lunes, 11 de noviembre de 2013

1002 DISCOS QUE DEBERÍAS ESCUCHAR ANTES DE QUE GUZZ TE MATE (79)



79. "LONDON CALLING" / The Clash (1979)

"Amarás al London Calling de las narices sobre todas las puñeteras cosas".
                                                                                                         
                                                                                      Libreto de Guzz 12-75

Pasamos directamente al número 79 de la martingala aclarando que los tres de antes y el de después (que esta entrada rompe la cadencia de los cinco discos por remesa y debe ello explicarse) ya están prestos en parrilla salida para su muy próxima aparición. Lo de hoy no és sino mera excepción, que dudo bastante se vuelva a repetir. ¿Y por qué la excepción?... Pues por estar, básicamente, ante lo más parecido a mi disco predilecto de all the times registrado por banda alguna. Y se entiende que hablar de absolutos y predilecciones a escala tan alta (tras más de cinco décadas del medio rockanroleante) es una invitación a lo baladí/patillero (o para mi sin duda lo és). De ahí, recalco, lo de "más parecido"... Si se prefiere: el nombre de álbum que daría al desgraciado que me apunta con  su trabuco presto a hacerme la ralla en medio de no dar una única respuesta clara y sintética.

El fucking London Calling... por dónde empezar. Bueno, supongo que ya de entrada resulta bastante deducible que la posición responde a su año de edición -británica- original. Y conviene, como es ya casi costumbre, advertir que cualquier texto aquí aparecido sobre los Clash está inevitablemente recubierto de la visión no ya del fan sino del puro enfermo confeso con esta formación... Ya lo comentaba el otro día: para mi, ciñéndonos a bandas, la mejor formación que nunca habrá son los Fab4 sin comparación posible, después (está claro) vienen los Stones y después (bastante después) ya todo el tropel de los grandes grandes de verdad (con, eso sí, siempre los Zep claramente en cabeza en base a mis querencias)... Pero, ay, "mi banda" (siempre la denomino así: "mi banda" con ex profesas comillas) son los de Strummer. Le tengo un cariño y estima muy especial, no veo a qué negarlo/dismularlo. El primer cedé que me compré fue de ellos, el último vinilo que me regaló mi hermano antes de irse de casa fue el primero de ellos (navidades del 88, con su merluzo servidor acabando de cumplir los 13 y mi hermano -más que seguramente hasta los huevos de aquél periplo heavymetalero púber que me gastaba entonces- me regaló esto... aún recuerdo sus palabras de sobrado: "toma coño, a ver si te empiezas a enterar ya de algo...")... Pero no se acaba ahí la cosa... Es la formación rock de quien más biografías me he leído y documentales he videado, solo con permiso de los de Liverpool, con insultante diferencia. Y como me gusta eso que escribió uno del Ruta, hace ya lo suyo y parafraseando a su vez a un crítico anglosajón, a colación del disco que hoy (mayormente -que no se pudo evitar el "canto guzzero" hacia la banda, imposible del todo en este caso-)  se trata: "El último disco importante de la última banda que realmente cuenta de la Historia del Rock"... ahí queda eso. Por mis partes su historia, en cuanto a studio albums, es fácilmente resumible: primer disco cojonudo, segundo disco acojonante, tercer disco insuperable, cuarto disco... que va antes que el quinto (aunque al loro que ahí están "up in heaven" y "somebody got murdered"), quinto disco más que bueno e infravaloradísimo y, at last, un sexto disco que no existe sin más (ande tendrías la almendra Woody...). Otras futesas varias serían que siempre me resulta algo curioso que de mis tres canciones favoritas del combo ("stay free", (white man) in Hammesmith Palais" y "straight to hell") ninguna sea, a su vez, del London Calling a tenor de lo que, pienso quedó clarinete ya, significa para el menda este álbum... O, también, que millones de jovenzuelos (y no tan jovenzuelos a veces) sigan venerando desde una militancia punkie, generación tras generación y de forma icónica, un London Calling que, visto en su conjunto, tiene más en común con los estigmas newavers de la época que no punk... Y así, con esas y otras mandangas varias, me estaba hasta fin de año, por supuesto, y (es de fácil suponer) no creo que nadie tenga tanto tiempo para dedicar a esto. Eso sí, en lo que voy a hacer hincapié especial, en esta ocasión y para variar, es en una creencia/certeza muy concreta que atesoro muy personalmente desde ya hace largo tiempo... agarrarse fuerte... y no es otra que: en mi opinión London Calling es un álbum MUY ALTAMENTE INFRAVALORADO en líneas generales. Toma ya (no disimuléis que a seguro que no lo vistéis venir). En siguiente párrafo la explicación "magistral" de ello, of course, tras ilustre cita.


"The Clash fueron una revelación. Te hacían recuperar la sensación de escuchar R'n'R por primera vez". (Martin Scorsese)

De entrada conviene admitir sin mayores problemas que estamos ante uno de esos "discos tópico" (a la par que seminal). Lo que, también de entrada, le supone una serie de antipatías/ninguneos varios por diversos temas... En este caso: el dar salida a todo el perroflautismo posterior a lo Manu Chao y forzados mestizajes similares de a granel varios, o también, el puro y duro agotamiento que deriva de la imposición (que este disco es de los que te lo encuentras de morros cada dos por tres queriendo o no). Habrán otros motivos, no lo dudo, pero a modo muestra ahí lo dejo. Y, ojo, que a nadie despiste el tono habitual de esta su  cochambra amiga, que todo -razonablemente argumentado- me parece perfectamente respetable. Pero, al tanto, que ahora vienen las curvas... ¿Por qué " MUY ALTAMENTE INFRAVALORADO"?... Y no, no voy a entrar a hacer el típico "song-by-song" del disco... Pues, básicamente, porque no debe relativizarse, según lo veo, el perfil "apocalíptico" de este pedazo de álbum...London Calling es, en la visión de muuuuchos seguidores/aficionados/amantes rockanroleros, el último escalón de la historia clásica del asunto. Rematando por su condición de última masterpiece incuestionable de la era pre-Mtv (los good old times) y precediendo por el hecho de que, atención, es un compendio de todas las formas más puras subrayadas con un estilo tan directo como orgánico que, para muchos también, aparca ahí la grandeza absoluta más añeja del rocanrol... Después hay muchas cosas que gustan (y mucho en algunos casos -particularmente ya saben algunos/as lo muy fans que soy de Pixies, Sonic Youth, Dino Jr, Replacements y no muy extenso etc-) pero ya no, nunca más (de momento y hasta hoy), a un nivel tan enorme, tan brutal. Brutal por canciones y por estilo (como debe ser). La forma se entremezcla con el contenido al mismo nivel de arriba a abajo y alrededor del tracklist del puto London Calling... Y, reincido de otra manera, es entrar en él y encontrarte un repaso de los veinte años que preceden. Una tienda donde "tenemos de todo que me lo quitan de las manos": de rockabilly a soul, de blues a rocanrol old scholl, del punk al jingle pop, hasta reggae, ska y dub que tenemos ... Todo (o poco menos -una pista de hard rock a lo Lizzy o los Young ya hubiere sido directamente lo de "no escucharse sin kleenex a mano por eyaculación garantizada"-), se hace aquí su espacio.

A partir de ahí, a jugar con las canciones. Tremendas las más conocidas (del título de cabecera a la final "train in vain", pasando por "clampdown" o "spanish bombs", etc), tremendas las menos evidentes (de "hateful" a "i'm not down", pasando por "the right profile" o "Rudie can't fail", etc). Tremendo todo. O también a perderse en las mil una parihuelas de como fuera concebido: lo pirado que estaba Stevens, la acepción de roles entre Jones y Woody ("tu haz las mejores melodías que puedas y déjame el tono y las letras, que verás como la liamos")... Joder, hasta la mítica foto desenfocada de Pennie Smith con Simonon destrozando el bajo, rematando con las letras copiadas del legendario álbum de Elvis, tiene su lectura jocosa: "así empezó el asunto y hasta aquí hemos llegado" (chinpón, incluso -y aunque se puedan sacar todas las puntas que se quieran-). En fin, aquí lo dejo que quien quiera material sobre disco y banda se puede afeitar varias veces antes de terminárselo todo (e independientemente del género)... "El último disco importante de la última banda que realmente cuenta de la Historia del Rock"... ¿Exageración?... Para tí, quizá . Para muchos no nos resulta otra sino una evidencia a fuego. Como el respirar.

14 comentarios:

  1. No me parece nada exagerado tus afirmaciones , yo así lo siento también ; será una cuestión generacional , pues quizá ; tuve el privilegio de poderlos ver presentándolo en San Sebastian cuando yo tenía 17 años ; como es de suponer aquel concierto me marcó profundamente , tanto como el propio disco ; afinidad la que tengo yo con tus gustos ; brillante una vez más.
    Abrazo !

    ResponderEliminar
  2. Es decir que has visto/escuchado in situ lo de "London calling to the faraway towns" por parte de sus hacedores en el momento concreto que tocaba de la historia... Envidiable a todas luces me parece hacer corto, Jesus. Me resulta lo mismo que si alguien me comenta que vio a los Stones en la gira del "exile"... tal cual. Tesorazo de recuerdo. Y abrazo guzzero.

    ResponderEliminar
  3. Ví a los Clash en Madrid cuando presentaron el "Sandinista" (a primeros de los 80, creo recordar). Ambientazo increíble. La peña, estaba toda la peña, no faltaba ni Dios, estaba electrizada antes incluso de la salida de la banda. Su comienzo fue apoteósico, y el concierto memorable. Prefiero el "London Calling" al "Sandinista", como bien dices, fiel compendio de todos los estilos conocidos entonces, hechos con la garra y la simpleza de una banda irrepetible y mítica.
    Saludos,
    JdG

    ResponderEliminar
  4. Argh, me cago en mi juventú Mr. Fuzzy !. Me váis a hacer morirme de envidia rockanrolera con esta entrada. Cuando salió el disco yo tenía cuatro años y lo vivido en primera persona en esa dirección es inexistente sino através de mi hermano mayor que tenía entonces los diecisiete que tenía también Jesus... Como me vacila el cabrito con esos conciertos que aún pudo pillar. Y no es para menos en casos como este, claro... No me digas por favor que recuerdas que tocaron "stay free" que ya me matas (jaja). Abrazo guzzero.

    ResponderEliminar
  5. También es uno de los discos de mi vida, supera cualquier marcaje y etiquetaje. Y es curioso, me pasa similar con mis canciones preferidas de los Clash, la del Palais la primera. Y exacto, puede que el último clásico del rock, lo hubieran editado en el 79, y muchos plumillas cambiarían el chip. Grande, grande. En breve sacaré mi post receta con Música con el London Calling. Gran post.

    ResponderEliminar
  6. Póstealo ayer Chals ! Y qué canción Palais... Cuantas veces habré berreado lo de "midnight to six man" en esta puñetera vida... Abrazo guzzero.

    ResponderEliminar
  7. poco más que decir sobre UN CLASICO. lo consegui en unn pueblecito dónde veraneaba en una tienda que apenas duró un par de años. Peor ese disco no pagues 2x1 es impagable

    ResponderEliminar
  8. Con eso del "2x1" lo tengo yo en vinilo segunda mano... Y sé que en el original venían las letras ! (pero, of course, fue verlo y pa la saca). CLASICO en mayúsculas de las más gordas, sí señor. Y abrazo guzzero.

    ResponderEliminar
  9. Paso de soltar una redundancia sobre este discarraco mítico, y menos despues de todo lo que ya se ha dicho anteriormente, atinado por cierto...yo tampoco les he visto nunca en directo, otro bolo imposible.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Redunde sin piedad Mr. De Witt que estás en tu casa ! Yo hubiera dado un brazo del vecino por ver a esta gente live, Addison... De hecho de tener poderes de retroceso temporal sería de las primeras cosas que haría muy probablemente (y ciñéndonos a cuestiones rocanroleras, claro). Abrazo guzzero !

    ResponderEliminar
  11. Una puta obra maestra del carajo y Guzz eres único , me flipa como escribes las cosas, me flipa.Para mi como para Jesús, yo tenía 16 y no me dejaron ir en casa, es mi grupo generacional por mucho Dylan y Neil que ame, para mi la banda son los Clash y el disco el LC. My generation Masterpiece. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Alguna vez Master Joserra me da por pensar en los que sois de la quinta de mi Tete y retroceder al momento de ir a la tienda, cuando comprasteis esta barbaridad... Primeros de 1980, terminar de escuchar el disco por vez primera, en pleno éxtasis: "la puta de a bastos qué discazo les ha salido!"... y entonces, venga, que empiece "train in vain" que no estaba acreditada... La madre de dios !! (si no te enamoras ahí mismo de esto del rock mejor dedicarse al macramé o al cultivo de puerros) . Abrazo guzzero, Joserra.

    ResponderEliminar
  13. Lo amarás o estarás toda la vida en penitencia por no haberlo hecho. Como dijo Scorsese The Clash fueron una revelación. Abrazo, don Guzz.

    ResponderEliminar
  14. Sin duda Johnny alguien que anda detrás de algo tan fetén como "el vals postrero" tiene por fuerza que tener los gustos y querencias rocanroleros más que afilados, sí. Con lo de la penitencia estoy más que de acuerdo, sin duda, pero quizá lo dejaría en un: me tira pal final de clase y no se va a su casa hasta que me haya copiado 1000 veces "yo te'cuera i-finito, oh ma corasón !". Abrazo guzzero

    ResponderEliminar