miércoles, 25 de julio de 2012

EL GRAN CARNAVAL (1951)

INTRO. Nunca dejará de sorprenderme esa costumbre de un ingente considerable (y,ojo, algunos cinéfilos recalcitrantes que he leído/escuchado) por simplificar al gran Wilder a un "director de comedias". Claro que el tampoco se "ayuda" a derogar esa (para mi tan errónea) percepción al dirigir algunos de los mejores y más incontestables films cómicos jamas rodados. Particularmente, entiendo a Wilder como uno de los mejores directores de la historia (de hecho, solo superado por -o empatando con- Lang, como ya he comentado en alguna ocasión y siempre -recalco- en base a gustos propios), que no solo "meramente" como "el mejor director de comedias de la historia"... Se solapan sendos conceptos tan ricamente, si (o al menos para un incontable número de gentes y personas entre las que, obviamente, me cuento). Pero, cuidado, a la par. Vaya por ejemplo rápido que al realizar de memoria mi top-10 "wildero" me salen cinco comedias y cinco films que no lo son, Y eso sin reparar en que si "Centauros del desierto es mucho más que un western", ¿no sería también justo afirmar que "El apartamento es mucho más que una comedia"?... Multiplicado lo indecible ello viendo los atisbos de submentalidad manifiesta que ya hace mucho tiempo que ofertan los (otrora) "grandes estudios" bajo esa etiqueta de género. Sea por un u otro lado hoy, y siguiendo a colación de lo que precede, toca "Ace in the hole", un film con el que si a alguien le da por reirse se le recomienda, de todo corazón, acuda a  un psiquiatra para anteayer... Los siete magníficos del cine no pegan tiros, no. Son "Perdición", "Días sin huella", "El apartamento", "Testigo de cargo", "Con faldas y a lo loco", "El crepúsculo de los dioses" y "El gran carnaval" (comedias solo dos de siete, por cierto). Gracias por ellas (y algunas más) Billy, que eras el más bajito pero también el más grande.

"SINOPSIS PRESTADA". Charles Tatum es un periodista sin escrúpulos que atraviesa una mala racha a causa de su adicción al alcohol, razón por la que se ha visto obligado a trabajar en un pequeño diario de Nuevo México. Cuando un minero indio se queda atrapado en un túnel, Tatum ve la oportunidad de volver a triunfar en el mundo del periodismo. Entonces, en connivencia con el sheriff del pueblo, no sólo convierte el caso en un espectáculo, sino que, además, retrasa cuanto puede el rescate.

A FAVOR. Pocos hijos de la grandísima encontramos en el cine como el Tatum este encarnado aquí por el inmenso Kirk Douglas. Y es que "el hijo del trapero" siempre me ha parecido uno de los actores más claramente susceptibles de ser admirado, precisamente, por esa determinación enfermiza que rige su carrera (y para muestra todos los botones que quieran con lo de hoy) donde el papel siempre domina sobre el actor, huyendo de los divismos superfluos propios de tantas "stars" de antaño. En importante medida, y recordando a sus protagonistas, encontramos personajes arteros, violentos, egocéntricos, abusones y demás "lindeces". También tiene protas puramente buenos memorables a punta pala, claro, que me vienen ahora mismo sus colaboraciones con Kubrick sin ir más lejos, pero (yo lo veo así) siempre que pensamos en Douglas se nos aparece un tipo irascible y de complicado carácter de la misma forma que con Bogart se nos aparece otro tipo chulesco y como de vuelta de todo. Para el caso, sigamos, todo queda perfectamente sintetizado para la ocasión en la "sinopsis prestada"... Y a qué más. Tal cual es la cosa, el pedazo de cabrón ve a ese desgraciado atrapado en la mina como una ídem para su carrera futura y a partir de ahí se pasa todo por donde amargan los pepinos (solo al final -recordemos por ejemplo la desgarradora escena de la extremaunción-, cuando ya es todo tan desquiciado que hasta él se da cuenta, vemos un atisbo de humanidad en su persona). Y Billy, la madre que lo trajo... La potencia del guión (que ayuda a elaborar como siempre) es granito puro y el patetismo, partiendo de la ambición fatalmente entendida, que se logra transmitir es de los que hiela todo líquido que se cruce... Ojo a esos planos generales en el exterior de la mina y a rebosar de gente, donde hasta se monta una noria y todo, hasta asemejarse el contexto a un parque temático mientras, recordemos, hay un ser humano perdiendo la vida a pocos metros...Que nadie se engañe con palabros y conceptos como "tragicómico" o "drama clásico". "El gran carnaval" es un descenso a los lugares más ponzoñosos y cochinoides del espíritu humano que, a su vez, genera un preocupante magnetismo por la credibilidad que irradia. Otra insaltable "masterpiece" de este insaltable "director de comedias".

EN CONTRA. Que cuando el film esta en lo más alto de la curva "estruja-almas" no se ponga a llover dentro de la mina para acabar de joderte del todo... Pues claro que no hay nada "en contra", no te digo.

CONCLUSIÓN. Junto a "el crepúsculo" y "Perdición" (que por lo menos en los "Días sin huella" teníamos luz al final del todo del tunel) la película más dura del gran Wilder con un Kirk Douglas bordando uno de los protas más desagradecidos y memorables a la par que recuerde (a él mismo o a cualquier otro) y que lleva todo el peso de la trama como si tal cosa durante las cerca de dos horas de metraje (fijarse que no he mentado ni a los secundarios... siquiera a ese Richard Benedict que ejerce de minero y personaje clave). Imprescindible que no solo recomendable, cómo no.

GUZTTÓMETRO: 10/10

6 comentarios:

  1. Y, si no recuerdo mal, la favorita de Wilder de Woody Allen.

    "El gran carnaval" es un descenso a los lugares más ponzoñosos y cochinoides del espíritu humano que, a su vez, genera un preocupante magnetismo por la credibilidad que irradia". Sobresaliente, Guzz.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pelicularro. Demasiadas buenas películas últimamente en su bloj. Para cuando destripará la saga "Porkys"?

    ResponderEliminar
  3. La primera vez que la vi me pareció una exageración, pero, tal y como ha evolucionado el periodismo, ya no me lo parece tanto.

    ResponderEliminar
  4. Buena a rabiar. Moderna como pocas.

    Una lección magistral del genio de Wilder.
    Obligatoria en estos días de carroña y buitres al acecho.

    Magnífica recuperación, no todo va a ser Con faldas a lo loco...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Imprescinedible...habrá que revisitarla pronto. Au.

    ResponderEliminar
  6. Genial, cruel y real!! Wilder demuestra, de nuevo, que es un maestro fuera de la comedia!!!
    Saludos.

    ResponderEliminar