jueves, 30 de agosto de 2012

CICLO Mr. ALLEN: 14. "HANNAH Y SUS HERMANAS" (1986)

                      "Nadie, ni siquiera la lluvia
                       tiene manos tan pequeñas".

INTRO. Ese es el final del poema de E.E. Cummings que usa el pájaro de Caine en este film para tratar de seducir a su cuñada, una guapísima Barbara Hershey que proyecta (o a mí me pasa al menos) desde aquí unas ganas de recuperar "El ente" como bastante acuciantes... Por lo demás se despide con esto un agosto atípico en el espacio, más marcado por "rocanroleos" que por "cineradas" (y más o menos en la proporción contraria a lo habitual). Eso sí, lo hace como empezaba, con el Sr. Allen y para la ocasión con una de sus referencias más consensuadas. Que además, particularmente, me parece que mejora en mucho (muchísimo, en verdad) su entrega inmediatamente anterior de la "rosa púrpura". Y antes de meternos en harina una breve curiosidad... Estaba hace un par de días recuperando este film por a saber qué ocasión y a fin de realizar el presente posteo y, de repente y en una de estas, me quedé completamente mosca con la mujer que hace de madre de las tres hermanas: "coñe, esta cara, esta cara...". En resumen, se trata de Maureen O'Sullivan ya en edad muy avanzada quién, como muchos/as ya sabrán, no es otra que la guapísima Jane que aparecía en tantas y tantas de todas aquellas pelis con Chita y el otro. Y, aclarado el misterio, al tema.

"SINOPSIS PRESTADA". Tres hermanas de caracteres muy diferentes, hijas de un maduro matrimonio de actores, mantienen entre sí una estrecha relación. La mayor, Hannah, la que tiene un carácter más fuerte, está casada con un rico empresario y su vida parece equilibrada, perfecta. Actriz de éxito, esposa y madre ejemplar, se ha convertido en el centro de gravedad de toda la familia. Holly, la segunda, sensible e inestable, sueña con ser actriz. Lee, la pequeña, es una ex-alcohólica que vive en una buhardilla del Soho con un pintor minimalista mucho mayor que ella. Mucho menos afortunadas que Hannah, suelen recurrir a ella cuando necesitan consejo o tienen problemas económicos. Pero esta situación comienza a tambalearse cuando Elliot, el marido de Hannah, se enamora de una de las hermanas de su mujer.


A FAVOR. Siempre me ha parecido que las mejores referencias de Allen son aquellas donde el leit motiv de arranque  queda en segundo plano, superado por la interrelación entre personajes (para mí, seguramente, el punto más fuerte del cineasta, dada su ingeniería verborreica natural). Y escribía antes lo de que prefiero ésta en mucho a  "la del Cairo" porque en "Hannah" no hay una idea motriz y un montón de chistes/situaciones flotando alrededor con mejor o peor suerte... Sea esa idea alguien que sale de una pantalla de cine, o alguien hipnotizado, o alguien que se queda ciego, o alguien que se hace invisible, considerable etc... Que, ojo, el tipo es tan bueno guionizando que hay un ingente considerable de pelis que con eso ya les vale y sobra para funcionar (hasta llegar a flirtear a veces con la pura "masterpiece", caso de "Sleeper", "Otra mujer" o "Zelig" por rápidos y muy distintos ejemplos). Pero no ocurre eso en Hannah, ni en "Manhattan", ni en "Delitos y faltas", ni en algunas otras que aunque, repito y obviamente, cuentan con una idea inicial a modo premisa (como el 99'9 % del resto de largometrajes existentes, nos jodió) se hayan cimentadas sobretodo, y de mas que marcada forma, en los diálogos y en lo que de ellos se extrae. A sumar para la ocasión que es el primer acercamiento de Allen a un planteamiento más abierta y puramente coral avezado a un film que alterna comedia y drama, como en sus más mejores registros/logros (que existen previa y coralmente escribiendo "Interiores" y "La comedia sexual...", sí,  pero sendos films son drama y  comedia respectivamente y de manera muy acusada).
Y es que puede resultar fácil pensar de primeras que estamos ante "una típica comedia de Woody Allen"... hasta que empezamos a pensar en lances y personajes concretos y caemos en la cuenta que, cuidado, hay más carga dramática de lo que parece ahí en medio. Y es entonces, tambíen, cuando mejor vemos el principal valor del film: su agilidad narrativa, en drama o comedia, absolutamente definitiva. Estamos hablando de cinco personajes principales y otros tantos secundarios pero con cierta presencia en el todo resultante al hacer recuento, y de casi hora y tres cuartos (algo inédito o poco menos en el cineasta) de un film que se pasa, al fin, en medio suspiro. Y, claro ni qué decir, el triunfo principal de esa tan lograda cadencia es lo bien definidos de unos personajes interpretados, por otro lado, en una horquilla que oscila del "muy bien" al "magistralmente", al encontrarse éstos con unos diálogos donde la pluma del famoso gafotas andaba fina fina, de verdad. Y a esos personajes vamos... No sorprende que Caine y Wiest ganarán sendos oscars y algunos premios más (así como el propio film) siendo sus roles los más cachondos o atacados, cada uno a su manera, solo superados por el propio Allen que, al otorgarse el papel de hicondríaco total (what a strange !), se sale de tablaturas. Por otro lado tenemos a la Hershey, guapísima, con el papel femenino más completo y el que cuenta con las mejores escenas de ámbito dramático de largo con especial atención a esos mano a mano con el gran Von Sydow que borda el mejor papel puramente secundario en ese ermitaño, enfermizamente pagado de si mismo hasta alcanzar la más absoluta y aborrecible misantropía. Y fantásticos todos en definitiva, desde la Fisher hasta Waterson pasando por la antes mentada y clásica O'Sullivan.

EN CONTRA. Ya sé que al final va a parecer que le tengo manía y tal (que algo de eso hay, no lo niego), pero es que realmente el papel de la Farrow como la hermana pluscuamperfecta desmerece bastante en comparación a los otros cuatro protagonistas principales... Por momentos produce algo de repelencia y hasta no extraña que a Wood... , estooo, a Caine le de por pegársela con la otra. Además, integra a su vez la cuota de snobismo de las clases pudientes "manhattaneras" tan habitualmente vacuas y que Allen suele dibujar/parodiar tan bien... Aunque, bueeeno vaale, no es por culpa de la actriz (o casi seguro) sino por lo recalcitrante del arquetipo, encontrando aquí lo único no excelente de un libreto que si lo és por todo lo demás que ofrece y presenta. Sea como fuere, eso hace que hoy a la postre le caiga el 9/10 en el Guzztómetro (tm) en vez del pleno... Aunque ojo: ya he explicado, muchas veces por eso (y aclaro), que la diferencia entre el 9 o el 10/10 responde muy frecuentemente al estado de ánimo que toque del que suscribe (hoy por ejemplo al "Hombre que pudo..." le pondría el pleno que no le puse hace ya bastantes meses). Tampoco cabe disculpa por ello creo, que ya es lo que tiene ser humano, que uno se sabe falible -y si no lo lleva claro, a no ser que sea algo o muy simple- por ser imperfecto (con las salvedades de Groucho y la Tierney -por motivos tan claros como distintos-, y quizá Elvis Costello) y tal.

CONCLUSIÓN. Magnífico film de un Woody Allen que encuentra un más que logrado equilibrio cómico/dramático a través de una serie de personajes (con la excepción que -para mí- falla un algo y ya planteada) y diálogos más que logrados que, de hecho, pueden (lo uno y lo otro) destacarse sin problemas incluso llegado el momento de enumerar sus más mejores cimas realizadas.  Hermosa y/o divertida según momentos y más que recomendable en cualquier caso (y soplagaiteces guzzeras al margen), quedándose uno siempre especialmente para el recuerdo con el romance Caine/Hershey y la "cita" entre la Wiest y el propio Allen (la banda del garito si alguien tiene curiosidad se llamaba 39 Steps, que lo he buscado, y ahí abajo dejo la escena).

GUZZTÓMETRO: 9/10


5 comentarios:

  1. Aunque me gusta, Guzz, me parece un tanto cutre a nivel formal (excepto el magistral travelling circular de la comida). Al contrario de lo que tú dices, "Hannah" me parece inferior a "La rosa púrpura", que es una pequeña obra maestra.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. a mi la mayoría de las Allen de esa etapa me parecen 10/10... en la ultima década ya se complica pero Woody esta en el panteón de los mas grandes... sin dudas...

    me gustaría saber como te arreglas para hacer un top 10, digo, en los comentarios de mi ultimo post en mi blog.... salu2...

    ResponderEliminar
  3. Hannah es para mi un referente. Es una especie de abrelatas perfecto para iniciados en la obra de Allen. Lo tiene todo y en sus dosis justas.

    Caine es uno de mis actores favoritos de todos los tiempos, y aqui esta inmenso. Me encantan las escenas en la liberia y dando las vueltas a la manzana para encontrarse con Hersey ("dios mio, que hermosa es").

    Coincido en que me sobra Farrow pero el resultado es sobresaliente. Para mi, una obra genial y que no desmerece con sus obras pluscuamperfectas como Manhattan.

    ResponderEliminar
  4. ¡Uy! para mi esta esta entre las cinco inmortales de Woody, La Rosa... también pero esta es inmortal, el plano de la comida. En mi opinión esta es de 10.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Doncs, per a mi "La Rosa..." és un divertimento, un divertimento magistral i poètic, però no té la càrrega dramàtica de "Hannah...". Definitivament em quedo amb aquesta.

    ResponderEliminar