viernes, 21 de febrero de 2014

TRES DÉCADAS DE "POWERSLAVE"


Creo que ya he comentado en alguna ocasión que de entre la generosa discografía de la querida Doncella me quedo, principalmente (sin desmerecer otros que también son de mi agrado), con tres álbumes concretos:  "The number of the beast", "Seventh son..." y "Powerslave". Del primero ya realicé posteo a modo celebración por su treinta aniversario hace un par de años, del segundo (por mendrugo, por ese "ya lo haré mañana" que, adivinaron, nunca llegó) se me pasaron la bodas argénticas en 2013 pero, ojo y por supuesto a fin de no repetir descuidos (que bien mirado lo de los aniversarios no es sino una excusa bien chorras, sí... aunque también funcional, que se dice y al tanto), hoy nos quedamos con el "poder esclavo" que durante el transcurrir de este año en curso verá también cumplidas sus tres décadas de existencia.

De entrada despejar rápido lo más aceptado y conocido: es en efecto el último disco de Maiden antes de "sintetizarse", el que dará la excusa definitiva -por todo lo que significará- para editar al fin (al año siguiente) el famoso "live" que nos dejará a un incontable ingente con el moco colgando forever y es el disco en el que Riggs, por supuesto, se sale ya del todo con el tema del diseño gráfico aprovechando los faraónicos motivos que el nombre del álbum, y el tono de la canción titular compuesta por Dickinson, suscita. Y, sí, la primera piedra piramidal la tenemos en las (cojonudísimas) "Revelations" del también muy ilustre "Piece of mind" del 83, que es de justicia mentarlo.

Yendo a planos más subjetivos solo recalcar que aunque para un servidor no estemos ante un disco claramente superior a los otros dos que siempre destaco (y cuando digo siempre me refiero a mi último cuarto de siglo de vida), si me genera de base, y desde el tiempo indicado en el ahora último paréntesis, una marcada sensación de que estamos ante su elepé más compensado. El que tiene mayor cohesión y el que más muestra de donde se viene y hacia donde se va. En "Powerslave" tenemos el rock acerado y más directo de los first steps ("two minutes"), los riffazos desbocados de "pieces" y "numbers" ("Flash of the blade" o "back in the village"), se recupera con acierto la propuesta de un tema íntegramente intrumental, se gira más la tuerca a su intransferible y característico marchamo épico con esa virguería total e inextinguible que da nombre al proyecto ("Powerslave" -la canción- no faltará nunca en ningún hipotético top-5 de tracks de la banda en las cuentas propias), todo ello sin dejar de picotear por motivos históricos (como en la incendiaria y acojonante "aces high"), o también literarios ("The duellist" está basada en el film de Scott que a su vez se basó en la famosa novela de Conrad)... Con un breve, creo se me permitirá sin problema a mediar, "dar de comer a parte" para esa conclusión absolutamente impagable que es "Rime of the ancient mariner" basada en el poema de S.T.  Coleridge y que, para más bemoles, lo junta prácticamente todo en sus trece inolvidables minutazos que abren, ya sin timoratismos a valer y de paso, los brazos a los devaneos "progres" que estaban por llegar. Sembrao es poco Mr. Harris.


En fin, para no alargar y como uno no está muy en forma esta semana (dígase todo) dejo el harto recomendable Rockumental (en 6 partes hilvanado y directamente desde el YT -y gracias por ello al "artista colgador", ni qué decir-) que nos explica desde la misma gestación de "Powerslave", y su imparable crecimiento, hasta llegar al mismísimo "Live after death". Qué aproveche y, obviamente... cómo era esto.... Up the Irons !!

sábado, 8 de febrero de 2014

Y EL GUZZER DE FEBRERO DE LA BLOGOSFERA GOES TO...

Por imperativos laborales y compromisos familiares varios... y, desgraciadamente, no solo me refiero a mi beautiful daughter quien, por lo visto, se viene descubriendo como el relevo natural del mismísimo Bud Spencer ya que ahora, de unos días a esta parte y sin previo aviso, le da por repartir puras hostias como panes ("es una fase de reafirmación", "lo hace por la frustración al no poder comunicarse de otra manera aún", etc... pues vengan ustedes a llevarse los sopapos, oh adalides de la psicología infantil moderna de los cojones, no te jode)... Bueno, por eso y más sigo, no estoy comentando apenas en blogs (ajenos y propio) de un considerable tiempo a esta parte. Pero, mucho ojo, de la misma forma les aseguro que sí soy de los que de verdad les leen con relativa fidelidad a un número importante (lo sospechen o no) de ustedes... via smartphone (que el phone será de un smart del cagarse, vale, pero la battery es de un rancio que dan ganas de tirar el maldito cachivache a hacer puñetas somewhere beyond the sea -por no poner a tomar por el culo que queda muy basto-...). Y se explica fácil y todo: de ida y vuelta busera al curro haciendo compañia a la música que quiera dios que lleve siempre me repaso el blogrol; en el curro, propiamente dicho (turno intensivo mañanero que madrugo más que las putas palomas... y sin hipérbole a mediar que es tal cual y que dure "cagüenmivida"), aprovecho los descansos cigarriles así como las bajadas de volumen -laboral- para seguir en lo mismo; en casa (y como comprometí conmigo mismo antes de llegar la enana superesbirra, hará el mes que viene dos añazos ya) fumo en la galería/patio de luces/cuarto la lavadora (y cuantos nombres posibles para tan esmirriado espacio con cuatro racholas alicatás de nada, la verdad) donde por supuesto... Más de lo mismo, sí. Así pues en homenaje a una de las páginas más apreciadas de dicho blogroll, y cuidado que esto es solo la intro, lo de hoy estriba (básicamente) en tratar de hacer justicia bloguera con una de esas "causas pendientes" inexcusablemente derogadas y rendir pleitesía al fin, con el prestigioso "Guzzer del Mes" mediante, al único e imprescindible Maestro Yoda (siempre para mi)de la querida blogscene: el Gran Tsi-Na-Pah (y que suenen las trompetas, pasen las majorettes y retumben las salvas en el cielo... todo ello y más al unísono). 


Y fijarse si le escocía a uno el tema que, atención, hasta he hecho trampotas (con total descaro si a alguien le da por mirarse los Guzzers otorgados hasta mes presente) y he movido el "premio" ya concedido a Tsi en abril/2012 hasta este febrero de casi dos años después, dejando en ese espacio el The Tiki Bar también regentado por la misma persona hoy galardonada que, aunque para más cojones entonces no existía como tal (en ese cuarto mes del año apuntado), no es sino la continuación apenas o nada solapada del añorado "4 STRONG WINDS AND 7 SEAS" que desapareció de circulación por motivos más bien castrenses a la par que repugnantes, ya hará su buen tiempo. En cualquier caso, y aún atendiendo a que no empecé a marcarme posteadas ex profesas con motivo de otorgar el cibertrofeo de marras sino a partir de cierto punto (por lo que debo algunas -pocas pero muy ilustres- entradas en base a ello), me permitirán (estoy seguro) que hoy pongamos fin al "Guzzer del Mes" más largo de la historia en posesión desde ya ni me acuerdo del tremebundo Caimán Sincopado  y recuperemos la chirigota con el gran Tsi-Na-Pah, cuyo más que celebrado espacio arranca ya su quinto año de singladura. 


¿Y por qué ahora Tsi? (así como sin venir a cuenta -pareciera- y a traición), y con ello viene por supuestísimo "lo gordo", el párrafo considerablemente extenso que tod@s estaban ya esperando tal que agua mayera... Pues porque junta de la manera más brillante e incontestable los dos conceptos que más considero y valoro, egoísta o gratuitamente si se quiere pero es lo que hay, en esto de la bloguería (la por mi conocida al menos) a la hora de abordar temas musicales: experiencia y eclecticismo. Tal cual y con toda la rimbobancia que se quiera. Lo primero pudiera parecer que no merece explicación alguna pero... no, jeje, no les será tan fácil mis ilustrísimos compinches... Y es que al comparar/nos con otras gentes, de la bloguería o no, en sabidurías varias tocantes a los asuntos rocanroleantes siempre se desarrolla paralelamente (y si alguien lo niega no le creeré por aquello que el ser humano en su gloriosa imperfección tiene cosas lacradas en la chapa ya de fábrica y entre ellas siempre se cuenta la competividad -"a ver quién coño va a saber más que yo de X"-) una especie de diálogo interno -no admitido, claro- que espoleado por la pedantería/desconfianza/soberbia (etc) nos lleva a presuponer cuales son los gustos de los demás ("este va de esto y llega de aquí a aquí... por lo que puedo tratar con él/ella de A, B y C, más no de E, F y G" -porque obviamente nosotros somos mucho más completos y tenemos una visión mucho más global -"ande vas a parar"- y, etc. etc. etc...)... Pues bien, para enmarcar, para contextualizar ello, se suele recurrir a las veces que se ha visto a fulano o mengana en directo ("ah, sí, sí... les ví en la gira del 94", "en directo ganan/pierden mucho", nuevo etc), cosa que, particularmente me la trae floja, no... me la suda a espuertas abiertamente ello a la hora de hacerlo contar como argumento sólido llegado el momento de la "competición" ("ahaa, vale, los has visto tres veces en directo y tienes un par de cedés... yo me he escuchado su discografía entera durante centenares de horas en la soledad casera préstandole toda la atención de la que soy capaz y tal pero nada, nada... instrúyame por favor que -claro- los ha visto ud en directo...", soy así de repelente e hijo de puta, qué se la va a hacer). En síntesis: para mi los conciertos son joyas esporádicas (por supuesto), recuerdos a atesorar/olvidar de por vida, que no me pasan (eso sí) del circunstancal de tiempo (nunca serán en mis cuentas sujeto ni otro tipo de complemento -o atributo- más allá de ello). ¿Y por qué compro "discos live"?, ¿y qué hay de eso -tópico es poco- de que "la música de verdad es en directo"?... Y yo preguntaré entonces: ¿y por qué compras discos "no live"?, ¿y por qué escuchas música en tu casa más allá de algún concierto que pilles por la tele/ordenador?... Pajas y pajotas, todo ello, ni qué decir. Lo dejo en que, para mí y por algún tipo de diógenes no admitido o similar, lo que más valoro de la música es la compañía que me hace en solitario, las sensaciones que me provoca procurando tener el menor tipo de distracción alrededor (como ponerme los cascos y desenpolvar "Berlin" o "Either/or") o bien contextualizando algún tipo de acción concreta (como agarrar la escoba a modo air guitar y ponerme a dar botes mientras barro y escucho al cabronazo de Angus a toda tralla)... Es por ello que lo que más envidio en términos de "experiencia" de las buenas gentes de/en este mundillo bloguero son las puras y duras "horas de vuelo"... El mayor o menor significante tiempo de más que han tenido, los muy cabrones, para escuchar, desbrozar, destripar, saborear y demás, esas cosas que a mí me hacen tanto bien... Lo que se multiplica por lo indecible al abarcar el otro punto: lo del eclécticismo de las narices. Y curioso concepto este... Si es afín a nuestros designios es algo muy positivo, rico, que denota inquietud y personalidad... Si no lo és, ni qué decir, se desdobla el tema en "falta de criterio", "a tí te gusta todo/nada", etc... Vuelvo pues a pedir que se admita y reconozca el egoísmo natural de todo cristo a fin de poder seguir y tal... 

... Y pienso ahora en aquellos amigos blogueros con los que más me identifico en gustos... Así del tirón me vienen de primeras Johnny, Gonzalo, Chals o Jesus... Entre otras cosas para con cada uno de ellos: con Johnny me uno en la lucha reivindicativa de los 80 -sumergidos- como década tremenda a la que acudir siempre, con Gonzalo la marcada querencia por el garage rock de alta potencia y una simpatía aussie-escandinava que ahí queda, con Chals (amén de la estima por el Boss o Strummer) ese preferir el underground noventero "de verdad" al "alternativo" de la Mtv y el Fnac, y, claro, con Jesus el que sea un "costellero" de pro amén de un crack en todo ese expolio británico del clasicismo rocanrolero yanqui que se conoció como "new wave" y tanto me agrada... Ahora bien... "Seguro que a ninguno de ellos les molan a la vez los Maiden, Supertramp, el prog añejo o los Police como a mí... que soy tan cojonudo y tengo tanta personalidad que paso de las etiquetas y de lo aceptado/no aceptado por los popes de turno... y que se note !"... Cuanta mezquindad por la curra ! (la misma que todo  cristo o poco menos claro, pero uno es tan gilipollas que además lo deja aquí por escrito). No importa que cualquiera de esas personas tenga un desglose de querencias (y eso ciñéndome a las solo conocidas/apuntadas por los susodichos) que sean el cagüense en todo (en calidad y diversidad)... Puedo o me permito  "jugar a engañarme", y aunque interiormente sienta que esas como otras gentes blogueras (no hay sino repasar los Guzzers otorgados hasta mes presente -al final de la columna lateral-, mis otros insignes compañeros en el Exile -no olviden clickear que está casi al principio de la ínclita columna-, u otras opciones como, por ejemplo así de memoria y disculpas por omitir, auténticos sabios como por ejemplo el Sr. Bernardo de Andrés o Mr. Javier Fuzzy que son sendas enciclopedias del copón) me den sopas con lo que quieran en aspectos incontables... Me cobijo en el "tendrán más conocimientos históricos seguramente pero en términos de buen gusto su subjetividad no tiene porque ser superior a la mia", y así (y siguiendo el proceso de psico-estulticia galopante) me autoabono a modo postrero el triunfo de lo "ecléctico" y voy tirando de  enfermiza perfidia... Hasta que, ay, llegamos a Tsi-Na-Pah... Que ya me deja sin cobijo, escondrijo o madriguera conejera en la que parapetarme y por irreal que en realidad (me encanta ese oxímoron !) sea... Considero al Maestro Tsi como el no va más a la hora de "tener discos" y, además, más variados (siempre en la percepción de uno, claro) amén de cojonudos (obviamente es un eclecticismo de los buenos -siempre de cara a las lecturas propias de dicho concepto, recordemos-). Dicho de otra manera, muy distinta pero que desemboca en el mismo lugar, aunque con blogs cineros me ocurre con algo más de frecuencia, en terrenos rocanrolísticos estamos con este señor ante el master blogger que más claramente me intimida... no digo que sea el mejor (aunque en una hipotética pomada final estaría fijo, es de cajones) o con el que más coincido (que no lo és, aunque no son pocos los puntos de encuentro). Sencillamente es que intuyo las mismas prioridades que particularmente más me pican pero, mientras uno no llega a rio, Tsi is the sea que diría Mr. Scott... y hasta el ocean si me apuran. 

Es por todo ello que, por fin, se destaca de una maldita vez desde este su humilde espacio al Gran Maestro del tinglado y el folletín: el Gran Tsi-Na-Pah !  (no recomiendo el espacio porque entiendo que a estas alturas, de gustar ni que sea un mínimo esto del rocanrol y a poco se entienda el idioma, ya la fama precedente lo hace ridículo por lo obvio)


(Tsi-Na-Pah, aunque contrariado por el largo e inexcusable lapso de tiempo transcurrido a la hora de recibir justo reconocimiento desde esta casa, recibe de todas formas -en su bondad- el Guzzer del Mes de Febrero 2014)

… Y atento amigo/a de la blogosfera que, por qué no, el "Guzzer del mes" que viene puedes ser tú !!

jueves, 6 de febrero de 2014

TDT : "A fond farewell"

TdT - Temazos del Tocarse #4 : "A fond farewell" / Elliott Smith


Nueva edición de "Temazos del tocarse" de la mano del nunca lo bastante llorado Elliott Smith. Como comentaba hoy en la, básica más que recomendable para mi y como siempre, nueva lista de los mejores discos del año -2004, para el caso- por parte del Cosmic Master (y amigo de la casa) Johnny, esa añada encerrada entre guiones queda completamente eclipsada para el que suscribe, si de álbumes hablamos, por el disco póstumo del genio nacido en Nebraska y angelino de adopción que hoy aquí nos ocupa. Editado justo un año después de su tan macabro fallecimiento (con o sin depresión crónica devastadora mediante la forma, el cómo, es espeluznante a todas luces) aparecía el disco "From a basement on the hill"... Disco que, curiosamente, debió haber sido el más alegre (más aún que "Figure 8", y sin perder de vista de quien hablamos al abordar el término "alegre", claro), amén de doble y donde teníamos a un Elliott desengachado del caballo, habiendo aparcado el bebercio y dosificando por fin los antidepresivos que solía endilgarse como gominolas desde a saber cojones cúando... O eso vende el prospecto a priori, faltaría (que los incrédulos también tienen madre y hasta a  veces razón y todo). En cualquier caso, esta "redención" que no fue, para desgracia del mundo de la música en particular y de la cultura en general, ideada en algún sótano de alguna colina es el sesgado legado (debe excavarse en el también póstumo pero ya bastante posterior "New moon", suerte de cajón sastrero donde fue a parar "todo lo que quedaba") del inolvidable músico. Recomendable a ciegas, como para el que suscribe cualquier cosa donde aparezca el nombre propio de este genial intérprete y compositor, y vaya esta preciosidad (extrema) a modo muestra:
 

lunes, 3 de febrero de 2014

LOS MEJORES CARTELES: 7. "M, el vampiro de Düsseldorf" (1931)


PROPUESTA CHUNGA DEL MES

Recupero hoy para la ocasión la celebérrima sección que reza en título. Así, sin anestesia ni nada. Y no es que me enorgullezca de ello, cuidado, pero lo estimo necesario igualmente. Me explico: hay algunas personas, humanoides (quizá algunos hasta sean vecinos suyos), cuyo muy particular sentido del humor ha transformado su vida en una búsqueda incesante de lo esperpéntico, lo bizarraco y/o lo grotesco, etc... Y ojo, mucho ojo en verdad, son gente que, con el pasar de los tiempos, se ha "profesionalizado" en ello. Personas que, y aunque de cine hablemos se puede extrapolar tan ricamente a lo que toque, dejaron atrás hace muy largo tiempo conceptos como "serie B" (o "Z"), "freakie" y demás... Ese barco ya zarpó hace tanto que ni se recuerda, se insiste. Así pues, como dichas gentes también tienen madre (a priori), esto va para ellos, para su gozo personal... Para el resto, lo de siempre con esta sección y recordando ya por último que son "cosas" que el que suscribe no ha visto y, honestamente, carece de valor necesario para asegurar que alguna vez verá: "a ver si hay huevos o lo que toque" que es el tema, en efecto y resumen...


"Eegah" (1962). El tal Arch Hall Sr. dirige y protagoniza este producto que cuenta con, atención, el reclamo de tener a Richard Kiel (el "Tiburón" de la serie Bond) en danza... Pero no le doy más vueltas, no (para qué), dejemos que sinopsis y trailer hablen por si mismos...

Sinopsis (directamente desde el FA): En pleno siglo XX, un gigante cavernícola se tropieza con Roxy en medio de la noche, mientras ésta conduce al Club donde vive. El inocente cavernícola Eegah apenas se salva de morir atropellado, y surge la pasión, la aventura en el desierto y el posible trágico amor. Mientras, su novio Tom y el padre de la chica lucharán para rescatarla de las manos del gigante...

Trailer: