viernes, 22 de noviembre de 2013

POUR TOUJOURS HERCULE

Pues bajado el "Telón", título que corresponde a la última aparición en las novelas del célebre detective belga creado por la Sra. Christie y como no podía ser de otra manera para lo que aquí nos ocupa -el que sea esa historia y no otra, entiéndase-, se termina al fin este noviembre la serie británica de Granada Tv "Poirot". Serie que con sus altibajos, salidas y entradas de emisión, cambios de formato (etc), hubiera alcanzado este próximo enero, y agarrarse bien, el cuarto de siglo de vida desde aquél primer capítulo de principios de 1989, tras sus nada despreciables sesenta y cinco episodios... Y se hace especial hincapié en lo de "nada despreciables" ya que algunos bastantes de dichos episodios (los que corresponden, aproximadamente, al último decenio) son de una duración de alrededor de unos 90' más propios de un largometraje que de un serial televisivo al uso (independientemente de la calidad del mismo). Y todo un qué el que sea precisamente Granada Tv quien haya estado detrás de esto ya que fueron estas buenas gentes quienes, igualmente, se apuntaron en su momento aquella maravillosa "Sherlock Holmes" con el inolvidable Jeremy Brett durante, mayormente, los años ochenta.


Y está claro que no tiene (no ha tenido) "Poirot" visualmente el romanticismo inherente a la época victoriana del inquilino del 221-B de la calle Baker. Es de lógica ya que las pesquisas del egocéntrico y redicho Hercule deben ubicarse en gran medida entre los 30's y 40's del pasado siglo. Pero, con todo, la ambientación y nivel de detallismo en la producción resulta cuanto menos muy lograda. Y, eso sí, lo que conviene anotarle a favor al hombre del bigotillo y su serie es que, como también sucede en la comparativa literaria, la sensación final tras terminar del todo el tema es que el asunto ha funcionado muy claramente de menos a más (justo al revés de lo que ocurre, por no poco conocidas cuestiones que tienen que ver mayormente con las atribulaciones de Doyle y su postura adoptada en cierto momento hacia su criatura, con el otro famoso detective -el más famoso en realidad puestos a ser puntillistas, así como el personaje de ficción más veces llevado a la gran o pequeña pantalla de la historia... al tanto-). En definitiva, y me dejo de estúpidas comparaciones (las dos series están fetén y punto -esas ambientaciones, esos actores y cadencias británicas tan alejadas de los videoclips a lo CSI y derivados de los últimos años, largo etc-), que se echará de menos al mendrugo de Hastings, al obstinado Japp y hasta, según como, a la chorras de Miss Lemon pero, es obvio, sobretodo se echará en falta al gran David Suchet y su ya icónico Poirot. Quien, como hiciera Brett en lo suyo, se ha convertido hasta que se demuestre lo contrario en el Hercule Poirot definitivo en pantalla. Ejercicio interpretativo a atesorar y tremendo ejemplo para los restos de como exprimir, matizar, caricaturizar incluso (y lo que toque) un rol on screen mediante el arte/oficio de actor... Y sin obviar el sacrificio que ello ha resultado para la carrera de tan sensacional artista, por supuesto. En fin, qué narices, que me emocioné y todo con ese final de "Telón" al videarlo ayer... Dejando de lado que uno, como tantas gentes, ha tenido algún "momento Agatha Christie" en su vida (y esa además es mi novela predilecta de la famosa escritora -o de las que le he leído, al menos-), esa mirada directa al objetivo de Poirot antes del inevitable fade in black (que finiquita del todo el tema) a modo despedida, me creó cierta nostalgia inmediata... Normal, es algo que empezó teniendo uno trece añitos y termina un mes antes de alcanzar "la edad de la fiebre"... Casi nada. Thanks Mr. Suchet, merci Hercule.

2 comentarios:

  1. Una de mis series favoritas de todos los tiempos Guzz. De hecho, llevo varias semanas revisandola y me sigue pareciendo impecable.

    Aqui un fan de la señora Christie y de su inefable inspector belga. Genial que la recuerdes!

    ResponderEliminar
  2. Yes mister. Me alegra que alguien tan querido en la casa tenga también esta magnífica serie como referencia. En los últimos ya bastantes años y mediante lo "peculiar" de la oferta cinematográfica (generalizando -aunque cada vez menos, por desgracia-) resulta innegable que el mundillo de las series se han agenciado la tostada audiovisual... Enormes trabajos en HBO y esas miniseries British de órdago (principalmente) pero, en dicho contexto y para mí, lo ofrecido por Suchet y cia sigue (ha seguido, vaya) aún brillando con especial y acojonante fulgor. Abrazo para la Hill !

    ResponderEliminar