domingo, 28 de octubre de 2012

"COLOSSAL YOUTH" / YOUNG MARBLE GIANTS (1980)


 No sé si "youth", pero "colossal" seguro este único álbum de los galeses YMG. Es éste uno de esos discos fetiche que suelen mentarse entre "lo mejor de ...".  Y no és para menos. Veinticinco píldoras de pop minimalista ("de cámara" que se puede leer de manera recurrente) y muy cercano de las cuales menos de cinco superan los tres minutos. Sin florituras y una producción más austera que la barraca de Carpanta (muchas canciones con dos instrumentos y va que chuta) se entiende la fascinación que inflinge generación tras generación por la palpable personalidad de difícil encontrar que contiene. Y es que pasaron más de tres décadas y, en efecto, "colossal youth" sigue sonando extrañamente fresco a pesar de su tan evidente candidez y, solo aparente, inofensivo envoltorio . En cuanto al trio de músicos en si decir que los tan desnudos paisajes dibujados por los hermanos Moxham encuentran un sentido y razón de ser idónea al encontrarse con la delicada voz de la excelente cantante Alison Statton. Tras esto partieron peras y no grabaron ningún otro elepé, lo que (cabe admitir) propulsa todavía más a este "colossal youth" en su condición de disco icónico cuyo peculiar discurso tan cojonudo resulta tanto para decorado sónico en cenas caseras chupiguays con los amigos (de esas de anuncio, con foundies, woks de por medio y tal) como para evadirse de todo con los cascos echado en el sofá. Magnífico en definitiva. Manténgase a buen recaudo entre los estrenos de Feelies y Violents Femmes (por rápidos ejemplos de compañeros, más o menos, generacionales tan lejanos en sonido como cercanos en espíritu  -y atención fans de Mr. Bragg y hasta de The Fall según cómo, añadiría-) y recupérese de vez en cuando. Además, si echan para atrás sus contados ecos al kraut rock (experimental o no -que a mí mismamente y desde la ignorancia si se quiere es algo que nunca me atrapó a pesar de su incuestionable influencia-) debe tenerse en cuenta que también se evidencia en muchos momentos la ascendencia velvetiana proyectada hasta ésta juventud colosal... más que ninguna otra cosa en realidad y según lo ve el menda. Recomendado, si procede, queda.

2 comentarios:

  1. Bueno, Don Guzz. Eres la primera persona que oigo hablar de este disco creo que en mi vida. Y eso me alegra que no veas porque lo llevo muy dentro. Este disco es la repera o la rehostia. Auténtica joya ochentera atemporal. Este post debería presidir durante largo tiempo en lo ancho y largo del planeta. Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ja ja. Intuía que no me fallabas con semejante artilugio Maese Johnny. A medida que pasan los años más claro me va quedando que, a poco uno escarbe, los 80's le dan sopas con lo que se quiera a lo que sigue. Esto es otro sonado ejemplo. Evasión personalísima e irrepetible la de esta juventud colosal. Abrazo guzzero.

    ResponderEliminar