miércoles, 2 de enero de 2013

EL SENTIDO DE LA VIDA (1983)

INTRO. Como no se me ocurre otra mejor que empezar el año con los Python para allá que voy. Y hoy toca "The meaning of life" (que Brian y los Caballeros ya fueron repasados tiempo ha en esta casa). Toda una piedra de toque en el nexo interno del irrepetible grupo. Con un guión que dio más vueltas que todo, algunas espantadas serias (cerca estuvo de no realizarse) y algún que otro ninguneo proveniente de algún miembro en concreto de la misma pandilla (a Cleese le sigue pareciendo hoy día un pequeño paso atrás por ese volver, en parte, al "formato gags" tras ya muchos años de carrera), lo cierto es que "El sentido de la vida" sigue resultando un film cómico muy disfrutable en general y, definitivamente, indispensable para los fieles... Que se entiende rápido esto último. Contándome sin máscaras ni medias tintas a valer entre los muy fanáticos soy de los que opinan (y cosa bastante común) que lo mejor del legado de los MP se encuentra sin duda en las cuatro temporadas de la mítica serie televisiva del Flying Circus. Esto és: "¿formato gags?... de reputísima madre". Y eso sí, se admite, no tiene el film de hoy el entrañable aire pseudoamateur (y anárquico de narices) de "Los caballeros..." o la mejor estructura (sin perder de vista con ello de quien venimos tratando) de "La vida de Brian". Pero como explicaba en la muy recomendable, y aún reciente, serie de documentales con la biografía pythoniana "Almost the truth" uno de los muchos cómicos-fans que aparecen diciendo la suya: "El sentido de la vida parece de entrada más floja que las otras... hasta que empiezas a recordar sketches determinados...". Y es que al fin, cómo no, estamos ante los Python al completo y los Python al completo no fallaron ni fallaran nunca para un ingente de ya imposible enumerar.

"SINOPSIS PRESTADA". Conjunto de episodios que muestran de forma disparatada los momentos más importantes del ciclo de la vida. Desde el nacimiento a la muerte, pasando por asuntos como la filosofía, la historia o la medicina, todo tratado con el inconfundible humor de los populares cómicos ingleses. El prólogo es un cortometraje independiente rodado por Terry Gilliam: "Seguros permanentes Crimson".

 A FAVOR. Valiéndose de un fino (y extremadamente tensado a veces) hilo conductor con las distintas edades en la vida del hombre, los Python te meten entre pecho y espalda una nueva colección de situaciones que no pueden existir sino en la mente de estos tipos. Antes (no debe obviarse) vimos el magnífico corto de entrada de Gilliam, que se desentendió del proceso creativo en el guión de lo que es el largo en si y que ya te deja claro de primeras que estamos ante un nuevo descenso (que de hecho es ascenso a mi entender) a la locura acostumbrada del grupo. Y desde ahí pues nada: carrusel montypythoniano. Tenemos al Gilliam rastafari destripado en su casa por ser "donante de órganos", a Chapman perseguido por un montón de jóvenes desnudas, a Jones y el tan memorable como repugnante Señor Creosota, a Idle cantándonos ese "sentido de la vida" saliendo de una nevera, a Palin como padre de una inacabable familia arrancando el número del "every sperm is sacred", o al gran Cleese ejerciendo de camarero y poniéndole por sombrero un cubo lleno de vómito a la mujer de la limpieza (Terry Jones de nuevo) del restaurante... Y considerable etcétera dado que todos ellos realizan, como era de esperar, varios papeles en el film. En fin, más de hora y media con los Python donde estos defienden a ultranza su ciega militancia por el humor absurdo que, merced a su inimitable imaginativa, nadie ha sido capaz de recrear después de ellos a ese nivel por mucho que se hayan acuñado a conveniencia engañosos términos como "humor inteligente" o "humor surrealista"... Los ingleses (más yanqui) no necesitaron nunca de eso. Su superioridad manifiesta es abrumadora y no requiere de tales ardides.

EN CONTRA. Como alguien explica en los documentales que antes mentaba si que es verdad que un final (con los end credits en lateral) siguiendo al camarero Idle como cierre hubiera resultado más niquelado... Pero también es preciso matizar cuanto antes que si alguien se acerca a los Python buscando rigor estructural más le vale ponerse un chaleco antibalas o dos... Es como esperar, por ejemplo rápido, que en "Casablanca" Humphrey se sace un sable láser de la gabardina y acabe con todos los nazis de golpe y en "bullet time"... No es lo que procede ni debe esperarse, vaya.

CONCLUSIÓN. Como acérrimo enfermo de Palin y cia no veo como alguien puede dejar de disfrutar tamaña chaladura on screen pero, por si acaso, añado que su particular discurso constantemente fragmentado desde un argumento que se autoatropella sin miramiento que valga se defiende (y recomienda) solo... ¿Por qué?. Pues por la ya apuntada anarquía pythoniana que no sabe de medidas ni limitaciones, donde todo cabe y todo entra (y aunque lo tengan que meter a presión que maldita lo que les importa). Tan indispensable como cualquier otra cosa facturada por el sexteto al completo, insisto.

GUZZTÓMETRO: 8/10
 

4 comentarios:

  1. Esa anarquía Pythoniana me recuerda en ocasiones la anarquía y la locura de los Marx. Creo que hay más agilidad en los Marx y más sarcasmo en los Python. Me hizo gracia la peli. La parte de los católicos, con todos sus hijos, que paría la madre como si de conejos se tratara, y sus conflictos con los protestantes, es estupenda, bailes y canciones incluidas. Como dices, no es lo mejor de ellos (para mí lo mejor es La vida de Brian. No vi, que me perdonen todos, Los caballeros de la mesa cuadrada).
    Un abrazo, Guzz. Magnífica resaña.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto me parece increíble la foto del fondo del blog. Estupenda, flipante. Déjala. Gran estilo.

    ResponderEliminar
  3. Los Python y Groucho son el techo de la comedia audiovisual en base a mis gustos y con diferencia abismal. Desde ahí ya te digo que no podría estar más de acuerdo contigo en esa lectura que haces. Son los respectivos amos de la comedia moderna y clásica respectivamente. El dibujo de cabecera es una de tantas vierguerías de Gilliam convenientemente tuneada para la causa guzzera. Y, sin más, abrazo guzzero Mr. Simpson y reitero mi feliz entrada de año para vos y los suyos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Feliz Año tenga usted! Coincido en tu apreciación sobre el Circo Ambulante, en especial su primera temporada es antológica. Creo que la mayoría de la gente obvia esta "recomendabilísima" y desternillante serie de TV cuando hace referencia a los Python. Saludos.

    ResponderEliminar