martes, 26 de marzo de 2013

REIVINDISCABLE ("The Taller you are, the shorter you get" / MY DAD IS DEAD, 1989)

Segundo "reivindiscable" y con este, directamente, mi momento musical más celebrado del año pasado (el descubrimiento por mis partes de este disco en cuestión, entiéndase). "The taller you are, the shorter you get" (1989) de la banda My Dad is Dead, que vendría a ser el fistro en cuestión y, para esto, me parece que el mero concepto "reivindicación" hace corto... demasiado corto. My Dad is Dead, formación que -en efecto- descubrí de la mano con el disquito de hoy, es una banda yanqui con unos treinta años de singladura y surgida de las cenizas de aquello que se vino a llamar post-punk (que los críticos se lo pasarán de narices pero, coño, ya que cobran y eso, se podrían poner de acuerdo de cuando empieza y acaba o de que bandas lo son o no lo son... ahí lo dejo). Y aunque ya me hice (por medios que no vienen al caso) con la discografía del combo, de momento (y desde hace algo más de medio año), me quedo con este álbum mientras espero (¿en balde?) a ver si amaina el hechizo y me puedo zambullir con el resto de su obra como procede y tal. Eso sí, por supuesto, aclaro de entrada que  este "The taller..." consta en el "prospecto" como uno de sus dos o tres mejores discos sin duda a valer. Y con él que vamos.


Para satisfacer "rápidamente" a los impacientes: "¿a qué suenan estos MDID?"...  Pues, siempre basándome únicamente en lo mostrado en este trabajo (que, por suerte, tras una muy breve cata de "todo lo demás" parece que el discurso no varia demasiado -bien !-) , la primera referencia clara y evidente vendrían a ser los Joy Division. Aunque, conviene matizar, algo más guitarreros y no tan claustrofóbicos (el registro vocal y lo despejado de florituras y directa desnudez de la música no deja margen a muchas especulaciones).Eso por un lado (el lado obvio). Pero es que por el otro... Veamos, si tenéis algún amigo/a que afirma ser fan de Echo, de The Church o de los Psychedelic Furs (o hasta de Bauhaus o los Cure menos soleados) y os suelta que no le gusta este disco es que, no os quepa duda, os ha estado engañando todos estos años... Pero, sigo, la otra marcada referencia que yo le encuentro a esto (por esa manera de construir las canciones), y con la que me matan, es nada menos que Television... Y ahí si que ya entramos en un terreno de pura religión en mis gustos ("Marquee moon" es uno de mis cinco discos favoritos de siempre -directamente- y el mejor de ese icónico 1977 donde se juntaron una serie de trabajos -algunos básicos como el respirar en esta casa- completamente irrepetibles).  Finalmente, el gancho para atraer a los más jovenzuelos sería que les pueden recordar ligeramente estos MDID a los "super-cool-que-te-mueres" Interpol... Que, ojo, no me parecen lo peor (mejor que lo peten estos que los colplais de turno, supongo) pero, jooder, estas producciones (detesto mucho, por ejemplo, esas toy-guitars tan limpitas e impersonales) que les hacen a este tipo de bandas en los últimos lustros, pfff...




Yendo ya de forma específica al disco de hoy vaya de inicio que no estamos ante un trabajo especialmente "inmediato" (vale) pero que, ojo, tampoco es que integre una encriptación inexpugnable de la hostia, precisamente... De hecho a  mí ya me conquistó fácil con la pieza intrumental de entrada (toda una declaración de intenciones que proyecta de forma inmejorable a lo que seguirá). Más guitarras para la entrada de "the big picture" que tiene un cambio en el estribillo a medida que va entrando la canción del caerse de culo. Y si uno no espera escuchar a Curtis tras lo primeros compases de "seven years", "too far gone" es que no ha escuchado a los Division en la maldita vida... De momento todo es cojonudo al cubo, sí,  pero es que entonces llegamos a la tripleta mágica que cierra la primera parte del disco y mi momento predilecto de tan cojonudo y sorprendente elepé. Ese ramillete formado por "planes crashing" (qué final... la virgen !), "boundaries" (qué enorme... la puta ! -el momento Smiths del disco, al loro-) y "can't get started" (atención a su reverso popero saltarín y estribillo a dos voces que va calando de a poco cada vez que la escuchas). Y tras tan incontestable discurso hasta la mitad de las catorce canciones que vienen a integrar el álbum (en su versión estándar , al menos), toca mantener nivel... Así "the only one" con su sencilla estructura e imposible estribillo de banda sonora del infierno evita que se nos amuerme nadie. Más al seguir con "world on a string" que tras entrada "marca ya de la casa" nos devuelve a los de Curtis con total impunidad (ese decelerar de la intro/estrofa a la melodía del tema es canela fina mismamente). "What can i do" y "whirlpool"  son los ingredientes que, se admite sin problema alguno, me afean el guisado porque la primera me parece como bastante anquilosada e innecesaria entre las virguerías que hay por ahí en medio y la segunda se me antoja una "planes crashing" menos brillante y venida a menos... De catorce (me) fallan dos... Oh qué desgracia !. Pues no firmaba yo con sangre donde sea que de cada elepé que me agencie solo dejen de convencerme dos malditas canciones, no te/me jode !...  Además los tipos recuperan tonos y sensaciones con la nueva tripleta, ya ahora definitiva, tan ricamente con el rollo semi-acústico de "nothing special" (¿el segundo momento Smiths?) y esa guitarrilla de quilates hacia la parte final. Y para quilates, también, la de la penúltima "a man possessed", seguramente la gran "tapada" del folletín... Tiene ese inicio, ya hasta entrañable a estas alturas, como adormecido que se va deperezando sin prisas hasta terminar con breve pero rugiente e inesperado guitarreo. Finalmente se me marcha esto por todo lo alto con la que és mi predilecta -empatando con "boundaries" y "can't get started"-: "so much to lose"... Verlaine y cia. lo sabían como nadie los muy canallas: qué enorme y necesaria fue la Velvet coño... No son el número de notas, son la calidad de las mismas las que duelen y erosionan el alma al fin, claro qué sí. Y el discurso de esta magnífica canción de despedida sintetiza y captura ese espíritu de manera irreprochable. Además tiene el título más perfecto que quien sea se pueda echar a los morros: "tanto qué perder"... Que no se os escape este disco, ya os lo pido como un favor personal y tal.

Pd. Su padre cascó, pero... la madre que los parió (!!):

viernes, 22 de marzo de 2013

CINEAÑADAS: 1973

Segunda "Cineañada" y, para la ocasión, a 1973 que nos vamos. El año que, entre otros, nos dejaba  John Ford (y también E.G. Robinson, uno de mis actores fetiche, al tanto y ya puestos). Para intentar ir haciendo las cosas como procede y tal, en adelante antes de liarme con el listado de turno dejaré, si procede, constancia de las películas (o de las que tenga conocimiento/memoria, mejor) de la "cineañada" que toque que se cotejaron pero se quedaron fuera al final. Y, ojo, puede que alguno de estos "descartes" parezcan a alguno/a mejor incluso que alguna referencia que sí entró en el rol final... De hecho, es bastante fácil que sean films que incluso sean de mi agrado pero que, sencillamente, no forman parte del "gran anuario guzzero" correspondiente en cuestión. Dichas "constancias" se dividen claramente en dos grupos: a) las que he visto y, gustándome o no -o lo del medio-, no las veo como para "recomendación ex profesa"  por mis partes; y b) las que no he visto (a posta o por inexcusable descuido) pero que gozan de cierta fama (o cuentan con alguna particularidad concreta) y pienso que, de alguna forma, merecen el "figureo". Para la ocasión de "las vistas pero no elegidas" de 1973 tenemos (entre otras, por supuestísimo):  "SALVAD AL TIGRE" (Avildsen), "HARRY, EL FUERTE" (Post), "EL ÚLTIMO DEBER" (Ashby), "TAMAÑO NATURAL" (Berlanga), "OPERACIÓN DRAGON" (Clouse), "TAL COMO ÉRAMOS" (Pollack), "LA MONTAÑA SAGRADA" (Jodorowsky), "DELICIAS TURCAS" (Verhoeven), "MATAR O NO MATAR, ÉSTE ES EL PROBLEMA" (Hickox) y "UN HOMBRE DE SUERTE" ( Anderson) -que ésta última y la tercera son las que más cerca estuvieron de entrar pero se cayeron en la última curva antes de la recta final-. Y, por otro lado, de las "no vistas y por ello no elegidas" tenemos:  "LA GRAN ESTAFA" (Siegel), "DILLINGER" (Milius), "LA LETRA ESCARLATA" (Wenders) y "SECRETOS DE UN MATRIMONIO" (Bergman)... Aclarando que ya hace tiempo que quiero echarle ojo, de forma especial, a las dos primeras. Y ahora sí, sin más (y disculpándome de antemano por las posibles omisiones): 1973, 18 largometrajes que me quedaron y al tema...

18. HERMANAS (Brian De Palma). Que empieza como un homenaje a Don Alfredo en su primera mitad y acaba con un festival hemoglobínico y despiporrante propio del mismísimo Argento. Film aspero, y como bastante desconcertante por momentos, en el que (eso sí) De Palma ya empezaba a perfilar definitivamente ese estilo narrativo-visual tan suyo que define sus mayores logros de los 70's y 80's. Se superaría holgadamente con sus dos films posteriores para darse el baño de masas definitivo con "Carrie", sí, pero esta "Hermanas" (perfectamente protagonizada por una Margot Kidder pre-Superman y con todos sus excesos, que no son pocos, a cuestas)  raramente dejará indiferente a nadie.


17. EL HOMBRE DE MIMBRE (Robin Hardy). No sé si los ecos del Free Cinema llegaron hasta este film británico pero, coña... Terror, thriller, sátira, musical (?!), poso erótico y crítica hacia los totalitarismos religiosos o al inmovilismo de los costumbrismos rurales, etc (que  a saber que me dejo ahora de memoria)... Todo ello en menos de hora y media (!!) y con Mr. Christopher "a sus pies" Lee en danza en papel acorde a lo que de su icónica figura se espera. Como ocurre con la anterior propuesta volvemos con un film que, guste o no, tiene unas particularidades concretas que la hace más que diferenciable. Y, para mí al menos, como bastante estimable... No es de la misma sacrosanta casa pero... Atención amigos de la Hammer !.

16. EL EMPERADOR DEL NORTE (Robert Aldrich). El bastante reivindicable Aldrich ("¿Qué fue de Baby Jane?", "Veracruz", "Doce del patíbulo", "Canción de cuna para un cadaver" -considerable etc.-) se descolgaba ese año con esta brillante relectura del gran Jack London y su historia de vagabundos y ferroviarios. Para resumir y por mucho que leas que estamos ante un gran drama humano ambientado en la Gran Depresión y tras el celebérrimo descuajaringue búrsatil de los últimos 20 y tal, que también (vale), aquí lo suyo es frotarse las manos y disfrutar del absolutamente brutal duelo entre dos monstruos del incalculable calibrazo de Marvin y Borgnine.


15. EL HOMBRE DE MacKINTOSH (John Huston). El maestro Huston disfraza a Newman de agente secreto británico a fin de infiltrarse en una red de espías y en cuya cúspide tenemos a un James Mason que se zampa la peli de medio zarpazo cada vez que asoma (como casi siempre que aparece este señor, es de cajón). Con un claro tono evocativo (de nuevo) del "Hitchcock-más-de-films-de-espías" (el de "topaces" u "hombres que sabían demasiado", en esta ocasión y para entendernos ya del todo) el film se define sobre actos muy claramente diferenciados que, quizá, dejen poco espacio a la sorpresa pero nunca (jamás) al tedio. Un Bond con menos saltitos y más tensión que halla, me repito, en el siempre magistral protagonista de "Lolita" su triunfo final para llevarse la baza ganadora.

14. CHACAL (Fred Zinneman). Magnífico thriller político con asesino implacable de por medio firmado por el famoso realizador de, por ejemplo, "De aquí a la eternidad" o "Solo ante el peligro" (aunque nadie se engañe, el mejor film de Zinneman siempre será "Un hombre para la eternidad"... bueno vale, es solo una opinión más, pero es que vaya filme pardiez...). Que a nadie despiste, por esnobismos de pandereta y derivados varios, su origen ("novela de aeropuerto", que diría alguien peyorativamente, por cuenta de Forsyth). A pesar de su considerable metraje consigue mantener la pulsión durante todo momento y, por cierto, pedazo actor el señor Edward Fox. Huir del absolutamente innecesario remake con Willis  y Gere sin disimule alguno (si logra algo es desvirtuar este muy buen film por la engañosa neblina que pueda suscitar -si por otro lado te gustó y faltaría... mira el film de Zinneman para anteayer !!-).

13. PAT GARRET Y BILLY THE KID (Sam Peckinpah). James Coburn a la caza de Kris Kristofferson con música del genio de Duluth (que también forma parte del cast, ojo) y bajo la batuta en la dirección del señor Peckinpah... Blanco y en botella puede ser a veces Gelodrox pero no es el caso, no. Por supuesto el siempre directo Sam no escatima slow motions ni sangrías cuando lo considera oportuno (que en caso contrario no sería él, claro), mientras que de paso insuflaba cierta vida a un género por entonces como bastante agonizante.



12. LUNA DE PAPEL (Peter Bogdanovich). Tras la exitosa comedia con la Streisand "¿Qué me pasa doctor?" realizaba Bogdanovich el que seguramente sea su mejor film junto a "The last picture show". Magnífico melodrama con toques cómicos, o al revés, que aunaba road movie yanquiloide de manual con tejemanejes típicamente dickensianos através de esa extraña relación paternofilial entre un inmenso O'Neal y su jovencísima protegida (e hija en la vida real) Tatum, quien por cierto ganaría el premio de la Academia con solo diez años por esta interpretación. Ágil y recomendable por años que pasen, claro qué sí.


11. MALAS TIERRAS (Terrence Malick). Aunque sean de mi agrado tanto la continuación aún en los 70 ("Días del cielo") como su "resurreción" noventera de "La delgada línea roja", siempre he pensado que, muy humildemente y en mi modesto parecer (pero sin olvidar atender a que todo se limita a una cuestión de gustos y disgustos): 1) Malick es un director algo sobrevalorado a pesar de su incontestable pericia visual, y 2) Con la única duda razonable de su segundo film ya mentado, nunca jamás volverá ya a hacer un film como ésta impresionante "Badlands" (que también guionizara, por cierto)... Martin Sheen y una jovencísima Spacek convertidos por accidente y a su pesar en una especie de Bonnie & Clyde rurales (y superando, para mí, con holgura el conocido film de Penn de unos años antes, ya puestos), en imposible huida hacia adelante de campo atraviesa y tentetieso... Y tremenda la escena del incendio, ni qué decir.

10. EL ESPÍRITU DE LA COLMENA (Víctor Erice). Aunque es posible que el amigo Gonzalo ya esté cogiendo el Ave para acabar conmigo por no ponerla entre las tres primeras, a "modo compensación", linkeo aquí hacia su magistral texto de tiempo ha a colación de éste, uno de los mejores largometrajes españoles de cualquier época sin duda a valer. Años de post-guerra, vida rural, una niña (inolvidable Ana Torrent) que se niega a sacrificar sus sueños que tanto tiempo hace que olvidaron (de haberlos tenido alguna vez en algún caso) todos los que la rodean, una narrativa visual al nivel que se quiera y para enmarcar, y unos simbolismos, empezando por la doble lectura de la colmena del título habida cuenta el trabajo del pater familias (un tortuoso y magnífico Fernán-Gómez) y el "panal social" al que se niega a sumarse la pequeña protagonista, de marcado y abierto carácter poético que ahí queda.

09. PAPILLÓN (Franklin J. Schaffner). Con guionización de Trumbo sobre la famosa novela de Charrière, una banda sonora memorable del gran Goldsmith y un actor muy carismático y otro bastante mejor (pero más feo), dejaba Schaffner esta enorme película "pa los restos". Juntando dramas carcelarios con aventuras de corte clásico (y rematando con una magnífica conclusión) le acabas "perdonando" sin problemas al film los pocos vacios a contar en sus dos horas y media de metraje. Y se insiste, aún estando posiblemente ante uno de los dos o tres trabajos que más me agradan de McQueen, es un cada vez más consolidado entonces Hoffman (repasen sus films previos a éste con precaución que, a pesar de lo escueto, puede dar vértigo) el que para mi se lleva al gato a donde le da la gana a la postre. Muy buena.

08. FRAUDE (Orson Welles). Con aquello de la falsa invasión marciana por la radio Welles ya dejó claro, desde sus primeros pasos, que podía resultar un fullero de cuidado... Por otro lado no hay sino recordar el principio de la totémica Kane para caer en la cuenta que las formas y maneras del documental no se le daban precisamente mal. Sumemos lo aprendido en más de tres décadas de carrera cinematográfica con no pocas referencias a aplaudir y (obviando su status de "genio" -que eso, guste o no de admitir y aunque yo no veo como se puede albergar duda alguna en este caso, siempre quedará abierto a subjetividades-) y, al fin, todo viene a reventar en ésta tremenda (y controvertida) "F".  Film en clave de falso documental que cuatro décadas después sigue generando debates que oscilan del "tomadura de pelo" al "masterpiece incuestionable"... ¿Qué es verdad?, ¿qué no?, y por supuesto, sí, el viejo truhán (nos) la volvió a clavar.

07. SERPICO (Sidney Lumet). Con esta se me juntan dos conceptos básicos: me encanta Lumet (hay mejores directores y que me gustan más, claro, pero siempre conecté con este cineasta cuando se aferra a registros/denuncias como el de este film) y, por otro lado, soy más "pacinero" que la madre que lo parió... Además este film pertenece a los mayores años de gloria del actor, sus enormes 70's, y en medio de los dos "godfathers" nada menos.  Las desventuras de este pasma que intenta tan vehementemente realizar su trabajo pero que, dadas las tesituras tanto a nivel político como del propio proceder policial, no hace sino fustrarse y, sobretodo, cabrearse (y nadie, o casi, se cabrea como Pacino on screen) son, amén de un cojonudo ejemplo del cine de la época a la que pertenece, la enésima patada directa al bajo vientre del gran Sidney, uno de los cineastas que más y mejores esfuerzos realizó por mantener viva la llama del noir clásico y de alto copete (cosa que quizá demasiado pocos le han agradecido como se debiera).

06. MALAS CALLES (Martin Scorsese). Con un presupuesto como bastante pingüe y libreto propio al 50%, Martin se lanza a las "susias calles" cámara en mano para explicarnos este relato tan directo y poco amable de los bajos fondos neoyorquinos. Ni qué decir que es aparecer De Niro y la mecha (el ritmo) se prende por birlibirloque pero, al tanto, es a Keitel aquí al que hay aplaudir hasta la autolesión por echarse con esa solvencia el film a la chepa y cumpliendo, como siempre en verdad, sin problema que valga. El film no es perfecto, de acuerdo, incluso se puede argüir que tiene sus pequeñas lagunas (todo un qué viniendo de un maestro de estructuras como el que aquí ocupa), pero, de la misma forma, el tono del "gran Scorsese" se empieza ya a definir aquí de forma acusada y declarada (forever and ever). El cambio de gran promesa a rotunda realidad de este incuestionable Maestro en vivo y en directo si se prefiere y para todos uds, vaya.

05. LA NOCHE AMERICANA (François Truffaut). No se piense nadie que no me fastidia un algo el no poner en el "top-3" mi referencia predilecta de un cineasta del calibre del francés... Genial ejercicio de metacine a tres capas (algo también recreado por Allen en la inferior pero como bastante alegremente denostada y mucho más reciente "Hollywood ending") y uno de los ejemplos de amor declarado al cine más ominoso que cualquiera se pueda echar a los morros. Tremendo el cuarteto (doblemente) protagonista -lo mejor del film, tanto sus interpretaciones como sus personajes- y, amén de aperecer él mismo como director (de ahí las "tres capas" por si a alguien le apetece contar), no se olvida tampoco aquí François de su actor fetiche Jean-Pierre Léaud. Tremendo esfuerzo coral, en definitiva, con ejemplar dirección de actores... que no te extrañe si vienen ganas tras su visionado de salir a la calle para buscar localizaciones o incluso, por qué no, el animarse a empezar un guión...

04. EL DORMILÓN (Woody Allen). O como alcanzar la maestría desde el absurdo total. La mejor referencia del Allen gamberro de los inicios de la mano con "Gruschenko" és, atención: un film de ciencia ficción futurista de un tipo que despierta del letargo criogénico dos siglos después y trata de escapar del despótico alto mando imperante disfrazado de robot (con gafas !) acompañado por una snob del futuro y... etc, etc, etc. (lo de que al final el "déspota" sea una oreja que espera ser clonada es muy burro, de verdad... y sí, de verdad que hablamos sobre un film de Woody Allen). Impresionante lo ex profesamente cutre de contextos/decorados y muy plausible el hecho de que buena parte del film parezca, directamente, sacado de la era silente a la que, abiertamente, se homenajea (Woody aparca momentaneamente a Groucho para irse a buscar esta vez a Buster -bravo !-). Seguramente el film abiertamente cómico predilecto de los fans de los mejores Python, por supuesto. Y con ello queda todo dicho.

03. EL EXORCISTA (William Friedkin). El escalofriante blues esotérico de los padres Merrin y Karras sigue siendo cuarenta añazos después uno de los films de terror más enormes e indiscutibles del medio. Y pobre mamá Burstyn también... Aunque, ni qué decir, en cuanto a desgracias se lleva la palma "la cerda de su hija" (inolvidable Linda Blair) de largo. Extraordinario cuento de terror facturado con un estilo impecable y algo claustrofóbico -que ya es lo suyo- por el entonces en boga Friedkin (su anterior film, "The French Connection", arrasó a base de bien). Conviene apuntar que el guión corre de la cuenta del propio autor de la novela, William P. Blatty, y subrayar, quitándose el sombrero de paso, la impagable banda sonora de Jack Nitzsche. Por gustarme cosas de este film confieso sin problemas que estamos, sin duda, ante uno de mis "posters" predilectos de la historia del cine... Y que enorme es siempre Von Sydow, la madre que lo trajo... Todo es tremendo aquí. Inmortal al cuadrado.

02. AMARCORD (Federico Fellini). Me atreví con François  pero, no se puede evitar, me rindo ante Federico... Cómo bajar del "top-3" mi referencia favorita del maestro del caos, caray. Solo por la banda sonora de Nino Rota ya resulta imprescindible sin más a añadir pero es que, además, tenemos un retrato de la Italia fascistoide de los años 30 relatado de una manera tan ágil y concreta que da un sentido pleno a ese paréntesis ("Mis recuerdos") que se añade comúnmente al título. Fellini, recordando sus años mozos, se recrea en la parodia en cuanto a lo que toca al elemento político (que dictadura sería más correcto) de la época sin afectismos a mediar y refugiándose, mayormente y por contra, en lo costumbrista y hasta (en varias ocasiones) en lo cómico, lo que hace más cercano y particular el filmazo en cuestión. La manera de mecer al espectador con la descomunal secuencia de los barcos (la noche, la música, la cercanía humana que se antepone a la depresión de tiempos y lugares...), es en verdad uno de mis momentos predilectos de toda la "historia cinera" hasta el fin de los/mis tiempos sin más... Irrepetible es demasiado poco.

01. EL GOLPE (George Roy Hill). Con un par, sí señor. Y, por concretar, el par en cuestión son un Newman redefiniendo el término "carisma" en cada plano y un Redford "correcalles" cargando con la parte de más acción del asunto. El plantel de secundarios que es puro lujo ahí queda por siempre y aunque el maloso Shaw lo borde como siempre (que tampoco estaba de suerte aquellos años el fenomenal actor británico... aquí lo timan, sí,  pero es que un par de años más tarde tendrá cierto encuentro "escuálico" aun mucho peor), me quedo particularmente con el tontainas Durning y su exagerado y calamitoso poli untable (matrícula en patetismo avanzado, magnífico trabajo). La música del tal señor Hamlisch tampoco fue un mal trabajo, tampoco está mal... quizá hasta les suene a algunos... Y qué comentar de las puestas en escena y fotografías elegidas (ya desde el plano frontal de inicio, tras los créditos de entrada, quedan las cartas repartidas y, en efecto, en esto no hay farol que valga). Para terminar, nunca contaría a Roy Hill entre los grandes desde luego, y no creo que nadie lo haga la verdad, pero el haber dirigido uno de los films más redondo (a la par que hábil y artero) de siempre es algo que nadie debe ni puede quitarle ya jamás. Y  es que no muchas experiencias, en resumen, da el cine comparables a la primera vez que uno/a visualiza "The Sting". Y fin.

domingo, 17 de marzo de 2013

CINEAÑADAS: 1980

Y finalmente, para acompañar a las flamantes nuevas secciones del espacio surgidas a partir de este mes  ("Cinexin Guzzero", "about..." y "Reivindiscable" -que está teniendo un éxito parejo al de la precuela del anuncio de la carretilla para el butano del teletienda, por cierto-), llega: "Cineañadas". Todo ello, sumado a martingalas ya existentes (que aunque con poca presencia en la actualidad siguen prestas a reaparecer cuando menos se esperen a lo Jason o Myers) como los "Videoguzz", "Vs", "5 razones para adorar a..." o lo de los "1002 discos", entre alguna otra que me pueda haber dejado, debiera ayudarme a mantener el blog activo mientras trato de arrancar tiempos para realizar posteadas sobre films concretos que, faltaría, es un poco el "tema estrella" (si es que tal concepto es aplicable aquí) que eso no varia, por lo menos en cuanto a intenciones. Yendo ya a lo que hoy procede aclaro que esto de las Cineañadas es una extrapolación inspirada (aunque "burda copia por la curra" también encajaría sin problemas) en los hercúleos trabajos rocanrolísticos del Maestro Johnny en el básico (y ya hasta clásico, why not?) Espacio Woodyjaggeriano, consistente en recolectar los discos por él favoritos del año que le venga en gana cada vez (esa decisión de no seguir un órden cronológico exacto me parece fetén y también será copiada/extrapolada, perse). En resumen: lo mismo pero con películas, vaya (y aunque mucho más cutre por supuesto, no me haga nadie la putada de comparar, please). Lo que sí aclaro es que lo que no pienso copiarme es la contextualización histórica breve de inicio a modo intro (que es que me canso) y que no será un número preestablecido de films... Si de un año me salen cinco films y de otro cuarenta y siete, pues sea así (ea, incluso). Y empiezo ya sin más (que recuerdo que las presentaciones de "sección" siempre son algo más coñazo de lo habitual... después espero/deseo  ya debería fluir mejor el tema, claro -ruego comprensión-)  y con el año 1980 nada menos... ¿Y por qué ese?, pues porqué sí... Que tiene la paradoja de ser una razón completamente fuera de argumentos sólidos y a la vez ser la razón más positiva posible (ea, reprise). Doce films que me salieron (si después hay que marcarse algún "apéndice express" por la omisión sonada de turno ya se verá) y de menor a mayor preferencia que van, aunque a la postre sean todos de mi agrado, obviously:

12. GLORIA (John Cassavetes). Sin llegar al nivel de las anteriores "Noche de estreno" o "Una mujer bajo influencia" (para mí sus dos mejores referencias y también con su señora esposa en papel protagonista), este film del infra/sobrevalorado según gustos Cassavetes tiene los bastantes activos para ser recomendado sin miramientos. O quizás no. Admito que tal vez sea todo (mi simpatía por el director en cuestión) cosas mías ya que, muchas veces, le encuentro un tono cómico negruzco a este cineasta que fácilmente me lleva al huerto. Es extraño porque Cassavetes y comedia no son conceptos habitualmente relacionados pero, por si sirve de algo, eso que vengo a referir brilla con luz propia en los excesos (y diálogos) varios de las situaciones aquí ubicables desde su libreto. El niño un repelente de cojones sin duda pero, ay, que esa Rowlands es mucha Gena.

11. EL ÚLTIMO METRO (François Truffaut). Quizá aquellos críticos con el estilo en las formas habituales del famoso cineasta galo no tragarán, o no del todo, con éste "el mejor de los últimos films de Truffaut". Sin embargo, aunque no estamos antes "las 400 toñas" ni "la noche yanqui" -para mí su mejor triunfo que no sería poco a cuenta de sobre quien estamos hablando-, tenemos a una Catherine Deneuve sensacional, un magnífico retrato sobre las inclemencias generadas por el horror de la guerra (que se retuerce en eso obviando los propios conflictos bélicos) y una sencillez argumental sin ambages que puede calar más hondo que la cacharrería habitual de los films yanquis más comerciales (sin entrar en comparar aquí calidades) en esa dirección y según nos pille. En definitiva, todo un drama humano proyectado a partir del amor al oficio y arte teatral por bandera  que merece consideración y aplauso por si mismo y aunque no sea "Ser o no ser" (habida cuenta el tema) e independientemente de quien haya tras la cámara.

10. LA GUERRA DE LAS GALAXIAS. EPISODIO V: EL IMPERIO CONTRAATACA (Irvin Kershner). Aunque su humilde servidor solo tenía dos años en su estreno ya me imagino que la primera fue la más impactante, y en cuanto al Jedi (que "lo otro" -la "segunda trilogía que es la primera"- para quien lo quiera que yo no), debate sobre ositos al margen, es de buen reconocer que estamos ante una acertada conclusión (o hasta que Pluto lo remedie, me temo). Ahora bien, para mí "el imperio" es más buena que las otras dos juntas tanto dentro de la estructura "trilógica" como analizándolas por separado. ¿Por qué?... Pues por ser donde pasa todo lo más épico y significante del asunto con el plus añadido de que (cosa a la que invito a todos/as) si la tomamos como pieza única es donde, finalmente, reparamos en su indebatible superioridad manifiesta en relación a las demás... Aventura, traición, mártir, duelo final, sin descuidar que es donde se revela la mística de "la fuerza" de marras con el hallazgo de Yoda y tal... Como film de aventuras de lo mejor sin coletilla a añadir y, en efecto: menos mal que "nunca fueran buenas"...

09. LA MUERTE EN DIRECTO (Bertrand Tavernier). Admito que no creo haber visto ni media docena de films dentro de la relativamente extensa filmografía del realizador francés pero, ojo, de lo poco visto este film me agrada especialmente. Mucho en verdad. Estamos ante un largometraje incómodo (en forma y contenido) que además parece pretender pasar por ciencia ficción de manera puntual (y qué viejo es el futuro de hace más de tres décadas, caray). Y con todo, mira tú, lo que entonces pudiera parecer un abuso parabólico ha envejecido con una sabiduría que, ahora lo vemos, rallaba sobre lo premonitorio... Crítica (proto-)reality, derecho a una muerte digna, esperpento satírico y sugerentes usos de panorámica a modo guiño orwelliano... Sumamos finalmente a la Schneider, Keitel, Dean Stanton y Von Sydow y, claro, para qué quieren ustedes más.

08. VESTIDA PARA MATAR (Brian De Palma). Aunque el señor De Palma tiene films de mi agrado a cascoporro en los 70's y 80's, si que es verdad que estamos ante el consenso crítica/público más reconocible de su longeva trayectoria (sí, seguramente por encima de "Scarface" incluso). Y es que "Dressed to kill",con su aura hitchconiana y su deliciosa sra Dickinson, es un caramelo de fácil ingestión y mejor digestión donde, para más inri, De Palma no sacrificó un ápice de los procederes visuales que por entonces le caracterizaban (y que tanto se añoran, puestos a decir). Añadan sin problemas a un tortuoso Michael Caine, una banda sonora muy afilada y algunos pasajes concretos que del magistral no bajan (ascensores y museos, vayan a modo ejemplo) y, en verdad, ya no se donde puede agarrarse nadie para no visitar y re-visitar esta cinta con cierta asiduidad. Muy buena, por supuesto, y además ha envejecido de narices.

07. UNO ROJO, DIVISIÓN DE CHOQUE (Samuel Fuller). "La auténtica gloria en la guerra es sobrevivirla"... y fin. Con un presupuesto de serie B el gran Fuller se las arregló para acabar configurando una de las propuestas bélicas más aplaudidas y personales de siempre. Tal era su fuerza. Y la de Marvin, por supuesto. Cercenada porqué sí en su estreno (la versión "real" ideada por el director tiene tres cuartos de hora más -que si alguien me la quiere regalar adelante, ya puestos-) presenta una manera distinta de abordar los horrores de la guerra haciendo especial hincapié en los temores y motivaciones varias de los cuatro jóvenes que acompañan a su curtido sargento. Harto recomendable y, de hecho, si no la vieron es posible que el espíritu del gran Lee se les aparezca cualquier noche y les apague un cohibas en la frente.

06. GRANUJAS A TODO RITMO (John Landis). Jake y Elwood... Y Aretha, y Ray, y James, y Cab, y John Lee Hooker, y... La persecucion de coches definitiva, y una misión divina, y los del partido nazi, y la princesa Leia cabreada bazooka en mano, y una monja furteadora, y la intro en el talego... Y un cojón y medio de cosas más para el film con la banda sonora (en cuanto a canciones) más memorable e inalcanzable para cualquier amante del rocanrol que se precie un mínimo de serlo. Por supuesto además es divertida hasta el hartazgo y aunque el libreto es cosa del propio Landis y de Aykroyd (que vaya par de cachondos mentales, claro), es sobretodo el malogrado John el que quedará convertido en ícono (más que merecido) hasta el fin de los tiempos. Sí, mister. Básica como para gritarlo a todos los vientos y como el gran orgullo de gamberrolandia que siempre será... Oh yeah, beibe !

05. EL RESPLANDOR (Stanley Kuckrick). "Teléfono", "senderos", atraco","Lolita" y... "The shining" para completar mi pentalogía kubrickiana, claro qué sí. Y mira que King me interesa literariamente, por lo catado, tanto como ver crecer la hierba (con el debido respeto, nadie se me ofenda). Pero el tito Stanley  realizó un ejercicio de síntesis tan brutal, tan bien medido, que sigue incólume al pasar de todo y sin empezar a sudar siquiera. Todo en "El Resplandor" (pasemos de largo please por la epatante y errónea elección en el doblaje de la Duvall para nuestras tierras) funciona de fábula... El incremento de mal rollo sin pausa (de la cándidez al desconcierto, del desconcierto a la inquietud y de la inquietud al puro terror), lo atinado de las interpretaciones, las carreritas del crio, el Redrum, la vieja pelleja, el laberinto, la puerta quebrada a hachazos o las gemelas de los huevos (lo mismo en alguna pagoda recóndita e ignota del Nepal se esconde el único tipo que fue capaz de olvidarlas pero yo no lo creo) y tantas cosas más... Lo dicho: todo. ¿Qué te la sabes de memoria?. Bien, ya es lo suyo, ya.

04. KAGEMUSHA: LA SOMBRA DEL GUERRERO (Akira Kurosawa). La gran desgracia que acompaña siempre a este pedazo de largometraje -la enésima "masterpiece" del maestro y su penúltima referencia, firmando en solitario conviene matizar- es el ir embutido entre dos íconos de la Historia mayúscula del medio/arte como son "Dersu Uzala" y "Ran". Menos épica que en tantas ocasiones y jugando una baza más espiritual, esta nueva leyenda de samurais, con chorizo impostor al frente, es otro vademécum on screen de como dirigir exteriores (para mi Kurosawa es el más grande con insultante diferencia e imposible comparación en esas lides) sin descuidar el drama humano cuando se es requerido. Curioso que Coppola y Lucas, acérrimos del genio nipón, tuvieran que apoquinar para que este film viera luz... Por lo visto el negocio supera al arte también en japón con todas sus culturas milenarias y tal (o lo hacía al menos en los primeros 80) porque no me imagino a ninguna persona del mundo del cine que realmente ame el tema poniendo cortapisas al gran Akira y por epopéyico que el maestro se nos ponga.

03. RECUERDOS (Woody Allen). Mi Allen predilecto en última instancia junto a "Manhattan" y que dista mucho de tener consenso... Sin embargo, arrebuscando por los sitios, me agrada comprobar que parte de aquellos que tenemos al célebre sionista neoyorquino entre nuestras preferencias y que, a su vez, tenemos marcada querencia por este film, solemos posicionarlo sin dudar entre sus más celebrados y aplaudidos picos de crítica/público. ¿Qué a alguien le parece un forzado "8 y medio" a la alleniense?... Pues mejor/peor para él/ella. Guapísima la Rampling, tremendo el propio Woody llevando el peso del film como en las mejores ocasiones (y sin descuidarse de algun viraje cómico de aupa, ojo)... ¿y ese final con el encuentro marciano y la deliciosa "Moonlight serenade" de Miller de fondo?. Me reafirmo, sí, mi Allen favorito junto a "la del puente". No es bien bien drama ni comedia, de acuerdo, pero tiene ese algo, como ocurre con "Zelig", "Sombras y niebla" u "Otra mujer" -cada una a su manera- que la hace (o me la hace, al menos) única y, para el caso, especialmente estimable.

02. TORO SALVAJE (Martin Scorsese). Ya hace mucho tiempo que soy de los que cuentan a Scorsese entre los grandes de cualquier época y, para la ocasión, resulta muy fácil respaldar dicho parecer, claro (llámenme oportunista -añadiendo "de los cojones" si es menester, pero es lo que hay-)... "Toro salvaje", nada menos. Una virguería de forma y estilo a la que limitar a términos como "biopic" o "peli de boxeo", aunque lo sea, parece abrazar de pleno la blasfemia. El magistral e inolvidable trabajo de De Niro consigue que muchos nos preguntemos si ese tipo que lleva como tres lustros poniendo cara rata en comedias vanales del joligú reciente es la misma persona que interpreta al iracundo La Motta de este film. Y, obviando a los secundarios (que ya es obviar), se debe insistir una y mil veces en la labor  del propio Scorsese que logra hacer de este largometraje un ballet de narrativa visual tan crudo como memorable (gracias en importante medida, por supuesto, a la impagable fotografía de Michael Chapman), logrando a su vez algunas de las escenas más incontestables de su larga trayectoria tan (pero que tan) repleta de bondades lo que, nos jodió, es decir muchísimo. Clásico del Cine y punto.

01. EL HOMBRE ELEFANTE (David Lynch). Si trato de pensar en un film al que le calza especialmente bien el término "desgarrado" me vienen rápidamente dos títulos a la cabeza: "Johnny cogió su fusil" y éste, el segundo film del gran señor Lynch. Las andanzas del pobre John Hurt, escondido tras varias toneladas de maquillaje, encarnando al desdichado John Merrick solo tiene parangón (o eso pienso) en el cine con aquellos tan lejanos "Freaks" de Browning. Estamos, por supuesto, ante un film que (amén de archifamoso) te raja el ánimo de forma inapelable, hiriente hasta el puro llanto, árido, seguramente incluso cruel pero, a la vez, imprescindible y purgante como muy -pero que muy- pocas cosas en un siglo de cine que llevamos ya (o aprox. según cuentas).  Existen, al fin, obras concretas que una vez probadas te crean un antes y un después de manera inefable... Para mí el cabronazo de Lynch logró aquí algo solo comparable a cuando me leí "La metamorfosis" (con dieciocho y sin saber ni de que iba) o cuando mi hermano puso aquel disco de Cooke en casa por vez primera... Insaltable e irrepetible obra de arte.

viernes, 15 de marzo de 2013

REIVINDISCABLE ("New Clear Days" / THE VAPORS, 1980)


Lo mismo hay otra persona que ya lo utiliza de hace tiempo en esto de las webs/blogs pero como no me consta y se me ha ocurrido esta misma tarde tiro pa'lante con nueva sección al uso: Los Reivindiscables !  (pedazo nombre de sección y es que soy muy bueno, joder -dígase ello del tirón sin coger aire que ahí queda eso igualmente pero escuece un algo menos-). El punto es que estaba escuchando el "Exit the dragon" de los Urge Overkill por enésima ocasión y preguntándome cómo es posible que a día presente una banda con esos tres discazos en el primer lustro noventero (que son la alegría de la huerta rocanrolera) sean meramente recordados por la versión de Diamond para "Pulp fiction" y poco más para un ingente de aquí te espero (y eso en el mejor de los casos, por lo general). Qué injusto. Se me ocurrió entonces que dada mi tendencia natural a -entre otras cosas, como el ser un rato cretino y admitirlo sin problemas por ejemplo- arrebuscar en la historia rocanrolera en pos de "tesoros escondidos" (una de mis grandes debilidades de la vida esta) podía utilizar esta humilde plataforma para dar cabida a aquellos trabajos cuya fama no vaya de la mano del talento que a mí, contrariamente, si me sugieren... Por supuesto (es la intención al menos) querré jugar no solo a los "discos ignotos" sino también a "reivindiscar" discos que a pesar de ser conocidos y reconocidos hasta por el gato para mí, ni que sea y qué narices, aún lo son poco. Empiezo, eso sí, no con los UO sino con el primero de los dos discos de The Vapors. Que como ya comenté en algún lugar es, junto al estreno de My Dad is Dead del 89, el disco "remoto-descubierto" favorito por la parte que me toca durante el 2012.


Ay, la colisión punk-newaver de los últimos-70/primeros-80... Mi debilidad definitiva. Tal cual. Y aunque mayormente me quede en las inglaterras no son pocos los logros yanquiloides (y que no se limita todo al sacrosanto CBGB, cuidado), y/o ahí tenemos también a los aussies (para muestra el video que está ahora de en el blog con The Saints, que si no es la mejor banda de punk-rock australiana de siempre por ahí andan los puñeteros). Pero, vaya, nos quedamos con The Vapors que son, cómo no, más británicos que la cerveza tibia. Al pensar en la colisión mencionada a principio de párrafo hay una serie de nombres propios y bandas que en seguida te vienen a la cabeza (ciñéndonos a la inglesa: Clash, Costello, Pistols, Lowe, Parker, Undertones, Jam, Dury, Parker, Buzzcocks, Specials... considerable etcétera sin olvidarnos de cosas tan populares como los Pretenders o los propios Police -dos muy buenas bandas pese a quien pese para mí-), pero también hay "otras cosas" que me parecen muy dignas de mención. Bandas (y algún solista como Wreckless) que si bien no puedo afirmar que domine como la palma de mi mano si tienen uno o dos discos que me gustan, o me han sorprendido en algún momento, de manera especial. Así, siguiendo a la británica, hay discos concretos de bandas tan mayormente ignoradas/desconocidas como, entre otras, The Chords, The Records, dB's, Purple hearts o The Lambrettas (el segundo y último disco de estos debiera ser obligatorio) que me parecen de traca. Y ahí, al fin, es donde encajan los Vapors liderados por David Fenton. Dos discos buenísimos (el primero más inmediato el segundo más currado -pero victorioso también-) que raramente veremos en ninguna lista de "lo mejor", marcados por un estilo nuevaolero de manual que lo mismo hace empatar a los Jam con Madness, que recuerda al mismísimo Bowie o a los Clash menos punkies (e igualmente necesarios como el respirar) mientras no se cortan en dejar algún que otro deje soulero de por medio. Yendo ya de cabeza a "New clear days" lo que a uno le da por pensar acabando siquiera la segunda escucha (de las doscientas que seguirán a poco tardar, dado lo adictivo del asunto) es si esto es un disco "normal" o algún tipo de recopilación... Cualquiera de sus once temas (que atención a la versión extended con diecinueve) es un single en potencia la mar de vivaracho con la dosis justa de punk y melodía, poseedor además de un desparpajo natural que solo llegaron a ver de lejos Blur muy puntualmente y que, en cualquier caso, jamás entenderan los chavales árticos o los ferdinandos (por citar bandas posteriores que se lo han llevado en crudo gracias al picar piedra de este tipo de genios semiocultos como, entre otros, el tal Fenton). Se insiste, adictivo es poco... Te sorprenderás a ti mismo en la cola de la panadería tarareando eso de "turning japanese, i think i'm turning japanese, i really think so...", o perdiendo la cuenta de las veces que has repetido de nuevo tras acabar "America", "news at ten", "somehow", "waiting for the weekend"... De verdad que la inicial "spring collection" te marca el camino y no te queda sino devorar esa decena+1 hasta la extenuación. No lo alargo más. Lo dejo en que en todo el cacareado brit 90 y en adelante no hay nada parido en las tierras de Lennon  (o casi, el primer Auteurs y poco más) que para mí merezca sentarse en la misma mesa que este "New clear days". Lo uno (guste mucho, poco o nada)  es un producto editado, empaquetado y precalentado que saca/sacó partido de los medios que regalaba free la era digital. Lo de la banda de Fenton también es/fue producto sin duda (como todo), sí... pero además era genuino de época y lugar. Para nada impostado... y que canciones joder... que ahí en última instancia reside o veo yo el problema real (más en que si esto imita a tal o me recuerda a pascual -que está todo inventado, vaya-) de un largo tiempo para acá: se consigue un sonido, un tono pero... ¿donde están las grandes canciones de los grupos ingleses de ahora? (entendiendo ese "ahora" como, más/menos, los últimos veinte años y con las excepciones que toquen a encaber -que las hay y muy buenas, claro y por suerte-). Esas que se adivinan grandes ya de primeras y no el single que escucharás hasta la enfermedad cuatro días para relegarlo a la semana y ad eternum en el olvido (quiero "alisons" y "teenage kicks" no "wonderwalls" y "take me outs", coño !). Un producto auténtico, esto de los Vapors en definitiva y volviendo a lo que toca -que toca echar persianas y ya se me está yendo demasiado el tema, me doy cuenta... pero es que uno se emociona con estas cosas y se pierde -, que muy probablemente no dejarás de escuchar una muy buena temporada a poco le hinques diente. Para volverse japonés y lo que haga falta de puro cojonudo , en resumen.

Pd. Algunos días claretes:
 

miércoles, 6 de marzo de 2013

Y EL GUZZER DE MARZO DE LA BLOGOSFERA GOES TO...

Aunque esta sección parece (en efecto) haber perdido su cadencia mensual nada más lejos que Wisconsin en las intenciones de un servidor. Póngamos que este inicio de año he ido un poco más de culo de lo que había precalculado y estoy (¿estaba?) dejando el mundillo blogger un poco demasiado de lado... Los "Guzzer del Mes" (tm), repasemos, és el homenaje que se hace, con toda la honestidad y aprecio que uno es capaz de reunir, a aquellos blogs que más le agradan y aplaude de toda la blogosfera conocida por parte del suscribiente. Reitero que la latencia habitual debiera ser mensual y, ojo, no es que en estos tres meses (desde que mi tan querido archienemigo se hiciera con el hasta hoy vigente -bueno, todos los "galardonados" son "vigentes" pero nos entendemos, espero-) no se me ocurriera ningún espacio a destacar ya que hay, en verdad, una retahíla de lugares que ya tienen el "Guzzer" más que pre-adjudicado en el futuro aunque ni les importe ni lo sepan. Pero volvemos a lo de la poca actividad blogueril que ha regido el lugar desde la última ingestión de la docena de uvas para acá, vaya... Por lo general, encarando ya lo que toca, suele ser un espacio "rocanrolero o cinero" (mis dos grandes pasiones/aficiones desde hasta donde me alcanza la memoria) cuando no las dos cosas a la vez (y/o más, y/o mucho más). Hoy me encanta otorgarlo a un blog que además incorpora un marcado tono literario. Tan recomendable como mutante o tan ingenioso como elegante... este mes el "Guzzer" se sincopa de la mano del caimán más adictivo de la bloguería... and the Guzzer goes to...


Para conocer un poco más al homenajeado de hoy (en la medida de lo posible) pongo enlace a su respectiva interview sita en la Nikochan Island y dentro de aquella magistral martingala de los "Face to face" que se marcó mi viscoso antagonista tiempo ha . Con un estilo marcado del tipo "no muchas entradas pero siempre de calité inefable" es un blog-trampa total en cuanto a adicciones... Ejemplo guzzero: por cuestión de horarios tengo un trabajo de esos del currar a fines de semana alternos y al tener soporte informático en el lugar en cuestión me puedo permitir navegar un poco mientras atiendo a lo que procede y tal y... no falla: cuando caigo en "el Caimán" la cagamos. Será supongo por el estilo narrativo del individuo (o algo) que me engancho siempre. Además, cómo no, siempre hay puntos de conexión en cuanto a gustos que ayuda lo indecible. Y, añado también, que no solo de libros vive ese blog, ojo, también hay mucho rocanroleo y del muuy bueno, faltaría. Por muy recomendado lo dejo (uno de los espacios blogueriles con más personalidad que se puede echar quien toque a los morros, en definitiva).

Y, al parrot, no me quería despedir sin antes recordar la existencia (que no creo que haga falta a muchas gentes de la bloguería a estas alturas pero que por mi no quede) de su faceta como escritor de facto (como el amigo Gonzalo con su "En los antípodas del día" -segunda novela del capitán de la Ragged Glory- y espero a buen seguro que el Caimán sabrá perdonar ésta intrusión en su "homenaje" pero si no lo pongo no me quedo tranquilo). Y es que su novela, "La muñeca rusa", no hace sino captar parabienes por la blogscene y, de hecho, es directamente "conseguible" desde el propio blog... No hablaré de lo que no conozco pero (y como me ocurre con "Los antípodas..." del Sr. Aróstegui)  tengo la conciencia tranquila pues tengo la certeza absoluta que lo acabaré comprando y leyendo (se trata de esa clase de intención de la que uno no alberga dudas en su interior: acabará pasando más pronto que tarde de ser posible, y punto). Ah, y atención, me une un vínculo (intangible y definitivo) de paternidad generacional con El Caimán que aunque éste no requiera de pluses para alcanzar el "Guzzer" (tm) ahí queda igualmente (que espero que todo vaya mejor que bien en dicho aspecto, apostillo a modo despedida).

El Caimán Sincopado, orgulloso ganador del Guzzer del Mes (tm)

lunes, 4 de marzo de 2013

20 FILMS NI EUROPEOS NI YANQUIS DE LOS 90

Y rematamos finalmente la faena en cuanto a films noventeros (ver dos entradas anteriores si place) con lo que quedaría... "Todo lo demás" por así decirlo. Y ello, por supuesto, engloba los films de around the world predilectos de la casa, con las excepciones ya descritas en la cabecera de la entrada. Como en los casos anteriores por órden de preferencia que van, cómo no:

20. BRAINDEAD (TU MADRE SE HA COMIDO A MI PERRO) (Peter Jackson, 1992)
19. MARTÍN (HACHE) (Adolfo Aristarain, 1997)
 

18. LA LINTERNA ROJA (Zhang Yimou, 1991)
17. CRONOS (Guillermo del Toro, 1993)
16. GUERREROS DE ANTAÑO (Lee Tamahori, 1994)
15. SONATINE (Takeshi Kitano, 1993)
14. CUBE (Vicenzo Natali, 1997)
13. NUEVE REINAS (Fabián Bielinsky, 2000)


12. PORCO ROSSO (Hayao Miyazaki, 1992)
11. (Un film oriental que ví como tres o cuatro veces del Quiero Tv -a veces creo que éramos los únicos que utilizamos dicha plataforma en todo el estado- y del que voy detrás desde hace la tira del que, obviamente, no conozco el título. Datos que recuerdo: un chico que está muy enamorado de su novia entra en cólera cuando entiende que ésta le ha dejado por un cutre-mafioso local que utliza un bar-cafetería como tapadera... Ni corto ni perezoso el chaval se persona en dicho establecimiento con un machete que ni Cocodrilo Dundee enrollado en un periódico esperando tan ricamente su oportunidad de vendetta... En estas un abuelete la mar de majo se queda con la copla y, sin delatar al otro, se pasa buena parte del film intentando disuadir de sus intenciones al joven protagonista para, a la postre, ser él mismo el que acaba mal de la chaveta blandiendo el machete en alto contra todo el que se le acerca... Al final acaban como colegas y yo, volviendo al presente, con la eterna puta duda de saber como se llama esta película que tanto me gustó y del que tan buen recuerdo tengo aún hoy, a día presente. Cualquier tipo de ayuda al respective será más que agradecida y celebrada, ni qué decir)
10. NI UNO MENOS (Zhang Yimou, 1999)
09. TIGRE Y DRAGÓN (Ang lee, 2000)


08. AMORES PERROS (Alejandro González Iñárritu, 2000)*
07. EL SABOR DE LAS CEREZAS (Abbas Kiarostami, 1997)
06. EL PIANO (Jane Campion, 1993)
05. LA PRINCESA MONONOKE (Hayao Miyazaki, 1997)


04. LOS SUEÑOS DE AKIRA KUROSAWA (Akira Kurosawa, Ishirô Honda, 1990)
03. SHINE. EL RESPLANDOR DE UN GENIO (Scott Hicks, 1996)
02. ! VIVIR ¡ (Zhang Yimou, 1994)
01. EL VERANO DE KIKUJIRO (Takeshi Kitano, 1999)


* Este film lo incrusté en el Top-25 de mis films predilectos de la primera década del nuevo milenio en curso (y de cualquier lugar) posteado hace unos pocos meses (http://citizenguzz.blogspot.com.es/2012/12/cine-00-09-el-ranking-guzzero.html), y ya aclaré ahí y al final que sí, en efecto, técnicamente hablando no pertenece todavía a los "dosmiles" pero, dado que -por lo general- no tengo ningún problema en ejercer de fullero si ello conviene a mis intereses, tal cual lo dejé y tan ancho me quedé. Con su inclusión en la listilla de hoy, eso sí, se hace justícia (cronológicamente hablando) con los no pocos recomendables amores caninos de Iñárritu.

20 FILMS YANQUIS DE LOS 90

Continuando desde la astracanada (por lo completamente subjetivo del tema) que precede, vuelvo a la carga volando en esta ocasión a los 90's cineros del país de las cheeseburguers y Groucho Marx (el ser humano que más admiro de toda la historia del mundo, dígase de paso). Ni qué decir que se quedaron la de diox en tinteros (que no en vano, y guste o no de admitirse, por temas de distribuciones y tal -"bisnes is bisnes"- el cine yanquiloide siempre será el más difundido... aunque no necesariamente siempre el mejor, of course). De nuevo las vuelvo a enlistar por órden de preferencia... con un par de fargos, sí señor (ya me lo digo yo todo que me sale gratis). Y, ya por último, el admitir sin problemas que si (en efecto, de darse el caso) me dejé algo especialmente doloroso (siempre for me) en el banquillo ya me arrancaré mañana los ojos, aunque ceñirse a 20 no es fácil para el caso ojo, pero hoy por hoy las que tocan son:

20. GLENGARRY GLEN ROSS (James Foley, 1992)
19. CLOCKERS (CAMELLOS) (Spike Lee, 1995) 

18. EL FUNERAL (Abel Ferrara, 1996)
17. MUERTE ENTRE LAS FLORES (Joel & Ethan Coen, 1990)
16.  EL SILENCIO DE LOS CORDEROS (Jonathan Demme, 1991)
15.  EL PADRINO: PARTE III (Francis Ford Coppola, 1990)
14.  SIN PERDÓN (Clint Eastwood, 1992)
13. CADENA PERPETUA (Frank Darabont, 1994)

12. DEAD MAN (Jim Jarmusch, 1995)
11. L.A. CONFIDENTIAL (Curtis Hanson, 1997)
10. DESMONTANDO A HARRY (Woody Allen, 1997)
09. FARGO (Joel & Ethan Coen, 1996)

08. PULP FICTION (Quentin Tarantino, 1994)
07. LA DELGADA LÍNEA ROJA (Terrence Malick, 1998)
06. NOCHE EN LA TIERRA (Jim Jarmusch, 1991)
05. VIDAS CRUZADAS (Robert Altman, 1993)

04. SMOKE (Wayne Wang, 1995)
03. MISTERIOSO ASESINATO EN MANHATTAN (Woody Allen, 1993)
02. EL GRAN LEBOWSKI (Joel & Ethan Coen, 1998)
01. UNO DE LOS NUESTROS (Martin Scorsese, 1990)



ANEXO EXPRESS (una omisión inexcusable): Esto hay que arreglarlo cuanto antes porque es de las  muy gordas (en cuanto a cagada y por la parte que me tocas). Merced al comentario del gran Gonzalo caí en la cuenta de un descuido sonado y concreto que debe repararse para ayer, a la mayor premura... Y es que aunque me sepa bastante mal el haber omitido "Ed Wood", añadiendo que su posición natural en base a querencias propias sería a finales de la lista de marras, ello no sería lo peor (Burton después ha ido por donde ha ido pero este film -el mejor de larguísimo a mi entender en su carrera- me merece, en efecto, mención en el posteo)... y no sería lo peor ya que, mucho ojo... Me salte también, ya de forma imperdonable, la magnífica e idolatrada "UNA HISTORIA VERDADERA" (Lynch, 1999). Film éste que como ya le comento al maestro hacedor de la Ragged Glory entraría de cabeza no en el top-10 ni 5, sino directamente en el Top 3 guzzero de films yanquis de los 90 (me gusta la de dios ese largometraje, vaya). Tranquilos todos, ya me estoy castigando contra el dintel más robusto del piso y a punto de conseguir un maravilloso y muy merecido traumatismo craneoencefálico, en cualquier caso. Y, finalmente y no se dude, "A straight story" va de cabeza al número #3 -la dos primeras son innegociables para mí- aunque no modifique de facto el asunto y por aquello de respetar la "entrada original" (quedará pues como un ejemplo perenne de estulticia galopante y guzzera al que acudir para autofustigarme a fin de evitar caer en precipitaciones varias en el futuro -una mano quemada es el mejor maestro, vaya-).

  
(Guzzest abandonando, cabizbajo y avergonzado, el continente europeo en ruta existencial hacia el Nepal a fin de realizar un urgentísimo y prolongado periplo de meditación extrema con el objetivo final de tratar de comprender cómo cojones la pudo cagar tanto de olvidarse del descomunal film de Lynch en la entrada de hoy)