viernes, 22 de marzo de 2013

CINEAÑADAS: 1973

Segunda "Cineañada" y, para la ocasión, a 1973 que nos vamos. El año que, entre otros, nos dejaba  John Ford (y también E.G. Robinson, uno de mis actores fetiche, al tanto y ya puestos). Para intentar ir haciendo las cosas como procede y tal, en adelante antes de liarme con el listado de turno dejaré, si procede, constancia de las películas (o de las que tenga conocimiento/memoria, mejor) de la "cineañada" que toque que se cotejaron pero se quedaron fuera al final. Y, ojo, puede que alguno de estos "descartes" parezcan a alguno/a mejor incluso que alguna referencia que sí entró en el rol final... De hecho, es bastante fácil que sean films que incluso sean de mi agrado pero que, sencillamente, no forman parte del "gran anuario guzzero" correspondiente en cuestión. Dichas "constancias" se dividen claramente en dos grupos: a) las que he visto y, gustándome o no -o lo del medio-, no las veo como para "recomendación ex profesa"  por mis partes; y b) las que no he visto (a posta o por inexcusable descuido) pero que gozan de cierta fama (o cuentan con alguna particularidad concreta) y pienso que, de alguna forma, merecen el "figureo". Para la ocasión de "las vistas pero no elegidas" de 1973 tenemos (entre otras, por supuestísimo):  "SALVAD AL TIGRE" (Avildsen), "HARRY, EL FUERTE" (Post), "EL ÚLTIMO DEBER" (Ashby), "TAMAÑO NATURAL" (Berlanga), "OPERACIÓN DRAGON" (Clouse), "TAL COMO ÉRAMOS" (Pollack), "LA MONTAÑA SAGRADA" (Jodorowsky), "DELICIAS TURCAS" (Verhoeven), "MATAR O NO MATAR, ÉSTE ES EL PROBLEMA" (Hickox) y "UN HOMBRE DE SUERTE" ( Anderson) -que ésta última y la tercera son las que más cerca estuvieron de entrar pero se cayeron en la última curva antes de la recta final-. Y, por otro lado, de las "no vistas y por ello no elegidas" tenemos:  "LA GRAN ESTAFA" (Siegel), "DILLINGER" (Milius), "LA LETRA ESCARLATA" (Wenders) y "SECRETOS DE UN MATRIMONIO" (Bergman)... Aclarando que ya hace tiempo que quiero echarle ojo, de forma especial, a las dos primeras. Y ahora sí, sin más (y disculpándome de antemano por las posibles omisiones): 1973, 18 largometrajes que me quedaron y al tema...

18. HERMANAS (Brian De Palma). Que empieza como un homenaje a Don Alfredo en su primera mitad y acaba con un festival hemoglobínico y despiporrante propio del mismísimo Argento. Film aspero, y como bastante desconcertante por momentos, en el que (eso sí) De Palma ya empezaba a perfilar definitivamente ese estilo narrativo-visual tan suyo que define sus mayores logros de los 70's y 80's. Se superaría holgadamente con sus dos films posteriores para darse el baño de masas definitivo con "Carrie", sí, pero esta "Hermanas" (perfectamente protagonizada por una Margot Kidder pre-Superman y con todos sus excesos, que no son pocos, a cuestas)  raramente dejará indiferente a nadie.


17. EL HOMBRE DE MIMBRE (Robin Hardy). No sé si los ecos del Free Cinema llegaron hasta este film británico pero, coña... Terror, thriller, sátira, musical (?!), poso erótico y crítica hacia los totalitarismos religiosos o al inmovilismo de los costumbrismos rurales, etc (que  a saber que me dejo ahora de memoria)... Todo ello en menos de hora y media (!!) y con Mr. Christopher "a sus pies" Lee en danza en papel acorde a lo que de su icónica figura se espera. Como ocurre con la anterior propuesta volvemos con un film que, guste o no, tiene unas particularidades concretas que la hace más que diferenciable. Y, para mí al menos, como bastante estimable... No es de la misma sacrosanta casa pero... Atención amigos de la Hammer !.

16. EL EMPERADOR DEL NORTE (Robert Aldrich). El bastante reivindicable Aldrich ("¿Qué fue de Baby Jane?", "Veracruz", "Doce del patíbulo", "Canción de cuna para un cadaver" -considerable etc.-) se descolgaba ese año con esta brillante relectura del gran Jack London y su historia de vagabundos y ferroviarios. Para resumir y por mucho que leas que estamos ante un gran drama humano ambientado en la Gran Depresión y tras el celebérrimo descuajaringue búrsatil de los últimos 20 y tal, que también (vale), aquí lo suyo es frotarse las manos y disfrutar del absolutamente brutal duelo entre dos monstruos del incalculable calibrazo de Marvin y Borgnine.


15. EL HOMBRE DE MacKINTOSH (John Huston). El maestro Huston disfraza a Newman de agente secreto británico a fin de infiltrarse en una red de espías y en cuya cúspide tenemos a un James Mason que se zampa la peli de medio zarpazo cada vez que asoma (como casi siempre que aparece este señor, es de cajón). Con un claro tono evocativo (de nuevo) del "Hitchcock-más-de-films-de-espías" (el de "topaces" u "hombres que sabían demasiado", en esta ocasión y para entendernos ya del todo) el film se define sobre actos muy claramente diferenciados que, quizá, dejen poco espacio a la sorpresa pero nunca (jamás) al tedio. Un Bond con menos saltitos y más tensión que halla, me repito, en el siempre magistral protagonista de "Lolita" su triunfo final para llevarse la baza ganadora.

14. CHACAL (Fred Zinneman). Magnífico thriller político con asesino implacable de por medio firmado por el famoso realizador de, por ejemplo, "De aquí a la eternidad" o "Solo ante el peligro" (aunque nadie se engañe, el mejor film de Zinneman siempre será "Un hombre para la eternidad"... bueno vale, es solo una opinión más, pero es que vaya filme pardiez...). Que a nadie despiste, por esnobismos de pandereta y derivados varios, su origen ("novela de aeropuerto", que diría alguien peyorativamente, por cuenta de Forsyth). A pesar de su considerable metraje consigue mantener la pulsión durante todo momento y, por cierto, pedazo actor el señor Edward Fox. Huir del absolutamente innecesario remake con Willis  y Gere sin disimule alguno (si logra algo es desvirtuar este muy buen film por la engañosa neblina que pueda suscitar -si por otro lado te gustó y faltaría... mira el film de Zinneman para anteayer !!-).

13. PAT GARRET Y BILLY THE KID (Sam Peckinpah). James Coburn a la caza de Kris Kristofferson con música del genio de Duluth (que también forma parte del cast, ojo) y bajo la batuta en la dirección del señor Peckinpah... Blanco y en botella puede ser a veces Gelodrox pero no es el caso, no. Por supuesto el siempre directo Sam no escatima slow motions ni sangrías cuando lo considera oportuno (que en caso contrario no sería él, claro), mientras que de paso insuflaba cierta vida a un género por entonces como bastante agonizante.



12. LUNA DE PAPEL (Peter Bogdanovich). Tras la exitosa comedia con la Streisand "¿Qué me pasa doctor?" realizaba Bogdanovich el que seguramente sea su mejor film junto a "The last picture show". Magnífico melodrama con toques cómicos, o al revés, que aunaba road movie yanquiloide de manual con tejemanejes típicamente dickensianos através de esa extraña relación paternofilial entre un inmenso O'Neal y su jovencísima protegida (e hija en la vida real) Tatum, quien por cierto ganaría el premio de la Academia con solo diez años por esta interpretación. Ágil y recomendable por años que pasen, claro qué sí.


11. MALAS TIERRAS (Terrence Malick). Aunque sean de mi agrado tanto la continuación aún en los 70 ("Días del cielo") como su "resurreción" noventera de "La delgada línea roja", siempre he pensado que, muy humildemente y en mi modesto parecer (pero sin olvidar atender a que todo se limita a una cuestión de gustos y disgustos): 1) Malick es un director algo sobrevalorado a pesar de su incontestable pericia visual, y 2) Con la única duda razonable de su segundo film ya mentado, nunca jamás volverá ya a hacer un film como ésta impresionante "Badlands" (que también guionizara, por cierto)... Martin Sheen y una jovencísima Spacek convertidos por accidente y a su pesar en una especie de Bonnie & Clyde rurales (y superando, para mí, con holgura el conocido film de Penn de unos años antes, ya puestos), en imposible huida hacia adelante de campo atraviesa y tentetieso... Y tremenda la escena del incendio, ni qué decir.

10. EL ESPÍRITU DE LA COLMENA (Víctor Erice). Aunque es posible que el amigo Gonzalo ya esté cogiendo el Ave para acabar conmigo por no ponerla entre las tres primeras, a "modo compensación", linkeo aquí hacia su magistral texto de tiempo ha a colación de éste, uno de los mejores largometrajes españoles de cualquier época sin duda a valer. Años de post-guerra, vida rural, una niña (inolvidable Ana Torrent) que se niega a sacrificar sus sueños que tanto tiempo hace que olvidaron (de haberlos tenido alguna vez en algún caso) todos los que la rodean, una narrativa visual al nivel que se quiera y para enmarcar, y unos simbolismos, empezando por la doble lectura de la colmena del título habida cuenta el trabajo del pater familias (un tortuoso y magnífico Fernán-Gómez) y el "panal social" al que se niega a sumarse la pequeña protagonista, de marcado y abierto carácter poético que ahí queda.

09. PAPILLÓN (Franklin J. Schaffner). Con guionización de Trumbo sobre la famosa novela de Charrière, una banda sonora memorable del gran Goldsmith y un actor muy carismático y otro bastante mejor (pero más feo), dejaba Schaffner esta enorme película "pa los restos". Juntando dramas carcelarios con aventuras de corte clásico (y rematando con una magnífica conclusión) le acabas "perdonando" sin problemas al film los pocos vacios a contar en sus dos horas y media de metraje. Y se insiste, aún estando posiblemente ante uno de los dos o tres trabajos que más me agradan de McQueen, es un cada vez más consolidado entonces Hoffman (repasen sus films previos a éste con precaución que, a pesar de lo escueto, puede dar vértigo) el que para mi se lleva al gato a donde le da la gana a la postre. Muy buena.

08. FRAUDE (Orson Welles). Con aquello de la falsa invasión marciana por la radio Welles ya dejó claro, desde sus primeros pasos, que podía resultar un fullero de cuidado... Por otro lado no hay sino recordar el principio de la totémica Kane para caer en la cuenta que las formas y maneras del documental no se le daban precisamente mal. Sumemos lo aprendido en más de tres décadas de carrera cinematográfica con no pocas referencias a aplaudir y (obviando su status de "genio" -que eso, guste o no de admitir y aunque yo no veo como se puede albergar duda alguna en este caso, siempre quedará abierto a subjetividades-) y, al fin, todo viene a reventar en ésta tremenda (y controvertida) "F".  Film en clave de falso documental que cuatro décadas después sigue generando debates que oscilan del "tomadura de pelo" al "masterpiece incuestionable"... ¿Qué es verdad?, ¿qué no?, y por supuesto, sí, el viejo truhán (nos) la volvió a clavar.

07. SERPICO (Sidney Lumet). Con esta se me juntan dos conceptos básicos: me encanta Lumet (hay mejores directores y que me gustan más, claro, pero siempre conecté con este cineasta cuando se aferra a registros/denuncias como el de este film) y, por otro lado, soy más "pacinero" que la madre que lo parió... Además este film pertenece a los mayores años de gloria del actor, sus enormes 70's, y en medio de los dos "godfathers" nada menos.  Las desventuras de este pasma que intenta tan vehementemente realizar su trabajo pero que, dadas las tesituras tanto a nivel político como del propio proceder policial, no hace sino fustrarse y, sobretodo, cabrearse (y nadie, o casi, se cabrea como Pacino on screen) son, amén de un cojonudo ejemplo del cine de la época a la que pertenece, la enésima patada directa al bajo vientre del gran Sidney, uno de los cineastas que más y mejores esfuerzos realizó por mantener viva la llama del noir clásico y de alto copete (cosa que quizá demasiado pocos le han agradecido como se debiera).

06. MALAS CALLES (Martin Scorsese). Con un presupuesto como bastante pingüe y libreto propio al 50%, Martin se lanza a las "susias calles" cámara en mano para explicarnos este relato tan directo y poco amable de los bajos fondos neoyorquinos. Ni qué decir que es aparecer De Niro y la mecha (el ritmo) se prende por birlibirloque pero, al tanto, es a Keitel aquí al que hay aplaudir hasta la autolesión por echarse con esa solvencia el film a la chepa y cumpliendo, como siempre en verdad, sin problema que valga. El film no es perfecto, de acuerdo, incluso se puede argüir que tiene sus pequeñas lagunas (todo un qué viniendo de un maestro de estructuras como el que aquí ocupa), pero, de la misma forma, el tono del "gran Scorsese" se empieza ya a definir aquí de forma acusada y declarada (forever and ever). El cambio de gran promesa a rotunda realidad de este incuestionable Maestro en vivo y en directo si se prefiere y para todos uds, vaya.

05. LA NOCHE AMERICANA (François Truffaut). No se piense nadie que no me fastidia un algo el no poner en el "top-3" mi referencia predilecta de un cineasta del calibre del francés... Genial ejercicio de metacine a tres capas (algo también recreado por Allen en la inferior pero como bastante alegremente denostada y mucho más reciente "Hollywood ending") y uno de los ejemplos de amor declarado al cine más ominoso que cualquiera se pueda echar a los morros. Tremendo el cuarteto (doblemente) protagonista -lo mejor del film, tanto sus interpretaciones como sus personajes- y, amén de aperecer él mismo como director (de ahí las "tres capas" por si a alguien le apetece contar), no se olvida tampoco aquí François de su actor fetiche Jean-Pierre Léaud. Tremendo esfuerzo coral, en definitiva, con ejemplar dirección de actores... que no te extrañe si vienen ganas tras su visionado de salir a la calle para buscar localizaciones o incluso, por qué no, el animarse a empezar un guión...

04. EL DORMILÓN (Woody Allen). O como alcanzar la maestría desde el absurdo total. La mejor referencia del Allen gamberro de los inicios de la mano con "Gruschenko" és, atención: un film de ciencia ficción futurista de un tipo que despierta del letargo criogénico dos siglos después y trata de escapar del despótico alto mando imperante disfrazado de robot (con gafas !) acompañado por una snob del futuro y... etc, etc, etc. (lo de que al final el "déspota" sea una oreja que espera ser clonada es muy burro, de verdad... y sí, de verdad que hablamos sobre un film de Woody Allen). Impresionante lo ex profesamente cutre de contextos/decorados y muy plausible el hecho de que buena parte del film parezca, directamente, sacado de la era silente a la que, abiertamente, se homenajea (Woody aparca momentaneamente a Groucho para irse a buscar esta vez a Buster -bravo !-). Seguramente el film abiertamente cómico predilecto de los fans de los mejores Python, por supuesto. Y con ello queda todo dicho.

03. EL EXORCISTA (William Friedkin). El escalofriante blues esotérico de los padres Merrin y Karras sigue siendo cuarenta añazos después uno de los films de terror más enormes e indiscutibles del medio. Y pobre mamá Burstyn también... Aunque, ni qué decir, en cuanto a desgracias se lleva la palma "la cerda de su hija" (inolvidable Linda Blair) de largo. Extraordinario cuento de terror facturado con un estilo impecable y algo claustrofóbico -que ya es lo suyo- por el entonces en boga Friedkin (su anterior film, "The French Connection", arrasó a base de bien). Conviene apuntar que el guión corre de la cuenta del propio autor de la novela, William P. Blatty, y subrayar, quitándose el sombrero de paso, la impagable banda sonora de Jack Nitzsche. Por gustarme cosas de este film confieso sin problemas que estamos, sin duda, ante uno de mis "posters" predilectos de la historia del cine... Y que enorme es siempre Von Sydow, la madre que lo trajo... Todo es tremendo aquí. Inmortal al cuadrado.

02. AMARCORD (Federico Fellini). Me atreví con François  pero, no se puede evitar, me rindo ante Federico... Cómo bajar del "top-3" mi referencia favorita del maestro del caos, caray. Solo por la banda sonora de Nino Rota ya resulta imprescindible sin más a añadir pero es que, además, tenemos un retrato de la Italia fascistoide de los años 30 relatado de una manera tan ágil y concreta que da un sentido pleno a ese paréntesis ("Mis recuerdos") que se añade comúnmente al título. Fellini, recordando sus años mozos, se recrea en la parodia en cuanto a lo que toca al elemento político (que dictadura sería más correcto) de la época sin afectismos a mediar y refugiándose, mayormente y por contra, en lo costumbrista y hasta (en varias ocasiones) en lo cómico, lo que hace más cercano y particular el filmazo en cuestión. La manera de mecer al espectador con la descomunal secuencia de los barcos (la noche, la música, la cercanía humana que se antepone a la depresión de tiempos y lugares...), es en verdad uno de mis momentos predilectos de toda la "historia cinera" hasta el fin de los/mis tiempos sin más... Irrepetible es demasiado poco.

01. EL GOLPE (George Roy Hill). Con un par, sí señor. Y, por concretar, el par en cuestión son un Newman redefiniendo el término "carisma" en cada plano y un Redford "correcalles" cargando con la parte de más acción del asunto. El plantel de secundarios que es puro lujo ahí queda por siempre y aunque el maloso Shaw lo borde como siempre (que tampoco estaba de suerte aquellos años el fenomenal actor británico... aquí lo timan, sí,  pero es que un par de años más tarde tendrá cierto encuentro "escuálico" aun mucho peor), me quedo particularmente con el tontainas Durning y su exagerado y calamitoso poli untable (matrícula en patetismo avanzado, magnífico trabajo). La música del tal señor Hamlisch tampoco fue un mal trabajo, tampoco está mal... quizá hasta les suene a algunos... Y qué comentar de las puestas en escena y fotografías elegidas (ya desde el plano frontal de inicio, tras los créditos de entrada, quedan las cartas repartidas y, en efecto, en esto no hay farol que valga). Para terminar, nunca contaría a Roy Hill entre los grandes desde luego, y no creo que nadie lo haga la verdad, pero el haber dirigido uno de los films más redondo (a la par que hábil y artero) de siempre es algo que nadie debe ni puede quitarle ya jamás. Y  es que no muchas experiencias, en resumen, da el cine comparables a la primera vez que uno/a visualiza "The Sting". Y fin.

11 comentarios:

  1. Entre las grandes, el Exorcista y El Golpe, a pesar de los multiples visionados, me siguen pareciendo deslumbrantes. Cimas en sus repectivos géneros.

    Soy pacinero y Serpico es clave.

    Hecho de menos El Ultimo Tango En Paris, Guzz. Para mi, sensacional obra, con la mejor actuacion que se ha visto nunca en el cine.

    Entradón, por cierto.

    A sus pies, Guzz.

    ResponderEliminar
  2. No voy a coger el AVE para criticarte por lo de "El espíritu de la colmena" (la mejor película de 1973), sino para comentarte que falta la que para mí es la segunda: "Lancelot du Lac", una de las obras maestras de Bresson; y que "Malas tierras" es —en mi opinión— la peor película de Malick, pues no tiene nada de la belleza visual ni de la exquisita puesta en escena de "Días de cielo" o "La delgada línea roja". Muy acertada la inclusión de "Fraude", qué gran película.

    He disfrutado mucho de la entrada, Guzz, un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Brutal top. Casi en todo nos podríamos poner de acuerdo. Por cierto, nunca me había parado a pensar que El Golpe y El Exorcista eran del mismo año. Lo de la peli de Terror (la mejor peli de Terror de alltimes...) es de traca. Y por cierto, la única pega: Serpico más arriba coñe.... que sabes que me pirro por esos personajes duros por fuera y mimosines por dentro.... como tú, guapetón!!!

    ResponderEliminar
  4. Osti, otra lista! Y con deberes, que he visto algunas, pero no todas.
    PS. Nos vemos estos días? Lo hablo con su sra.
    KSS

    ResponderEliminar
  5. Como Gonzalo creo que El Espíritu de la Colmena es la pelicula de este año, tabien La Noche Americana, Malas Calles, Pat Garret..., Luna de Papel o Serpico. Papillon y Chacal las odio, y El Golpe tampoco me ha gustado nunca, el resto, todo genial amigo mio.
    Buen finde...

    ResponderEliminar
  6. La lista es estupenda y los comentarios añadidos muy enriquecedores, estupendo blog. Saludos

    ResponderEliminar
  7. Vaya sorpresa, recuerdo ver la (horrenda) película que hizo Nicolas Cage sobre el hombre de mimbre, no sabía que esta era la original. Me quedo por aquí un rato.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. De las que pones y conozco destacaría "El espíritu de la colmena", "Serpico", "Malas calles","El dormilón" y "El golpe". Hercúlea labor, fantásticos textos. Grande Don Guzz.

    ResponderEliminar
  9. Yo hubiera incluído dos películas de culto (aunque una de ellas fue un gran éxito): "La maman et la putain", obra maestra de Jean Eustache, y "American Graffiti", de George Lucas.

    El cine europeo alumbró otros dos títulos tan provocadores como divertidos: "La gran comilona", de Ferreri, y "El fantasma de la libertad", de Buñuel.

    Creo que "El último tango en París" es de 1972, pero si no habría que incluirla sí o sí.

    Por lo demás, tu lista es casi perfecta; me sobra "Papillón" y "El golpe" es resultona y tiene momentos memorables pero no la hubiera puesto la primera.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Me ha recordado Ricard "La maman et la putain", una película extraordinaria y radical donde las haya, de lo mejor de aquel año, claro. Y la de Lucas también es muy buena.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar