con el film de hoy merece considerarse al nivel que se quiera y nadie le quitará nunca eso (de cara a la historia del medio/arte)  por mucha gratuita retórica de mercadillo que intente. Un film tan cristalino, desprovisto de toda ínfula o ambición más allá del puro entretenimiento y que, a su vez, resulta absolutamente perfecto en todos los frentes. Pues esa es la acepción que tengo (yo al menos) de "The sting" y no sé ahora mismo si el próximo film a tratar en el espacio será "Dies Irae" o "Killer klowns from outer space" pero, en cualquier caso, hoy nos quedamos con éste.



SINOPSIS. Chicago, años treinta. Redford y Newman son dos timadores que deciden vengar la muerte de un viejo y querido colega, asesinado por orden de un poderoso gángster (Robert Shaw). Para ello urdirán un ingenioso y complicado plan con la ayuda de todos sus amigos y conocidos.

A FAVOR. Cuesta mucho imaginarse a una dupla protagonista diferente para este film. Y me sorprende mucho el tema pues mientras que para mí Newman es un intocable (y como más pureta mejor) siempre he pensado que el "mito Redford" está muy por encima del "intérprete Redford" (que, mucho cuidado, no es lo mismo que el que no me guste -que tampoco me imagino a otro Jeremiah Johnson ya puestos-) lo que, de hecho, también me ocurre con otros renombradísimos "tótems" del celuloide yanqui que no mentaré ahora para no desviarme en exceso. En cualquier caso, faltaría, aquí están intachables ambos dos (aún a pesar de que el cabrito de "el indomable" se lleva todas las escenas como quien se rasca la hucha -que también el carismático rol invita, dígase todo-). Además quedan envueltos por un arsenal de secundarios del salir al balcón a aplaudir... Nos quedamos, a modo muestrario, con la breve pero tan importante labor de Earl Jones (vean ni que sea una vez en la vida el film en vose -o sin el "se" si se tiene la suerte de que resulte innecesario- solo para escuchar la voz de este señor), el inolvidable, impecable  y pérfido Robert Shaw o, una debilidad personal (que por cierto vería dinamizada su carrera a partir de aquí cosa seria) como es Mr. Charles Durning como el tontaina polizonte de muy dudosa integridad. Tremendas puestas en escena, una de las músicas más recordadas y célebres de los cien años (+/-) de historia del asunto, gran definición de personajes y tramas colaterales, fastabuloso montaje (esas separaciones por actos, por ejemplo, no tienen precio), una agilidad narrativa del morirse (con todos esos giros cómicos que no hay quien los pague -el guión de David S. Ward debe guardarse esculpido en mármol si es necesario como ejemplo a seguir para todas las generaciones de "letrillas" venideras-) y, entre otras (la ambientación y vestuarios en general, vayan por ejemplos rápido), un final de esos que no se olvidan ni acudiendo al hipnotista de guardia. Lo antes apuntado, George Roy Hill no puede (ni de guasa según lo veo yo) contarse entre los más grandes realizadores de la Historia mayúscula "cinera" pero negar que "El golpe" con toda su aparente ligereza, precisamente más que a pesar si se analiza un algo, es poco menos que "el film perfecto" son ganas de meterse en  un jardín de gratis y sin tener porqué.

EN CONTRA. Nada. Empieza como los trenes esos de largo recorrido de antaño, alcanzando la velocidad de crucero en un momento dado para ya no detenerse hasta el final. Final por cierto que, independientemente de las veces que se haya visto e insisto, siempre logra hacerte sentir mejor... otra bondad de la peli pues, su virtud como bálsamo anímico en estos tiempos más bien mierderos que venimos viviendo de un tiempo para acá.

CONCLUSIÓN. Divertida, ágil, técnicamente memorable y cojonésimas lisonjas más que se podrían mencionar. Y, particularmente, siempre me quedaré con lo ya apuntado de su honesta transparencia (a pesar de, curiosamente, lo fullero de sus giros argumentales) y carencia de presunción. No hay que complicar lo que funciona por vacua apariencia (o porqué sí, si se prefiere), lo sabía Lubitsch en "Ser o no ser", Sturges en "Los viajes de Sullivan" o Wilder en "Con faldas..." ... Y "El golpe" aún sin ser una comedia de manera tan abierta (o pura) ni estar dirigida por ningún maestro ilustre, como en esos ejemplos mentados de entre bastantes posibles, pertenece (no se dude un segundo siquiera) a esa privilegiada estirpe. Recomendable (aún por tropocienta-una ocasión) va mucho más allá del quedarse corto.

GUZZTÓMETRO: 11/10

9 comentarios:

  1. No importa la veces que la vea, no importa que me la sepa de memoria, no importa que haya sido imitada hasta la saciedad…El Golpe es una película maravillosa. La vi de crio con 8 o 9 años y me hechizó. Todo en ella es perfecto.

    Incluso la increíble fealdad de la camarera es inolvidable…jajajaja

    ResponderEliminar
  2. Envidio a los que aún no la han visto aún, sobre todo por el truco final.

    ResponderEliminar
  3. jajaja, se nota que te gusta, aunque sea una película totalmente estudiada y planeada, porque juntar al Newman y al Redford de aquella época no tenía parangón, es muy entretenida, desde su banda sonora hasta hata todo el entramado de la doble farsa, y rodada con suficiente dinamismo para que su largo metraje no te llegue a aburrir. Yo, por suerte la he visto en pantalla grande, la primera vez, luego he repetido con el DVD.

    Saludos
    ROy

    ResponderEliminar
  4. No voy a comentar nada porque lo has dicho todo.

    Un saludo,eso si jajaja

    Milú

    ResponderEliminar
  5. Sólo por la escena de la partida de póker en el tren ya merece figurar en el olimpo. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. lo que mato fue el guzzometro!!!

    buen finde

    ResponderEliminar
  7. Si antes lo dices... Hoy ha muerto el productor de esta y otras obras maestras: Tiburón, Sonrisas y lagrimas, Veredicto Final... el gran Richard D. Zanuck. Que en paz descanse.
    En cuanto a la película, la volví a ver hace un par de meses y sigue siendo tan cojonuda como siempre.

    ResponderEliminar
  8. Estamos ante una comedia de suspense apoyada sobre un astuto guión de matemáticos resortes y una brillante pero tramposa puesta en escena (los protagonistas timan al "malo" y a la vez las imágenes del film engañan al espectador en beneficio de un par de golpes de efecto que animan el espectáculo) al servicio de esos dos carismáticos actores que repetían como pareja tras la exitosa "DOS HOMBRES Y UN DESTINO". Claro, de nuevo, un taquillazo histórico.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Mansion. Estamos a la par con todo en cuanto a opinión sobre esta ilustre "The sting" gran Mansion. Y lo de la camarera, feucha si, me parece un toque magistral... Está ahí en medio como una isla en el todo de la peli... Me encantan los films que usan con tino ese recurso de "pequeña historia" ajena al todo (si se analiza no resulta imprescindible precisamente el forzado romance con la camarera pero encaja y, sobretodo, funciona).

    Pepe Cahiers. Ídem, si señor. La cara pasmao que se me quedó la primera vez que vi ese final debió ser importante... "Halaaa, qué cabrones !". Tremendo.

    Roy Bean. Pues te envidio y no poco Roy por haber podido ver esto en big screen... He tenido suerte de poder recuperar algunas películas en gran formato pero, ay, esta no. La música y puestas en escena de "El golpe" tiene que entrar en vena cosa fina en ese contexto. Para repetir cual eterna natilla, ni qué decir.

    Milú. Pues si estamos de acuerdo al 100% solo queda reverencia y la reafirmación de que no debo ir desencaminado en esta ocasión, no...

    Ricard. Eso es tremendo Ricard pero: ¿y qué me dice de los "pintores"?. Me encanta esa secuencia, a la velocidad que pasa todo y como se van tan panchos. Gran gran.

    Reptilio. Hombre, y es que el guzztómetro es mi astracanada definitiva por supuesto.

    León. Pues si que soy cenizo... Cagonla, solo por esta y las que mentas (menos una, que es un trauma infantil nunca superado -"adivina" cual-) merece un minuto (y varios miles más) de silencio... Gracias por el dato León.

    Teo Calderón. Para mí Teo es "relojería pura", desde luego. Y a todos los niveles. Ejemplo de ritmo perfecto y de como atenazar una historia de principio a fin sin altibajos. Hay bastantes films que prefiero (aunque tampoco tantos, ojo) pero "El golpe" tiene, y me repito, esa cualidad de ponerme siempre de buen humor por fastidiado que ande.
    Abrazo guzzero x 8 !

    ResponderEliminar