domingo, 24 de noviembre de 2013

1002 DISCOS QUE DEBERÍAS ESCUCHAR ANTES DE QUE GUZZ TE MATE (86-90)


86. "ALL THE YOUNG DUDES" / Mott the Hopple (1972)
87. "RADIOS APPEAR" / Radio Birdman (1977)
88. "CLOSER" / Joy Division (1980)
89. "DOCUMENT" / R.E.M. (1987)
90. "THE PSYCHEDELIC SOUNDS OF THE 13th FLOORS ELEVATORS / The 13th Floor Elevators (1966)

Vuelta a la carga, cerca ya de la primera meta volante del primer centenar de referencias. Y no me canso de insistir: este listado no es por órden de preferencia (el numerillo es solo para ubicar rápidamente en que punto del largo camino se anda) ni, obviamentísimamente, pretende sentar cátedra alguna... Es una lista pura y duramente guzzera, orgullosa de su recalcitrante e indebatible imperfección. Variado que nos viene hoy el tema... De entrada el primer Radio Birdman nada menos. Monolítico como el solo. Punk rock garagero aussie y quinta esencia del asunto high energy, este estreno de la tan cruelmente exigua en referencias y fugaz (reuniones al margen) formación debe apilarse sin miramiento alguno entre lo más granado y furioso de los últimos 70... La onda expansiva de tan sudorosa y potente supernova se ha mantenido latente merced a la adoración de unos pocos plumillas sibaritas del estilo que han mantenido viva la llama y a los que debemos gratitud. En el haber, entre muchas otras cosas, la seguridad de estar proclamando algo infalible con el "Radios appear" de marras; en el debe, únicamente, que nunca me he puesto con la continuación de la saga-Younger y esos New Christs que, para más cojones, tienen la recomendación expresa del amigo Gonzalo (todo un gurú para esta casa en materias high energy); En cuanto a la famosa banda de Athens (a la que, particularmente, echo de menos cada vez más) señalar que hoy nos decidimos por "Document" por ser, junto al posterior y muy distinto "Automatic", el favorito aquí pero, quede claro, que toda su obra ochentera es susceptible de aparecer en la coña esta de "los 1002..." en cualquier momento. Este disco y "green" son la bisagra de los Rem ochenteros a los noventeros pero, al tanto, mientras el segundo (también recomendable, claro, no mezclemos conceptos) tiene ya un pie en las producciones más prístinas y formales de la siguiente década, "Document" mantiene ese "aura campestre" que asemeja amateur sin serlo, logrando una cercanía y candor que, tras él, ya nunca se recuperará a nivel de álbum entero, por lo menos a mi entender; El descenso a los infiernos corre por cuenta del réquiem sonoro que se preparó Ian Curtis antes del fatal desenlace que todos conocemos. De los tres discos de la banda (haciendo trampotas por contar el indispensable y famoso "substance" que recoge sus singles no aparecidos en elepé) quizá sea este la medalla de bronce en los gustos propios, y también está el asunto "metaobra" por lo ya escrito sobre Curtis que ayuda a hinchar el cocido folclórico del tema, o también el que tantos críticos aburran ya poniéndolo sistemáticamente por encima del resto ofertado del combo (aquí saldrá todo, of course) pero... coño, es que tienen razón en este caso. Este es el disco por definición de Joy Division. El que mejor les define y sintetiza. Una especie de "Berlin" en muy crudo, despojado de los arreglos y el perfil literario del (para mi muy superior, eso sí) tercer trabajo en solitario de Reed. Ignorar en cualquier caso el ahora último paréntesis, quede claro (la comparación es injusta), "Closer" transporta a lugares únicos que, aunque jodan y duelan, solo él parece poder llevarte. Historia insaltable del folletín rockero, no se dude; ¿Se puede subir la apuesta desde los tres qué ya llevamos hoy?... Pues sí, mire usté. Y es que, contra la acepción popular, no solo Bolan podía toserle (ni que fuera esporádicamente, claro) al Duque en los años gloriosos de los Ziggy y Aladdin, etc... El primer lustro setentero de los Mott de Mr. Hunter (mediante cinco discos de estudio in-dis-pen-sa-bles) es para enmarcar y dejar clavados con clavos de titanio en el mural del Rock. Y, ok, fue el propio Bowie quien les "pasara" este superhimno del "all the young dudes" pero de no existir dicho temazo, amén de ser un mundo peor, la estrella de Mott no hubiera dejado de brillar en absoluto. Imparables desde "wildlife" a "the hopple", con más lentejuelas y guitarras o menos de lo uno o/y lo otro, estamos sin duda ante una de las más grandes bandas dentro del periplo donde concidieron más auténticas grandes bandas y aunque los dos studio albums que suceden me tiren un algo (muy poco) más en ultimísima instancia, que mejor carta de presentación que la eterna "All the..." que, por supuesto y ni qué decir, viene jodidamente bien envuelta por una serie de temas del caerse de culamen; Finalmente el estreno de los 13th... cómo explicarlo esto... Rem lo tienen todo pagado en esta casa, el de Birdman es uno de los "discos-catarsis" preferidos por su impagable tralla, Mott es junto a Lizzy la banda que más me jode ver fuera al revisar listados de "las grandas bandas de los 70's" y, vale, quizá los de Curtis me quedan a mí un escalón por debajo de eso pero, pardiez, también me gustan... y pocas bandas que me gustan tienen un discurso tan personal y diferenciable... Bien, re-expuesto ello, se lo regalo todo -los cuatro discazos referidos- pero no me toquen jamás ese primer disco de los Elevators, por diox !!  Y no me refiero a la banda, me refiero a este disco concreto, además (el resto de su corta obra está catada y disfrutada pero, para el menda, ya no es tan sumamente burro). Ácido, psicodelia, garage, "proto-todo"... Si se es de los que alucinan todavía (y con razón, que no queda otra) al pensar en lo que lograba la Velvet en ese segundo lustro sesentero en comparación a lo que imperaba les pido... no, les ruego que por favor se peguen un viaje por "The Psychedelic Sounds of the 13th Floor Elevators" (1966) y alucinen en todos los colores (y más) de su mítica portada. No soy objetivo, lo sé, pero este disco fue un flechazo a primera escucha hace algo más de una década y, anda-mira-tú-que-cosas, el romance sigue álgido como en el primer día. Indispensable en esta, su humilde morada. Y long live.
 

12 comentarios:

  1. En este momento me han entrado ganas de escuchar el document: Cualquiera de ellos es excelente

    ResponderEliminar
  2. Como dice Bernardo, Guzz, los cinco son sobresalientes, sobre todo con gran personalidad cada uno de ellos. Pero, bueno, y entre nosotros: ¡que vivan las jarras amplificadas!

    Un abrazo del gurú de la alta energía (qué cosas tan bonitas me dices, je je je).

    ResponderEliminar
  3. Magnífico "Document" Bernardo. Tiene el tono y estilo de los cuatro que van antes pero, si cabe, con aún mejores canciones. Imaparable.

    Hombre Gonzalo es que solo repasando las labels de la Ragged no queda mucha duda... Sigo buscando alguna de las refes obligadas en esas ciernes de Alta Energy para poder decirte lo de "mira, te has dejado a estos"... Pero es que no hay tu tía ! (siempre habrá algo puntual de las ligas menores -me acuerdo ahora de esos Meanies que pasaron sin pena ni gloria-, claro, pero de lo ´mas tremebundo no falta aparición -y eso sin contar algunas virguerías ignoradas por mí hasta encontrarlas en tu casa-). Pistonudo que dirían Kempes y Tarantini !

    Abrazo guzzero x 2 !

    ResponderEliminar
  4. Me atrapan los 5 que han formado parte de la banda sonora de mi vida, pero el de Joy Division, ahí estamos hablando de un disco descomunal, palabras mayores, un disco tocado por una varita mágica. Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Mira, Guzz, los Joy Division del ''Unknown Pleasures'' me apasionan, aunque si te soy sincero aún no he escuchado el segundo. R.E.M. ... llevan años en mi reproductor (precisamente, ¡el mismo disco de hoy!), supongo que esta es una señal que me dice que ya es hora. Del resto, ya no digo nada que tu no hayas dicho (sobretodo de ese ''Radios Appear'': uno de los discos de mi juventud, de esos que te marcan a fuego). Ahora, de los New Christs solo tengo ese ''Distemper'', pero aprovecho para recomendartelo encarecidamente, ya verás: qué discarro tremendo.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Entre el de Joy División y el de R.E.M. podemos estar ahí una buena tarde dando caña amplificada...

    Abrazos truferos.

    ResponderEliminar
  7. Llego tarde pero Document bien merece una parada. Ya sabes Guzz lo que para mi suponen REM. Quizas, tras Beatles, el mejor ejemplo de coherencia, valentia, talento e imaginacion que he visto jamas en un grupo. Ademas, hasta que se les acabó la pila (como a todos dios) eran lo mas misterioso y genuino que uno podía encontrar. Para mi, son tan intocables como los Fab Four.

    Dicho esto, Document es tan bueno, tan melodicamente hermoso, tan efervescente que quien no quiera ver en el una de las mejores cimas de pop-rock de su generacion es que algo le falla.

    Se me ocurren pocos discos tan sencillamente redondos como el quinto disco de los Athens. Para mi, indiscutible.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Y mi voto para REM como uno de los grupos que mejor ha cuidado el Artwork de las portadas de sus discos. Tras Beatles y los Pink Floyd, los mejores.

    Tuvimos que esperar a Collapse Into Now para verles por primera vez en una portada. Eso si, borrosos y diciendonos adios. Eso es clase!

    ResponderEliminar
  9. Insaltable el segundo de los de Curtis Johnny pero, argh, yo persisto en lo mio: de quedarme con uno... Los Elevators !!... y qué ganas de comer setas que da !

    Me apunto ese "Distemper" para ayer Alfredo. Para mi el "closer" es, a la vez, una de esas cosas muy contadas tan desoladoras como necesarias en esto del rock... Siempre con el de los Birdman, mister, ya te digo (te pica una vez y ya es para siempre).

    Y el de los Elevator Mr. Truffle, que es el trip definitivo !... Vaya par los que eliges para un desfile my friend, ya te digo.

    No, si algo ya me constaba Mansion que a tí los Rem te gustan un algo... Excelente elección, ni qué decir (no son los Pixies, Sonic Youth o los Replacements pero por ahí me andan, jeje). En cuanto a lo del asunto artwork... mmm... me estás dando alguna idea... Y cambiando el tercio desde ahí... ¿qué te parece que se esté diciendo que lo de la cover del último Bowie es un portento de originalidad por el concepto "re-uso"?, esto... ¿la "blue mask" existe realmente o es un caso de hipnotismo masivo?.

    Abrazo guzzero x4 !

    ResponderEliminar
  10. A mi lo de la portada de The Next Day me gustó en su dia y me dije: "Jodido Bowie, siempre sorprendiendo". Pero con el paso del tiempo se me ha pasado el efecto sorpresa....

    Y lo de Lou yo creo es que se quedó sin ideas para las portadas. Pero convengamos que el añorado genio de NY no ha cuidado ese aspecto de su discografia como si Bowie, por ejemplo.

    ResponderEliminar
  11. Joder, ¡menudo pedazo de selección, a cual mejor! Apruebo tu apostilla de asesinar (alevosamente y con nocturnidad) al pájaro que no tenga estas maravillas, o que no supla esta carencia a la mayor brevedad posible. Imprescindibles.
    Saludos,
    JdG

    ResponderEliminar
  12. Mansion. Y es que Bowie siempre ha metido mucho papel al regalo, desde luego. Pueden gustar más o menos pero esas inquietudes paralelas a lo estrictamente musical son también marca de la casa (lo mismo le da por el ballet que por las artes audiovisuales o lo que toque).

    Mr. Fuzzy. Pues si Javier, estos cinco se lo ponen muy complicado a lo que sigue en la listilla de marras... Insisto en destacar un micropunto más el de los Elevators pero, al fin, los cinco me parecen indispensables (esta tarde estuve con el de Birdman a toda castaña y hasta mi hija ha aparcado el pocoyo de las narices para asomar a ver si estaba bien...).

    Abrazo guzzero x 2

    ResponderEliminar