miércoles, 5 de septiembre de 2012

EL EXTRAÑO (1946)

INTRO. Una de las cosas que más respeto me generan a la hora de considerar al (indispensable) maestro Welles es el hecho de que, ante todo, este señor era un "currante del medio" a la par que artista. Su obra queda bien servida de colaboraciones de diversa índole, numerosas incursiones en el documental así como, también, corto y mediometrajes (y más) cuando por otro lado, y los ejemplos serían ingentes, podría haberse quedado viviendo tranquila y fácilmente la buena vida del director-estrella... Y con más razón que prácticamente nadie, por cierto. Y empiezo con dicho planteamiento porque, particularmente, nunca ha dejado de sorprenderme lo exiguo (por lo menos en relativa) de largometrajes propiamente dichos y firmados en solitario que integran sus cuatro décadas (aprox) de carrera. A recordar: "Ciudadano Kane", "El cuarto mandamiento", "El extraño", "La dama de Shangai", "Macbeth", "Otelo", "Mr. Arkadin", "Sed de mal", "El proceso" y "Campanadas a medianoche" (a sumar ese magistral ejercicio "metacinero" que és "F. for Fake"). De esas diez (+1) referencias hoy nos quedaremos con la tan "noirense" tercera, pero antes algunos conceptos guzzero-wellseros que se pueden compartir o no pero allá van igualmente: de sus incursiones shakesperianas me quedo antes con "Macbeth" que con "Otelo" (que ahí queda también) aunque, eso sí, "Las campanadas", y su sublime colección de brillantes licencias, serían las que se llevan la palma en este apartado; "Mr. Arkadin" sin ser "Kane" me parece un film claramente infravalorado; y sin parecerme en absoluto sobrevaloradas (que me gustan la de dios, sobretodo la primera y ni qué decir) lo cierto es que en mi tan humilde opinión "Sed de mal" y "La dama..." rallan algo sensiblemente por debajo de esa maravilla titulada "El proceso", que ya comentaré en otra ocasión... Lo dejo por hoy en que a mí me cierra el podio de tan necesario artista solo por detrás de ciudadanos y mandamientos. Y, ahora ya sí, "The stranger" y su cine negro de muy apreciable octanaje por mucho que el propio Orson afirmara que se trata de "su peor película"...

"SINOPSIS PRESTADA": Wilson, un agente de la comisión de crímenes de guerra, está buscando a Franz Kindler, uno de los cerebros de los campos de exterminio nazis, que ha conseguido huir sin dejar huellas. Siguiendo la pista de un antiguo camarada de Kindler llega hasta Harper (Connecticut), donde es asesinado antes de poder identificar al fugitivo. La única pista que le queda es la fascinación del criminal nazi por los relojes antiguos.

A FAVOR. Un lustro después del "ciudadano" más famoso de la Historia del Cine se estrenaba ésta "El extraño". Y una de las cosas que más gracia me hacen és, descubrir hoy para el posteo, que su tan controvertido guión (Welles renegó de él y cuenta la leyenda que en verdad lo escribió -parcialmente o no- un jovenzuelo Huston en uncredited) fuera nominado al Oscar... Aquí me quedaré un poco con el maestro y también con las apreciaciones de la Academia... Tiene la historia algunos pasajes despachados con una ligereza algo chusca (siendo la abrupta investigación a modo intro -asesinato y "desaparición" del cuerpo inclusive- y el tan forzado rol de la anciana haya los puntos más candentes), sí. Pero, al mismo tiempo, tiene algunas escenas resueltas con la legendaria maestría visual que atesoraba este señor y que, por supuesto, valen por centenares de otros filmes (y no solo a los picados y contrapicados de la relojera resolución me refiero). A sumar unas interpretaciones magníficas por parte del propio Orson o del siempre inmejorable Edward G. Robinson, bien acompañados por una Loretta Young que pasa de la "tontorrona engañada a modo florero" a un dispendio de distintos matices que merecen ser destacados y que, finalmente, equipara su trabajo al nivel del par de colosos (sino por encima, en la parte final). Film recomendable en definitiva porque, mandangas al margen, el género negro se adapta visualmente al mejor Welles que, recordemos, no es cualquier hombre sino el tercer... Justita presentación, nudo con claroscuros pero marcadamente a más merced a lo explicado de las interpretaciones destacadas y, eso sí, un muy memorable desenlace.

EN CONTRA. Que no estoy nada de acuerdo con esa apreciación que he leido en una crítica ajena de que el film es "fallido" empezando porque como puede ser que "uno de los cerebros de los campos de exterminio nazis" se deje cercar tan fácilmente... Es lo de los trompicones de libreto ya sugerido: la investigación del rol de Robinson no empieza con el film, se presupone (y queda evidente, en verdad) que el tema viene de lejos y lo que se nos explica en el grueso del film es la parte final de esas pesquisas. Se pueden criticar algunos pasajes por lo pillado o precipitado, cierto, pero si aténdemos a que ya de entrada no media misterio ni intriga alguna con el personaje de Welles (se sabe que es más turbio que una sandía beige ya desde el poster) y que el todo se cimenta -mayormente- en el tema interpretativo, el asunto (entre interpretaciones y ángulos noirenses impecables) gana muchos enteros.

CONCLUSIÓN. El film sobre el que Welles más renegaba sigue siendo una apreciable muestra del género negro en su década de mayor esplendor. Y es que se trataba, al fin, de demostrar a los Estudios que podía entregar un film con escueto presupuesto y en los plazos previstos (a fin de conseguir los medios para zambullirse en otros proyectos que tenía en mente, pero ese es otro tema). En resumen: prueba superada que se dice y notable ejercicio de estilo aún con todos los "pero" que se quiera y pretenda enumerar en la chepa (y aún a pesar de la propia y tan beligerante visión del tema que tenía el genial cineasta).

GUZZTÓMETRO: 8/10

11 comentarios:

  1. A mí también me parece ésta una película notable, Guzz. Por otro lado, yo no pondría "El proceso", a pesar de ser excelente, por encima de "Sed de mal", que considero, junto a las dos primeras, su obra maestra.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. "Sed de mal" es tan buena que ni los limitados registros del (siempre funcional sin más) Heston dejan huella que valga, desde luego. Esta ahí la cosa y mi tercera y cuarta opción van casi pegadas para el caso... Pero ese minúsculo plus de "distinta" me hace que "El proceso" le gane a la otra en la fotofinish por un pelo erizado y sin cortar de la nariz. Ambas insaltables, claro y abrazo guzzero Gonzalo.

    ResponderEliminar
  3. Es una película estupenda pero quizás ha sido llevada a un segundo plano debido a la sombra de otras grandes películas de Welles y a que al propio dicrector tampoco gustaba.
    Personalmente, Edward G. Robinson es un actor que siempre me ha gustado mucho y creo que tampoco ha sido reconocido como tal.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. En esta ocasión permíteme sólo una pequeña discrepancia, Guzz, y es que no pongas en lo más alto su película Sed de mal.
    A mí El extraño me gustó a pesar, como haces notar en la entrada, de sus imperfecciones. Creo que de no tener estas imperfecciones sería casi casi una obra maestra, y con un poder de fascinación bastante grande.

    Un saludo, Guzz. Muy buena entrada.

    ResponderEliminar
  5. Eso sí, lo malo de esas imperfecciones, me refiero a las de El extraño, es que parecen rascar más que otras de otras pelis tipo Vértigo en las que no se tienen tan en cuenta al no formar una parte esencial de lo que acontece y la forma en la que lo hace.

    Ciao, Guzz!

    ResponderEliminar
  6. Creo que tendriá que volver a verla, en su momento me dijo más bien poco, no la tengo nada fresca, además era una edición en Dvd francamente mala.

    Saludos
    Roy

    ResponderEliminar
  7. Guzzest, buenas noches, era para ver si tú conocías alguna buena página gratuita para ver buen cine en internet, que sea online, nada de bajar. Abrazo y gracias.

    ResponderEliminar
  8. El final en la torre del reloj es fantástico. Pero el guión tiene también sus buenos momentos, como cuando el nazi se descubre por su comentario antisemita al referirse a Karl Marx ("no era alemán, sino judío").

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Creo que coincido con el apunte de Gonzalo Aróstegui al considerar "SED DE MAL" uno de los mejores trabajos de Welles, junto al "CIUDADANO" y "LOS AMBERSONS". "EL PROCESO", como la práctica totalidad de lo que hizo el genio de Kenosha, es una película de poderoso atractivo y anonadantes hallazgos de puesta en escena, posiblemente la mejor traslación fílmica con la que hubiera podido soñar Kafka para su novela; pero no alcanza, según mi apreciación, los excelsos niveles de las anteriormente mencionadas.
    En cuanto a "THE STRANGER", me parece su película más discutible, un pequeño film que Orson Welles realizó tal vez para demostrarse a sí mismo y, sobre todo, a los escamados productores de Hollywood, que podía, si se lo proponía, reprimir su rompedora creatividad y rodar como cualquier disciplinado artesano. Sólo en la secuencia final desarrollada en lo alto de la torre del reloj, se deja notar la fuerza y originalidad del estilo wellesiano.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Muy apreciable película como dices, que en mi opinión tiene el mayor problema en el principio de resolución del caso, porque ¿como puede hacer un comentario tan evidentemente naci en la comida, negando Welles que Marx fuese alemán porque era judío?, con la inteligencia que se le adjudica al personaje, yo he leído u oído en algún sitio que Welles tubo que cambiar detalles del guión en varias ocasiones y que el presupuesto fue mermando en pleno rodaje, no lo sé...
    De todas formas me parece una muy buena película, con el sello evidente del maestro Welles.
    Por cierto yo siento debilidad por Sed de Mal, ademas del resto que comentas...
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Me encanta esta peli, me recuerda mi tierna infancia! Aunque le falta un pelin para ser obra maestra!
    A+

    ResponderEliminar