miércoles, 24 de abril de 2013

REBECA (1940)

Qué nadie se me despiste ahora porque esté en plena promoción primaveral con el flamante nuevo blog sobre la figura del sinpar (y en esta casa adorado) Sr. Costello... El espacio guzzero por definición, antonomasia y retruécano és el que aquí me/nos ocupa y que no se dude de ello. Además, vuelvo a estar en una de esas fases "hitchcockeras" importantes (coño, no hay más que ver la cabecera elegida desde hace ya unos días). Hoy, al tanto, toca "Rebeca" nada menos. La primera película de Don Alfredo tras cruzar el charco y la primera también a encaber en esa relación odio-odio con el megalómano productor Selznick (que, en definitiva, ha pasado a la historia tanto por "Lo que el viento..." y demás como por ser quien "se trajo" a Hitchcock para USA -últimos 30's-) y que llegará hasta "El proceso Paradine" de 1947 (uno de los rodajes más atropellados y particulares de all the times, por cierto... pero eso tocará otro día). Dándole bola a eso siempre me resultó interesante el contraste de situaciones que tuvo que vivir Hitch y su arte en ese momento... de ser "el dios del cine" en UK a ser un mero funcionario en el golden  joligú... tal cual. Es la época de los "grandes estudios" y el director como ente creativo-artista todavía tenía que surgir (de hecho y como es bien sabido, dichos estudios se "prestaban" los directores como el suelto pal café por entonces... solo importaban stars y productores). De ello, claro, se encargarán todos los genios europeos que, mayormente por motivos bélicos y/o lo de ello derivado -aunque también al olorcillo del $ en algunos casos, por supuesto-, emigraron a la "Meca". En cualquier caso "Rebeca" es la primera de las muchas genialidades con presupuesto yanqui que el Maestro firmará durante las tres décadas siguientes (más/menos) y a pesar de todo lo brevemente explicado (no me enrollo más pero esa eclosión del director-artista en hollywood durante los 40's merece un posteo específico), no se dude, el británico deja impronta de tono y estilo ya desde aquí (pues menudo es Don Alfredo, faltaría).  Y ya puestos, por cierto, que con lo que me gusta liarla no puedo desperdiciar la ocasión... "Rebeca" es un film que a mi, mismamente, se me suele olvidar al enumerar las predilectas de este señor (será por esa historia oscura del incordio constante -y a todos los niveles- de Selznick durante el rodaje o porque queda eclipsada por otras cimas ulteriores en la historia, o vaya usté a saber) pero, según lo veo y ya que no quiero autoengañarme, me parece definitivamente el mejor film de los años 40 de Sir Alfred Hitchcock. Hala... y eso que siempre le tuve cierto cariño a "La sombra de una duda" y mucho a "Encadenados", pero repasando hoy para la entrada... Sí, no creo que ninguna de ellas tenga finalmente esa aura de "única" que si se alcanza mediante la singular historia del necrodrama "Rebeca". Y sin más... a Manderley que nos vamos.

"SINOPSIS PRESTADA".  Al poco tiempo de perder a su esposa Rebeca, el aristócrata inglés Maxim De Winter conoce en Montecarlo a una joven humilde, dama de compañía de una señora americana. De Winter y la joven se casan y se van a vivir a la mansión inglesa de Manderley, residencia habitual de De Winter. Pronto la señora Winter se da cuenta de que no puede borrar en su marido el recuerdo de su difunta esposa.

A FAVOR. En ninguna película de no-ficción de la historia, en ninguna, conseguirá otro realizador hacer física una presencia de vida pretérita al nivel que consiguió Hitchcock al poner en imágenes el guión de este film sobre la obra original de Daphne du Marier. Maestría absoluta. La manera de presentar y recrear la propia Mansión Manderley como si de un personaje más se tratara (y con la impagable ayuda al contextualizar de la magnífica  música de Franz Waxman, además) es cosa más que seria. Magnífica elección de cast, por si fuera poco: preciosa y sufridísima Joan Fontaine, elegante como solo él podía Mr. Olivier, magnífico (como siempre) Mr. Sanders con su chantajista rol secundario y, claro, qué decir de la odiosa Judith Anderson (la ama de llaves más inolvidable e hija puta nunca habida en pantalla -soberbio trabajo, por supuesto-). Sumemos, también, la manera de usar la cámara por parte del genio británico al recorrer el lugar (cambios de planos maestros donde los halla... cortísimos para asfixiar a la pobre protagonista -de verdad que parece que le puedas contar los pelos de la nariz a Mrs. Danvers en alguna ocasión- , y bien largos para mostrarnos su absoluta desoledad) y, por si todo ello no fuera bastante, un marcado tono (¿proto-noir?) que no disimula su sentir expresionista (que, recordemos, Hitchcock aprendió de muy joven de un tal Murnau...). En resumen, "Rebeca" y su inexistente pero horrible fantasma sigue y seguirá hechizando a todos los amantes del (mejor) cine que se acerquen un mínimo a Manderley. Sublime y particular como ella sola y, ni qué decir por evidente que resulte, eterna masterpiece.

EN CONTRA. La "magistral" idea del castrista Selznick que consistía en terminar el film haciendo que el humo resultante del famoso incendio dibujase un R gigante en el cielo y que a punto estuvo de medrar... pedazo estupidez y barato efectismo on screen donde las y los halla, ni qué decir... Por suerte, el genial realizador le dijo que ni loco (que hasta ahí podía llegar) y se mantuvo firme en su elegante y postrero travelling entre llamas que terminaba mostrando otra pequeña R sobre una cojinera o colcha (ahora no me acuerdo) del dormitorio principal. Esto és: es un "en contra... Selznick", en este caso, conviene matizar.

CONCLUSIÓN. Qué canalla Don Alfredo y pobre Fontaine que la hizo creer que todo el mundo en el rodaje la detestaba para hacerle alcanzar todavía más y mejor el elevado grado de paranoia continua que su rol demandaba... ¿se dieron cuentatodos/as, por cierto, que para subrayar su insignificancia al ser comparada con la difunta del título en ningún momento sabemos su nombre real?. Gran historia, claro qué sí. Casi tanto como la propia Manderley, uno de los lugares con más carisma de la historia cinera por derecho propio... Y es que estamos ante un Hitchcock de los de pura pata negra y, por la lógica a destilar de ello, todo aquí funciona mejor que bien para poder afirmar aquello, finalmente, de que hasta lo de imprescindible se antoja como bastante obvio.

GUZZTÓMETRO: 10/10

6 comentarios:

  1. Una de esas peliculas que tienen una magia especial, pues desde el principio sabes que algo no va bien, que hay algo mas, que todo se va a terminar precipitando sin solucion y lo estas esperando...
    Lo que menos me gusta es Olivier, demasiado corercto para ser un asesino... pero esos si POM.
    Saludos y otra gran reseña para el saco...

    ResponderEliminar
  2. El debut americano del Maestro ya presenta sus credenciales pese a una última parte un poco deslucida. Un cuento con una princesa inocente y una bruja malvada: Fontaine y Danvers, estupendas. Saludo.

    ResponderEliminar
  3. Una maravilla de película y de novela!!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Addison. Si claro, le cae mal aquí Sir Olivier porque no se deja chantajear caballero (jeje)... Completamente de acuerdo, " magia especial" si señor... Hitchcock las tiene más curradas y mejores sin duda, pero sin duda también Rebeca es de esos films que tienen "ese algo especial" (y particular) que la hacen especialmente estimable.

    Ca. Seguramente el film se "destensa" en cierto momento como apuntas Ca pero sus activos, al generalizar, me parecen demasiado enormes (si la narrativa en cuanto a historia se "amuerma" puntualmente, ahí aparece el ojo maestro a maravillarnos con su pericia visual). Ls Danvers es una de las pajarracas más odiosas del cine sin más añadir, desde luego.

    Manderly. Algo me decía que este film sería de tu agrado, no sé, un "quelquecos" de esos... Disfruté mucho también la novela, sí sra, fue hace la tira pero recuerdo que fue de esas lecturas absolutamente devoradoras (si no la finiquité del tirón poco menos).

    Thanks x comentar y abrazo guzzero x3 !

    ResponderEliminar
  5. http://osadaignorancia.blogspot.com.es/

    hola guzz, el primer premio Guzzer ya no existe y de este osada ignorancia,,, ya veremos, estoy muy inestable. No depende de mi, mi seso va por un lado y yo por otro. Abrazos guzzeros!

    ResponderEliminar
  6. De cualquier manera Ned para el lugar que voy. No se dude y como siempre a no ser que titules al blog "mecagoenguzz.blogspot.com"... Bueh, y de ser así pues también, a qué engañarse.
    Abrazo guzzero !

    ResponderEliminar