viernes, 31 de mayo de 2013

"... LIKE CLOCKWORK" / QUEENS OF THE STONE AGE (2013)

Pues, oye, muy bien el nuevo QOTSA, si señor... Y tras tan sintética introducción que exonera de la lectura de todo lo que sigue a quien lo quiera aprovechar, vamos con la verbena de turno.
A estas alturas  escribir sobre la tan famosa banda de Homme, haciendo recuento de logros y leyendas, puede estar un poco de más (o según se mire al menos) pero, of course, no se pudo evitar. Vaya de entrada que aunque los dos discos que más trempera me dan (que son más "mi rollo") de los ya aparecidos o por aparecer de esta añada (por el momento) son el tremendo y preciosista "Fade" de los YLT y ese "I hate music" de mis tan estimados Superchunk que se espera para agosto, es de recibo que es un año este 2013 donde se esperan con gran y mayor avidez, al generalizar, las nuevas reseñas de Pearl Jam y QOTSA (¿y quizá Wilco?)... Esto es, al menos la mitad de esas bandas que suelo destacar como las supercampeonas en la proporción crítica/público del último par de décadas y algo poco más ya (sumen eso si a las mentadas, entre paréntesis o no y para cerrar el póker, a los Robinson), según quien suscribe. Quizá, que cada vez me convencen más no lo negaré, acabaré haciendo repóker con Auerbach y el otro pero, de momento, lo planto ahí. Y es que en verdad veo siempre una gran (apabullante) diferencia entre ellos, y recordemos que hablamos sin dejar ese perfil crítica/público en momento alguno y que nos ceñimos a bandas, y el resto de combos más o menos famosos/promocionados en el tiempo sugerido (y ojo que ahí van de cabeza las -otras- cabezas visibles del grunge, el brit-pop 90's, los stripes/strokes/artics/vampires y su tia la calva, los radiojetos, todo el folk-rock gafapastero de "última horná" y largo etc sin olvidarme de cosas que detesto horrores pero que son muy apreciadas en la linea de los manicstritprichers, miuses o plasibos, etc. -que ya de los colplei, por ej, lo que pienso me lo callo-). Es por (toooodo) ese rollo macabeo, al fin, que se ansiaba que saliera ya de una fucking vez este "...AC" de las narices de los QOTSA de marras.

Y es que, en definitiva, lo de los Queens of the Stone Age y su importancia para mi se sintetiza en aquello que le leí al Sr. Julià hace la tira y a colación de ni recuerdo qué: "el Rock -a veces- si no es algo gamberro y macarra no procede"... Aceptado ello solo queda reparar en que sin tener Qotsa la pátina de autenticidad añeja de los Black Crowes ni sin cantar Homme tan bien como Vedder o ni poseer tampoco esa aureola de alquimista de las historia rockera de Tweedy, ocupa/n el puesto de honor ya desde hace unos tres lustros en la mentada "vertiente macarra" del asunto... Y según lo veo su secreto es de fácil comprensión... Homme (y quien toque) no escatima en cuanto a octanaje eléctrico, de hecho ocasionalmente hasta flirtea sin vergüenza alguna con formas más propias del hard core garrafero, el rock industrial sobreproducido o el puro heavy metal, pero (y es la clave del asunto en mi humilde opinión) sin afectismos que valgan... Ahí donde, por ejemplo, Corgan o Reznor acabaran perdiéndose (ese reverso mesiánico sobreafectado inexcusable) por tomarse más en serio de lo justo y conveniente, Josh practica el colegueo gamberro sazonando con excesos, falsetes, poses burlonas y más sin, por supuesto, dejar de generar una bronca (y unas canciones) del agarrarse a donde se pueda. Y, al tanto también, cuidado con su reverso más lírico que tampoco debe desdeñarse ni omitirse (gran atención por favor a cosas como "mosquito song" o "i never came", please). Así, como es tan manido, partiendo de la militancia stoner de los reverenciados Kyuss, la urbanización de ese rudo sonido a riffazo limpio (o sucio) lograría que durante una década partiendo del 98, QOTSA dispensara una carrera de aplaudir hasta el dolor y cinco discos de los cuales tres o cuatro se pueden colocar sin excesivos problemas en el cajón de "lo mejor de los últimos tiempos". Por azares de la vida o vaya ud a saber la cuestión es que el último antes de su flamante novedad (que si será flamante que aunque esté más filtrado que el café de ayer su fecha de lanzamiento oficial es para junio), aquel "Era vulgaris" del 2007, resultó el primer punto de (relativo) desencuentro entre sus fieles... Para unos es tan bueno como los demás, para algunos un alarmante paso atrás y para otros (con los que me postulo) sencillamente un buen disco (igual que lo fue el primero) que tiene la "desgracia" de venir precedido por tres mazucazos del caerse de culo. Particularmente, insisto, no me parece en absoluto "Era vulgaris" malo, pasa que al igual que ocurre con el estreno (me reafirmo y tal) es una colección de canciones sumadas hasta "X" que aunque cojonudas (en apreciable porcentaje) no tienen esa homogeneidad alcanzada en su santa trilogía "rated", "deaf", "lullabies". En cualquier caso, yendo al meollo, era la primera vez que no se daba la bajada pantalonil absoluta con un disco de la banda y, a partir de ahí, bien por pataleta burrera, bien por entender que la banda necesitaba "respirar" un tiempo indefinido (con las ventanas abiertas, eso si, que nunca se habló de disolución), Homme decide aparcar al bicho.

Y ahí estabamos hasta hace unos pocos días... o casi. Porque posiblemente estemos ante uno de los discos que más información ha generado antes de su estreno en tiempo (sorprendentes colaboraciones, regresos inesperados, adelantos a tutiplén...). Al final, una vez escuchado, reescuchado y hasta regurgitado para ser ingerido de nuevo (esto me quedó algo asqueroso, si) el disco en numerosas ocasiones lo principal que queda es, one more time y perse, que QOTSA es Homme y viceversa y punto, así que todo es como bastante relativo (de hecho ya hace tiempo que veo a este tipo como una especie de Mr.E pero cambiando pop por hard antecediendo al rock). Y es por ello que el regreso de Olivieri, las nuevas cománditas con el ubicuo Grohl y el honorable Lanegan, la aparición de Sir Elton, del antes mentado Reznor o del chaval de las monas árticas  no debieran pasar, según lo veo, de lo mero anecdótico o poco más (y que no serán ellos los que girarán con el nuevo arsenal en definitiva).

 Y si del disco en si hablamos (que ya tocaría, si y sorrys), decir que no se dude... tenemos un bicho importante entre manos. Vuelven a sonar poderosos, rocosos hasta el hartazgo pero, ojo, al mismo tiempo se implementan nuevos conceptos y formas a tener en cuenta (dice la leyenda que "no hay dos discos de QOTSA iguales") que hacen, y no me cabe duda tras más de una década de seguir al panocha de las narices, que estemos ante un disco que merece y debe compararse con su tripleta dorada desde ya mismo, multiplicando para bien además por el magnífico ejercicio de síntesis propuesto (diez canciones raspadas donde ni sobra ni falta nada). Y, importante, todo ello sin dejar de sonar a ellos/él claramente (y con todos los tics a cuestas). Las canciones... veamos, tenemos esa "Keep Your Eyes Peeled" de inicio y la del título de cabecera del álbum como broche que se desmarcan descaradamente aposta del resto (cada una a su manera) y hacen de claras rebanadas que delimitan todo el folletín. La primera con su aura misteriosa y psicodelia demoníaca digna de una peli de terror especialmente escabrosa por momentos, la otra con su pianito en la primera parte que se va rearmando falsete en ristre y con ecos/sombras a la etereorización de Buckley Jr... Buenos trabajos sin duda, pero no cabe engañarse: un buen pan ayuda pero, por lo general, el éxito de todo bocata radica en lo que va en medio... Y es ahí, faltaría, donde "... Like clockwork" te deja de pasta boniato. Y mira que la segunda, "I Sat by the Ocean", es algo más que oido como también ocurre con el primer single adelanto (que lo fue) "My god is the sun", pero da igual... Puro "songs x the deaf" tanto una como otra e infalibles como siempre los QOTSA en estas vestiduras (solo por la innegociablemente rígida pero definitivamente adictiva melodía de la primera o el impagable bajo metralleta de la segunda ya debiera acercarse todo hombre/mujer rockero/a de bien a este álbum). Paréntesis abierto por cierto: ya me lo pareció en "mind eraser" del disco de TCV pero: ¿no se os parece a Mr. Byrne en este registro vocal el bueno de Homme?... Pero, caray y sigamos, es que el par que se quedaron en medio son incluso más buenas... El críptico y desolado blues "The Vampyre of Time and Memory" con ecos finales de despedida al mismo "maggot brain" (salvando las distancias, es obvio) o esa visita con la posterior "If I Had a Tail" al Bowie más oscuramente tremendista en su multivocal estribillo, me parecen francamente cojonudas (menos inmediatas quizá pero también superiores a su vez). Pero, leñe, y qué pasa si ahora afirmamos que todavía no se ha  escuchado aún lo mejor del disco ni de coña... Pues es ese ramillete de cuatro: "Kalopsia", "Fairweather Friends", "Smooth Sailing" y "I Appear Missing", precisamente, lo que eleva la oferta de este disco hasta límites insospechados, amén de abrir nuevas fronteras al "bestiario sónico QOTSA" y hacernos presagiar que (si se quiere) no cabe sino esperar cosas buenas para el futuro de la formación... "Kalopsia" (con sus giros "tropicales" incluidos) es como "creep" (la para mi insufrible y tan cacareada y admirada por muchos/as copia de baratillo en clave Disney de la brutal  "i bleed" pixieliana por parte de los ultra-mega-supra-sobrevalorados radiojetos) si ésta tuviera cojones, "fairweather" es un agradable y saltarín remember a los momentos más amables de "rated" con una guitarra de empalme entre partes que es para quedarse ingrávido, mi favorita de hecho... si no existiera "smooth sailing"... la puuuta, qué canción. Falsete a lo Prince, guitarras funky tomándose el relevo de fondo en modo continuo, cojonudo bajo goma-pollo, y la madre de todas las chuladas sobre el minuto cuatro (escuchen, escuchen, que spoileree otro esto... 2listen X 2believe). Pero claro, no conviene olvidar el melodrama "I appear missing" con sus guitarrazos tremendos en la segunda mitad y sus contragiros a cuestas tras su más calmada exposición inicial (y es que seguramente estén aquí las guitarras más sutiles de tan plausible y nutritivo manjar, qué leches). En fin, por recomendado lo dejo y, a pesar de la descacharrante diferencia de estilos, para mi de momento el disco del año junto al último Yo La Tengo. De verdad que si.

Pd. Y así las vienen gastando en live Homme y cia a día presente ya puestos: http://www.youtube.com/watch?v=Nb6Ol7usq5g

7 comentarios:

  1. Pues lo deje pasar .Me sonaba a reunión sin chicha, y a la vista de tu gran articulo debó buscarlo de nuevo. ya comentare tras una atenta audición

    ResponderEliminar
  2. Otros que, como los White Stripes p.ej., nunca me han dicho nada... ¿habré nacido "viejuno"?...

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. una gran banda de la cual tengo varios de sus discos... me pone contento que digas q este nuevo es uno de los buenos...

    lo comprarè apenas lo vea... salu2..

    ResponderEliminar
  4. Muy buen disco. Lo estoy disfrutando como pocos. Saludos Guzz, menuda reseñaca.

    ResponderEliminar
  5. Hola!! tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

    me respondes a emitacat@gmail.com

    besoss!!
    Emilia

    ResponderEliminar
  6. Me lo pasó tu archienemigo, y no dejo de disfrutarlo, de lo mejor del año, sin duda.

    Un abrazo trufero.

    ResponderEliminar