domingo, 17 de marzo de 2013

CINEAÑADAS: 1980

Y finalmente, para acompañar a las flamantes nuevas secciones del espacio surgidas a partir de este mes  ("Cinexin Guzzero", "about..." y "Reivindiscable" -que está teniendo un éxito parejo al de la precuela del anuncio de la carretilla para el butano del teletienda, por cierto-), llega: "Cineañadas". Todo ello, sumado a martingalas ya existentes (que aunque con poca presencia en la actualidad siguen prestas a reaparecer cuando menos se esperen a lo Jason o Myers) como los "Videoguzz", "Vs", "5 razones para adorar a..." o lo de los "1002 discos", entre alguna otra que me pueda haber dejado, debiera ayudarme a mantener el blog activo mientras trato de arrancar tiempos para realizar posteadas sobre films concretos que, faltaría, es un poco el "tema estrella" (si es que tal concepto es aplicable aquí) que eso no varia, por lo menos en cuanto a intenciones. Yendo ya a lo que hoy procede aclaro que esto de las Cineañadas es una extrapolación inspirada (aunque "burda copia por la curra" también encajaría sin problemas) en los hercúleos trabajos rocanrolísticos del Maestro Johnny en el básico (y ya hasta clásico, why not?) Espacio Woodyjaggeriano, consistente en recolectar los discos por él favoritos del año que le venga en gana cada vez (esa decisión de no seguir un órden cronológico exacto me parece fetén y también será copiada/extrapolada, perse). En resumen: lo mismo pero con películas, vaya (y aunque mucho más cutre por supuesto, no me haga nadie la putada de comparar, please). Lo que sí aclaro es que lo que no pienso copiarme es la contextualización histórica breve de inicio a modo intro (que es que me canso) y que no será un número preestablecido de films... Si de un año me salen cinco films y de otro cuarenta y siete, pues sea así (ea, incluso). Y empiezo ya sin más (que recuerdo que las presentaciones de "sección" siempre son algo más coñazo de lo habitual... después espero/deseo  ya debería fluir mejor el tema, claro -ruego comprensión-)  y con el año 1980 nada menos... ¿Y por qué ese?, pues porqué sí... Que tiene la paradoja de ser una razón completamente fuera de argumentos sólidos y a la vez ser la razón más positiva posible (ea, reprise). Doce films que me salieron (si después hay que marcarse algún "apéndice express" por la omisión sonada de turno ya se verá) y de menor a mayor preferencia que van, aunque a la postre sean todos de mi agrado, obviously:

12. GLORIA (John Cassavetes). Sin llegar al nivel de las anteriores "Noche de estreno" o "Una mujer bajo influencia" (para mí sus dos mejores referencias y también con su señora esposa en papel protagonista), este film del infra/sobrevalorado según gustos Cassavetes tiene los bastantes activos para ser recomendado sin miramientos. O quizás no. Admito que tal vez sea todo (mi simpatía por el director en cuestión) cosas mías ya que, muchas veces, le encuentro un tono cómico negruzco a este cineasta que fácilmente me lleva al huerto. Es extraño porque Cassavetes y comedia no son conceptos habitualmente relacionados pero, por si sirve de algo, eso que vengo a referir brilla con luz propia en los excesos (y diálogos) varios de las situaciones aquí ubicables desde su libreto. El niño un repelente de cojones sin duda pero, ay, que esa Rowlands es mucha Gena.

11. EL ÚLTIMO METRO (François Truffaut). Quizá aquellos críticos con el estilo en las formas habituales del famoso cineasta galo no tragarán, o no del todo, con éste "el mejor de los últimos films de Truffaut". Sin embargo, aunque no estamos antes "las 400 toñas" ni "la noche yanqui" -para mí su mejor triunfo que no sería poco a cuenta de sobre quien estamos hablando-, tenemos a una Catherine Deneuve sensacional, un magnífico retrato sobre las inclemencias generadas por el horror de la guerra (que se retuerce en eso obviando los propios conflictos bélicos) y una sencillez argumental sin ambages que puede calar más hondo que la cacharrería habitual de los films yanquis más comerciales (sin entrar en comparar aquí calidades) en esa dirección y según nos pille. En definitiva, todo un drama humano proyectado a partir del amor al oficio y arte teatral por bandera  que merece consideración y aplauso por si mismo y aunque no sea "Ser o no ser" (habida cuenta el tema) e independientemente de quien haya tras la cámara.

10. LA GUERRA DE LAS GALAXIAS. EPISODIO V: EL IMPERIO CONTRAATACA (Irvin Kershner). Aunque su humilde servidor solo tenía dos años en su estreno ya me imagino que la primera fue la más impactante, y en cuanto al Jedi (que "lo otro" -la "segunda trilogía que es la primera"- para quien lo quiera que yo no), debate sobre ositos al margen, es de buen reconocer que estamos ante una acertada conclusión (o hasta que Pluto lo remedie, me temo). Ahora bien, para mí "el imperio" es más buena que las otras dos juntas tanto dentro de la estructura "trilógica" como analizándolas por separado. ¿Por qué?... Pues por ser donde pasa todo lo más épico y significante del asunto con el plus añadido de que (cosa a la que invito a todos/as) si la tomamos como pieza única es donde, finalmente, reparamos en su indebatible superioridad manifiesta en relación a las demás... Aventura, traición, mártir, duelo final, sin descuidar que es donde se revela la mística de "la fuerza" de marras con el hallazgo de Yoda y tal... Como film de aventuras de lo mejor sin coletilla a añadir y, en efecto: menos mal que "nunca fueran buenas"...

09. LA MUERTE EN DIRECTO (Bertrand Tavernier). Admito que no creo haber visto ni media docena de films dentro de la relativamente extensa filmografía del realizador francés pero, ojo, de lo poco visto este film me agrada especialmente. Mucho en verdad. Estamos ante un largometraje incómodo (en forma y contenido) que además parece pretender pasar por ciencia ficción de manera puntual (y qué viejo es el futuro de hace más de tres décadas, caray). Y con todo, mira tú, lo que entonces pudiera parecer un abuso parabólico ha envejecido con una sabiduría que, ahora lo vemos, rallaba sobre lo premonitorio... Crítica (proto-)reality, derecho a una muerte digna, esperpento satírico y sugerentes usos de panorámica a modo guiño orwelliano... Sumamos finalmente a la Schneider, Keitel, Dean Stanton y Von Sydow y, claro, para qué quieren ustedes más.

08. VESTIDA PARA MATAR (Brian De Palma). Aunque el señor De Palma tiene films de mi agrado a cascoporro en los 70's y 80's, si que es verdad que estamos ante el consenso crítica/público más reconocible de su longeva trayectoria (sí, seguramente por encima de "Scarface" incluso). Y es que "Dressed to kill",con su aura hitchconiana y su deliciosa sra Dickinson, es un caramelo de fácil ingestión y mejor digestión donde, para más inri, De Palma no sacrificó un ápice de los procederes visuales que por entonces le caracterizaban (y que tanto se añoran, puestos a decir). Añadan sin problemas a un tortuoso Michael Caine, una banda sonora muy afilada y algunos pasajes concretos que del magistral no bajan (ascensores y museos, vayan a modo ejemplo) y, en verdad, ya no se donde puede agarrarse nadie para no visitar y re-visitar esta cinta con cierta asiduidad. Muy buena, por supuesto, y además ha envejecido de narices.

07. UNO ROJO, DIVISIÓN DE CHOQUE (Samuel Fuller). "La auténtica gloria en la guerra es sobrevivirla"... y fin. Con un presupuesto de serie B el gran Fuller se las arregló para acabar configurando una de las propuestas bélicas más aplaudidas y personales de siempre. Tal era su fuerza. Y la de Marvin, por supuesto. Cercenada porqué sí en su estreno (la versión "real" ideada por el director tiene tres cuartos de hora más -que si alguien me la quiere regalar adelante, ya puestos-) presenta una manera distinta de abordar los horrores de la guerra haciendo especial hincapié en los temores y motivaciones varias de los cuatro jóvenes que acompañan a su curtido sargento. Harto recomendable y, de hecho, si no la vieron es posible que el espíritu del gran Lee se les aparezca cualquier noche y les apague un cohibas en la frente.

06. GRANUJAS A TODO RITMO (John Landis). Jake y Elwood... Y Aretha, y Ray, y James, y Cab, y John Lee Hooker, y... La persecucion de coches definitiva, y una misión divina, y los del partido nazi, y la princesa Leia cabreada bazooka en mano, y una monja furteadora, y la intro en el talego... Y un cojón y medio de cosas más para el film con la banda sonora (en cuanto a canciones) más memorable e inalcanzable para cualquier amante del rocanrol que se precie un mínimo de serlo. Por supuesto además es divertida hasta el hartazgo y aunque el libreto es cosa del propio Landis y de Aykroyd (que vaya par de cachondos mentales, claro), es sobretodo el malogrado John el que quedará convertido en ícono (más que merecido) hasta el fin de los tiempos. Sí, mister. Básica como para gritarlo a todos los vientos y como el gran orgullo de gamberrolandia que siempre será... Oh yeah, beibe !

05. EL RESPLANDOR (Stanley Kuckrick). "Teléfono", "senderos", atraco","Lolita" y... "The shining" para completar mi pentalogía kubrickiana, claro qué sí. Y mira que King me interesa literariamente, por lo catado, tanto como ver crecer la hierba (con el debido respeto, nadie se me ofenda). Pero el tito Stanley  realizó un ejercicio de síntesis tan brutal, tan bien medido, que sigue incólume al pasar de todo y sin empezar a sudar siquiera. Todo en "El Resplandor" (pasemos de largo please por la epatante y errónea elección en el doblaje de la Duvall para nuestras tierras) funciona de fábula... El incremento de mal rollo sin pausa (de la cándidez al desconcierto, del desconcierto a la inquietud y de la inquietud al puro terror), lo atinado de las interpretaciones, las carreritas del crio, el Redrum, la vieja pelleja, el laberinto, la puerta quebrada a hachazos o las gemelas de los huevos (lo mismo en alguna pagoda recóndita e ignota del Nepal se esconde el único tipo que fue capaz de olvidarlas pero yo no lo creo) y tantas cosas más... Lo dicho: todo. ¿Qué te la sabes de memoria?. Bien, ya es lo suyo, ya.

04. KAGEMUSHA: LA SOMBRA DEL GUERRERO (Akira Kurosawa). La gran desgracia que acompaña siempre a este pedazo de largometraje -la enésima "masterpiece" del maestro y su penúltima referencia, firmando en solitario conviene matizar- es el ir embutido entre dos íconos de la Historia mayúscula del medio/arte como son "Dersu Uzala" y "Ran". Menos épica que en tantas ocasiones y jugando una baza más espiritual, esta nueva leyenda de samurais, con chorizo impostor al frente, es otro vademécum on screen de como dirigir exteriores (para mi Kurosawa es el más grande con insultante diferencia e imposible comparación en esas lides) sin descuidar el drama humano cuando se es requerido. Curioso que Coppola y Lucas, acérrimos del genio nipón, tuvieran que apoquinar para que este film viera luz... Por lo visto el negocio supera al arte también en japón con todas sus culturas milenarias y tal (o lo hacía al menos en los primeros 80) porque no me imagino a ninguna persona del mundo del cine que realmente ame el tema poniendo cortapisas al gran Akira y por epopéyico que el maestro se nos ponga.

03. RECUERDOS (Woody Allen). Mi Allen predilecto en última instancia junto a "Manhattan" y que dista mucho de tener consenso... Sin embargo, arrebuscando por los sitios, me agrada comprobar que parte de aquellos que tenemos al célebre sionista neoyorquino entre nuestras preferencias y que, a su vez, tenemos marcada querencia por este film, solemos posicionarlo sin dudar entre sus más celebrados y aplaudidos picos de crítica/público. ¿Qué a alguien le parece un forzado "8 y medio" a la alleniense?... Pues mejor/peor para él/ella. Guapísima la Rampling, tremendo el propio Woody llevando el peso del film como en las mejores ocasiones (y sin descuidarse de algun viraje cómico de aupa, ojo)... ¿y ese final con el encuentro marciano y la deliciosa "Moonlight serenade" de Miller de fondo?. Me reafirmo, sí, mi Allen favorito junto a "la del puente". No es bien bien drama ni comedia, de acuerdo, pero tiene ese algo, como ocurre con "Zelig", "Sombras y niebla" u "Otra mujer" -cada una a su manera- que la hace (o me la hace, al menos) única y, para el caso, especialmente estimable.

02. TORO SALVAJE (Martin Scorsese). Ya hace mucho tiempo que soy de los que cuentan a Scorsese entre los grandes de cualquier época y, para la ocasión, resulta muy fácil respaldar dicho parecer, claro (llámenme oportunista -añadiendo "de los cojones" si es menester, pero es lo que hay-)... "Toro salvaje", nada menos. Una virguería de forma y estilo a la que limitar a términos como "biopic" o "peli de boxeo", aunque lo sea, parece abrazar de pleno la blasfemia. El magistral e inolvidable trabajo de De Niro consigue que muchos nos preguntemos si ese tipo que lleva como tres lustros poniendo cara rata en comedias vanales del joligú reciente es la misma persona que interpreta al iracundo La Motta de este film. Y, obviando a los secundarios (que ya es obviar), se debe insistir una y mil veces en la labor  del propio Scorsese que logra hacer de este largometraje un ballet de narrativa visual tan crudo como memorable (gracias en importante medida, por supuesto, a la impagable fotografía de Michael Chapman), logrando a su vez algunas de las escenas más incontestables de su larga trayectoria tan (pero que tan) repleta de bondades lo que, nos jodió, es decir muchísimo. Clásico del Cine y punto.

01. EL HOMBRE ELEFANTE (David Lynch). Si trato de pensar en un film al que le calza especialmente bien el término "desgarrado" me vienen rápidamente dos títulos a la cabeza: "Johnny cogió su fusil" y éste, el segundo film del gran señor Lynch. Las andanzas del pobre John Hurt, escondido tras varias toneladas de maquillaje, encarnando al desdichado John Merrick solo tiene parangón (o eso pienso) en el cine con aquellos tan lejanos "Freaks" de Browning. Estamos, por supuesto, ante un film que (amén de archifamoso) te raja el ánimo de forma inapelable, hiriente hasta el puro llanto, árido, seguramente incluso cruel pero, a la vez, imprescindible y purgante como muy -pero que muy- pocas cosas en un siglo de cine que llevamos ya (o aprox. según cuentas).  Existen, al fin, obras concretas que una vez probadas te crean un antes y un después de manera inefable... Para mí el cabronazo de Lynch logró aquí algo solo comparable a cuando me leí "La metamorfosis" (con dieciocho y sin saber ni de que iba) o cuando mi hermano puso aquel disco de Cooke en casa por vez primera... Insaltable e irrepetible obra de arte.

10 comentarios:

  1. El Resplandor es genial, no solo por ser de Kubrick sino como éste cambió el libro de King... mejorándolo, hay que aceptarlo. En el libro al protagonista lo atacan al final unos arbustos en forma de animales (???) y el negro llega vivo al the end entre otros cambios. Genial...

    mi Woody preferido también es Manhattan, esta que nombras no se si la ví ja... que herejía...

    son mis 2 preferidas de tu lista solo por sus directores (tengo lista la de Lynch en un dvd sin abrir! después te digo)... salu2...

    Cuando el arte ataque

    ResponderEliminar
  2. De les que he vist, estem totalment d'acord.
    Curiositat, em vaig enganxar a Glòria casualment, sense saber que era del Cassavetes. I la de star wars també és la meva preferida ever.

    PS. Sr. Guzz, les seves llistes són la bomba quan em toca triar filmin per veure..
    (pq estem provant l'alternança, una nit cadascú, per evitar noseque que diu el sr.flush...hem passat de la democràcia feble a la bi-dictadura...qualsevol cosa)

    KSS

    ResponderEliminar
  3. En las cinco primeras hay coincidencia, Guzz, aunque "Recuerdos" la veo por debajo de las otras cuatro, que son, sencillamente, perfectas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Akira Kurosawa, Stanley Kuckrick impresionante sus películas, si tengo que elegir una no se... ¿El imperio del sol?

    Buena entrada saludos.

    ResponderEliminar
  5. Todas las he visto y revisto y rerevisto Y siguen pareciendome unas jodidas obras de arte!!!
    A+

    ResponderEliminar
  6. Las dos primeras son dos de las películas de mi vida pero me hace especial ilusión que destaques "Uno Rojo", film que habría que revindicar más a menudo -igual que "Kaguemusha", por cierto-. Ese plano del reloj en la orilla durante el desembarco de Normandía tiene más fuerza y es mas sutil e imperecedera que la media hora inicial del "Soldado Ryan".

    Saludo!!!

    ResponderEliminar
  7. Yo sigo pensando que lo mejor de 1980 es "Aterriza como puedas". Creo estilo y sigo partiéndome de risa cada vez que la veo. Si es que...., eso de ponerse una careta y decir: "soy el hombre elefante, elefante!" lo puede hacer cualquiera a cascoporro

    ResponderEliminar
  8. Alabo esta hercúlea labor. De las que conozco de aquí destacaría "El hombre elefante" y los "Granujas a toda pastilla". Abrazo.

    ResponderEliminar
  9. El Resplandor y Toro Salvaje son mis favoritas de ese año, y pensar que tanto una como otra fueron tan desvaloradas en su época, sobre todo la de Kubrick que hasta nominada a los premios Razzie estuvo... menos mal que el tiempo y la memoria hacen justicia.

    Sin embargo de toda la carrera de Martín personalmente me quedo con 'Uno de los nuestros' y de Kubrick con 'Full metal jacket'

    Saludos, excelente lista!

    ResponderEliminar