martes, 29 de octubre de 2013

1002 DISCOS QUE DEBERÍAS ESCUCHAR ANTES DE QUE GUZZ TE MATE (66-70)


66. "BANDWAGONESQUE" / Teenage Fanclub (1991)
67. "THE DAYS OF WINE AND ROSES" / The Dream Syndicate (1982)
68. "XO" / Elliott Smith (1998)
69. "BEING THERE" / Wilco (1996)
70. "16 LOVERS LANE" / The Go-Betweens (1988)

Tras pasarme el día de ayer entero recuperando, por incontable ocasión, parte de la obra del Genio de Brooklyn que el domingo nos dejaba me propuse realizarle un rollo temático en el asunto este de "los 1002...", como hice con Dylan tan recientemente (ese mismo domingo, de hecho, antes de enterarme del fallecimiento del eterno R'n'R Animal). Sin embargo como, por un lado, tras muy rápido recuento se me iba la cosa, entre pitos y velvets, a la quincena y más (además insisto, así, a bote pronto y sin pensarlo mucho -y eso que ya cayó "NY", claro, y también el "Loaded"-) y por el otro que lo vertido sobre el poeta-músico de Duluth partía de una motivación particular muy concreta, prefiero finalmente seguir con normalidad el asunto (reservándome el muy amplio botín legado por Lou para ir desgajándolo de a poco -que su música siempre estará más que viva y esperándonos, no veo a qué forzar, no hay prisa a valer-). Y, por cierto, disculpas a la facción más "cinera" de las buenas gentes que puedan caer aquí, con la cadencia que sea, pero ruego se entienda que, por el momento, no apetece (que no todos los días se te marcha uno de tus referentes culturales predilectos, está claro). Eso sí, no pude estarme para la ocasión de centrarme en un grupo de discos de esos que suelo denominar "purga-almas"... De los que irradian calor y curan estados de ánimo truncados con infalible eficacia. Es lo de "¿te duele?... pues ponte pomada" (pero literalmente, claro, sin la chulería altanera en la que suele ello contextualizarse). Y la pomada, en este caso, no podía obviar ecos a Reed, pues es empezar a sonar "los días de vino y rosas" de Wynn y cia y uno no puede menos que esbozar media sonrisa... magnífico trabajo, delíciosamente fuera de tiempo y tendencia en su momento, cuyo olvido resulta del todo quimérico dada la admiración inmediata que sigue (y seguirá) suscitando a cualquier aficionado a esto del rocanrol que se acerque; ya tocaba también que apareciera Tweedy, claro... Antes de enseñarnos que utilizar chimes de estudio no tiene porque ser malo si se saben calcular las medidas siempre en favor de las canciones (sin someterlas al frío tiranismo dominante), Wilco sacaba este pedazo ambrosía que es una de las burradas más grandes editadas en el último par de décadas y más. Sin desperdicio a caber, siempre enorme el "being there"; y saltamos de tan barato pareado a los imprescindibles escoceses dorados del power pop de los últimos ya muchos años... Podría estar éste o los tres que siguen... o cualquiera, qué cojones, con esta gente. El puente generacional más logrado con la Gran Estrella hacía arrancar definitivamente su leyenda con este disco cuya portada, ya clásica, no podía ser más acertada... una vida en rosas envolviendo un enorme botín; aunque para botín lo de los Go-Betweens me resulta todavía -si cabe- más devastador... Esta suerte de Smiths a la aussie (¿o son aquellos unos Go-Betweens a la british?, no me queda claro del todo) realizaron una de las colecciones de canción-pop más sublimes de cualquier época... No hay rincón oscuro, no hay escondite posible. El "16LL" enamora y no veo a qué añadir nada más;  Finalmente, sí, llega el malogrado Elliott de quien, como comentaba hace unas semanas en aquella entrada del "figure 8", pienso que estamos ante "El último (en aparecer, no en dejarnos, se entiende) songwritter anglosajón sublime hasta el dolor que ha existido" (y perdón por el autoparafraseo, pero así lo siento). ¿Por qué este y no otro de Smith?... Pues porque, no se dude, saldrán todos sus discos en esta martingala y por algún lado hay que empezar, mire usté. Long live.
 

6 comentarios:

  1. Aquí me has tocado la fibra Days Wine And Roses es y será mi disco favorito del llamado Nuevo Rock Americano. Una joya atemporal Un grande Syteve Wynn

    ResponderEliminar
  2. Un quinteto incontestable , a cada cual mejor ; gran selección la tuya amigo Guzz.
    Un Abrazzo !

    ResponderEliminar
  3. No he escuchado a ninguno... Así que marcho a Youtube :)

    ResponderEliminar
  4. En mi opinión, todos enormes discos.... menos el de Wilco.... simplementa porque los de Tweedy son una asignatura pendiente. Ya caerán, ya caerán.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Me gustan sus gustos, hace tiempo que lo sabe, hace tiempo que lo sé, por lo que no me extenderé, Don Guzz. Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. No conozco el de The Go-Betweens, lo busco, porque si esta aquí por algo será, en cuanto al de Wynn and company lo adoro con desmedida pasión, seguimos fielmente esta lista, prometo aguantar hasta la muerte guzzera...
    Abrazos.

    ResponderEliminar