sábado, 11 de mayo de 2013

REIVINDISCABLE ("Here Before" / THE FEELIES, 2011)

A fin de hacer causa justa con los discos que encajarían especialmente con el concepto "Reivindiscable" repasados en el espacio antes de crearse la sección (hace muy poco y menos), pongo a continuación los enlaces a las entradas correspondientes de cada uno de los álbumes en cuestión:

GROUNDHOGS ("Thank Christ for the bomb", 1970)
GENTLE GIANT ("Octopus", 1972)
MEAT PUPPETS ("Up on sun", 1985)
YOUNG MARBLE GIANTS ("Colossal youth", 1980)
THE BATS ("Daddy's highway", 1987)
THE YOUNG FRESH FELLOWS ("Electric bird digest", 1991)

Y ahora ya si, recomiendo humilde pero encarecidamente que se hagan con el disco hoy "reivindiscado"... Que además me funciona el tema, este posteo, como autotirón orejero total por haberme enterado tan a toro pasado de su existencia (dos años después !)... Si es que "estoy a la última". Hace un mes, aproximadamente, navegando por las redes me encuentro con que los cojonudos Feelies se reunieron hace un par o tres de años y sacaron este "Here before". Por supuesto me hice con él de inmediato pero, argh, me coincide en el tiempo con el flamante nuevo disco de Meat Puppets y como quiero prestar a esto la atención que considero merece lo dejé aparcado (momentáneamente, pero aparcado al fin)... Sea como fuere, el pasado lunes al ponerme los cascos en el bus camino al trabajo me decido al fin por darle la alternativa a este "Here before" y... te mueres varias veces, por supuesto. El gran "drama" con la banda de Mercer y Million, resumamos/recordemos, siempre será el haber empezado su singladura con un disco de esos fetiche en la historia rocanrolera (el célebre "Crazy Rhythms" de 1980) que estigmatiza, se quiera ver o no y de forma bastante injusta para el caso, toda su existencia/obra ulterior... E injusta porque, coña, que los otros tres discos de los Feelies (palabro sacado del "mundo feliz huxleyano", ya puestos) no son poca cosa precisamente. Supongo que, de alguna manera, no se les perdono esa larga media docena de años hasta presentar su segundo elepé, "The good earth" (1986), que por lo visto tuvo una tibia (que no negativa) acogida tras tanta expectativa... Mala cosa, porque (amén que el tiempo ha jugado en su favor y puesto en el sitio que merece) es en definitiva la excursión campestre de lo expuesto en el estreno donde se ampliaban registros y matices cosa seria aún a pesar de no alcanzar aquel nivelazo (de acuerdo)... Pero, ay caray, donde para mí si se alcanzaba era en el siguiente, el tercero y mi favorito: "Only life" del 88, que aunaba con tino las dos vertientes diferenciables del combo demostradas hasta entonces (el descaro eléctrico-nuevaolero de con dejes arties y el reverso determinadamente folkie heredero de los primeros trabajos solateras, end 60's, del melenudo canadiense de oro). Para el cuarto y definitivo (hasta la antes mentada y reciente reunión), "Time for a witness" (1991), ya se les dio descaradamente la espalda a pesar de ser un trabajo altamente notable y deliciosamente continuista desde el fistro que precedía...  viraban los tiempos hacia las limadas guitarritas de la Mtv de los primeros noventa, claro, y un asco de circunstancia, en resumen. Conviene mencionar también, llegados a este punto, que para hacerse una idea de la calidad y trascendencia de estos The Feelies (por si procede y tal) no hay sino ver con quien se les suele comparar/asociar... Así a bote pronto te los puedes encontrar como una influencia más para bandas del calibrón de The Bats o los Teenage Fanclub y comparados (o citados de pasada) con cosas tan grandes/interesantes y dispares como Dream Syndicate, Galaxie 500, Rem, Camper Van Beethoven, The Knack, los Go-Betweens, Violent Femmes, Soft Boys o los Modern Lovers y un considerable  etc -que no acabábamos-, sin olvidarnos de toda la verbena del CBGB (la influencia de Television, Ramones o los Talking Heads salpica cada una a su manera -y por la via de Mr. Reed mayormente- la obra de nuestros protas de hoy)... Esto és: banda puente que junta los últimos coletazos de exaltación punk/new wave de la mejor época (yanqui mode, pero a la postre qué más da que todo es cojonudo) con lo más manido y necesario del rock underground yanqui ochentero (que después derivará en los 90 en cosas tan interesantes como todo aquel tema del lo fi y cosas no tan interesantes -con las excepciones pertinentes- pero mucho más famosas como el grunge y similares)... Algo así como unos Replacements pero partiendo de la casilla nuevaolera en vez de la del punk, sería otra manera de sintetizar el tema por si a alguien sirve.


 Y tras la "breve" contextualización abarquemos ya "Here before"... Qué bueno, qué honestidad... Sin chimes, sin sobrecargas, sin soplapolleces de estudio, lo que era volvió a ser y no queda sino aplaudir. No veas, por ejemplo, la que tienen liada el archienemigo Nikochan con su brother Mr. Meeple en el blog vecino sobre la controvertida producción del último Iron & Wine... Nada de eso ocurre aquí. The Feelies pegan y siguen donde lo dejaron, dan sopas con honda a toda esa gafapastil nueva hornada de folk-pop  sin empezar a sudar y, de paso, tampoco descuidan el recordar de vez en cuando que, a pesar de su status "pseudomaldito", siempre fueron una banda de las "de siempre": guitarras, bajo, batería y para adelante. "Here before" es, básicamente, un disco diáfano y cálido, producido en su justa medida y que saborear compulsivamente sin cuidado alguno. Debe ser el agua de Hoboken o algo (comparte denominación de origen esta gente con los mismísimos y posteriores Yo La tengo, tan aquí admirados). En fin, de momento estoy en la nube de la novedad pero si de destacar títulos de tracks se trata, ya para terminar, decir que el ramillete formado por la dupla inicial (sonrisa de pared a pared más que de oreja a oreja -la satisfacción de una apuesta hace largo tiempo realizada y ganada nuevamente cuando ya ni se esperaba-), "morning comes" (la vertiente más reposada de Feelies y un menos es más inmejorablemente entendido), "when you know" (si "doolittle" y "la reina muerta" tuvieran un hijo se parecería bastante a esto), y de comer a parte -directamente- esa deliciosa "so far" final que me tiene sorbido el tuétano...  Aunque, se admite, si me preguntan la semana que viene (con la salvedad de esa última y preciosa canción que empieza a coger visos de pura obsesión para mi el asunto), podría poner otras ya que tras muchas escuchas en estos últimos días no he sentido en momento alguno la necesidad de saltarme nada... En fin, en este espacio se es así de tarugo: uno de los (presumo sin apenas margen de error) discos favoritos de hace dos años recuperado como novedad a día presente y para la ocasión. Y no es la primera vez que me ocurre algo similar, la verdad (recuerdo que se me pasó también por bastante, y por poner un ejemplo más o menos reciente, el tremendo "Break up the concrete" de la Sra. Hynde y después me iba dando de capones a mi mismo por la calle...). En fin, más vale tarde y (muy) "reivindiscado" quede este pedazo de álbum de esta magnífica (y dolorosamente ninguneada) banda que suele encabirse en la jerigonza post-punk pero que, básicamente, resulta y es de putísima madre.

5 comentarios:

  1. Es un muy buen disco. No es el tercero mi favorito pero esta bien hacen lo que saben sin más pero con gusto. Ymejor que el disco de Glenn Mercer que si era un poco pesadito

    ResponderEliminar
  2. Me hice con este disco en su día tras leer la recomendación de Coco (Antes Ciego que Sordo), y no me arrepentí. Gran disco. Ni siquiera conocía a The Feelies , así que fue todo un descubrimiento.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Ese GENTLE GIANT es algo que aclamar a gritos para los que aun nunca lo han oido! aThe Feelis ni idea..pero le pongo remedio.
    A+

    ResponderEliminar
  4. Me suscribo en todo lo manifestado por Bernardo, incluido su preferido y por lo que veo tambien el tuyo, Don Guzz, ese tercero es uno de los grandes discos de mi vida por los siglos de los siglos. Un buen disco ese retorno del 2011 pero distante de sus gloriosos ochenteros. Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Muy buenos estos Feelies. Cuando compré a finales des 80 el "Only Life" me subía por las paredes de lo contento que me ponían. Son una de mis debilidades. Y el retorno de "Here Before", magnífico, en su sitio, sabiendo estar y haciéndolo igual de bien.
    Saludos,
    JdG

    ResponderEliminar