lunes, 28 de octubre de 2013

GRACIAS Mr. REED


"Pero, ¿de verdad te piensas que iba a hacer otro "Berlin" u otro "New York" a estas alturas?"... "Pero a ver, ¿es qué le conocías de algo?"... A sumar lo de "ley de vida", "ya no andaba muy fino", "ni qué fuera de tú familía !" , "con la de mierda que se metió aún mucho que ha durado",  largo y siempre relativizador etc que se puede argüir (con nariz arrugada y supurando repelencia, posiblemente). Y, ok, recolectado y apuntado (todo eso y mucho más) solo queda lo de: a la mierda con todo ello... Desolación cabrona y sin cortapisas total. ¿Qué resulta "oportunista" que ahora en este, como en muchos otros sitios, nos "acordemos" (como si no estuviera presente en un u otro lugar de la bloguería con habitual cadencia -no pasa una semana sin que algún camarada se "acuerde" de Lou-) en tropel de él?... Volvamos a coro: a la mierda con ello !. No median explicaciones ni excusas en este caso y a mi entender... Domingo, 27 de octubre de 2013 sobre las 19 h... Estamos señora y servidor en el sofá con la little monstrua en medio, cómo no,  mirando las siempre instructivas evoluciones del entrañable Pocoyo y sus compinches cuando, sin previo aviso, mi mujer me pasa su móvil... Pienso, no sin cierta chulería barata, algo del tipo: "ya estamos, seguro que es algo del portal ese de noticias raras con un orangután que fuma en pipa o un tren que funciona con bostas de cebra...". Pues no. Muy desgraciadamente, no. "Fallece Lou Reed..., etc" ... De repente todo se vuelve más oscuro y más vacio (a la vez) en el interior guzzero... "Andaaa, no me jodas", que solo acierto a mascullar. Me acerco con temor al ordenador y, en efecto, algunos amigos blogueros (Jesus y Chals, para el caso) ya se han hecho fatal eco... Mierda, remierda y me cago en dios, además !.

Paso ahora a relatar, con total egolatría, lo mucho, lo impagable que me resulta la obra de este hombre que esta tarde nos ha abandonado (el hombre no la obra que eso, ni qué decir, durará tanto como el sol o la luna). Dejando de lado mi admiración por el Sr. Cooke en sus "lives" registrados, siempre cuento a Bowie, Costello y Reed como mis tres músicos de cabecera firmando en solitario sin comparación a valer... El gafotas hincha del Liverpool es mi vocalista-intérprete predilecto y me supone algo parecido a los Monty Python en el sentido de que tiene un estilo y unos registros muy particulares (y variados a la vez) de los que, aquellos que somos fans, no podemos sino sentirnos especialmente orgullosos... Es como en las pelis de espias: cuando ubicas a un fan costellero, de los buenos, de los de verdad, se sucede algo similar a los códigos secretos y contraseñas varias habidos en dichos films ("tú como yo y otros pocos -que tampoco son tan pocos- sabes que es el amo y los otros, pobres de ellos, siguen viviendo entre sombras" -guiño guiño, codazo codazo-). El Duque, está claro, es la superstar, la maldita Marilyn, el chulapas Presley y el jodido Groucho... El cabrito tocado con una varita desde el mismo alumbramiento que a veces se pierde en excesos pero que, cuando tiene el día (y lo tiene bastantes veces), resulta absolutamente inalcanzable. Los gigantescos picos de calidad (que le son exclusivos) por contra de una regularidad menos constante, sí, pero que (al final) no logra puntuar realmente en favor de lo tan enorme de lo primero... Y así llegamos/llego a Reed... La roca. La autenticidad, lo genuino, el primer punk en su más versada acepción minimalista (que no ruidosa) y el salvavidas al que te acabas agarrando in extremis siempre antes del fin en la seguridad, que es la trampa del asunto, de que siempre lo encontrarás donde lo esperas. Y es que Costello es el "listo" que se sirve de ironías y sarcasmos ante sus oponentes para salir del entuerto; Bowie, en su glorioso egocentrismo, persiste en la confianza de que su enorme fulgor y grandeza hablarán por si solos y acabarán amedrentando al personal de alguna manera; Reed, por sus partes, agarra a sus oponentes de la solapa sin mediar palabro, se caga en la madre que los parió in their face y hasta, si es menester, los corre a collejas calle abajo no sin antes, of course, haberles guindado el parné de la merienda ni que sea para joder. Así es Lou. Y recuerdo ahora, one more time, esa magnífica frase del amigo Gonzalo: "Reed es tan bueno, viejo y necesario como Dylan o Young"... Sin duda. Solo que, para mi en particular y en base a querencias propias (y como le ocurrirá a bastantes otros me imagino), es hasta "algo más", siendo honesto y por mucho que aprecie muy buena parte de la obra del otro par de imprescindibles colosos. Y es que, antes de empezar a recordar la aparición de Reed en forma de recuerdos propios,  solo cabe acercarse un algo a la misma y tan querida blogosfera... El archienemigo Nikochan y yo acabaremos en el asilo discutiendo sobre "Transformer" ("ese disco es  de Bowie y el otro más que de él"... "mentira, las canciones son de Reed, cantadas y compuestas por él"); cuando tuve la suerte de conocer al amigo Mansion, hace unos meses, ambos mentamos a nuestros cracks personales en el limitado periplo de tiempo del que disponíamos para rockear y, faltaría, uno de los nombres que inefablemente tuvo consenso inmediato (más allá de bienes y males) fue el de Reed; para otros (y me sigo ciñendo a lo más querido de la bloguería) "perfect day" es el baile principal del día de su boda (palabras mayores, en los antípodas de la nadería dicha elección); también hay algún Maestro que hoy recordaba que la jeta de este individuo fue su primera camiseta rockera hace ya algunas buenas décadas; y también quien le "perdona" todos sus pecados en la devoción por él rendida desde tiempos ya casi olvidados (a excepción del "MMM", claro) ; o quien tiene en la Velvet a su banda de cabecera por siempre jamás y de ahí no lo bajarán nunca ni con una espátula industrial; y... Y podría poner más ejemplos, no se dude. Y ahora recapitulo: ¿si con lo limitado que conozco de datos de las vidas personales de los colegas de la bloguería ya me alcanza para mentar, así a bote pronto, cosas tan señaladas... cual no será la influencia real de Reed en el grueso de no pocas vidas transcurridas hasta hoy?.


Por mi parte, lo voy a intentar (y sin duda repetiré historietas ya aquí relatadas con anterioridad, por lo que me disculpo de antemano si procede)... El primer cassette original que me compré con dinero propio (de pagas, propinas y similares), pasado ya el ecuador de los 80's, fue "R'n'R Animal"... Y recuerdo con mucho cariño dar la vuelta por Francia saliendo de la Vall d'Aran para volver, por aquella carretera de interminables curvas, en el Ronda rojo (con la inefable pegatina "Crono" en lateral) de mi padre mientras lo escuchaba compulsivamente... Recuerdo que en un momento dado me quite los walk-mans y me quejé de que hacia mucho calor y no entendía porque teníamos la ventanillas subidas (por lo visto había un cacho abeja instalada -la muy cabrona- en un limpia de la luna delantera y, conviene aclarar, mi santa madre les ha tenido siempre un pánico insolucionable y fatal); también recuerdo como mi tete empezaba de novietes con la que hoy sigue siendo mi cuñada, y por aquellas mitades de la misma década antes referida, y como al salir de casa (donde apenas paraba hasta que, finalmente, se casó en enero del 89) su imberbe hermano siempre echaba mano a sus vinilos -jugándome el alma que, el puñetero, los ponía muy altos en una puerta de armario que se alzaba casi hasta el techo- y, por supuesto, la del "chup-churup..." del "Transformer" era siempre parada más que  obligada; viaje de fin de curso de octavo... a Andorra que nos llevaron. Su humilde servidor se compra en dicho lugar, y de flamante estreno, la cinta original de "New York"... El disco que aún hoy sigue siendo mi predilecto del genio, el primer álbum que tuve en los tres formatos más conocidos y, faltaría, donde aparece mi canción predilecta en última instancia del sinpar artista (y que ahora corona el espacio bajo su mismo título para más inri); o, por supuesto, la epifanía total que sufrí al descubrir a la Velvet con aquél concierto, de la reunión de los primeros 90, que emitieron a las quinientas por no se qué canal (los medios eran otros, no creo que convenga recordar) y me dejó alucinado que te janas (no se "flipaba" todavía por entonces) ya de por vida; y muchas otras, mayores o menores, como cuando mi mujer me descubrió hace ya unos años un portal de la interné donde agenciarme camisetas rockanroleras y, de entre toda la interminable oferta, su humilde servidor no pudo estarse de (y a pesar de que habían otras bastantes mucho más curradas) elegir de primeras la jeta de Lou y su "Transformer"... La camiseta que por cierto es la que suelo llevar siempre en los pocos conciertos a los que asisto o la que me vomitó mi hija aquella noche -de momento única y toquemos maderos- que tocó correr al ambulatorio hace unas pocas semanas (quizá es que me la pongo demasiado, se admite... pero no se claudica); para terminar, y puestos ya a echar el resto, me pareció y parece especialmente revelador lo que me ocurrió hace como unas cinco o seis navidades... La mujer del hermano de mi madre (que es mi tio) tiene familia lejana israelí y, concretamente, tiene una hermana pequeña que ejerce de funcionaria para los "estados del órden" en aquellas tierras y que suele venir de visita cada tantos años... Básicamente es una persona cuya sola voz me crea ictericia pero es que, además, cuando habla de la "otra gente" que ahí tienen no se corta nada y lo hace en unos términos asquerosos que yo no aplicaría siquiera a una rata de cloaca (de verdad que no entro en detalles pero da miedo la hija de la gran puta, más si pienso en que eso -esa manera de discurrir- es lo que prepondera viniendo de esos "estados del órden" -y derivados- en el lugar)... En la noche de autos de aquellas navidades la mala bestia, producto del bebercio o vayan a saber, estaba especialmente hijoputesca y en un momento  dado (viendo que mis tios no interpelaban ni nada) estuve a punto de endilgarle un turrón de Alicante entero y de canto por el gaznate de lo mucho que me estaba tocando los huevos con sus "entrañables relatos" (no se que barbaridad dijo sobre que no era mala idea bombardear escuelas y así se ataja el problema de raíz,... -??!!-)... Mi sra madre pone la mano encima de la mía y me mira con cara implorante (conviene ahora decir que es viuda y que, aunque yo la visite y nos veamos con frecuencia -vivimos a un cuarto de hora con el de San Fernando-, vive puerta con puerta con mis tíos y, perse, prefiere "tener la fiesta en paz" por la cuenta que le trae)... Eso sí, al conato de ser humano aquél le alcanzó para darse cuenta de la situación porque se quedó bien callada hasta que, unos pocos minutos después, entendí que ya podía largarme sin que aquello fuera especialmente violento o carente de educación... Como trabajaba al día siguiente y mi señora estaba aquella noche (señalada) con sus padres me quedé a dormir en el nido materno, en mi antigua habitación... con un cabreo tremendo, aquél que solo te da la ira reprimida que reprimes por no herir de alguna manera a quien quieres (la que te tragas y te jodes, y punto). En dicha tesitura, me sigue sorprendiendo que no acudí entonces a ningún otro familiar, a ningún amigo/a, siquiera a mi pareja... De una manera que roza lo metafísico, porque nunca he logrado entenderlo, me puse ex profeso y con toda la intención "heroin" del "Animal" muchas veces seguidas, durante mucho rato (hasta calmarme y casi quedarme dormido)... Curioso impulso. Luego lo he pensado un poco y he llegado a la conclusión (mediante un proceso de autoanálisis de lo más garrafero)  de que me recuerda ello (esa canción, de ese disco, de ese artista) a aquél remoto viajecito con el Ronda, en el confort que me supone, cuando todavía estaba mi padre muchísimo antes de dejarnos en el 99... y que, de estar entonces, esa noche, y con ello mi madre no viviera ya sola y dependiendo de mis tios por si ocurre "algo", que quien toque no lo quiera jamás, otro pájaro le hubiera cantado a esa desgraciada de mierda... Ahí lo aparco, y perdón por el rollazo pero es que hay cosas que se cuentan bien (o intentarlo al menos) o mejor ni se empieza... y ya vuelvo mejor con Lou para el párrafo postrero, sí.

Y que tampoco me importa nada, por otro lado, la fama de Lou de estar siempre solo en el metro (por aquello de "no se acerquen al borde" y porque, básicamente, yo admiro al ente creativo/artista no a la persona) e insisto en que si a alguien esto de hoy molesta por lo "tópico" y/o "oportunista" que le pueda resultar, la solución inmediata que le otorgo, sin mayor dilación, es que me bese mi hirsuto ojal a dos carrillos... Y, sí, no me cabe duda, soy de los firmemente convencidos de que alguien alguna vez cuando menos se espere dará con la frecuencia de revoluciones exactas a la que debe escucharse "Metal Machine Music" y se descubrirá (al fin) que es, como mínimo, la continuación del "Pájaro de fuego" del mismísimo Stravinsky... o no. Y no sé, finalmente, que le estaba reservado a Lou pero esté donde le toque seguro que a estas alturas ya ha encontrado el bar... Es más, seguramente ya se estará quejando de cualquier futesa al pobre y sufrido camarero... Saben dioses y demonios que se lo ha ganado con indiscutible holgura. Descansa en paz, Lou. Eterno animal del Rock'n'Roll. 


Lewis Allen "LouReed (Freeport, Long Island, Nueva York, 2 de marzo de 1942 – 27 de octubre de 2013)


9 comentarios:

  1. Desde el plátano hasta su colaboración con Metallica, toda la carrera de Lou Reed tiene un sentido en el que las obras maestras y las no tanto son parte de una personalidad artística única. Se ha ido antes de Dylan y Young (ya que me citas, amigo), pero su obra es de la misma envergadura.

    Un abrazo, Guzz.

    ResponderEliminar
  2. Obra quizás irregular pero de una sinceridad desnuda y provocativa, valiente y afilada...un artistazo sugerente y comprometido con sus entrañas, una pérdida irreparable...Cojonuda reseña de ensalza al artista Guzz...
    DEP LR

    ResponderEliminar
  3. Que entrada mas emocionante, Guzz, te has dado cuenta? Has contado todo lo que este señor supone para ti y para todos.

    Para mi, Transformer, Coney, Street Hassle, BErlin, NY y Blue Mask forman un todo que me llega muy dentro. Decia el otro dia que lo mas fascinante de Reed era ese don para narrar y contar lo mas crudo de nuestra existencia a traves de varias de las mas hermosas melodias que he escuchado nunca. Le echaremos de menos siempre.

    ResponderEliminar
  4. Una pena. Se nos van y no somos conscientes de que ya no volverán. Cuando se vayan todos que nos quedará? ya no hay genios como esos, aún quedan algunos de los buenos: Dylan, Young, Bowie, Townshend, Davies, Springsteen, Jagger & Richards... hayque disfrutarlos porque el día que no estén el mundo será peor.

    ResponderEliminar
  5. duele porque se va uno de los grandes... el mundo hoy es un poquito peor... no sabía de esa operación de hígado, una lástima... salu2...

    ResponderEliminar
  6. Un texto sincero , dolido y para mí muy emocionante ; para cada uno de nosotros su música seguramente ha sido una experiencia diferente y sin embargo tenemos un sentir común de tristeza y de lo grande que ha sido para los que amamos la cultura rock ; esa es precisamente su grandeza , así lo siento.
    Una pena , con él también se van algunos pedazitos de nosotros mismos ; mucha pena querido Guzz.
    Un gran abrazo !

    ResponderEliminar
  7. Me quito el sombrero ante tu texto querido amigo. Unas palabras como las tuyas me vienen perfectas para visitar mucha de su obra en solitario que tenía inexplorada y que compruebo que me estoy perdiendo. Siempre amé, quemé "Rock N Roll Animal" y "Transformer" junto a la Velvet (en menor medida) pero nunca presté demasiada atención a lo demás. Que sea justo ahora el momento.

    D.E.P. Lou.

    ResponderEliminar
  8. Totalmente de acuerdo con Gonzalo y con la frase que le destacas en tu brillante texto, Don Guzz. Difícil de asimilar las sensaciones que veo que ha provocado la noticia. Abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Que bonico t'ha quedat, si ho arribo a llegir el diumenge, hagués plorat, per casa estàvem tristos, així en general.
    Fes algo, c o n y! Kss...

    ResponderEliminar