sábado, 4 de agosto de 2012

CONAN, EL BÁRBARO (1982)

INTRO. Como ya he comentado en alguna ocasión siempre he sido bastante o muy seguidor de las martingalas estas de la "fantasía heroica" (y/o similares). Sumado ello, para la ocasión,  a que también soy acérrimo de los cómics basados en la obra literaria sobre el famoso cimmerio de Robert E. Howard, pues la verdad... para qué más. Y es que pasan los años y ahí donde "espidermanes", "hulkes", "vengativos" y demás historietas superheroicas de la Marvel me acabaron por aburrir (con algunas excepciones, claro, que yo soy muy -y especialmente- de los X-Men a partir de Claremont o aquel Daredevil de Miller y sin olvidar el Thor de Simonson -y entre alguna que otra cosilla-), Conan permanece. Tan pancho y espadote en ristre... Así que, y sin entrar en valoraciones sobre el original novelesco, la cosa con el fin de hoy para mí és: ¿está este tan conocido film a la altura del trabajo desarrollado por el gran Thomas, B.W.Smith, Buscema, De Zuñiga, Adams, Chan y demás?, o bien, ¿estamos ante una digna puesta de largo on screen del enorme cimmerio o un festival de collejas burreras, a lo Bud Spencer, de "Chuarche" y poco más?...
La producción del film tiene su historia, desde luego. El tal Pressman, uno de los dos productores, quedó impactado por la presencia del futuro senador californiano en alguno de sus films anteriores y le pareció perfecto para dar vida al gigantón Conan... ahora solo le faltaba un socio que apoquinara el pastizal necesario. Lo que nos lleva de cabeza, cómo no, a De Laurentis, quien tras asimilar la propuesta decidió que vale, que le iba la juerga. A partir de aquí se contrata para el libreto, faltaría, al ya mentado y muy honorable Roy Thomas, el guionista más importante del periplo de Conan por el mundo del cómic en sus no pocos años de historia y, por extensión, la persona que más ha hecho por la difusión del personaje sea al nivel que se quiera solo por debajo del propio creador (y a veces hasta de eso hay dudas). Sin embargo el trabajo de Thomas se considera "poco cinematográfico" y se contrata a un jovenzuelo Oliver Stone que, tras empaparse hasta el tuétano de las historias del rey de los mascaos hyberios, presenta una historia repleta de escenas con un trillón de extras y, en general, mucho más espectacular (aunque, obvio, mucho más carente de profundidad en historia y personajes). Esto, cómo no, ya se ajustaba mucho mejor a las intenciones recaudatorias de la dupla productora (que acabarían triplicando ganancias a los gastos, por cierto). Pero, claro, era irse de un extremo a otro... Finalmente se contrata al director Milius (que Stone quería hacerse cargo pero le dijeron que se fuera a comprar unos donnettes si eso) quien iba loco por hacer "una de vikingos" desde hace largo tiempo y, tras repasarse el personaje él también, cayó en la cuenta que la cosa se ajustaba a sus intenciones en no pocos puntos. Milius le pegó pues las tijeradas finales al tan manoseado guión hasta dejarlo como lo conocemos. Dicho guión, a la postre, se resiente de tantas "zarpadas" y alterna guiños míticos para solaz de los fans del cómic/personaje (la cueva con la espada, la crucifixion, esa vuelta de entre los muertos de la amada al rescate -aunque no sea Belit- o entre otros, y por supuestísimo, la ascensión a la torre que recuerda a la inolvidable "Torre del Elefante" -uno de los más míticos relatos/historietas, sin duda que valga-) con unas licencias que, la verdad, no joden tanto por el mearse encima del seguidor purista/clásico sino por los innegables vacios de ritmo y cohesión argumental que generan. Y como guinda, que esta es de las buenas, que se sepa que la producción de la peli en cuestión estuvo a punto de irse a hacer gárgaras por culpa de Swarzenegger y con todo el asunto de la pre-producción finiquitado... Por lo visto el lumbreras del Chuarche al entrar por primera vez en el despacho de Dino De Laurentis (un hombre con una mala leche importante, por lo que se dice-cuenta-comenta) le espetó: "¿Y por qué necesita un hombre tan pequeño un despacho tan grande?", como para hacerse el simpático... En sintésis, no creo que se sepa nunca lo que tuvo que llegar a arrastrarse realmente el Sr. Milius para convencer a De Laurentis de que no se echara atrás y lo enviara todo a pastar barro de manera fulminante (que el mosqueo fue mastodóntico, cuenta la leyenda). Es un misterio. Como el de la "leyenda del secreto del acero" de los huevos, o también, "por qué una introducción a un texto no puede ser más larga que el propio texto"... Crom nos asista a todos.


"SINOPSIS PRESTADA". Un niño que pertenece a una tribu primitiva graba en su memoria los rostros de los guerreros que han exterminado a su familia y a él lo han vendido a unos mercaderes de esclavos. Años después, el joven se ha convertido en un forzudo y valiente guerrero.

A FAVOR. Pues que aún con sus lacras a cuestas el mejunje final lo que se dice entretener, entretiene. Swarzenagger se ajusta al Conan-armario-empotrado made in John Buscema (aún a pesar de cambiar pelo castaño claro por el moreno habitual) que en definitiva es su caracterización más popular (con permiso del original del cómic y bastante más estilizado de Barry Smith) y, teniendo en cuenta que el personaje no demanda precisamente una serie de matices a lo E.G.Robinson en "La mujer del cuadro", la cosa le queda la mar de apañá. De los secundarios me quedo, por supuesto, con el malvado y tremendo James Earl Jones (cuya voz debiera ser enlatada y lanzada al espacio para ver quién tiene bemoles de invadirnos nunca jamás) encarnando a Thulsa Doom (enemigo acérrimo de Kull, otra de las creaciones de Howard y antepasado oficioso de Conan -volvemos al tema licencias, si ... e incomprensible para el caso teniendo a todo un Toth-Ammon del que disponer, pero bueno...-), sin animarme a destacar a ninguno/a de los demás intérpretes sea para bien o para mal... Y habría opciones ojo, y sin recurrir al Jorge Sanz niño o a "mamá" Nadiuska, que (coñe) sale el descomunal Von Sydow por ahí en medio... pero, lástima, en un papel más cercano al figureo que otra cosa. Las localizaciones son cojonudas, eso si. Rodada íntegramente en tierras españolas (Almeria, Segovia y Cuenca, para matizar) y logrando transmitir sin mácula los contextos habituales de buena parte de las andanzas cómunes de Conan. De comer a parte queda la impagable soundtrack de Basil Poledouris que se te queda grabada a fuego en la almendra ya de buenas a primeras (y pensar que había uno de los productores que quería poner heavy metal del guarro por ahí en medio...). Así, en definitiva y para no estirarlo más, tenemos al fin esa puesta de largo on screen de un Conan que, sin ser todo lo que podría, logra engañar bien al hambre (al menos según te pille) aunque no alimente todo lo que pudiera... Y, ojo, que el bodriazo infumable en formato videoclip de la Mtv del pasado año la ha revalorizado cosa seria... Y, vaaale, la lechuza al pobre camello, de acuerdo.

EN CONTRA. Muchas veces cuando alguien, y yo el primero, ve un film/serie basado sobre otra obra (del medio que toque) del que se es seguidor desde hace largos años se cae fácilmente en la trampa de no valorar esa versión de manera intrínseca, evacuándola del original. Tratando, de verdad, de pasar por encima de eso (que Valeria se parezca al personaje original en el rubio del pelo y nada más, lo de Thulsa como enemigo cuando murió siglos antes en la mitología de Howard -y aunque Thomas lo resucitara en cierto momento-, que Conan fuera esclavo cuando nunca lo fue, y un muy -MUY- considerable etcétera) nos encontramos que lo ya mencionado del baile de screenplays le juega una mala pasada al ritmo de este film que, realmente, empieza cojonudo en esa primera mitad para amuermarse después de manera palpable, guste o no de admitir, y hasta un final que es correcto pero para el que uno ya anda algo desanimado o disperso. Correctas caracterizaciones, impecables localizaciones/contextos, magnífica banda sonora... guión bastante mejorable...

CONCLUSIÓN. El gran problema de este film es ese recurrente "está bien, si... pero con lo qué podría haber sido ...!" que le viene a la cabeza a todo fan del personaje/cómic de los de verdad y que se precie,  y a su vez y para el no "conanólogo" (o el que más sabiamente, en relación a los de antes, prefiera olvidar que lo és, consciente que una peli no es lo mismo que un cómic), esa montaña rusa de fallos/aciertos en que entra el film tras poco más allá de la escapada de la torre y hasta el final... Eso si, que es Conan joder, los aciertos tampoco son pocos y aunque no me parezca recomendable a ciegas y con todas las de la ley (guzzera, para el caso), es la mejor versión en pantalla del personaje definitivo de las aventuras de espada y brujeria nunca habido en este planeta y parte del extranjero... Ay, voto a Crom, si pusieran un par o tres de Conan y algún Terminator a mi servicio... verías tú los políticos que iban a quedar...

GUZZTÓMETRO: 7/10

3 comentarios:

  1. Pues no hace años que la vi, madre mia, creo que no es la que mas recuerdo de estas de espadas y forzudos, recuerdo mas Athor y El señor de las bestias, creo, pero tengo un recuerdo de peli entretenida, sin ser mi genero favorito, lo mismo hasta la recupero...que coño!
    saludos

    ResponderEliminar
  2. Chuacheeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!

    ResponderEliminar
  3. Una peli bien entretenida, con escenas tan buenas como la sucesión de elipsis en las que se ve a Conan crecer mientras da vueltas, vueltas y más vueltas…

    Un abrazo.

    ResponderEliminar