martes, 17 de julio de 2012

HARAKIRI (SEPPUKU) (1962)

INTRO. Admito sin reservas que ni soy ni pretendo pasar por especialista en cine nipón. Tampoco me considero un lego total, que he visto (entre alguna otra cosilla) parte considerable de las filmografías de Mizoguchi, Ozu y (sobretodo) Kurosawa, pero teniendo en cuenta los sitios que hay por la blogosfera en los que se trata sobre el cine del sol naciente (algunos especializados, directamente) y al nivel que se hace, creo que (honestly) todavía me quedan muchas sopas por tomar. Lo que es una suerte, por otro lado, en la lectura que más me gusta y conviene. Eso si, hoy nos quedamos con la obra magna (para mí) del que por consenso más o menos generalizado vendría ser "el cuarto en discordia" de los grandes realizadores japoneses: Masaki Kobayashi y la que, tiremos de la manta, es mi film favorito facturado en aquel país de la mano con la "Rashomon" kurosawaiana (bueno, y quizá también "La fortaleza escondida" del propio Sr. Akira, que es como un fetiche personal hace largo años inculcado): "Seppuku (Harakiri)". Por cierto, a modo avanzadilla, explico ya de entrada la diferencia entre "seppuku" y "harakiri" (que no se piense nadie que lo del paréntesis es un ardid ideado para que occidente pueda entender el título por lo popular del segundo término) ya que es como bastante primordial de cara a entender del todo el tema: "Seppuku" es un ritual samurai en el que el que lo comete se raja el vientre con la espada corta de autoinmolación para después ser decapitado por un "padrino", y "harakiri" es (sencillamente) el acto de darse muerte clavándose una espada en el abdomen (sin ceremonias, pompas, ni gaitas, vaya). Es decir, en una cultura (la japonesa feudal sel siglo XVII) donde hasta el Tano se llena la boca con el concepto del "honor" la cosa cobra especial trascendencia: lo uno es el acto definitivo (y más que loable) de un samurai y lo otro es un suicidio al uso sin más.

SINOPSIS "PRESTADA". Un samurái, pide permiso para practicarse el Seppuku (o Harakiri), ceremonia durante la cual se quitará la vida abriéndose el estómago al tiempo que otro samurái lo decapitará. Solicita también poder contar la historia que le ha llevado a tomar tan trágica decisión.

A FAVOR. Si después de ver las algo más de dos horas de este film te dan ganas de bajar la basura en kimono y con un palo escoba a modo katana no es menester ir a buscar al loquero de guardia que lo tuyo es normal... La dirección de Kobayashi es como para tirar los Killbills (que por cierto a mi me parecen una chuscada del quince, pero eso es otro tema) del que te dije por la ventana por pura causa efecto y la interpretación del protagonista Tatsuya Nakadai solo admite comparación posible con el gran Mifune (poca cosa, vaya), y ojo al odioso señor de la casa que déjalo ir (y que ahora no pienso meterme a investigar el nombre del actor pero se me "quedó" la cara del cabronazo en la cabeza la primera vez que ví la película y...). Te queda bastante claro tras ver el film pero, por si sirve de acicate (y de hacer falta), se debe comprender que aquí es importante hacerse cuanto antes con el contexto histórico del asunto... Estamos en periodo de entre guerras/batallas y los numerosos samurais, de diversa índole y graduación, se ven convertidos (y los que tienen suerte)  en trabajadores rasos, agricultores y demás de la noche al día (algunos se harán fuertes en lo suyo y fundarán la yakuza con los años pero esto no sale en este film), son, por supuesto, los llamados "ronin". Bien, algunos de esos ronin se dedicaban al "mendiguismo encubierto" por la técnica de pedir permiso para practicarse el "seppuku"  en la casa de algún señor pudiente que, por lo general, se limitaba a darles una limosna y enviarlos a la siguiente casa (que friegue otro, vaya) o, a modo alternativa, quedárselos a su servicio para los distintos quehaceres domésticos... En el film de Kobayashi "se ofrece" la variante inesperada (merced a un acto de mezquindad gratuito a más no poder) a uno de esos ronin lo que, a su vez, detona toda la trama posterior... Lo de la katana de bambú, el duelo campestre, la ensalada de sablazos final y la tan hipócrita conclusión (entre tantas otras cosas -vaya el desfile de coletas cortadas por ejemplo rápido-) ya queda, forever, para engrosar la memoria de todo/a el que se acerque a este inolvidable carrusel de majestuosos planos claroscuros donde hasta la rana que salta a un charco al final de cuadro viene a significar algo. Lección de cine mayúscula a katanazo limpio.

EN CONTRA. Que de no haberse visto habría que ir buscándose un "padrino" tras visitar el cajón los cuchillos de la cocina...Bueno, vale, y los amantes de las "grandes soundtracks" lo pasarán mal por la casi total ausencia musical (aunque ya aclaro que malditas las veces que lo hechas en falta).

CONCLUSIÓN. "Harakiri (seppuku)" es al cine de samurais lo que "Centauros del desierto" al de cowboys, ahí lo dejo (mucho más que una mera peli de samurais/cowboys, supongo se entiende). Y eso que no me he querido liar demasiado a comentar el doble rasero y uso de ese "honor" que se nos muestra en el film con la tan exacerbada crítica que se destila o (también) esas puestas en escena tan teatrales como cojonudamente medidas... Imprescindible sin más y a qué alargar, vaya.

GUZZTÓMETRO: 11/10

6 comentarios:

  1. Tiene muy buena pinta; ahora que el cine oriental está de moda, la anoto para verla. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Vaya Guzz, y para ver una peli como ésta que tengo que hacer?, haya alguna logia yakuza donde me puedan prestar una copia? No sé compañero, me pica la curiosidad, todo sea que un día no vean aparecer un Gutthire con guitarra y katana a cuestas que se ponga a rasurar barbas por el hemiciclo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Discrepo en lo del cuarto en discordia, Guzz: ése es Mikio Naruse.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Al final tendre que verla, esta y el remake con tan buenas entradas dan muchas ganas por eso y por que me es menester hacerlo. jejeje.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. "Harakiri (seppuku)" es al cine de samurais lo que "Centauros del desierto" al de cowboys"...pues...tienes razón. Ojiplático me quedé la (lamentablemente) única vez que pude verla, menos mal que siempre tengo bien a mano mi pack en DVD con la trilogía de "La condición humana"

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Ricard. Te la recomano encarecidamente y a ciegas. Dan ganas de comprarse una katana y salir a la calle para impartir justícia a discreción.

    Chals. Puede que este en el portal "Descarga cine clásico" mestrefriend. Y en cuanto a lo del hemiciclo... No te acerques a los vertederos que esta lleno de mafiosos de NJ !

    Gonzalo. Apuntado (y captado cual tesoro que no he visto nada, acepto sin ambages mi ignorancia, de este señor -si me quieres recomendar alguna...-) queda Gonzalo.

    Javier Ramírez. No he visto el remake de Miike (dicen que ha rebajado la hemoglobina habitual para el caso -por lo que se potencian las posibilidades de que me acerque al tema-) Javier pero por esta me juego los cuartos y los quintos sin reservas.

    Cooper. Cachís... Estuve a punto de poner, y al final se me olvidó, en el contrato que formaliza legalmente a los Guzzer del mes que estos, en deferencia, debían darme sin preguntar sus trilogías maestras de Kobayashi sin preguntar... Tesorazo tienes en la casa Agente !.
    Abrazo guzzero x 5

    ResponderEliminar