miércoles, 30 de enero de 2013

"THANK CHRIST FOR THE BOMB" / GROUNDHOGS (1970)

Me imagino que será un disco bastante popular para no pocos habitantes de la bloguería (con semejante sopapo bluesero de tan alto octanaje estoy seguro que así és) pero, por razones patafísicas varias que no vienen a caso, hasta hace apenas dos meses no conocía nada de este disco ni banda. Quizá merezco piedras en la sopa y arena en las lentejas (se admite) pero, en cualquier caso: qué gran mundillo éste del rocanrol, coñe, leñe y caray !.

"Thank Christ for the bomb", aclaremos de entrada, es el sueño húmedo de cualquier seguidor de Hendrix o Cream que se precie de serlo. Y aunque parece ser que estos británicos Groundhogs, liderados con mano firme por Tony McPhee (fan a muerte del Sr. Hooker hasta deberle el nombre del combo, ya puestos), tuvieron sus esporádicos momentos de gloria a nivel singles en la primera mitad setentera, el consenso se aparece total en cuanto a álbumes con este disco del posteo de hoy. Y no extraña. Blues rock clásico de alto copete, rocoso, muy guitarrero y escandalosamente adictivo. Esto, lo que me ha pasado con este disco (eso de: "¿cómo cojones se me ha podido pasar esto tan enorme"?) me viene recordando a lo sucedido por mis partes hace unos pocos años con Badfinger y el "No dice" (del mismo año que el de hoy -1970-, por cierto) de las narices... Y es que estamos ante un discarro cuya calidad deja abrumado de cabo a rabo y durante sus nueve temazos. La andanada titular "strange town" marca el tono y desde ahí a disfrutar cual berraco hasta el final. Me quedo hoy con dicho tema y la inmediata "darkness is no friend", la enorme y más reposada "garden", el magistral desarrollo de la calma a la tormenta del tema titular y, especialmente, el cierre con "rich man, poor man" y "eccentric man". Claro que mañana lo mismo quito alguna para meter otra, que el nivel, insisto, es fetén en todo momento. Y antes de cerrar el chiringuito no puedo dejar de maravillarme por enésima ocasión del nivel de aquellos tiempos... Hay tanta y tanta calidad en aquellos años (segundo lustro sesentero, primero setentero) que hasta un disco como este de hoy, tan genial tan cojonudo (hasta el fan más exigente del gran Jeff Beck se las pasará de lujo con este artilugio), puede quedar soterrado para un ingente considerable. Más que recomendable y para muestra lo que sigue.

5 comentarios:

  1. Le estoy empezando a coger el rollito lo que pasa es que ahora entre Eels, el Sexsmith, los Dixie Town, Los Coronas y Guadalupe Plata voy más que servido....

    ResponderEliminar
  2. Esto es algo mas que un simple disco!Tiene alma ppropia, lo que le falta amuchos de los discos actuales!
    A+

    ResponderEliminar
  3. La primera vez que oigo hablar de este grupo y que oigo algo. Me gusta el tema que has puesto. Sabes, me excita más descubrir un clásico chulo que una novedad actual. Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. No lo conocia Guzz. Me lo pongo en cartera. Tiene buena pinta. Sois unos sabios.

    ResponderEliminar
  5. Es muy especial, tanto como irrepetible.

    Ann@

    ResponderEliminar