lunes, 25 de noviembre de 2013

1002 DISCOS QUE DEBERÍAS ESCUCHAR ANTES DE QUE GUZZ TE MATE (91-95)


91. "THE MODERN LOVERS" / The Modern Lovers (1976)
92. "EL MOODIO" / Eleventh Dream Day (1993)
93. "BLONDIE" / Blondie (1976)
94. "SLANTED & ENCHANTED" / Pavement (1992)
95. "TOO-RYE-AY" / Dexys Midnight Runners (1982)

Prometo, y no como los políticos sino en serio, que volverán los tiempos cineros a este caserón pero... Ay, es que hoy por hoy voy lanzado con esto de "Los 1002 discos" (y no sé hacia dónde exactamente, claro, pero lanzado al fin). Que apetece la cosa, vaya. A ver si esta vez me queda más corto que últimamente... Empiezo contigo Jonathan y perdona las "confis" pero, joder, es qué es muy burro lo de tus modernos amantes. Este único álbum de estudio editado bajo el emblema "The modern lovers", y que empezara a fraguarse tres años antes de su edición comercial bajo el apadrinaje de Mr. Cale -poca coña pues-, es más que merecidamente pieza recurrente en un potosí de tops al uso. Richman, como Lowe, se anticipó en exceso a la eclosión newaver (donde hubiera encajado con "guante sedero") y quedó, de alguna manera, condenado a un reconocimiento general para nada acorde a la auténtica categoría de su descuajaringante discurso...  A sumar que, obvio, este tipo fue el primero en reivindicar, con un par y como procede, a la Velvet como parte vital de la historia rocanrolera; Como estreno lo de los Pavement tampoco tiene desperdicio, no... La capital indebatible del llamado lo-fi noventero sigue brillando con luz propia, aún dentro del mismo opus de tan cojonuda -al menos para los que nos gustan que no semos pocos- formación,  pasadas ya las dos décadas de vida. En plena etapa grunge, y después con el skate punk de la risa y las fantochadas del brit pop, esta gente parecían marcianos predicando esperantos en el Mojave... Imposible cruce entre Reed y los Pixies, sin la inalcanzable grandeza de uno ni la energía de los otros pero con una personalidad indiscutible y una falta de ínfulas que invitaba al sano cachondeo, que no daría traspiés durante sus cinco studio álbums noventeros pero que, para el menda, plantaron ya de entrada (en toda la morrera) su mejor y más cojonuda referencia (que ojo, no se me despisten, volverán a la listita los Pavement, no se dude de ello);  Y ahora, sin más, nos vamos de pleno a esas "palabras mayores" que menta a veces el amigo Johnny... O, para mí sin duda, eso es lo que me supone el ultracojonudo "Too-rye-ay" de los DMR de Mr. Rowland. Pocos discos existen que puedan escucharse compulsivamente a este nivel sin que se te borre la sonrisa. Saxos, violines y trompetas... Cuando el post-punk asolaba con sus discursos oscuros  y fatales, aparecía el disco-fiesta definitivo (y sin caer en la tontuna -con perdón pero es que uno a día presente no lo soporta ni borracho- discotequera del ulterior madchester, importante)... y qué coño se yo del northern soul de marras pero en definitiva, y se lo pido por Johnny, Elvis,  Gene y Carl... Que nadie se niegue este disco a si mismo, please; Bajamos el nivel, ok se admite (difícil no hacerlo desde Eileen y cia, claro), pero es para "reivindiscar" a esta magnífica formación, 11thDD, cuyo desconocimiento masivo se me antoja una de las grandes injustícias y putadas rockeras del último cuarto de siglo... Buenísimo uso de las guitarras, la acertada mixtura de género con sus dos cantantes (bueno él y aún mejor ella), una discografía a considerar siempre sin bajar del notable que, finalmente, alcanza su punto más álgido en ese díptico ("Lived to tell" y el que ahora toca ) de los primeros 90's. No quiero añadir mucho que paso de vender motos a nadie y, por otro lado, esto se defiende solo... Eso sí, amantes de Pixies o Throwing Muses, échenle un oído a este "El moodio", a ver qué tal...; Y ahora, para terminar, nos vamos a alguna noche del CBGB de las narices en pleno 1976... Hemos visto al mutante de Byrne bailando convulsiones, a Verlaine con su pinta de yonki terminal guitarreando como diox y, por supuestísimo, al querido, icónico  e inolvidable fricazo de Joey en plena acción... Todos grandes front-men, todos unos genios (para mi lo son y serán siempre), pero ojo... Se abren las luces de golpe y aparece Debbie (y otros tipos, vale, pero sobretodo ella).  Aquello debía parecer un cuento, cuando aparece el hada buena (que además está como quiere de ídem la muy cabrona y para la ocasión)... Pero es que entonces, que esto es lo importante, la tipa empieza a cantar y, mira, lo hace de muy puta madre, y "esos tipos" empiezan a tocar y también, of course, tocan de muy puta madre... En resumen: hay cosas mejores, sin duda, pero en términos de adicción pocas se pueden medir con la obra setentera de Blondie. Y es que en efecto, sí, detrás de la incuestionable belleza de su cantante y el engañoso pseudoanonimato funcional de sus acompañantes se "esconde" una de las mejores formaciones de los últimos setenta que, a su vez y atención, fue de las que mejor entendió lo que se podía extraer/lograr al untar de melodía new wave la urgencia punkie que imperaba aquellos días... Intratables los Blondie en esos cuatro primeros elepés, nunca quepa duda... Y long live.

3 comentarios:

  1. Pero entre tantas palabras mayores que acostumbro a mentar en este caso no conozco a EL MOODIO y por lo oído me parece que me estoy perdiendo algo. Si Vd. me obliga a elegir entre este repoker, muy a mi pesar de Pavement y de los Dexys no dudaré en elegir a los Modern Lovers que superan las palabras mayores y se acercan a las divinas. Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. El de Pavement es palabras mayores.

    ResponderEliminar
  3. Pues entre esos tres también canto yo el bingo en este caso, Johnny. Me gustan y mucho algunos discos de Blondie y los 11th es de esas pequeñas virguerías que se adaptan por diversas cuestiones a mis querencias pero, of course, el otro trío es que es la crema... Difícil y mucho quedarse con uno... Pero, rediantres, recojo el guante y... Come on Eileeeeeen !!

    Mayorisísimas a mí entender Alfredo. De hecho lo considero el mejor disco de todo un sub-género entero... Y eso no es poca cosa (o no me lo parece, vaya) por mucha "baja fidelidad" que medie.

    Abrazo guzzero x 2 !

    ResponderEliminar