viernes, 5 de abril de 2013

THE SOUNDTRACK OF OUR LIVES (BANDAZA DISUELTA BUSCA JUSTO RECONOCIMIENTO)


Mientras buena parte del planeta se rasga las vestiduras por escuchar lo nuevo de los Vampire Weekend, Artic Monkeys, Strokes, Arcade fire, Interpol, en lo que el demonio quiera que ande liado Jack White o su tia la calva -etc- (que por mi ya se pueden perder en el bosque todos juntos más allá de las canciones sueltas -y contadísimas para mí- que puedan tener unos y/o otros... que con semejante personal no me extraña que las "teclas negras" sean vistos como el tercer o cuarto advenimiento, claro), en esta humilde casa lloramos y lamentamos la de diox la disolución de los fenomenales TSOOL... Bandaza de etiqueta negra y level superior (y posiblemente la única que le pueda toser algo a Tweedy por el cetro de la mejor banda pop-rokera surgida de mediados de los 90 y en adelante, qué cojones), cuya disolución de a mediados del año pasado ha causado una dañina e hiriente indiferencia (por lo menos generalizando) y que me hace el tema especialmente punzante y cabrón. ¿Pataleta guzzera?. Puede, of course, pero no, no me bajo (ni bajaré) del burro. Esta gente era buena hasta el hartazgo, coño y joder juntos... les dan/daban, por ejemplo y al menos para el menda, varios litros de sopas con hondas a esos Flaming Lips, con los que hubo quien les comparaba (la calidez del reverso folkie de los extintos suecos me los hace mucho más estimables y cercanos en contraste a la épica frialdad de los otros -cuyos picos de calidad tampoco son ninguna tontería, ojo y lógicamente-).
 
Insisto que para encontrar comparativa directa que me convenza tengo que recurrir, directamente, a los enormes Wilco. Que, de acuerdo, son algo superiores al haber redondeado mejor sus discos ("Being there", "YHF", "sky blue sky" y alguno más son exageradamente buenos) pero, al tanto, hasta cierto punto. Y, es más, afirmo sin reservas que si Jeff se lleva el gato al agua finalmente es por las piezas más "rápidas" de su discurso... "canciones bonitas" contra "canciones bonitas" (y aún atendiendo a lo que pesan "she's a jar", "Jesus, etc", "Hummingbird" y demás, en su lado de la balanza), el Empate queda escrito con la mayúscula a propósito. Siguiendo tirando del mismo hilo, además, me es bastante revelador que ambas formaciones salgan de una banda anterior de nivelazo, importancia y relumbrón considerable. Y ahí sí, por cierto, que "el premio" se queda, en base a mis gustos, con los escandinavos... El americana de manual de Uncle Tupelo es siempre reivindicado por los amantes del estilo y la verdad es que suena de narices como inmejorable compañero de viaje de los ilustres Jayhawks pero, ay, aquí el tirón punk-rockero es importante y, desde luego, Union Carbide Productions -con sus cuatro discazos como cuatro soles, y sí el cuarto también- es una de las grandes bandas cruelmente olvidadas por/para el vox populi (lo de "la importancia de ser sueco que no anglosajón", por supuesto y me cago en la puta añado). Sea como fuere, y centrándonos en nuestros protas, el cambio del garage de UCP por la psicodelia (cada vez más retrosixtie a medida que van pasando los años) de The Sountrack of Our Lives, con Ebbot Lundberg como indiscutible líder absoluto, nos deja el legado de seis discos (cuatro brutales y dos "sencillamente" muy buenos) y sobretodo una retahíla de canciones que merecen perdurar en la memoria colectiva del pop-rock, amén de uno de los capítulos más brillantes del rock del último par de décadas. Por recomendadísimos dejo su segundo y tercer álbumes en cualquier caso y no se me despisten... Y, desde luego, dejo igualmente para otra ocasión el liarme con los discos de forma específica ya que TSOOL (como ocurre con su banda madre) serán carne de cañón, perenne y total, para esa jerigonza de los "reivindiscables" que acometo de un tiempo reciente para acá... Eso sí, escuchar seguidas estas "if nothing lasts forever" y "when we fall" -cuando termine la Costellada de fondo del blog, perse- de su último y postrero trabajo ("Throw it to the universe", 2012) hasta la extenuación -y/o hasta ver la luz-. Fiel reflejo de las maravillas que te esperan agazapadas y sumergidas entre la obra de estos tan brillantes e inmerecidamente ninguneados suecos.
 

3 comentarios:

  1. Absolutamente de acuerdo, Guzz. TSOOL y UCP han de ser reivindicados siempre. Gracias por hacerlo, ya sabes que soy seguidor irredento de ambas formaciones.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Grupazo del copón que se nos van. Todo lo que dices está muy bien, y podría llegar a darte la razón pero personalmente sus últimos discos no llegaban a ese nivelarro de "Behind the music" (mi favorito) o "Origin vol I". Ya me has dado una pista para el próximo "clásico nikochiano" ya que ese "behind the music" sonó en mi casa hasta romper el lector de cds.... tremebundo!

    ResponderEliminar
  3. Si derramo lagrimas por la disolución de TSOL . Reconozco que me han parecido el más interesante grupo de los últimos 10 años. a mi juicio muy superiores a Wilco ( que si me parecen más irregulares y con demasiados bandazos). Su disco de rarezas me parece uno de los 2cds más maravillosos publicados en el último lustro. Free Fall (nuevo grupo del guitarrsita) es bastante más flojo pese a que su disco no esta nada mal. Me los llevo para escuchar el fin de semana .

    ResponderEliminar