viernes, 15 de marzo de 2013

REIVINDISCABLE ("New Clear Days" / THE VAPORS, 1980)


Lo mismo hay otra persona que ya lo utiliza de hace tiempo en esto de las webs/blogs pero como no me consta y se me ha ocurrido esta misma tarde tiro pa'lante con nueva sección al uso: Los Reivindiscables !  (pedazo nombre de sección y es que soy muy bueno, joder -dígase ello del tirón sin coger aire que ahí queda eso igualmente pero escuece un algo menos-). El punto es que estaba escuchando el "Exit the dragon" de los Urge Overkill por enésima ocasión y preguntándome cómo es posible que a día presente una banda con esos tres discazos en el primer lustro noventero (que son la alegría de la huerta rocanrolera) sean meramente recordados por la versión de Diamond para "Pulp fiction" y poco más para un ingente de aquí te espero (y eso en el mejor de los casos, por lo general). Qué injusto. Se me ocurrió entonces que dada mi tendencia natural a -entre otras cosas, como el ser un rato cretino y admitirlo sin problemas por ejemplo- arrebuscar en la historia rocanrolera en pos de "tesoros escondidos" (una de mis grandes debilidades de la vida esta) podía utilizar esta humilde plataforma para dar cabida a aquellos trabajos cuya fama no vaya de la mano del talento que a mí, contrariamente, si me sugieren... Por supuesto (es la intención al menos) querré jugar no solo a los "discos ignotos" sino también a "reivindiscar" discos que a pesar de ser conocidos y reconocidos hasta por el gato para mí, ni que sea y qué narices, aún lo son poco. Empiezo, eso sí, no con los UO sino con el primero de los dos discos de The Vapors. Que como ya comenté en algún lugar es, junto al estreno de My Dad is Dead del 89, el disco "remoto-descubierto" favorito por la parte que me toca durante el 2012.


Ay, la colisión punk-newaver de los últimos-70/primeros-80... Mi debilidad definitiva. Tal cual. Y aunque mayormente me quede en las inglaterras no son pocos los logros yanquiloides (y que no se limita todo al sacrosanto CBGB, cuidado), y/o ahí tenemos también a los aussies (para muestra el video que está ahora de en el blog con The Saints, que si no es la mejor banda de punk-rock australiana de siempre por ahí andan los puñeteros). Pero, vaya, nos quedamos con The Vapors que son, cómo no, más británicos que la cerveza tibia. Al pensar en la colisión mencionada a principio de párrafo hay una serie de nombres propios y bandas que en seguida te vienen a la cabeza (ciñéndonos a la inglesa: Clash, Costello, Pistols, Lowe, Parker, Undertones, Jam, Dury, Parker, Buzzcocks, Specials... considerable etcétera sin olvidarnos de cosas tan populares como los Pretenders o los propios Police -dos muy buenas bandas pese a quien pese para mí-), pero también hay "otras cosas" que me parecen muy dignas de mención. Bandas (y algún solista como Wreckless) que si bien no puedo afirmar que domine como la palma de mi mano si tienen uno o dos discos que me gustan, o me han sorprendido en algún momento, de manera especial. Así, siguiendo a la británica, hay discos concretos de bandas tan mayormente ignoradas/desconocidas como, entre otras, The Chords, The Records, dB's, Purple hearts o The Lambrettas (el segundo y último disco de estos debiera ser obligatorio) que me parecen de traca. Y ahí, al fin, es donde encajan los Vapors liderados por David Fenton. Dos discos buenísimos (el primero más inmediato el segundo más currado -pero victorioso también-) que raramente veremos en ninguna lista de "lo mejor", marcados por un estilo nuevaolero de manual que lo mismo hace empatar a los Jam con Madness, que recuerda al mismísimo Bowie o a los Clash menos punkies (e igualmente necesarios como el respirar) mientras no se cortan en dejar algún que otro deje soulero de por medio. Yendo ya de cabeza a "New clear days" lo que a uno le da por pensar acabando siquiera la segunda escucha (de las doscientas que seguirán a poco tardar, dado lo adictivo del asunto) es si esto es un disco "normal" o algún tipo de recopilación... Cualquiera de sus once temas (que atención a la versión extended con diecinueve) es un single en potencia la mar de vivaracho con la dosis justa de punk y melodía, poseedor además de un desparpajo natural que solo llegaron a ver de lejos Blur muy puntualmente y que, en cualquier caso, jamás entenderan los chavales árticos o los ferdinandos (por citar bandas posteriores que se lo han llevado en crudo gracias al picar piedra de este tipo de genios semiocultos como, entre otros, el tal Fenton). Se insiste, adictivo es poco... Te sorprenderás a ti mismo en la cola de la panadería tarareando eso de "turning japanese, i think i'm turning japanese, i really think so...", o perdiendo la cuenta de las veces que has repetido de nuevo tras acabar "America", "news at ten", "somehow", "waiting for the weekend"... De verdad que la inicial "spring collection" te marca el camino y no te queda sino devorar esa decena+1 hasta la extenuación. No lo alargo más. Lo dejo en que en todo el cacareado brit 90 y en adelante no hay nada parido en las tierras de Lennon  (o casi, el primer Auteurs y poco más) que para mí merezca sentarse en la misma mesa que este "New clear days". Lo uno (guste mucho, poco o nada)  es un producto editado, empaquetado y precalentado que saca/sacó partido de los medios que regalaba free la era digital. Lo de la banda de Fenton también es/fue producto sin duda (como todo), sí... pero además era genuino de época y lugar. Para nada impostado... y que canciones joder... que ahí en última instancia reside o veo yo el problema real (más en que si esto imita a tal o me recuerda a pascual -que está todo inventado, vaya-) de un largo tiempo para acá: se consigue un sonido, un tono pero... ¿donde están las grandes canciones de los grupos ingleses de ahora? (entendiendo ese "ahora" como, más/menos, los últimos veinte años y con las excepciones que toquen a encaber -que las hay y muy buenas, claro y por suerte-). Esas que se adivinan grandes ya de primeras y no el single que escucharás hasta la enfermedad cuatro días para relegarlo a la semana y ad eternum en el olvido (quiero "alisons" y "teenage kicks" no "wonderwalls" y "take me outs", coño !). Un producto auténtico, esto de los Vapors en definitiva y volviendo a lo que toca -que toca echar persianas y ya se me está yendo demasiado el tema, me doy cuenta... pero es que uno se emociona con estas cosas y se pierde -, que muy probablemente no dejarás de escuchar una muy buena temporada a poco le hinques diente. Para volverse japonés y lo que haga falta de puro cojonudo , en resumen.

Pd. Algunos días claretes:
 

2 comentarios:

  1. No se puede permitir dejar esta joyita de la new wave a solas. Hace un año más o menos lo volví a recuperar para el coche y ahora me han entrado ganas de nuevo. Pinta bien esta sección. Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Maese Johnny por destruir el deprimente "no hay comentarios". Y tampoco tenía dudas de que si alguien iba a aparecer sumándose a la "reivindiscalización" de este muy buen y vivaracho elepé ibas a ser tú... Como siempre venimos a convenir: lo 80's rocanroleros molan y punto... si uno tiene interés y se pone a buscar un algo. Abrazo guzzero

    ResponderEliminar