miércoles, 17 de abril de 2013

ENCADENADOS (1946)

INTRO. Siempre explico lo mismo, de una u otra manera, al tratar alguna de las referencias de Sir Alfredo... pero es que me parece indebatible, leñe: Hitchcock es, o -más acurado- según lo veo yo desde el año el anacardo, el consenso crítica-público más incuestionable de la Historia del Cine toda ella. Así, con un par o varios pares si es menester. Nadie, perdón, NADIE dentro del mundo del cine tiene mayor número de "masterpieces" que hayan trascendido más allá del medio para alcanzar un grado de popularidad universal y consensuada que le equipara (por causa-efecto directos) a los grandes artistas de cualquier ámbito o/y época. Qué sé yo si es el mejor realizador de la historia (que también hay algunas -aunque muy pocas en realidad- de sus muchas obras que nunca me acabaron), de los cinco, de los  veinte mejores o, que me extrañaría mucho que alguien así lo creyera pero de todo hay en la viña, resulta que no pertenece a esa élite de "los más mejores de siempre"... Que le pregunten a alguien que sepa de verdad de esto. Y no, no me refiero a los críticos varios (y sean de los que cobran por ello o no... que esta "era de la información" está relativizando mucho según que cosas y para bien en este caso), que le pregunten a Scorsese, Polanski, Herzog o a alguien así (que esos sí que realmente "saben de cine")... En cualquier caso, Torneur por ejemplo (y que intuyo sabía ""algo"" -con dobles comillas a posta- más de cine que el mejor de los críticos, sin más, de toda la galaxia), lo tenía bien claro... En fin, siempre es un placer tratar a uno de "mi cuarteto elegido" y, claro, ya le tocará otro día a Fritz, Billy o Akira pero hoy, como tantas veces ya ocurridas o por ocurrir, nos rendimos a Sir Alfred Hitchcock y, para la ocasión, a sus "Encadenados" (nada menos).


"SINOPSIS PRESTADA". Tras la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), el padre de Alicia Huberman, un espía nazi, es condenado por traición contra los Estados Unidos. Después del juicio, Alicia da una fiesta en la que aparece un apuesto desconocido llamado Devlin. Se trata de un agente de los servicios de Inteligencia que reclama su colaboración para atrapar a Alexander Sebastian, el cerebro de los nazis en Brasil. Al principio se muestra reacia, pero finalmente accede, sobre todo, porque se ha enamorado del atractivo agente americano. Una vez en Brasil, Alicia se gana la simpatía de Sebastian y se va a vivir a su casa. Pero su implicación en el asunto acaba poniendo en peligro su vida.

A FAVOR. La Bergman devora la pantalla sin compasión, Grant lo niquela con su interpretación de tan sufrida contención y Rains (el inolvidable jefe de la policía francesa de "Casablanca") está, si cabe, más bien incluso que los otros dos... Y ya tenemos el folletín en marcha. Un triángulo imposible de extrañas meretrices, obligados proxenetas y inexcusables colaboracionistas, conveniente y sofisticadamente "maquillados" (y contextualizados) para la ocasión, donde Hitchcock mete mano sirviéndose de una trama de espias de manual para dar alas a un film evidente y básicamente  romántico si se analiza un mínimo al terminar. Hitch, por supuesto, hace un nuevo tratado de ritmo argumental para los restos (que esa curva de tensión, siempre ascendente, nadie la consigue como él, faltaría) y, sabiamente como lince que era, lo deja apoyar todo plácidamente sobre sus fantásticos intérpretes a fin de evitar efectismos innecesarios y clavar poco más de hora y media de pura y dura calité. Y, ojo, aunque no sea este el film donde más le dio al maestro por buscar formas y simbolismos "particulares" con su presentación on screen, la escena final con la escalera y ese significante que deriva del significado en cuanto al desenlace del "pobre" Sebastian, es plásticamente perfecto no, lo siguiente (el "cojonudometro" se sale ahí tanto desde el libreto como desde lo visual sin pero a caber). Para no alargar porqué si: maravilloso y más que recomendable  pedazo "Clásico" con todas las letras y la mayúscula bien gorda (en síntesis y por supuesto).

EN CONTRA. Puede que por temas de anacronismos varios en el tono haya a quien este relato parezca algo cándido en cuanto a guionización entera o parcialmente ("puede", insisto)... pero yendo al meollo (a lo que realmente importa de su trama/historia y como suele ocurrir con las obras de los grandes maestros) el film es tan sólido y bien medido que ello, en mi opinión, solo responde a unas ganas que no acabo de entender muy bien por echar agual al vino de gratis...

CONCLUSIÓN. Uno de los grandes "juegos" para un sinfín de cinéfilos y/o cinéfagos es el tratar de determinar cual es, realmente, la mejor década cualitativamente hablando dentro de la singladura del genio que hoy nos ocupa... Imposible, a ciencia cierta (o así lo veo y ahí , precisamente, radica un nuevo ejemplo más de la grandeza de tan eterno cineasta). Los cincuenta o los sesenta son cojonudos, claro, y hasta hay quien reivindica sus semiignorados setenta o sus nada desdeñables británicos inicios treintañeros... ¿Los cuarenta?. Je, por ejemplo y a qué más, al film de hoy le preceden del tirón y a razón de largometraje por año: "La sombra de una duda", "Náufragos" y "Recuerda"... Ahí queda eso. "Encadenados" es, ya para terminar, un impecable film romántico... pero en clave Hitch, obvio. Quien por supuesto ya se había dado perfecta cuenta a esas alturas de que, poseedor como era de un "filtro" especial que hacía su cine absolutamente personal e intransferible, podía extrapolar géneros de una manera única y que iba a dar que hablar... Y en esos seguimos y seguiremos todos/as los amantes del Cine hasta el día el juicio, claro.

GUZZTÓMETRO: 9/10

5 comentarios:

  1. Para mí cada vez hay menos dudas: Hitchcock es el mejor creador de formas que ha dado el cine. "Encadenados" es una de sus cumbres, con dos planos, el del beso y el de la grúa que baja del techo hasta la mano con la llave, absolutamente soberbios. Solo "Vértigo" superará a "Encadenados" en romanticismo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. La película definitiva de Hitchcock, en ella se define ya de manera clara todo su catálogo. Siguiendo con el anterior comentario podríamos añadir Con la Muerte en los Talones (un pelín menos romántica pero más sexual, quizás). Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Mi favorita de Alfredo, ese plano de la grua bajando hasta la mano con la llave costo una pasta... se utilizo la misma grua que en la escena de estación en Lo que el viento se llevo!
    Gran reseña Guzz.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Como diría el Jezulín:

    En dos palabras
    "IM-PRESIONANTE".

    (Me he quedado dandole vueltas a en que escena aparecía el maestro).

    eMe

    ResponderEliminar