martes, 31 de diciembre de 2013

TDT : "Street Hassle" (& Happy New Year !)

TdT -Temazos del Tocarse- #2 : "Street Hassle" / Lou Reed

Para esta, la última entrada de la casa para el aún presente aunque ya agonizante 2013, y siguiendo con la nueva pseudosección parida hace dos posteos, creo que se entenderá bien fácil la elección: Lou Reed, of course. Y es que, puestos a despedir el año blogueril con una sola y única canción, la decisión solo podía ser ésta a la hora de seleccionar artista para tal asunto. Así, desde éste su humilde espacio guzzero, se les desea la mejor entrada de año posible a todos los amigos de la bloguería, y a la gente de bien en general, para el ya asomante 2014 de la mano del eterno y genial malas pulgas de la Big Apple que se nos despedía de este plano existencial a finales del aún (dolorosamente) cercano octubre. Pérdida irreparable, insaltable legado, vaya ahí la impagable  "Street hassle" del Maestro...


... Y Feliz Año Nuevo !!!

TOP-10 ALBUMS 2013 (MÁS DISERTACIÓN -casi- MAGISTRAL DE FONDO)


1. Yo La Tengo - "Fade" (por ser el disco con más "empaque" y personalidad propia que me he echado a los audífonos de los paridos en este año, amén de ser más hermoso que un catorce con complementario en primavera. Disco del año sin comparación posible y por goleada manifiesta tal que riánse uds de lo de Malta hasta el hartazgo -siempre en mi humilde opinión, of course-)

2. Queens of the Stone Age - "... Like Clockwork" (por ser el cañonazo eléctrico imparable de la añada y, posiblemente, el mejor disco de Homme desde sus descomunales "songs for the deaf"... a sumar las interesantes puertas desde aquí entreabiertas de cara a apuestas futuras, al tanto con eso...)

3. Meat Puppets - "Rat Farm" (por ser otro disco tan fresco y directo como los tres anteriores pero, ojo, incluso mejor por la calidad media de las canciones... Mucho recorrido para los pioneros del cowpunk, padrinos de grunges y lo-fis y demás, hasta llegar a este magnífico y popero estado de forma del último lustro, ya de paso)

4.Eels - "Wonderful, glorious" (por saber el gran barbas rearmarse por todo lo alto tras el único paso -y medio,contando parte del ahora antepenúltimo- en falso en una carrera de quilates mil... "Kinda fuzzy" es el single del año y el disco, en general, quizá no llegue a glorious pero, desde luego, resulta como bastante wonderful)

5. David Bowie - "The Next Day" (esto lo explayo más al final de la entrada pero, en síntesis y como decía un amigo de la casa hace ya sus buenos meses: "un poquito de Bowie sigue siendo mucho"... Ni más ni menos)

6. Lee Ranaldo & The Dust - "Last Night on Earth" (porque si este disco sale en verano lo mismo estaría en el top-3 de esta chirigota... es más, estoy casi seguro. El disco de guitarras retorcidas en el que perderse con alegrías agazapadas mil a cada esquina. Igual al anterior, que ya de cojonudo no bajaba, y como mínimo)

7.Bob Evans - "Familiar Stranger" (porque el geniecillo aussie sigue realizando canciones del quedarse embobado de lo puro bonito... A medio camino de la triste cercanía de Elliott y la alegre frecura solar de los Teenage -y aún sin la capacidad de emocionar del primero o la de alegrar el más cabrón de los días de los segundos- Evans sigue pagando su antipódica condición mientras gentes muy -MUY- inferiores se lo siguen llevando en crudo en las revistitas de mode... perro mundo este)

8.Sebadoh - "Defend Yourself" (por ser un inesperado resurgir de una banda muy querida en esta casa... sin llegar a cumplir del todo las expectativas prometidas en el cojonudísimo ep de adelanto pero con la suficiente enjundia como para ser disfrutado con procacidad por los seguidores de siempre de Barlow y cia me resulta, al fin, uno de los grandes tapados del año)

9.Suede - "Bloodsports" (por ser la continuación digna de "coming up" tras un par de estaciones polares... Al final, -ese par de dos canciones, aaay...-, se pierden en el sobreafectismo -toda una tradición aquí- pero ese ramillete de media docena de entrada -y alguna más- son una de las grandes alegrías/sorpresas del año para los que en su momento tuvimos marcada estima por esta banda)

10. Superchunk - "I Hate Music" (por ser otra banda adorada en esta cochambra y ser, a su vez, el disco que me ha acabado derrotando desde la imprevista desilusión inicial... El anterior era mucho más inmediato y alegre, claro, pero "IHM" triunfa en la erosión, tiene buena parte de  los mejores temas cargados en la segunda mitad y mantiene, quieras que no e intacta, esa melodía sulfúrica que conviene esperar del capo de Merge y cia... Meee and Yooou and Jackiee Mittoooo... Great !)

Vaya este listado admitiendo que hay algunos discos que no he escuchado, o apenas he escuchado, y que es altamente probable me gustarán cuando les dedique su tiempo. Los casos de Willie Nillie, John Paul Keith y Danny & The Champions of The World me tienen una pinta tremenda a priori y, realmente -que a estos ya me los conozco-, es poco posible que no me atrapen los álbumes de Edwyn Collins o Ron Sexsmith. Todo ello por ejemplo. Luego hay casos concretos y dispares con sus puñetillas guzzeras varias, y aún dentro de ese lote de discos por mi ignotos a día presente, como por ejemplo el de Cave (me gustan varias cosas, le respeto como músico pero, miren uds, nunca me llevó del todo a los cielos -oh, sacrílego de mi-) o ese Pokey LaFarge, desde luego, que cosa que le escucho, cosa que me agrada aún más que la anterior a nivel de canciones pero, cachís, todavía no me enfrente a un álbum propiamente dicho del pájaro como procede (de entrada, está claro, mola... ese rollo retro de sonrisa socarrona y pasión por lo propuesto tiene lo suyo -me subrayo su nombre en fosforito para los deberes próximos-). Finalmente reivindico el nuevo Pearl Jam como trabajo más que digno (me da igual lo mucho que se le viene poniendo a caldo puchero en no pocos lugares... aprecio ese virar más popero, sin perder identidad, que se lo han ganado), me fastidia no incluir el "Nanobots" de los adorados They Might be Giants y cuarto y mitad de lo mismo para el ultraproductivo Pollard y su notable último disco firmando solateras (lo mismo mientras escribo esto ya ha publicado un par más, sea con sus Guided by Voices o no). Con lo que sigo peleándome, por cierto y por si alguien se lo pregunta, es con el affaire Costello & The Roots... Soy fan del bardo de Liverpool hasta la enfermedad, lo saben bien aquellos/as que me conocen ni que sea de rasquis, y hasta el punto de dedicarle un espacio temático-compartido (que tengo más abandonado que todas las cosas y suerte del amigo Mansion que de vez en cuando se descuelga con algo... ya volveré al asunto en algún momento, no se dude) pero, cagonlamar, es que no puedo con ello... No es una mierda total, no me lo parece vaya, que es la voz que és, pero esa producción... me derrota, y no para bien (no le encuentro el sentido a esto... es como si Van Morrison hiciera un disco con los Run DMC, no dudo que tendría calidad y a mucha gente le parecería la repera pero yo, perdónenme, no lo veo). Y ya, por último antes de cambiar de parrafada, solo queda recordar que no sería este el mejor espacio a recomendar para los seguidores de las novedades dada la tendencia natural del que suscribe por zambullirse en la historia rocanrolera (y sus entresijos) en vez de seguir los ritmos impuestos por el presente y sus apremiantes necesidades (de ahí que la lista sea de diez y gracias... que no tengo tanto tiempo para ganchitos habiendo tanto marisco aún por catar).


Y ahora vamos con mi humilde opinión sobre la que hay liada en la hermandad Exile, a la que tengo el honor de pertenecer, y la listita de marras que ahí ha quedado tras contabilizar Johnny los votos del personal y tal... La controversia estriba, vamos ya a degüello con la madre de la discordia, en ese nº1 (alcanzado en democracia) por el disco de Bowie. Particularmente, lo digo de cara, me parece fantástico que así sea... Mayormente porque me da alas sobre lo que opino de la música rock  del último par de décadas en gran medida... Así, demos antes un pedazo rodeo, of course... "Si el mejor disco del año es uno que no sería de los diez mejores de Bowie ni en sueños es que la cosa está muy jodida"... Pues claro que lo está, coño, ahí es adonde yo siempre quiero llegar... Llevamos, se lleva perdón, veinte años haciendo héroes de gente que son meros "hypes", músicos buenos, malos o regulares, pero que básicamente hacen lo que suelo llamar "discos de canciones sueltas" (escuchas las 4, 5 o 6 canciones que más te gustan compulsivamente durante un periodo indeterminado entre una semana y un mes y, hala, al olvido forever)... Como me arranque yo un día del todo y explique de verdad lo que pienso de cosas como Vampire Weekend, Arcade Fire, Artic Monkeys, Franz Ferdinand y demás, no solo me echan del Exile si no que hasta puede que de Europa y todo... Pero es que no me detengo ahí, dije veinte años... Y es que esto cae de maduro porque ya pensaba lo mismo de Stripes y Strokes, antes con las cabezas más claramente visibles del brit-pop -nunca cuento a los Suede ahí, dicho ello para los amantes de las contradicciones o/y similares- o el (falsísimamente) llamado rock alternativo noventero de la Mtv, etc. De hecho me cuesta encontrar POMS absolutas (puros dieces) en cuanto a discos de los últimos veinte años, facturados por personal que no estuviera ya en activo antes, o mucho antes, que desde hace esos últimos veinte años (las hay sí, ok, pero la proporción es un 1% en el mejor y más soleado día del verano). Se han hecho genios de cosas muy, muy pasables, así (normal) cuando Dylan y Young sacan material nuevo y digno de su leyenda, el año pasado, todo la vieja escuadra se toca hasta la ceguera (y como suele ocurrir siempre cuando algún gran, o mediano, dinosaurio mueve un poco la cola para espantarse los parásitos, vaya) . Y siempre, claro qué sí, se hará buena música para quien se ponga a buscarla pero, caray, hay que excavar y mucho y cada vez más (o tener la suerte de que te guste un pseudogénero muy concreto). En definitiva, dos décadas que han ignorado a nivel masivo a gente como The Soundtrack of Our Lives, Thee Michelle Gun Elephant, Hellacopters o Hefner (por poner un poco de cada casa y ejemplos de varios posibles) y han recompensado a mamarrachadas como Coldplay, Offspring, Marylyn Manson y demás, están efectivamente "algo jodidas"... Por qué los chavales no van con camisetas de PJ Harvey, Afghan Whigs o Pavement por la calle, joder !. Claro, no es inmediato, no es/era tan fácilmente comercializable. Por qué Elliott y Jeff (ya no me meto en jardines como el tema de Vic Chestnutt que me da bajón y encabronamiento a la vez por lo injusto) no son tan llorados como Amy y Kurt (sin tener nada en su contra, ojo) cuando su discurso y legado se conoce o adivina, no ya meramente superior, si no, directa y netamente, en otra liga (sino otro deporte). Lo mismo. Se recompensa/ba la inmediatez, multiplicando hoy lo indecible además por la ingente cantidad de medios y canales en los que se vende, cuelga, edita, oferta -en definitiva- música. Ahora el Boss sacará otro disco y ya tenemos a medio mundo con el cuchillo en ristre... Los gafapasteros de pro ("no me preguntes de aquí un minuto pero ahora esta es mi banda favorita para siempre"), los traga hypes compulsivos ("te juro que el nuevo de los Cold-Travis-Vampire-Fire-Artic-Franz es mejor que el mejor de los Smiths sino de los Beatles") y los puristas extremos que escuchan únicamente bluegrass de un sello de Luxemburgo que solo edita discos en años bisiestos, odiarán ese disco de Springsteen ya de entrada y porqué no puede ser de otra manera... Pues mira... Qué les den mucho por el backstage, la verdad. Viva Bruce Springsteen (sea a medio, un tercio gas o como quiera), joder !. Y claro, también está lo de que casi cada -contada- vez que alguien "nuevo" ha conseguido convencerme en la relación fama/calidad en el periplo de tiempo suscitado de veinte años, ha sido alguien que hace una música, directamente, secuestrada de los 70's sino antes (los Robinson, los de Vedder, el enésimo trabajo de espeleología de Tweedy, el par de disquitos que dejara Hoon con el melon cegato...)... En fin, ahí lo aparco (ya seguiré, ya) que no acabaría... Y ahora me pregunto, one more time y la verdad, ¿es tan raro que un disco con sus chichas y contenidos por parte del Duque se alce con la "victoria" en este 2013?. A mí, en verdad, me parece lo más lógico y cabal (por lo que derivo de todo ese rollazo de arriba, mayormente). Que no sea "hunky", "Ziggy", "Aladdin", "Low", "Station", etc,  no significa, por causa-efecto inmediata, que no se pueda cagar en el 95% de la producción total actual con una mano atada a la espalda, borracho perdío y a la pata coja. Me recuerda esto a lo acontecido con el también notable "Heathen" (que para mi es algo mejor que el de este año incluso). La gente lo derogó muy alegremente, demasiado. El ser un mito es un arma de doble filo al fin y tan fácil es ser gregario en lo de "es Bowie seguro que es bueno", como en lo de "como es de Bowie le gustará seguro a todo el mundo aunque sea malo"... Lo decíamos ayer con el archienemigo, lo bueno de todo esto es que al genio  (este sí, de verdad, de los mejores y forever) todo esto se la trae al fresco... Empezó creando controversia y así le gustaría acabar, sin duda. Me gusta  "The next day", tiene su entidad, su sonido y su propuesta de luces y sombras (desde el aprecio y la admiración le digo que no estoy de acuerdo -por esta contadísima vez- con el querido Maestro que más contrario se ha mostrado en cuanto a su encumbramiento anual -de hecho, y puesto a llevar la contraria, este álbum, como el ya mentado del 2002, me parece que será altamente reivindicado en el futuro... todo se andará-). Me gustó también "Hours" (algo menos "Reality" aunque tenía sus cosicas a rescatar), sí y como me gusta casi toda su obra ochentera tan habitualmente criticada, pero no me lograba/n esta sensación de "reto", de propuesta personal... Y no es un disco complicado especialmente quizá éste de David, de acuerdo, pero esa parte final, los vientos de quita y pon por sorpresa, las guitarras bien metidas en momentos concretos... y la voz, claro (solo por eso ya es para mí un top-10 de la añada sin debate a valer). En resumen, Bowie se ha marcado sus derrapadas en su larga trayectoria sin duda pero, desde luego y en ningun caso, "The next day" es una de ellas... "Un poco de Bowie sigue siendo mucho". Algo rimbombante pero, a mi humilde entender, más cierto que el fucking sun. Gracias mil por su atención y que nadie se me enfade de no estar de acuerdo, sea con algún pasaje concreto o con el texto integro (y qué cojones), que todo lo aquí vertido es siempre pura y llanamente con ademán de debatir, no de dogmatizar, ni pretender tener razón de manera irrefutable... Sí, aunque, obvia y guzzeramente hablando, la tenga.


Pd1. Aprovecho para recomendar, de ser necesario, los discos que no conocía de antes del 1 de enero del 2013 y que más me han sorprendido durante su transcurrir (cosa que está haciendo muy atinadamente el amigo Addison en su espacio en los últimos días y que me parece una iniciativa de puta madre). Son tres y por órden de preferencia que van:  1. "Mail order magic" (ROGER CHAPMAN, 1980); 2. "The lonesome jubilee" (JOHN MELLENCAMP, 1987); "For richer, for poorer" (MY DAD IS DEAD, 1992)


Pd2. Se recuerda, ya por ultimísimo, que en esto de los gustos musicales no caben reyertas ni malas caras ya que, de ese modo, nos negamos el gran placer de hablar de aquello que tanto nos gusta con gente igual de zumbada -sino más- que uno mismo con el tema... Es por ello, y solo por ello, que solo me quedaba el aclararles a todos/as que de cara a tooooodas las listas habidas (o por haber) de mejores discos de este 2013, que casi ya nos dejó, les puede ayudar a ahorrar bastante tiempo el hecho de que cualquier lista que no empiece clara y cristalinamente con el glorioso "Fade" de los Yo La Tengo es, no se dude, algo erróneo de base y, por ello, algo con lo que no vale la pena perder el más mínimo segundo de su preciosa life. Esto es así y punto... Abrazos guzzeros !

viernes, 27 de diciembre de 2013

TDT : "Invitation to Cry"

Como en estas fechas tan señaladas a la par que entrañables, preciosas y disfrutables, for all the familiy, a uno ya se le empiezan a hinchar un mucho los cojones de ir tanto para todos lados, no me queda otra sino sacarme del maletero una/otra chorrasección breve para darle algo de vidilla al espacio, antes de que le empecen a brotar champiñones y tal... Para el caso: ¿qué es esto del TDT? ("oooh, sí, Su Guzzestad, revélanos el secreto cuanto antes que no podremos dormir en caso contrario", etc.). Pues básicamente es una variante (algo rastrera pero funcional) de los "Videoguzz" en la que, en vez de pegar un vídeo directamente desde Youtube y/o similar, dejo -igualmente- una sola y única canción pero centrándonos en el audio (pasando del video, vaya), mediante el consabido mini-jukebox de Goear de turno y añadiendo breve descripción de la susodicha... Que la susodicha, es de cajones, siempre será una canción muy mucho de mi agrado. Y, así pues, nace... TDT = TEMAZOS DEL TOCARSE !!

Empezamos la chirigota con este "Invitation to cry" de los Magicians (banda de unos pocos singles y ningún LP ubicada en los mid-60's) que podemos encontrar en formato físico en su greatest hits de finales de los 90 "An Invitation to Cry: The Best of the Magicians" pero también, y especialmente, formando parte de esa sempiterna locura llamada "Nuggets: Original Artyfacts from the First Psychedelic Era 1965-1968" (que finalmente me agencié en vinilo hará poco menos de un mes, tras largo tiempo de fantasear con la idea, y que no puedo dejar de devorar por todo lo sagrado y lo que no -Imprescindible, POM, 39/10, etc.-). En fin, que aproveche: 

miércoles, 18 de diciembre de 2013

¿QUÉ TAL, PUSSYCAT? (1965)

INTRO. Las pocas old legends de Hollywood que quedan nos van dejando. Ley de vida y demás tópicos recurrentes, está claro, pero al fin es lo que hay. Y si bien es verdad que el irlandés O'Toole no perteneció ya a la "época dorada de la meca" era fácil, por asociación, verlo endilgado en esa ilustre lista de old-stars aún presentes. La que si perteneció a ese tiempo y lugar, de pleno, es la inolvidable señora  De Winter, la gran Joan Fontaine, quien al igual que el inolvidable Lorenzo de las Arabias nos abandonaba hace unos muy pocos días. Sin embargo, como esta entrada va como homenaje al primero, dejo enlace a la entrada de la cochambra (de abril de este ya agonizante 2013) con esa inolvidable "Rebeca" de Sir Alfred donde Joan, no cabe duda, vivirá -y sufrirá- por siempre, como breve recordatorio a la hermana de Olivia de Havilland (y a fin de seguir adelante con la posteada de hoy, of courses)... La elección de este film para la ocasión, que puede que alguno/a piense algo del tipo "con algunos films que tiene este hombre ya podrías haber buscado alguno menos irreverente" (cabronazo, incluso), es que estamos ante una comedia alocada rematadamente sixtie de esas que si bien no alcanza visos de "recomendabilidad" sin margen de error (es de recibo admitirlo ya de entrada)  si me ha generado, ya desde su primer videado, una cierta simpatía... Será quizá por estar ante el primer guión para pantalla grande de Allen (atención a esos primeros "abrazos" al mundillo del diván y los pájaros que de eso viven), la aparición del gran Sellers (imposible pelucón included), ese mentado tono tan orgullosamente sixtie que se pasa las formas por el forro, a saber... Lo que está claro, ya antes de empezar, es que el hace tan poco desaparecido O'Toole ejerce de maestro ceremonial, echándose el atropelladísimo entramado a la chepa sin problema a mediar, como le sale de donde dijimos... Y qué enorme el momento-encuentro con Burton, a modo cameo, en el club ("recuerdo el nombre pero no la cara" le suelta Peter... Dos de los grandes bebedores que ha dado esto del cine, claro, de ahí la gratuita pero jocosa "metacoña").


"SINOPSIS PRESTADA": El famoso playboy Michael James (Peter O'Toole), director de la más prestigiosa revista de moda parisina, se ve continuamente asediado por mujeres muy promiscuas, por lo que es incapaz de serle fiel a su prometida. Tratando de enderezar su compleja vida amorosa, acude a la consulta del doctor Fritz Fassbender (Peter Sellers), un desequilibrado psiquiatra, más adicto al sexo que el propio Michael, de modo que, en lugar de ayudarle a resolver su problema, se lo agrava.


A FAVOR. Pues lo innegable del efecto "objetivo logrado" final: se pretende una comedia alocada y estrambótica y, sin duda, se consigue. Un O'Toole que calza cual guante sedero en ese protagonista bebedor, nervioso y mujeriego (donde puede meter fetén esos sutiles matices que le caracterizaban), fielmente secundado por una guapísima Schneider como chica del folletón, encabeza un elenco a considerar seriamente (aunque para el caso el fin sea obviamente el contrario) donde no faltan los ya mentados Sellers (las mejores frases del asunto aquí, no se dude -"Y qué mas da unos cuantos muertos mientras ud sea feliz", ahí queda por ejemplo-) y un joven Woody Allen con hambre y ganas de liarla. No obvio tampoco las apariciones u aportaciones de aquella Capucine que parece se especializó en este tipo de roles o la mismísima Ursula Andress, ya en los coletazos postreros y convenientemente ceñida. Tampoco olvidemos la célebre canción del Tigre de Gales, cuya fama de hecho puede incluso eclipsar al propio film... Hasta el punto de que no se repare en que la soundtrack queda firmada, al tanto, por nada menos que el maestro Bacharach. Eso sí, mi momento musical predilecto del film corre por cuenta de los Manfred Mann y "su pequeño libro rojo" en una de las escenas bailongas. Desde ahí solo queda lo evidente que, de entre tanto desfase, se extraen tanto momentos cómicos absolutamente brillantes como alguna que otra baratura que, quizá (pero un "quizá" especialmente gordo), debió ser "revisado" en el montaje final. Por suerte, eso sí, los primeros aparecen en bastante mayor cantidad y, en cualquier caso, la agilidad sin tregua del asunto no da tiempo para pillarle especial manía a nada en concreto. Y especial aplauso para el épico pelucón de Sellers, reitero.

EN CONTRA. Pues que al muy televisivo -y discreto- Clive Donner que firma el film (y en su tan breve aventura americana) le faltó un algo más de pulso al concebir la trama como un todo (sí sí, a pesar de lo mayormente anárquico del proyecto, se deja ello notar)... No lo pienso buscar pero sospecho que hay una clara y férrea formación académico-teatral detrás de esto... Tremendas puestas en escenas y muy buena construcción de personajes pero, no veo a qué negarlo, a veces parece más una sucesión de gags que un film hilvanado como procede. Tampoco seamos injustos y cortemos por el hilo más débil, ojo (y por lo mayormente desconocido de este Donner en comparación a los otros nombres propios aquí aparecidos lo del "hilo más débil"), que también Woody -quien en definitiva firma el libreto-, podría haberse pegado algún tijeretazo a tiempo... Que no corran las sangres tampoco, eso quede claro también, que la película es divertida en definitiva aunque, queda bien clarinete, mucha culpa de ello lo tiene el tremendo y esforzado oficio de ese magnífico elenco reunido para la causa.

CONCLUSIÓN. Cachondo correcalles sixtie (en la línea de Edwards o Lester) con altibajos que goza de bastante fama, más por una serie de cosas paralelas ya repasadas (la soundtrack de Bacharach, lo de ser el primer guión de Allen, la canción de Tom Jones, lo tan de mode que estaban entonces sus tres intérpretes principales...) que por el propio, tan irregular como satisfactorio -según te pille-, film. Buen recurso, eso sí, para recuperar en fechas como las que se avecinan por su tono tan marcadamente festivo y ser perfectamente válida para all the familiy, y evitando así (con ello) según que ñoñerías con las que, sin duda, nos "deleitará" la oferta televisiva que igualmente se avecina... Finalmente, como no podía ser de otra manera: rest in peace Mr. O'Toole. Magnífico y bastante particular -siempre para bien- intérprete.

GUZZTÓMETRO: 7'5/10
 

viernes, 13 de diciembre de 2013

EL MOCKUMENTAL DE "FAUL" McCARTNEY


Por gentileza del Sr. Miguel Celades Rex (al que no conozco de nada pero le resto en gratitud por este artilugio) dejo hoy el bastante popular mockumental este del "Paul McCartney Really is Dead: The Last Testament of George Harrison" (2009)... Esto del mockumentary, por cierto y que queda tan "chupicool", no es sino lo que reconocemos mucho mejor como lo de "falso documental" (y menos gaitas). Aunque, bueeeno vale... puestos a ser puntillistas la diferencia estriba en que con esa denominación se sabe de primeras que estás viendo algo de perfil satírico/cómico y, con ello, ya sabías (en lógica) a lo que te enfrentabas de cara a las quejas posteriores y tal. Por supuesto, alerta, el tema debe abordarse pues con absoluto y exclusivo ademán cachondeístico (a pesar de la seriedad que pretende mostrar) a fin de ser exprimido como toca y procede (y si apetece)... Es más, puede que aquellos fans más "sentíos", para con la mejor banda de rocanrol nunca habida, puedan hasta sentirse ofendidos/mosqueados si se empiezan a mirar esto sin previo aviso y pensando que están ante otro documento visual bitelero más que, inexplicablemente, se les había escapado (vaya como ejemplo y posible foco de eso lo de la falsa voz de George como narrador...). Por otro lado, que es de cajones, para los amantes de las teorías conspiratorias varias, o/y fans del milenio cuarto, resulta casi obligatorio, ni qué decir. Una chorrada, vaya y en definitiva, que puede entretener según estados de ánimo. No le pidan más que no lo encontrarán... Eso sí, hay pasajes (es innegable) donde no se puede evitar el flipar en stereo ultrasurround con lo mal/jodido que está el personal (las portadas de los míticos discos son la estrella en esto, faltaría)... No videaba algo así, tan desquiciado en esta dirección y ya para terminar, desde aquello del "Room 237" con las teorías y explicaciones varias de los diversos narradores en off y sus particulares y rumberas lecturas de "El resplandor" kubrickiano.