viernes, 7 de septiembre de 2012

SMOKE (1995)

INTRO. Cuando hace unos días puse la listaza esa de los cien films a fin de celebrar los cien miembros de su humilde espacio guzzero uno de los ilustres comentaristas se sorprendía de mi pleitesía hacia algunos films más o menos contemporáneos (entendiendo hoy como tal, y a ojo, el último par de décadas). Tampoco son muchos, de cien no creo que se exceda la media docena (aunque ahora no pienso ponerme a rebuscar), pero hoy en cualquier caso nos quedamos con uno de mis films más favoritos de esos noventa... y de muchas otras décadas, ya puestos: la preciosa "Smoke", dirigida por Wayne Wang y, maxime, escrita por Paul Auster. Un film que, sin duda, recomiendo no solo ver (obvio) sino también recuperar con cierta asiduidad y de la misma forma que recomiendo respirar. Y antes de entrar al tema, recomiendo igualmente el rematar la visualización de este film con la inmediata recuperación de "Blue in the face" -http://citizenguzz.blogspot.com.es/2008/07/blue-in-face-1995.html-, su hermana menor (pero más cachonda) rodada simultáneamente y que se basa principalmente en el imprescindible rol de Auggie que el gran Keitel nos deja ("regala", sería más correcto) para los restos. ¿Quién dice que no hay "masterpieces" en el cine del último par de decenios?... Pues yo mismo en plena sobremesa, golpeando la susodicha y con alegre y jacarandoso copaso en mano... Pero faltaría: hay excepciones (claro qué sí) y, para mí al menos, "Smoke" es de las más requetesonadas. Puro caviar ahumado.


"SINOPSIS PRESTADA".  Brooklyn, verano de 1987. Un grupo de personas frecuenta el estanco de su barrio. Auggie Wren (Harvey Keitel), el estanquero, es el gran confidente de todos ellos. La rocambolesca historia de cómo consiguió su cámara fotográfica y de por qué se decidió a elaborar su singular colección de fotografías -el mismo encuadre de la casa de enfrente a lo largo de 14 años- le dará por fin un argumento a Paul Benjamin (William Hurt), prestigioso novelista en crisis. Paul, a su vez, ayudará a Rashid (Harold Perrineaud Jr.), un adolescente negro algo desorientado, en la búsqueda de su padre, que resulta ser un modesto mecánico (Whitaker) que intenta rehacer su vida. El círculo vital se cierra cuando estos contactos humanos implican de tal modo al propio Auggie que le obligan a asumir su olvidada responsabilidad respecto a Ruby (Stockard Channing), una antigua novia con la que tuvo una hija (Ashley Judd), que ahora, ya adolescente, pasa por un momento muy difícil.

A FAVOR. Pues que de verdad que oyes pasar la páginas por momentos. Directamente. Tuve mi  gran temporada "paulaustera" hacia mediados de los 90's (la "trilogía" y la "música" son magníficas pero mi mejor recuerdo es para esa "Leviatán", que hechiza la muy cabrona y  a ver si recupero que ya toca). Y se nota, en todo momento. que la trama de "Smoke" viene de la mano del autor de las pedazo novelas sugeridas en paréntesis precedente: destinos que se cruzan, personajes ordinarios solo siempre en apariencia y pequeñas historias cotidianas que ascienden a épica (que, gracias a Auster, muchos descubrimos entonces que también podía ser "pequeña").  Los diálogos, todos ellos (y aunque haya cosas concretas donde la aguja del "acertómetro" se sale del aparato), no dejan lugar a vacia abstracción ni al tedio por puro y duro talento desde el libreto. Los personajes, los cuatro principales así como los secundarios están desarrollados con unos matices del agárranse a donde puedan y las interpretaciones de Hurt, Whitaker y el joven Perrineau Jr. principalmente, así como las de toda la retahíla de secundarios son absolutamente intachables (muchos adverbios, sí, pero el film me lo merece), aún supeditadas como están a esa dinamo de carisma inolvidable llamada Auggie, bordada por un descomunal Keitel en el que es mi papel favorito de toda su carrera, no exenta -a su vez y como es sabido- de grandes cimas. El final con "el cuento de navidad" envuelto por la música del Sr. Waits, así como el monólogo que lo relata en boca del estanquero fotográfo, ya son parte de la historia del medio al conspicuo y morrocotudo nivel que ustedes prefieran. Gran film éste "Smoke", adusto y bello a la vez como bien pocas cosas, así como sensible pero sin ñoñerías y alejado de cualquier consideración "gafapastera" ya que, básicamente, es cojonudo y punto.

EN CONTRA. Por poner algo que tiene algunos diálogos (qué básica y naturalmente esto es un filmazo de frases y personajes muy por encima de temas visuales o técnicos) concretos tan brutales que parece que las demás partes del film desmerecen en comparación cuando no és así... Es todo lo que escuchamos (y vemos interpretado) de 10, si a veces se llega a 27 solo queda agradecer sin más a añadir.

CONCLUSIÓN. Como "Stalingrado", "Rompiendo las olas", "Delicatessen", "Muerte entre las flores",  "La mirada de Ulises" o "El secreto de la isla de las focas" (por rápidos ejemplos) uno de los mejores films de los 90 de calle con, además, uno de los papeles/personajes más inolvidables... Le iba a poner un 9/10 en la chocarrada que sigue y me finiquita siempre -o casi- los posteos peliculeros pero, caray, de verdad que adoro éste film... ¿Y la historia de lo de la nieve?... Me cago en diez, no lo hace mal lo suyo no, éste Auster.

GUZZTÓMETRO: 10/10

Pd. Y por supuesto y aunque ya lo puse en alguna otra entrada:



15 comentarios:

  1. Una preciosidad de película, Guzz. Los años noventa fueron cinematográficamente muy brillantes. "Uno de los nuestros", "La chica de la fábrica de cerillas", "Jo Dou", "La bella mentirosa", "El sol del membrillo", "El valle de Abraham", "El maestro de marionetas", "Pesadilla antes de Navidad", "Vidas cruzadas", "Lloviendo piedras", "Principio y fin", "A través de los olivos", "La carnaza", "Rojo", "Exotica", "Caro diario", "Cyclo", "La mirada de Ulises", "Los puentes de Madison", "Cuento de verano", "Rompiendo las olas", "La buena estrella", "Secretos y mentiras", "Tren de sombras", "Titanic", "La delgada línea roja", "Abril", "La eternidad y un día", "El viento nos llevará", "Hoy empieza todo", "Wonderland", "Una historia verdadera"… Creo que no hace falta citar más.

    Un abrazo, Guzz.

    ResponderEliminar
  2. Smoke me encanta, además de lo que citas creo que su ambientación es sublime, ese estanco es perfecto, polvoriento pero limpio, no se...
    Los personajes, el personaje de Hurt es genial, la historia de la foto...
    La traje un día en vídeo para ver en casa con unos colegas y a media película querían matarme... que cosas!
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  3. Mmm mira no recordaba que esta es otra de tantos millones que tengo que ver...

    ResponderEliminar
  4. "Smoke" es un gran título. Pero sus autores no han vuelto a estar ni la mitad de inspirados. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Yo también creo que Smoke es una maravilla. Historias comunes con su épica, estoy muy de acuerdo. Es sencilla y con diálogos, pero eso no la hace menos cinematográfica. Me gusta el buen rollo que desprende. El guión, a pesar de eso de que es sencilla, es buenísimo.

    Un saludo, Guzz. Estupenda entrada.
    PD. Me apunto esa peli de los 90 que citas, Stalingrado. Había oído hablar de ella bien, pero ahora tú la puntúas demasiado bien como para no hacerle caso. Otra que se desarrolla en Stalingrado y que me gustó bastante, como otras cuantas de su director (Annaud), es Enemigo a las puertas.

    ResponderEliminar
  6. Gran pelicula y espejo de mucho del cine independiente 90ero. Aunque al contrario que en muchas de las peliculas de ese cine independiente (que no es lo mismo que interesante) ... aqui lentitud y dialogo y silencio y un tio con una camara de fotos ... means something!. Tengo que recuperarla pronto.

    ResponderEliminar
  7. Extraordinaria. Un peliculón que merece y mucho la pena volver a ver de vez en cuando.

    Preciosa, soberbia, todos los adjetivos son pocos. Impresionante el dicurso de Keytel al final.

    Una película obligatoria, que desafortunadamente muchos espectadores todavía no la han visto.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Muy buena pelicula, de las que me apetecen cuando llega el otoño!Tendre que revisarla proximamenteª
    A+

    ResponderEliminar
  9. Gran peli, que por cierto no recupero desde que dejé de fumar... y es que viéndola te entraban unas ganas de echarte un cigarruelo en la sala sólo comparables a las de tomarte un copazo viendo el "Blackout" de Ferrara.

    Me dejo de chorradas para reivindicar los 90´s como década (la última) en la que se vivió un revival cultural casi digno de los gloriosos 60-70´s.
    El cine es un buen ejemplo así como la música o la narrativa.

    Si nos ponemos a pensar fijo que nos salen al menos 50 obras maestras del cine sin estrujarnos en excesos las meninges.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Coincido prácticamente en todo contigo, Guzz, yo es que es escuchar ese Waits y ponerseme la "gallina en piel". Una pena que a Auster sólo le saliese bien este experimento.

    Saludos
    Roy

    ResponderEliminar
  11. "smoke", Guzz, es una de mis películas imprescindibles... Ya lo has dicho tu, Auster estaba ahí, y esta película la veo cada poco tiempo, y cada vez la disfruto como la primera... Toda ella es una maravilla (como su hermana pequeña...)... tiene tantísimos detalles, de guión, de dirección, de actuación... la cinte de vhs se me jodió... luego la grabé del plus (una noche las pusieron juntas y las pillé de pura casualidad...) y la vi poco porque no quería que el maldito video se volviese a comer la cinta... Grandísima entrada, compañero, grande...

    ResponderEliminar
  12. http://onthesetofnewyork.com/blueintheface.html
    No he podido evitar volver... Para hacerse un tour austeriano...

    ResponderEliminar
  13. Siempre he tenido ganas de verla y con este post me han entrado una necesidad imperiosa...
    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
  14. Peliculón, me voy poniendo al día. Me trae además muy buenos recuerdos de mi período más cinéfilo. Me agrada mucho y la comparto tu opinión en contra (que en realidad no es en contra). Diez de diez, está claro. Abrazo.

    ResponderEliminar