lunes, 7 de julio de 2014

ABOUT... DANNY BOYLE

Pues visto lo visto (temas laborables y de paternidad mediante) el "vitriolo" más que mes temático debe ser, perentoriamente, "ascendido" a "sección"... El plan original era cagarme en algo de a diario durante todo julio o poco menos pero, en resumen, no va a poder ser. Y como, por otro lado, persisto en que me agrada la idea de base (siendo uno tan mezquino, cabrón, etc) me resisto a olvidarme de ello. Así, sin más, empezamos con algo ligero, que no es cuestión de empezar con incendios (o sí, pero no apetece), y me dispongo a desenmascarar (siempre partiendo de percepciones/opiniones propias) a uno de los mayores farsantes del celuloide del último cuarto siglo: Danny Boyle, y su cine... Que (con excepciones, y hablo de secuencias concretas no de películas completas) no me gusta nada, nada...

Hace ya un tiempo que puse la reseña particular de "Slumdog Millonaire" y aunque en efecto le calcé un 7, visto hoy en perspectiva, me pase al menos un punto bien majo (la primera mitad con los críos sobretodo y esa resolución acertando preguntas del concurso partiendo de las vivencias de rata callejera del protagonista me siguen pareciendo buenas cosas pero, vaya, poco más a aplaudir nos queda)... Sigo opinando, eso sí, desde aquella crítica de un tal Pablo Kurt que este señor pecó de contradecirse en su bagaje crítico:  estimo demasiado moralista el escandalizarse por el niño cegado por los motivos que señala (a mí también me molesta y mucho eso, pero por algo que explicaré más abajo) y por contra no veo claro, en base a ello, aplaudir esas "escenas brutales hábilmente diluidas"... A todo esto (atención), estoy tratando el mejor film que le he visto a nuestro protagonista de hoy y de calle, para mi. Lo que me molesta del "niño cegado", avancemos pues,  no es la cuestión en si misma (una vez contextualizado ello, que no soy un psicópata, es de cajón), es el recurso fácil de forma que representa, y me explico... La manipulación a la que como espectador soy sometido ("oh, pobres niños de la India que los ciegan") me recuerda a las ya famosas mujeres desnudas en el vagón de "Schindler"... "Parece que las van a gasear... qué hijos de puta... pobrecillas"... "Ah, no...es agua para ducharlas, menos mal"... (y no me desagrada ese film, al contrario ojo, pero le sigo enviando a hacer gárgaras por ese lance concreto Mr. Steven, que lo sepa). Esto es: se pasa de una narración sólida (una historia que se nos cuenta, si se prefiere), a un llevarnos de la manita con total impunidad y descaro. Se genera el "impacto" y quien no guste de analizar más allá, "impactado" quedará... La subjetividad como espectador queda cercenada por completo (o ello se busca, está claro) en pos del "oh !" que reza en título de posteo. Y eso, para resumir, no me mola nada. Me parece barato, de brocha gorda, un brindis al sol gratuito camuflado de empatía desde un metalenguaje cutre (por lo forzado y súbito, al situarse donde procede en el film) con el que no trago.

(¿Cuando la orquesta no sabe tocar lo suyo es hacer mucho ruido, Mr. Boyle?)

Cuarto y mitad de lo mismo en el bebé muerto de la tan cacareada (y para mi insufrible) "Trainspotting"... Ya no podía con el tono chupiguay ("jasp", si prefieren)  de post-adolescente que se cree de vuelta de todo aunque, con perdón, en realidad no le han bajado del todo los huevos cuando se estrenó y tenía la edad (o aprox. al menos) de los protagonistas del film. Además, insisto con la entrada de párrafo, con lo del bebé se da el paradigma total de lo que me molesta del cine de Boyle... Son jóvenes, y yonquis, y chungos... La peli cae en punto muerto... Sáquemos un niño de teta fallecido por abandono... Y no lo apuntemos con un fino enfoque hacia arriba desde la cuna, no... Hágamos que el público lo vea para que impacte más (de nuevo ese concepto y "oh", recordemos). A ver, si se quiere hacer un drama de yonquis adelante pero, joder, no me presentes una pseudocomedia callejera de jovenzuelos resabidos con escenas de videoclip en inodoros y viajes alucinógenos para después meter esta burrada con imposible calzador... ¿Con qué fin real, a tenor de la narrativa argumental, se presenta eso?. Ninguno, está claro, es gratis. Os jodéis/epatáis por mis cojones (los de Boyle) y fin. Y, al tanto, no me quejaría tanto si fuera un caso afín al de Shyamalan, que es el otro realizador con el que no puedo de los más famosos surgidos en esos cinco lustros sugeridos... El director de "Señales" y demás capítulos de la Twilight Zone aupados a cine ya se reconoce como "director de entretenimiento" sin más... qué estaríamos buenos. Pero con Boyle uno ya tiene las narices bien hinchadas de leer/escuchar, aquí, allá y acullá lo de "grandísimo cineasta" (con las variantes que toquen) que és... Y no, una mierda, los cojones 33 !

(Scorsese, sácame de aquí !!)

"La playa"... Por dios. "Octavilla trópical de Halcón Viajes+Desaparecido en Combate II" con un tomar prestado (mal) de "El señor de las moscas" y la música de anuncio de Moby de fondo... ¿Que qué original lo del videojuego por la selva?... Se lo regalo. Esto se presupone cine, no un videoclip (en un envoltorio mejor le aplaudiría la ligereza de la gracia, con esto...: ooootro pegote más). Ya con el final "rambístico" de "28 días" (otra que empieza bien y, faltaría, se va pudriendo más que los infectados que la habitan) o auténticos zurullos como "Sunshine" (me parece que la soporté media hora, no recuerdo bien ni ganas), es que ni me arranco.  ¿Qué la del escalador o yo qué se cual otra está bien (o a quién toque se lo parece)?... Vale, si me la encuentro en la tele a la hora de la siesta lo mismo no cambio... No me comprometo ya, más allá de ello, con la percepción y manera de proponer cine de Danny Boyle. 

JODEDÓMETRO: 7'5/10

9 comentarios:

  1. Un telefilme de tarde un poco mejor construido ese Slumdog Al final de lo que realmente se acuerda alguiémn es de su BSO

    ResponderEliminar
  2. Sí, cabe admitir que (pese a todo -que no es poco, para mí-) el cabrito tiene mano para seleccionar soundtracks, se coincida menos o más con las mismas.

    ResponderEliminar
  3. Boyle es un "tramposillo" (los flashbacks de "127 horas" p.ej.) pero mentiría si dijese que no disfruté con "Trainspotting" (a pesar de que no deja que olvidemos lo cool que es) o "28 días" (a pesar del final).
    ¿Shyamalan? más cineasta (y, sí, más autor)... ala, ya lo he dicho.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Shyamalan tiene la larga secuencia bonita como ella sola en ese regreso "caperucitero" de "El bosque" pero más allá de ello (que creo que se la dirigió el de la segunda unidad en un descuido -jeje-), no creo que repita nunca con un film suyo. Eso sí, estamos en la sección vitriolera y "lo mio" con Boyle y Shyamalan viene de muy lejos... Abrazo, Coops !

    ResponderEliminar
  5. Pues yo a mí "Slumdog millonaire" me pareció bastante infumable en todo su recorrido. Y si encima pensamos que le arrebató el oscar a Fincher, pues ya me hierve la sangre. Eso sí, defenderé "Trainspotting" hasta la muerte. Y la secuencia del niño no me parece nada gratuita: después de haber mostrado la cara más lúdica y divertida de las drogas sin cortarse, muestra también lo más jodido de ellas, y también sin cortarse... Podría haber sido paternalista, pero trata al espectador como un adulto.
    Y a Shyamalan hay que tenerle un respeto por esas dos obras maestras que son "El protegido" y "El sexto sentido". Además hasta en sus películas más fallidas tiene grandes momentos: vease al rescate del águila en la flojísima "After earth"...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en este caso, sin acritud a mediar, estamos en gran desacuerdo. Precisamente lo explícito con lo del bebé es lo que me hace facilón e irreverente (insisto con lo de "manipulador") el asunto para con el espectador. Y, por otro lado, ni en un millón de vidas me refiriría como obra maestra a nada que haya hecho hasta día presente Shyamalan. Todo son pareceres, por supuesto y además con tú comentario haces justícia a lo que propone la sección, lo que con o sin conformidades se agradece, sí señor.

      Eliminar
  6. Lo que no se puede negar es que es usted un poco iconoclasta, ja, ja, ja... Yo tampoco tolero mucho a Boyle; y Trainspotting, sé que suena muy clásico, pero es que está mucho mejor el libro. Un abrazo, Guzz.

    ResponderEliminar
  7. No es lo peor que me han llamado lo de "iconoclasta"... Y me refiero a hoy mismo, jaja... El problema con Boyle, insisto Alex, es que me parece un mercachifle de cuidado... Es como esos discos que te parecen lo más grande durante los tres primeros días y al cabo de un mes lo has olvidado del todo y malditas las ganas de recordarlo, sí. Abrazo de vuelta Mr. Palahniuk.

    ResponderEliminar
  8. "Slumdog..." me parece una chorrada con pretensiones. Lo más defendible de Boyle son esos "28 días", que al menos es entretenida. Desde luego, un director muy sobrevalorado, sin duda a raíz del impacto de "Trainspotting", película que, como bien dices, busca la complicidad del espectador con tretas no muy sutiles. Shyamalan es un caso aparte; últimamente no anda muy fino pero tiene varias piezas mayores a mi modo de ver. Saludos.

    ResponderEliminar