sábado, 24 de noviembre de 2012

EL HOMBRE QUE MATÓ A LIBERTY VALANCE (1962)

INTRO. En la entrada sobre los "Centauros del desierto" (11/10 sin vacilar en el Guzztómetro) creo que hubo quien me malinterpretó... Sí me gusta, y no poco precisamente, parte significante (que no todo) de la filmografía de Ford que he tenido la dicha de catar. Lo que ocurre/ocurrió es que apostillaba que no soy un incondicional, que hay algunos realizadores que me agradan más. Fin del asunto (tampoco pienso que merezca más cancha). Me parece mucho más interesante ir encarando el film de hoy. Pero antes, ya que los menté... "Los centauros", madre mía que film... Y se entiende através de ese (irrepetible) largometraje que, para muchos seguidores del medio/arte, Ford sea una especie de Dylan que hiciera por el western clásico lo que el de Duluth por el folk, sino más. Esto és: llevarlo al siguiente nivel, pura y llanamente, trascendiendo géneros como quien se sacude una migaja pan de la solapa. La fuerza de  planos y secuencias (tan desorbitadamente abiertos a veces como siempre concretos a su vez) en esa película es patrimonio de la humanidad (y de la galaxia si se quiere)... pintura en movimiento, vaya qué sí. Pero, ojo, que todos Beatles tienen unos Stones y todo Tiziano un Tintoretto... Y hasta, cómo no, "los del desierto" tienen un duro competidor al abarcar la obra fordiana: "El hombre que mató a Liberty Valance", nada menos y para la ocasión. Que, curiosamente si se quiere, es diametralmente opuesta a la otra en no pocos sentidos... La una es épica, una misión/búsqueda a campo abierto (no exenta de otros significados), mientras que la de hoy es más estática (mucho más), aunque también más concreta de acuerdo a sus personajes/diálogos . Ambas son imprescindibles, en cualquier caso, para no alargar y ni qué decir ya a estas alturas.

"SINOPSIS PRESTADA". Un anciano senador del Congreso de los Estados Unidos, Ransom Stoddard (James Stewart), relata a un periodista la verdadera historia de por qué ha viajado junto a su mujer Hallie (Vera Miles) para acudir al funeral de un viejo amigo, Tom Doniphon (John Wayne). Todo comenzó muchos años atrás, cuando Ransom era un joven abogado del este que llegó en diligencia a Shinbone, un pequeño pueblo del Oeste, para ejercer la abogacía e imponer la ley. Poco antes de llegar a su destino, es atracado y golpeado brutalmente por el temido pistolero Liberty Valance (Lee Marvin)...

A FAVOR. Aunque, nadie se engañe, "Liberty Valance" és a pesar de lo vertido en la "intro" un film visualmente muy potente (la escena del asalto inicial misma o esos ambientes cerrados donde Ford no deja espacio por llenar on screen, vayan como rápidos ejemplos -y sin omitir que cuando sale la Miles parece, a veces, que sale el sol aunque sea medianoche-), és a mi humilde parecer en la construcción de roles y (SOBRETODO) en el significante que representan donde ésta película ya excelente de por si, sin ulteriores lecturas, alcanza el cielo definitivamente... No sé realmente si lo de "western crepuscular" es una pseudoetiqueta que alguien se inventó exclusivamente para Ford, o para él mayormente, pero es que a veces no me queda otra que pensar. A sumar ahora lo magistral de elegir el flashback como introducción (y mayormente como se utiliza) donde se nos muestra lo recogido de lo sembrado tanto tiempo antes. Sí, el factor tiempo es también/nuevamente importante en este film (hay, por nuevo ejemplo, un lapso por ahí en medio en el que se nos deduce rápido que ha transcurrido un largo intervalo en la trama sin que, gran mérito, ésta se vea cercenada en modo alguno). Pero, volvamos, la mejor manera de asimilar y disfrutar el asunto, siempre según lo ve el menda, es sintetizando a los tres roles principales. Tenemos primero a un James Stewart (algo panoli, que el personaje lo requiere) que nos trae "leyes y ilustraciones" al far west con marcado espíritu pionero...  Éste representa la evolución, los nuevos tiempos que han venido para acabar con "la ley del más fuerte/rápido" que rige, cada vez menos, el presente. Le sigue un pérfido Lee Marvin, retrógrado y celoso de dicho presente como el forajido que és (y le encanta ser ya que no conoce otra realidad)... Aquí está uno de los golpes maestros del realizador para mí: si se analiza un mínimo el personaje de Marvin, Valance, no tiene razones inmediatas para detestar tanto al personaje de Stewart pero, sin embargo, no se pierde ocasión en pantalla para que el malvado muestre su desdén y antipatía natural por el otro (miedo a los cambios en definitiva y, para lo que nos ocupa, el fin de una acepción de  vida que se presumía firme hasta ahora... pues si no és este "panoli" será el siguiente, por supuesto). Y a la postre tenemos al Duque, claro. Que es cuarto y mitad de cada... Resulta (resumiendo) rudo y chulesco -puro "far west old school"- como el uno, pero comprensivo y civilizado - o intentándolo al menos- como el otro. Un héroe local que también empieza a verse algo desplazado por esos nuevos tiempos y que deberá hacerse a un lado en la trama hasta que, y debe entenderse el factor autosacrificio del hecho al final, no le queda otra que tomar partido. Y ya estaría, a partir de ahí solo queda deleitarse con las tan magníficas puestas en escena y empezar a disfrutar cual gorrino/a de la historia pues, mucho más allá de un folletín a tres bandas (que hasta podría funcionar como obra teatral según como), es el fin de una era lo que aquí se nos explica.

EN CONTRA. Que la Miles se quede con el mogigato Stewie en vez de con el vacilón y brabucón Wayne... Ande vamos a parar.

CONCLUSIÓN. Mi otra película favorita de Ford que, de nuevo, trasciende mucho más allá de géneros para quedarse indeleble en esa tan privilegiada lista de largometrajes (de cualquier lugar  u época) que hay que tener controlados se mire por donde se quiera. Prodigio de tiempo y espacios de Ford con, faltaría, una colección de escenas icónicas a encumbrar forever... ¿Muy rimbombante todo, te parece?. Pues me he contenido, que se sepa, que el Sr. Valance se merece eso y lo que se tercie... Contundente y básica "Masterpiece".

GUZZTÓMETRO: 11/10

7 comentarios:

  1. En mi caso, sí que es mi director favorito junto a Hitchcock (aunque haya películas de Renoir, Buñuel, Welles, Bresson, Vidor, Antonioni, Angelopoulos, Erice, Murnau, Tarkovski, Donen o Scorsese que me gusten tanto como lo mejor de ambos). Se nos habla del fin de una era, Guzz, pero lo que se nos explica es la vida entera, tan sabio es Ford. Una obra maestra absoluta, como dejas claro.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Una obra maestra sin duda!!!
    Grandes actores y gran argumento. Engancha desde el principio. Me he llevado una grata sorpresa porque parece una película 'del oeste' y es mucho más que eso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Mas grande que la vida Guzz. Obra cumbre del Western. Tras Rio Rojo de Hawks y por encima de Centauros (tercero en liza) mi favorita del genero.

    Ya tienes enviado el libro costellero. Codigo de envio: CD00851612583.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Un clasico basico!Por no decir OBLIGATORIO!
    A+
    Tsi/Jesse

    ResponderEliminar
  5. Bueno, estamos hablando de una de las grandes obras de Ford, y eso son palabras mayores. A mi por el contrario, la historia del heroe anónimo, capaz de darlo todo a cambio de nada, siendo esto algo que sólo conoce el espectador siempre me sedujo. De hecho me gustan los "heroes anónimos. Era normal que la Miles se quedase con Stewart, su futuro era mucho más prometedor del que le podía dar el señor Doniphon. En cualquier caso excelente post, comparto entusiasmo y puntuación.

    Saludos
    Roy

    ResponderEliminar
  6. 11/10???!?!!!?? pero bueno, Guzz es que no aprendemos? se merece un 12 o un 13...ES BROMA!!!
    La volví a ver este verano por enésima vez y siempre me parece la primera (suena cursi, lo sé).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Vaya, unos días sin entrar en este mundo, y el sr. Guzz vuelve al cine.. Prometo leerlos..
    KSS estresados

    ResponderEliminar