martes, 9 de abril de 2013

TIBURÓN (1975) + MAKING OF

INTRO. Vaya con el tito Esteban... Y qué decir de "Jaws" a estas alturas. Para hacer más llevadero el asunto, eso sí, pongo al final del posteo (en dos partes) documento de la web DocumaníaTv.com con el "Así se hizo". "Tiburón desde dentro" (2010) que se llama el tema y que testifica con tino y nutritivamente todo, un poco en la línea de "El corazón de las tinieblas" aunque sin llegar al nivel de "imprescindible" como documento que para mi si integra el famoso making of con el epopéyico rodaje del film de Coppola. Eso, por supuesto, me simplifica bastante el texto y me permite divagar (la gran especialidad de la casa) sobre otros aspectos, dado que ahí están casi todas las respuestas: ¿cómo llegó Spielberg a este film?, ¿cómo se le ocurrió la historia al Benchley?, ¿fue realmente un rodaje tan duro, en general, como recurrentemente se suele explicar? (-que sí, eso ya os lo espoiloreo yo que ya se lo imaginan todos/as por otro lado-), ¿cuanta presión se tuvo que aguantar, cómo se llevaban los actores principales y como llegan ellos también a "Jaws", por qué se eligió Martha's Vineyard como localización principal, como fue el trabajar en alta mar, y la interacción con el muñecote (muñecotes, más bien) de las nasos en cuestión...?... larguísimo etcétera con, de verdad, casi todas las respuestas y más (atención por ejemplo rápido a la escalofriante aventura del extra de metro cuarenta metido en la jaula) a excepción -eterna excepción-  de cual es el motivo de titular "Tiburón" en nuestras latitudes a un film que tiene la traducción directa de "Mandíbulas" (para mí todo un acierto, en verdad y visto en perspectiva, pero es de estas cosas que no se acaban de entender del todo).



"SINOPSIS PRESTADA". En las aguas de un pequeño pueblo costero del Este de Estados Unidos, un enorme tiburón ataca a varias personas. Por temor a las repercusiones que este incidente podría tener sobre el negocio turístico, el alcalde se niega a cerrar las playas y a difundir la noticia. Pero un nuevo ataque del tiburón, en la propia playa, termina con la vida de un bañista. El terror se apodera entonces de todos; así que un veterano cazador de tiburones, un científico y el jefe de la policía local se unen para capturar al escualo.

A FAVOR. La tremenda dirección y usos de cámara, el "megatuneado" guión -no se pierdan la "Pd", insisto- con esa trama rajada en dos (la aldea pescadora con las reacciones de los habitantes, los primeros bocaos escuálicos y la presentación de roles y, claro, el fantástico y melvillero relato de la segunda mitad), la elección y trabajo de los tres inolvidables protagonistas, la banda sonora icónica hasta el infarto de Williams... Y un porrón de cosas más por todos/as harto conocidas  hasta la saciedad, sin olvidar de destacarse esa tensión "hitchcockera" de peligro al acecho presto a aparecer cuando menos se le espera pero (vital) servida sin efectismos de más y en la proporción perfecta (el peligro que se intuye cala y acojona mejor que el que se ve, claro qué sí). En fin, lo antes apuntado, a qué más si se la conoce de memoria hasta el Tato. Clásico indebatible en definitiva por mucho que leas/escuches al crítico/enteraillo de turno cosas del tipo (y como ya mentaba en otra entrada reciente): "con esta película se impone finalmente el cine-espectáculo al cine-arte"... Solemne gilipollez a mi entender cuya justa reacción solo me supone el deseo de ver a la luminaria en cuestión dentro de la famosa jaula acuática, en el film que nos ocupa y con una enorme sombra avanzando en la dirección adecuada por supuesto, mientras se oye a un técnico desde la superfície diciendo algo similar a: "anda mirad, me han sobrado estos tornillos de la jaula, qué curioso...".

EN CONTRA. Pues solo se me ocurre el que alguien se haya despistado mucho y meta el "Jaws" único y original, en el saco de "la saga" y lo remate además con un "és la más buena" sin cortarse en lo más mínimo y logrando para la ocasión el título a la obviedad innecesaria del año... Hombre, no te jode. Este film és, fácilmente, uno de los mejores cincuenta de la historia o al menos, y seguro, uno de los cien, y lo otro (aún recuperando parte del casting y localizaciones) son, y por mucho que ocasionalmente puedan entretener a alguien, descarados sacacuartos al rebufo y sin compasión ni consideración que medie. "Tiburón"/"Mandíbulas" solo hay uno y al resto os encontré en la piscina municipal del barrio, vaya.

CONCLUSIÓN. Y aquí , con todo el cacho pescado vendido, viene esa divagación que adelantaba en la "intro", perse. Ya me marcaré un "about" explícito de Spielberg y de lo que de su (muy irregular pero, también, muy interesante puntualmente) obra opino cuando toque en el espacio pero, centrándonos hoy en su "Tiburón", conviene aplaudirle al famoso cineasta por encima de todo la enorme capacidad de reflejos en la toma de decisiones para con no pocos aspectos del tortuoso rodaje... Y, muy especialmente, ese empecinamiento casi vehemente (y que nunca dejó entrar a debate) por rodar directamente en alta mar, toda una putada logística y estructuralmente en la era analógica (que no en vano está el dato de que no se había hecho antes, o por lo menos a esa escala) pero que, claro está, otorgó una autenticidad brutal a la segunda mitad del film que aún hoy es el gran legado de Spielberg para con la HIstoria del Cine... El robot-tiburón fallaba, el clima era una mierda, se pasaban de plazos y presupuestos (putadas mil en síntesis)... Y Stevie, a sus veintisiete añitos, se acordó entonces de Hitch... empezó a ingeniar visualmente, a rodearse de ideas de todo tipo (buenas, malas y regulares), a hacer interactuar roles... todo lo que es el metraje con el bicho fuera de pantalla, vaya, y así alcanzó la/su gloria (para él y para cualquiera que tuviera que ver ni que fuera de lejos con la producción, ojo), convirtiendo un "film con monstruo" en un cañón que atraviesa  y trasciende (y trascenderá) géneros. El film más parecido a "Los pájaros" sin ser "Los pájaros" que existe y, en cualquier caso, tremenda    e insaltable "masterpiece", por supuesto.

GUZZTÓMETRO: 10/10

Pd. El making of (dénle a lo de "Close Ad...", que no se me lie nadie):


Tiburon desde dentro (Cap 1)

Tiburon desde dentro (cap 2)

Pd2: Posteo dedicado al amigo Mansion que me consta tiene debilidad por el filmazo en cuestión.

6 comentarios:

  1. Gracias maestro!! Un honor que me dediquesw esta entrada! Mi mujer va a alucinar, porque sabe de mi devoción enfermiza por este film. Para que te hagas una idea, tras casarnos, nos fuimos a casa a descansar (ya que saliamos pronto de viaje al dia siguiente) y adivina que película vimos en nochetan especial: JAWS!!

    La peli de mi vida, sin duda. Ademas, se estrenó la semana en que nací. Tiene cojones!

    Me ha encantado la entrada. Yo recuerdo que me la contaban mis padres como si fuera un cuento mucho antes de verla. La vi en 1987 con la compra del primer vídeo en casa. No se me olvidará ese dia jamas.

    Ojala pudiera ir a Martha´s Vyneard tio, y verlo todo alli. En Youtube hay videos de fans que son increibles.

    Por supuesto, tengo la edición en VHS, en DVD normal, 25 anniversario, 30 anniversario etc...Hasta una camiseta!!

    Un abrazo Guzz y MUCHAS GRACIAS!

    ResponderEliminar
  2. Una obra maestra la película de Spielberg. Buena página la tuya. Te dejo mi nuevo blog de cine: http://todocinemaniacos.com.

    ResponderEliminar
  3. De lo mejorcito de Spielberg!! No sólo el tiburón es inolvidable sino sus personajes!!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. muy superior a la novela. recuerdo colarme en el cine para verlo siendo la escena del ojo una de las que he visto gritar a la gente más en una pelicula. todavia nos estamos acostumbrados a cosas como Hostel y cia. Obra magna

    ResponderEliminar
  5. Transcribo, si me lo permites, lo que en 2005 publiqué en Ruta 66 acerca de la película:

    "Antes de convertirse en un director "serio" —y en el más famoso del planeta Tierra—, Steven Spielberg rueda la interesante "El diablo sobre ruedas" (1972) y una especie de extensión más estilizada, "Tiburón", matriz de una floja saga que aún a día de hoy sigue siendo su mejor película. Si en "El diablo sobre ruedas" era un camión el que materializaba la amenaza abstracta del Mal, ahora es el enorme escualo surgido de las prístinas profundidades quien encarna la representación de esos miedos ancestrales acumulados —y anclados hace siglos en el imaginario colectivo, mucho más poderoso siempre que la razón— por la cultura judeocristiana. La historia, lineal y sencilla, alcanza múltiples resonancias mitológicas y existenciales gracias a una puesta en escena en extremo creativa y sugerente, deudora evidente de Hitchcock y, no tanto, de Buñuel, que capta (y crea) los misterios y complejidades que acompañan a los personajes. Aunque claramente identificable como una cinta del Hollywood de los años setenta, la fuerte personalidad que Spielberg sabe dar al producto la aleja del típico cine de catástrofes de la época para erigirse victoriosa frente al paso del tiempo, los numerosos visionados y el enorme éxito obtenido (¿o esto no debería ser un lastre?). Una película profunda y enigmática —susceptible de muchas interpretaciones— al mismo tiempo que comercial y entretenida, algo que, por desgracia, hace años que ya no caracteriza a la obra de aquel niño precoz nacido hace más de cincuenta años en Cincinnati".

    Un abrazo, Guzz.

    ResponderEliminar
  6. Un Spielberg con una profunda lectura sobre los años 70. Una de sus mejores cintas, aunque un 10 yo no se lo pongo ni Al hombre tranquilo.:-)

    Saludos
    Roy

    ResponderEliminar